Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ABC de nombres
Ayer a las 17:45 por Guadalupe Zapata

» Juego de Rangos
Ayer a las 17:44 por Guadalupe Zapata

» A B C de Flores
Ayer a las 17:22 por Guadalupe Zapata

» A B C De Colores
Ayer a las 9:39 por alexana

» Propuestas Agosto 2018
Ayer a las 6:51 por martenu1011

» ABC de Cantantes y Bandas
Ayer a las 6:50 por Guadalupe Zapata

» De 2 en 2 hasta 10.000
Jue 16 Ago - 16:48 por alexana

» Números del 1 al infinito !
Jue 16 Ago - 16:45 por alexana

» Ranguitos para todos
Jue 16 Ago - 13:04 por katrinakurt

[/hidecode]Bloquear botón derecho[hidecode]
SELECCION DE TEXTO

Votación Tu Escena Erotica

Ir abajo

Escena Erótica

15% 15% 
[ 9 ]
15% 15% 
[ 9 ]
13% 13% 
[ 8 ]
15% 15% 
[ 9 ]
15% 15% 
[ 9 ]
27% 27% 
[ 16 ]
 
Votos Totales : 60

Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por DESI el Jue 16 Feb - 10:52

Las Chicas de la Zona Hot te invitan a leer sus escenas eróticas y a votar por la que más te guste… acompáñanos y disfruta con nosotras estas pequeñas historias…
 
 


Te sorprenderás gratamente de los dones que tienen estas chicas…







Te esperamos… Vota por tu escena Erótica que más te haga sentir….






Violación Consesuada?:


Confusión. Deseo. Nervios. 
Esas son las cosas que sentí hoy, cuando él llegó a mí.
El deseo fue lo más destacado.
Te contaré cómo sucedió, pues necesito desahogarme, ¿sabes?
Era un chico bastante sexy; de cabello castaño y ojos marrones, con rasgos finos, con un arete en la oreja derecha, y alto. Yo estaba cerrando mi tienda, y él llegó corriendo hacia mí. Inmediatamente mi cuerpo respondió, su cercanía haciéndome oler su colonia, sentir su respiración caer sobre mí. Fue ardiente.
Desde la puerta a medio cerrar, me controlé y le dije:
—Perdón, estoy cerrando.
—Solo un momento, necesito entrar. —Su voz era ronca. Era muy linda. Pensé en él cantándome, pero me sacó de esa idea empujándome de vuelta adentro y cerró la puerta. 
—¿Sucede algo? —le dije, tratando de entender qué sucedía y de despejar mi cabeza. 
Pero después de unos segundos, escuché sirenas.
Se puso tenso.
La policía.
Guau. Iba a echarle la bronca para que se fuera, pero vi que me miraba fijamente. Muy fijamente. Su mirada vagaba de arriba abajo sobre mí. Me sentí temblar, ya bastante nerviosa con la situación, y con él mirándome obscenamente, ¿qué carajo?  
Las sirenas se acercaron, y el sonido pareció despejarlo.
—Necesito entrar.
—Claro que no —le espeté.
—Dios, no me dejas opción. —Y procedió a empujarme dentro de la tienda, haciendo sonar la campana.
Me llevó a la parte de atrás del local, donde había una pequeña oficina. Traté de zafarme, pero fue en vano. Me volteé para tratar de salir, pero él ya había cerrado la puerta. Ya estuvimos solos, con su mirada recorriéndome entera, prometiendo cosas que no sabía si estaba dispuesta a sentir. Pensé que tenía más en mente que solo esconderse de la policía.
Luego se acercó, y definitivamente no era para una simple charla.
—¿Qué haces? —dije, pero inmediatamente me arrepentí de hablar, soné jadeante.
Levantó una mano y la puso en mi cuello, bajándola hasta llegar a mis pechos. Me acarició suavemente, pasando sus dedos en mi pezón. Jadeé.
—Haciendo pasar el tiempo. —Y me besó. Y luego atacó.
Bajó sus manos al cierre de mis pantalones, desabrochando desesperadamente. Ardí. Me sujeté de sus hombros para no caer, y me quitó todo. Pantalones, bragas, zapatos. Todo a la vez. Luego se bajó los pantalones, y tomó un condón de su bolsillo trasero y lo rasgó. ¡Sorpresa, sorpresa! Venía preparado. Cosa que me divirtió. 
Pero lo que siguió no fue divertido. Fue grande.
Su polla. 
Mieeerda. Fue una mirada rápida porque de repente me llevó a la pared y me levantó contra ella, y siguió besándome. Yo en ese instante le devolvía el beso y las caricias, estaba demasiado cachonda como para pensar en otra cosa.
—Envuélveme —me rogó. No entendí al principio, pero luego levantó mis piernas a su cintura y entendí. Lo sujeté firmemente, frotándome contra su erección.  Y él aprovechó. Entró de una estocada rápida en mí y gimió. Fuerte. Lo que me hizo gemir a mí, porque escuchar esa voz gemir fue muuuuuuuy sexy.
Se quedó quieto, respirando fuerte en mi oído.
—Muévete —jadeé en su oído, más desesperada por sentirlo moverse y por correrme.
—Espera… —Rotó las caderas, calentándome aun más, sintiendo toda su verga tocar mi interior.
—¡Muévete! —le urgí otra vez, sacudiéndole, aun más desesperada que antes.
—Teng…—Al resto no lo escuché, porque me sentí apretarme a su alrededor y gemir y gemir. Me estaba corriendo. ¡Mierda, demasiado pronto, chica!
Él en ese momento no siguió quieto, sino que se movió. 
¡Y vaya que se movió! 
Vi estrellas.
Empezó a embestirme fuerte, empujando mi espalda contra la pared, sus manos sobre mis pechos cubiertos por mi camiseta, amasándolos y gimió fuerte en mis oídos. Yo estaba gozando como nunca, seguía saboreando mi orgasmo como si nunca hubiera tenido uno, aunque este era el más fuerte que sentí alguna vez.
—Ya, ya… —le dije, apretando las manos en su hombros y tratando de empujarlo, y demasiado abrumada por el placer y sus movimientos y su cercanía y su sensualidad… Bah, ¡todo él estaba abrumándome!
—No… ¡No! —le gruñó a mis labios, y me besó fuerte, y me embistió más rápido, y más duro que antes, haciéndome apretar las piernas más a su alrededor y desear estar completamente desnuda. Maldita camiseta.
Pero no me la pude quitar porque sentí mi segundo orgasmo acercarse.
Apreté aun más los talones a su espalda, esperando sentir más presión en mi clítoris, y…
¡Mierdaaa! —se quejó fuertemente, su orgasmo haciendo que sus caderas se sacudieran descontroladamente, y calentándome como la mierda, porque al segundo me corrí. Quise apretarme los pezones, pero no pude por lo débil que empecé a sentirme.
Fue bajando lentamente, haciéndome arrastrar mi espalda por la pared.
—Guau…—jadeó, mirándome a los ojos como si hubiera sacudido su mundo.
—Doble guau. —Le sonreí, demasiado atontada como para pensar en otra cosa.
Nos quedamos mirando fijamente por unos minutos, pero se ve que recobró sus sentidos, porque se levantó repentinamente. 
—¿Qué…?—Traté de hablarle pero él fue rápido. Se recompuso la ropa, y guardó su condón en un bolsillo de sus pantalones.
—Tengo que irme.
—¿Así como si nada hubiera pasado? —Ya estaba cabreada. Mucho.
—Clara, ya es tarde, tenemos que irnos los dos. 
—¿Cómo mierda sabes mi nombre?
—Te conozco de hace tiempo —¿Qué coño?—, pero necesitaba acercarme más y de una forma original. —Me sonrió—. Nada como hacer una gran presentación.
—Pero las sirenas…
—Ayuda de mis amigos, y no era un policía, era una ambulancia. Necesitaba conocerte. —Y volvió a besarme y a decirme más.
Y así conocí a Alex, el chico que me folló en mi oficina y prometió verme mañana a la misma hora, justo después de este encuentro de hace unas horas… ¿Puedes creerlo?


"El nacimiento de una amazona en celo":


por Kisol Esparza




Hoy es mi gran día, mi boda, después de seis meses de noviazgo. ¡Si seis meses!, una locura, lo sé. Pero cuando te das cuenta que has encontrado a esa persona que te hace querer despertar cada mañana y vivir al máximo, sabes que es el correcto. 
No he sido muy polola, no había encontrado a un hombre que realmente me llamara la atención, hasta que lo conocí. Sebástian, mi Sebas, de pelo castaño claro, con una mandíbula definida, de esas que te dan ganas de lamer y besar eternamente; alto, corpulento, un poco marcado del paquete de seis, de piel blanca y suave. Si me preguntas que me gusto más a parte de su personalidad carismático, divertido, un poco osado, con un gran corazón y un poco celoso, entre muchas más; físicamente, debo decir que definitivamente sus ojos, de un color gris, pero no solo gris, sino que de esos que varían entre el azul y verde según el día. Siempre he creído que los ojos son la puerta de tu alma y lo mejor cuando me mira es como si fuera lo único valioso para él. Si estoy enamorada, lo admito!!! 
Y ohhh como olvidar su culito, apretado y redondo, de esos que te dan ganas de pegarle un mordisco, ñam ñammm…

Mientras mi prima y mi hermana me ayudan a vestirme se ríen por mi osadía, ellas saben de mi plan, ya lo habíamos conversado y ellas me ayudaron a elegir mis accesorios. En lo único que pienso es en esta noche, la sorpresa que le tengo a mi futuro marido. 
Sebas cree que solo él manda en la cama, pero realmente solo lo he dejado hacer lo que él quiere, no es que no me guste, de echo me encanta, pero luego de leer 50 sombras de Grey y entrar a un foro donde sus libros para +18 son totalmente calientes, debo decir que me llama la atención el tema de amo y sumisa, pero no para ser una anastasia cualquiera, sino para ser una Christian Grey total. 
Tengo mi morbo con el látigo, siempre he soñado con uno, como la mujer maravilla combatiendo el mal con el látigo o como Isabel de cazadores de sombras cuando mata a los demonios con su látigo. En mi caso, me imagino con un traje de látex, teniendo a Sebas amarrado  a mi cama, totalmente expuesto para mí. Y esa es mi sorpresa, espero que le guste y no se asuste. 
Por fin casada y camino a casa, estoy nerviosa y ansiosa. 
─Amor, estoy tan feliz que ahora seas mía, ¡¡¡quiero gritarlo a los cuatro vientos!!!─ grita seba.
─Yo lo estoy más, no puedo creer que tú me hayas elegido a mí para ser tu esposa─ le digo. ─no entiendo y aun no lo creo, creo que es un sueño─ me sonrojo. 
Por mis mejillas se derrama una lagrima, seba toma mi cara y la bebe con un beso. ─Eres tan hermosa, no te merezco, yo soy el que no cree que me hayas dicho si cuando te pregunte si querías pasar el resto de tu vida junto a este idiota, desde ese momento estoy soñando, ha sido perfecto y hoy me has hecho el hombre más feliz del mundo.─ 
Me besa lento, tomando mis labios y explorando con su lengua, la tomo y chupo profundizando el beso.
─Solo quiero llegar a casa y tomarte tan profundamente hasta que grites mi nombre una y otra vez─ me dice entre besos. 
─Amor tengo que decirte algo─ murmuro ─te tengo una sorpresa, espero que te guste, sé que siempre has sido tú el que nos guía y me encanta, pero esta noche quiero hacerla especial─ me sonrojo y lo miro a los ojos. Me pierdo en ellos y lo atraigo a mí para volver a besarlo mientras que con mi mano recorro todo su cuerpo hasta llegar hasta su miembro que esta tan duro y listo para mí, me encanta. 
─Quiero hacerte mío─ le digo mientras muerdo su labio y desabrocho su pantalón, lo agarro duramente ─esta noche yo te poseeré hasta que no puedas más─ el gime en mi boca y se aprisiona mas contra mi mano─ me gusta la idea─ me dice el mientras agarra mis senos con su mano y me sube a su regazo, suerte que la limosina tiene un vidrio que nos separa del conductor sino ya habríamos chocado jajajaja. 
Antes de entrar a la casa Sebas me alza en sus brazos ─ señora Zaninovic, bienvenida a su casa─ y cruza el umbral de la puerta, me sube por las escaleras. Suerte que el hombre tiene fuerza ya que cualquier otro ya estaría con lumbago, debo recordar hacerle un masaje.
─ ¡Espera! ─ le grito antes de entran a nuestra alcoba. 
Me bajo de sus brazos y siento la frialdad de la casa, quiero volver a sus brazos pero la sorpresa y mis ganas de hacerlo mío ganan en este momento. 
─La sorpresa─ le digo besando sus carnosos labios. 
─ ¿No puede esperar? ─ me pregunta con esos ojos profundos y de un color más azul que el mar al horizonte que me dice que esta tan caliente que me tomaría en este minuto. 
─ No, espera un poco, me lo agradecerás─ 
Entramos a la habitación y el abre su boca formando una Oh tan te sensual que me excita mas y gimo en respuesta, el me mira y se ríe, sabe que yo también estoy al borde como él. 
La cama está llena de pétalos de rosas y velas que originalmente era su sorpresa, pero como yo no podía aguántame las ganas de sorprenderlo y que mejor que en nuestra noche de bodas, lo modifique. En el respaldo de la cama puse unas esposas de color rojo vino, en los pilares unas sogas que en sus extremos tienen muñequeras, y en centro de la cama, mi látigo color blanco, que combina con el traje de látex que traigo puesto bajo el vestido de novia. Normalmente las novias llevan lencería con encaje, pero yo no, nunca dije que era normal y Sebas lo sabe.  
El me mira y se ríe, me atrae a su cuerpo y me besa tan ferozmente que me estremezco, lo quiero ahora y duro.
─ Me encanta─ me dice, lo alejo y lo siento en la cama.
─ Esta noche mando yo─ le digo él se ríe, su sonrisa tan sexi que me encanta. Lo beso. 
─Desvísteme─ demando. 
Él lo hace lentamente. Me mata. Baja el cierre lateral de mi vestido y lo deja caer, su expresión de risa cambia totalmente y va de sorprendido, admirado y caliente en un segundo. 
Levanta sus manos para tocarme pero lo detengo, la mano que levanto la sostengo y la aprisiono con la muñequera. Él me mira para decirme algo pero lo detengo con un beso. 
─No digas nada─ me sorprendo porque mi voz cambia sorpresivamente, generalmente es dulce pero ahora es tan fuerte y dura y extremadamente sexi que él me mira sorprendido. 

Termino de amarar ambas manos, desabrocho su camisa y le quito los pantalones y su bóxer color azul oscuro que me encantan, agarro mi látigo. 

El me mira horrorizado y yo le sonrió. ─tranquilo, no te hare daño, te golpeare con mi látigo pero no te dolerá─ el horrorizado abre su boca para discutir pero lo vuelvo a besar.
─Relájate, si te duele no lo volveré a hacer.─ 
Observo su miembro duro como roca, por lo que me da fuerza para seguir con esto, no quiero provocarle daño y que él se arrepienta de haberse casado conmigo. El asiente. 

─Te voy a vendar los ojos así será más intenso─ vuelve a asentir.
Le doy el primer latigazo en el abdomen, él pega un grito de sorpresa.
─ ¿Te dolió? ─ pregunto con nervio y miedo. 
─No, solo me sorprendió… pero se siente… bien, ¿extraño no? ─ 
Lo vuelo a besar y a repetir el golpe uno, dos, tres, seis en total, el ultimo más cerca de su entrepierna, su pene salta en respuesta y su pre semen sale. Le gusta. 
Dejo el látigo a un lado, y lo agarro en mi mano, lo beso y muerdo comenzando en su boca y yendo más al sur, cuando llego a nuestro amiguito feliz. Así lo llamamos, no es muy sexi y tampoco lo descalifica, porque vamos, es tan grande que me mata, me lleva al cielo y de regreso. Me armo de valor y lamo su punta, su sabor me sorprende, tan salado y sabroso y wuau, no sé cómo no lo había hecho antes. 
Él se mueve y gime ─ me estas volviendo loco─ me dice entre dientes y jadeos.
Esto me da más valor y me lo meto a la boca devorándolo profundamente, metiendo y sacando una y otra vez, tan lentamente, que él se queja y dice mí nombre ─Amandahh…─ en un susurro.
─Dime si te gusta y como lo quieres─ le ínsito.
─Desátame─ me pide.
─suplícame─ le digo.
─¡Por Dios mujer me estas matando, te quiero ahora!─ 
─Pídemelo por favor─ demando con una sonrisa de suficiencia.
─Mujer, te deseo tan intensamente que no crea poder aguantar más, te necesito… por favor─ suplica la última palabra con un susurro.
─Así está mejor─ le saco la venda de sus ojos y me mira con esa mirada feroz y necesitada, me mojo más de lo que estoy. 
─Estoy tan caliente que creo que en cualquier momento hare combustión espontánea─ me dice entre risas.
Lo desato y sus manos automáticamente van a mi cuerpo y me arrastra con él a la cama. 
─Todavía no mi amor, aun no terminamos aquí, te dije que esta noche yo te tomaría, asique déjame el trabajo a mi─ lo beso y lo devuelve tan salvajemente que no se si yo pueda seguir con esto. 

Rápidamente agarro sus manos y las pongo sobre su cabeza, antes de esposarlas deposito un casto beso en cada mano. Me siento a horcajadas sobre él, sirvo un poco de champagne en la copa que está en el mueble al lado de la cama. Bebo un sorbo y con el segundo me acerco a sus labios para hacerlo beber de mi boca. Lo hace y me sonríe, lo vuelvo a besar y continúo por todo su pecho. Cuando llego a sus pezones los chupo y muerdo, el cierra sus ojos y gime y en un solo movimiento lo tomo y me lo meto hasta el fondo. 
Él abre sus ojos en sorpresa y jadea. Se siente tan bien y me empiezo a mover de arriba abajo, dentro y fuera, tan lento, tan rico, sin apartar mis ojos de los de él. 
El me encuentra con sus propias embestidas y nuestros movimientos se hacen más rápidos. No aguanto, necesito sus manos en mi cuerpo. Lo desato.
─Tócame─ demando.
Él lo hace, agarra mis senos y ohhh arqueo mi espalda y gimo, aceleramos nuestros movimientos, se siente tan buen, tan devastador, su pene se siente tan grande y ancho dentro de mí, pero a la vez tan perfecto. 
Lo beso y lo devoro con cuerpo y alma, los dos jadeamos y es tan intenso y siento como se construye dentro de mí, estoy tan cerca 
─Estoy cerca, dime que tú también, no aguanto másss Amandahhh…─ me dice ─te amo ahhh…─ Y con eso los dos gritamos nuestros nombres y las dos palabras más hermosas del mundo ─Te amoohh…─ repito, mientras llegamos al orgasmo más exquisito y poderoso que hemos tenido, veo luces y siento una corriente por todo mi cuerpo, los dos tiritamos mientras sentimos los últimos rastrojos de nuestro orgasmo. 
El me gira poniéndome de espalda contra la cama, pero sin salirse de mí, me encanta. 
─Te amo. ¿Te lo he dicho? ─ se ríe. ─Eres tan perfecta y hermosa, gracias por ser mi mujer y por esta noche─. 
─Te equivocas, la noche es joven y recién estamos empezando─ lo corrijo y los dos reímos como locos enamorados. 
─Creo que debemos repetirlo, al principio me dio miedo, lo admito, creí que te habías vuelto, loca ─ lo golpeo. 

─ ¡Hay mujer! ─ se hace el adolorido, yo me rio. ─Ósea que tu chica se convierta de una mujer inexperta a una sexi y ruda mujer boca maravilla?... ─ me rio de su apodo ─Me gusta mi mujer mandona… mi ama, soy todo tuyo hasta la eternidad─ me dice mirando a los ojos tan seriamente que derrite aún más mi corazón que alguna vez fue de hielo. 
Ambos sonreímos y seguimos toda la noche amándonos hasta que caímos dormidos por el cansancio, de seguro que mañana no podré caminar jajajaja… lo amo, soy su ama y el mi amado caballero de ojos azules.
Y así comienza el juego de ama y sumiso, pero en este caso en ambos sentidos, a los dos nos gusta ser dominados y dominar, hace que nuestra relación crezca y que nuestros orgasmos sean más exquisitos e intensos que nunca.



Mariateresa

"El mejor regalo de San Valentin ":


Son más de las nueve de la noche y Virutas de hielo se han colado bajo mis guantes entumeciéndome los dedos, el helado viento se ha colado por las minúsculas rendijas de mi abrigo y me ha congelado el cuerpo y antes de entrar en el coche, he pisado varios charcos y me tengo calados los pies desde la punta de mis dedos hasta los tobillos. Los calcetines los tengo empapados y las botas de piel, ¡valga me dios! ¡¿Por qué me puse las de piel?!, han cambiado de color por culpa del agua y ya no son marrones clarito, sino oscuro.
- Mi chico y yo tenemos esa… Tontería digamos. Llevamos casados dos años y seis de noviazgo.
No hay nada más frustrante que tener prisa y que los elementos se interpongan en mi camino. Por suerte, estoy tan impaciente por llegar a casa para quitarme este frío del cuerpo como para recibir los cariñitos de mi marido. Le he escrito antes de salir del trabajo y lo único que le he puesto ha sido:
-Estoy agotada.
Él me ha contestado con un emoticon. Así de sencillas son nuestras conversaciones porque nos conocemos tan bien el uno del otro, tenemos tanta confianza, nos hemos comunicado tan bien, que con el paso de los años ya sabemos lo que el otro necesita incluso antes de que lo pida. Por fin aparco el coche en el garaje, salgo y me dirijo hacia el ascensor. Lo espero con impaciencia y subo hasta mi casa, nuestra casa.
Al llegar, meto la llave, abro la puerta y antes de que se abra por completo, escucho que mi marido me dice desde el interior que me detenga. Esbozo media sonrisa y miro con curiosidad al interior. Veo que todo está oscuro y que sólo hay suaves destellos amarillentos que ondean por el aire.
- ¡Ya puedes entrar!
Y lo hago escuchando como la humedad de mis botas resuena en el parqué de mi casa. Llego al salón y veo un romántico caminito de velas que me quiere dirigir hacia el pasillo que lleva a las habitaciones y al baño.
Obviamente la casa lleva con la calefacción encendida desde que él llegó y hace calor, pero no es ese el calor que yo siento. Hay algo que me calienta y hace temblar mi vientre, y es una sensación única. La sensación de felicidad que te reconforta, que hace que te olvides de todo lo negativo del día en un instante… ¡Sabes a lo que me refiero!, ¿verdad? Ahora mismo me siento tan a gusto de llegar a casa que no puedo hacer otra cosa que esbozar la más grande y más tonta de mis sonrisas.
Continuo avanzado siguiendo el reguero de velitas que hay en el suelo y entro en el baño. Cruzo la puerta y allí está él, con su metro noventa anchos hombros y esa piel bronceada que me hace babear, todo eso esperandome  metido en la bañera, asegurándose de que el agua esté perfecta para cuando llegue. Tiene la nuca recostada en el borde y los ojos cerrados. No los abre incluso cuando sabe que yo estoy aquí. 
Lentamente me voy quitando toda la ropa, la dejo caer despreocupadamente. Mi marido sigue sin mirarme. Si me mirara, pondría ver  esos ojos profundos de lobo que pone cuando me quiere follar sin parar rapido y duro. Cuando estoy desnuda me acerco a la bañera y me meto con él.
El calor sube desde mis tobillos y se extiende por todo mi cuerpo como un virus, conquistando cada una de mis células. Me siento apoyando mi espalda contra su pecho y me retiro el pelo hacia un lado para notar su respiración por mi cuello. Y en ese momento, justo en ese momento, cierro los ojos y mi marido me rodea con los brazos y yo recuesto mi cabeza en su hombro.
Mmmmm… Momificada en esa posición suelto un suave murmuro de placer. 
- Aahh.
Gimo entre dientes . Pero, ¿qué ocurre? Siento un cosquilleo vespertino por el interior de mis muslos y mis piernas, que están estiradas bajo el agua, se contonean por el fondo. Mmmmm.
-mis manos están apoyadas sobre mi vientre, el las sujeta a ambas con una mano. Las mantiene agarradas por las muñecas, las dos a la vez. Sin saber porqué intento soltarme pero las tiene bien aferradas, segundos después vuelvo a gemir de placer.
 ¡Aaahhh!
Poco a poco me voy dando cuenta de lo que está sucediendo realmente. Esas ondulaciones de la superficie están siendo provocadas por una corriente de agua generada en el fondo. Esa corriente acaricia mis muslos, sube hasta mi estómago y tiene desatada su furia en un remolino de sensaciones que se lanzan contra mi clítoris.
¡Aahh! ¡Aahh!
Grito de placer, mi cuerpo se tensa y mi cadera se levanta del fondo de la bañera. Entre un pestañeo y otro, veo que hay algo que se adentra en la bañera. Allí donde está el grifo, el cable que sujeta la alcachofa de la ducha se sumerge y se acerca hasta a mí.
Cuando me doy cuenta por completo de que mi marido me está masturbando, ayudándose de la ducha, ya es tarde. Ya estoy muy excitada, mis pezones están duros y, aunque mis párpados apenas tienen tiempo para levantarse, mi garganta sí que lo tiene para emitir jadeos cada vez más y más rápido. Los labios de mi marido se ciñen a mi cuello con la misma pasión que le pone un quinceañero para hacer su primer chupetón… ¡Sólo que mi chico sí que sabe hacerlo!
¡Aahh! ¡Aahh!
Magníficas emociones recorren mi interior, siento el agua besándome mis labios mayores, acariciando la entrada de mi vagina, dando la presión perfecta sobre ese nudo de carne que tenemos todas las mujeres y que hace que, al presionarla, nos retorcemos de placer.
¡Aahh! ¡Aahh!
¡Dios que rico! ¡Quiero más! La lujuria me lleva a soltar mis manos del grillete que las mantenía bajo prisión. Agarro sus muslos bajo la tibia agua y clavo sus uñas con la misma fuerza con la que siento mi orgasmo llegar. ¡Me encanta!
¡Sí! ¡Sí!
Me desato, mi cabeza gira de un lado a otro, me muerdo el labio, mi cadera se eleva de nuevo y el agua que me rodea empieza a chapotear por culpa de mis movimientos. ¡Me corro, ya llega!
¡¡AAAHHH!!
Caigo desmadejada sobre su pecho, mi chico tira de mis caderas hacia atras sobre su furiosa ereccion, moliendo su polla lentamente contra la suave carne de mi culo,
mi cuerpo comienza a tararear con entusiasmo, y siento la humedad entre mis muslos, los musculos de mi coño comenzando a palpitar.
mi chico me susurra al oido -Ah, parece que lo estas disfrutando y se inclina para besarme profundamente su lengua enredandose con la mia.
gimo dentro de su boca, sus manos recorren mi cuerpo, levantando una pierna por encima dejando mi coño abierto a sus atenciones sus dedos se enredan en mi clitoris con suavidad, antes de hundir uno en mi interior, continua empujando un dedo dentro y fuera de mi humedo canal.
Su mano grande y calida  agarra mi cintura y me posiciona sobre su polla empalandola de un solo golpe, me quede quieta cuando mi marido estiro mi carne sensible, su respiracion se acelero, mientras me llenaba, gimiendo suavemente al sentir como se apretan mis musculos a su alrededor, mi chico comenzo a introducir su polla mas profundamente, el calor liquido se enrosco a traves de cada centimetro de mi cuerpo mientras sus empujes se hacian cada vez mas rapidos y duros, nuestra exitacion alcanzo niveles insoportables cuando solte un gemido de lo profundo de mi garganta con mi climax explotando a nuestro alrededor.  Su polla se hincho un instante antes de que su semen saliera disparando al interior de mi cuerpo y su grito de liberacion.   
Uuffff!!!!.
Y acto seguido, me hundo bajo el agua con una gran sonrisa. Al sacar la cabeza, mi marido me abraza fuertemente y me da un beso en la mejilla.
FELIZ SAN VALENTIN !!! Te voy a preparar algo para cenar, ¿vale cariño?
Asiento con la cabeza y le murmuro que sí…



"Un Sueño Humedo":


Brenda estaba sobre la encimera de la cocina inclinada, mientras Philip arrodillado tenía su cabeza entre sus piernas.
- Tu esencia me llama – decía con voz ronca, mientras la lengua pasaba sobre sus pliegues.
- Por favor Philip… No pie…- intenta decir, pero el besa y lame toda su coño, como si la vida dependiera de poder obtener todo de ella.
- Te gusta esto? – Brenda asiente, mientras se tocas los senos – Tirar de esos hermosos pezones, mi amor… quiero verlos extenderse-
Debido a la necesidad que ella está teniendo, al sentirse vacía, no duda en hacer lo que Philip le pide.
Él se levanta, mientras con sus manos masajea su resbaladiza vagina, mientras con la otra se masajea su pene lentamente.
- Estas prepara para mí?
- Por favor… te necesito… urgente – decía mientras se abría para él.
Philip lentamente fue penetrándola, hasta sentir que sus bolas toparon con su trasero.
- Estas tan mojadas… que se siente tan bien – decía, mientras sale lentamente. 
- Más rápido – rogaba… Philip no dudo y vuelve a penetrarla de forma brusca sin detenerse hasta que sentido una leve presión… por lo cual decide salir completamente.
- Aún nos queda mucho, no deseo que te vayas aun – Brenda lo mira, con cara de necesidad.
El la levanta, para colocándose detrás, penetrando nuevamente de forma brusca, Brenda inclina su trasero hacia Philip, por lo cual este la golpea levemente en su trasero, causando que este se ponga rojo y ella sienta una leve vibración.
- Te gusta esto nena? – volviendo a golpearla, subiendo un poco la intensidad. 
- Si… - confirma mientras con una mano masajea su clítoris y la otra uno de sus senos. 
Con los sentidos a mil, Brenda sentido una presión en su interior.
- Llega para mi… te estoy esperando – decía Philip mientras lamia lentamente el lóbulo de su oreja, haciendo que se intensifique sus deseo de llegar a la liberación… 
Brenda se está rindiendo, deseando llegar al orgasmo… cuando siente una explosión interna, grita… causando que despierte exaltada, transpirada y totalmente desenfocada. 
- No puede ser que sea todo un sueño… si hasta llegue – suena el despertador, teniendo que levantarse para otro día laboral.



"El Trio de mis Fantasia":


Ambiente 1
Camila es una chica que siempre estuvo enamorada secretamente  de Jorge el cual es gay y junto a su novio a Carlos (Bisexual) juegan el papel del Dominante y el Sumiso, una noche en una fiesta Camila decide seducir a Carlos con el propósito de Acostarse también con Jorge…
¿Aceptará Carlos la propuesta de Camila? Y mas importante Jorge ¿Estará de acuerdo?
¿Aceptará Camila ser también la sumisa de Carlos?
Camila estaba emocionada poniendo esmero en au propio arreglo, ese vestido ajustado que escojio que no dejaba nada a la imaginación y que le resaltaba el trasero y el hecho de que no llevara ropa interior la hacia sentir mas sexi que nunca. 
Lista y con un objetivo en la mira,  ella se introdujo a la fiesta todo era espectacular el lugar estaba abarrotado y todos tenían el rostro cubierto,  pero era facil distinguir a Carlos. 
Alguien con esa arrogancia que dejaba transmitir,  pero que a la vez lo hacia confiado de si mismo y esos ojos azules que se veian atravez del antifas y esos musculos que marcaban muy bien el traje y ese trasero de infarto que daban ganas de nalgearlo. 
Tuve que concentrarme y ponerme en marcha mi juego,  andaba buscando a Jorge pero no lo vei, entonces tendria que jugar bien mis cartas.
Empeze a caminar directo hacia Carlos cuendo el me vio senti como todo mi cuerpo se estremecía ya que me vio de pies a cabeza y ligeramente se mordio el labio,  y eso provoco una reaccion en mi, por fin se encuentran nuestras miradas. 
- Hola Carlos!!  Quieres bailar? 
- Cami gusto en verte y claro que si,  vamos hacer tiempo en lo que llega Jorge. 
Nos dirigimos a la pista de baile y el paso sus manos por mi cintura y yo me empeze a balanciar de un lado hacia el otro!!  Y cada vez me pegaba mas a su cuerpo. En un momento el se me pego mas y sentí sua manos como acariciaban mi trasero,  yo me sentía muy exitada y mojada. Asi que yo le hable al oído. 
- Carlos quiero probar que se siente estar en un trío!! Yo me sentiría mas en confianza si lo hago con alguien que conozco... 
Carlos se me quedo viendo y su rostro no reflejaba nada,  luego empezó a sonreír.. 
- Cami estuve esperando mucho por escuchar esas palabras,  siempre me ha gustado pero no sabia si eras de ese tipo de chica que compartía, se que te gusta Jorge,  veo como te lo comes,  y te lo prestare siempre y cuanto sigas mi juego en el dormitorio.. 
Por su puesto que dije que si, Carlos y yo subimos a la suite del hotel y poco a poco empezamos a jugar, nos empezamos a besar el empujo su lengua en mi boca y yo la abril para dejarlo entrar,  y así profundizar mas el beso. El me agarro de las nalgas y me abrazo y yo enrede mis pierna a su cintura y empecé a restregarme. 
En un abrir y cerrar de ojos  estábamos en su recamara,  y el empezó a quitarme el vestido,  Carlos se llevo la sorpresa de su vida al verme desnuda completamente. 
Se acerco a mi y una mano la puso en mi pecho y la otra en el trasero y me empezo a dar pequeñas palmadas en el trasero,  y se sentia tan exintante!!! 
Estábamos besándonos, y yo le quite la camisa, esos pectorales estan para agarrarlos a mordiscos,  pase mis manos por su pecho,  hasta llegar al cinturón, y luego desabroche su pantalón y fuí bajando poco a poco asta encontrarme con su pene!!! 
Lo empeze a lamer y luego a chupar,  cuando escuchamos un ruido en la puerta y era Jorge que nos veia como  yo le chupaba el pene a su pareja. 
En eso Carlos habla y le pide a Jorge que se nos acerque,  empieza a caminar y ya cuando esta de frente lo besa muy apasionadamente y eso hace que entre en mas calor y yo sigo chupando con mas fuerza para que asi me noten. 
Carlos le pide a Jorge que se desvista y se suba a la cama, entonces lo hace sin decir nada se desviste y sube a la cama. 
Carlos me aparta de su polla y me ayuda a levantarme, y veo como Carlos le pide a Jorge que se ponga en cuatro y Carlos sube tambien se coloca detras. De Jorge y lo enviste,  primero despacio y luego mas rapido. 
De repente Carlos se detiene y es como si recordará que yo estoy ahi, me ve fijamente y e pide que suba a la cama
Y me ordena que casi casi,  que la ponga enfrente de Jorge mi vagina para que el la saboree. 
No puedo creer que tenga a este hombre enfrente de mi,  sus ojos color miel, ver su hermoso rostro y esa boca de tentación!!! Y que aunque es menos músculoso que Carlos,  su cara de chico malo me fasina!!! 
Jorge muy obedientemente me empiezo a chupar, pasa su lengua por mi clítoris ybel empieza a morder despacito,  y a la vez chupaba mmm siento como mi cuerpo empieza a reaccionar y en cuestión de segundos estoy apunto de venirmw en la boca de Jorge, cuendo empiezo a sentir como el tambien empieza a temblar porque Carlos se esta corriendo y de repente los dos se desploman sobre mi,  Jorge me esta jugando un pecho y Carlos me esta jugando el trasero. 
- Esto es el comienzo Cami ni creas que te as escapado necesito estar dentro de tu coño y saber lo qué se siente!!! 
Jorge se empieza a reir y los dos,  volteamos a ver porque rie. 
- Quien pensaria que teeminariamos en la misma cama los tres y sobre todo,  con la fantasía de Carlos de estar contigo Cami. 
Y asi empezó una noche que jamas olvidariamos loa tres.. 



Sorpresa en la Ducha Homo:


Esa mañana al despertar Vacco tuvo un raro presentimiento, no recordaba qué había soñado, pero pocas eran las ocasiones en que sí lo hiciera. Aun así, sentía que algo pronto cambiaría.
Viviendo en una fraternidad, algo que no le gustaba era tener que compartir el baño con los demás miembros, por lo que tratando de evitarlo, salió de su habitación, dirigiéndose rápido hacia las duchas, sabía que nuevamente llegaría tarde al desayuno, pero no podía comenzar bien su día si antes no disfrutaba la sensación del agua cayendo sobre su cuerpo.
Atravesando los pasillos en dirección al vestuario, sabiendo que tan temprano no habría nadie allí, nuevamente sintió algo raro, pero apurado por llegar a su ansiada ducha no le prestó atención. Quizás debería haberlo hecho...
Al levantar su camiseta por la cabeza para quitársela, alguien lo empujó desde atrás contra los casilleros, cegándolo momentáneamente y manteniendo sus brazos atrapados con la ropa.
—Estaba esperándote pequeño, sabía que vendrías aquí. —Una voz ronca susurró en su oído.
—¿Qué diablos? ¿Andrej eres tú? ¿Qué haces? Suéltame. —Forcejeando intentaba soltarse, mas manos ajenas no lo dejaban.
—Quédate quieto, pequeño. No quiero lastimarte. Solo pasarla bien.   —Sosteniéndolo con una sola mano, la otra comenzó a bajarle el pantalón—. Lo disfrutarás... Lo disfrutaré.
—¡No, basta! Esto no es gracioso.
—¿Quién dijo que no nos divertiremos? No puedes menear ese culito frente a todos y no pretender que reaccione. Sabes que lo quieres, tú te lo buscaste.  —Lentamente, comenzó a dirigirlos hacia las regaderas.
Accionando el agua, los metió bajo el rocío. —¡Ay! Está fría, lo menos que podrías hacer es fijarte de controlar la temperatura. —Riendo, Andrej comenzó a mordisquear su cuello, pasando sus manos fuertemente por su pecho—. Sabes que no me gusta así.
Ignorándolo, tomó el gel de ducha. —Shhh, cállate, verás qué rápido te olvidas del frío. —Manos, ahora resbalosas, comenzaron a vagar por su cuerpo, una prestando especial atención a los pezones, mientras la otra se deslizaba bajando por su vientre—. ¿Qué tenemos por aquí? Parece que a alguien sí que no le importa el agua fría.
—Ahh. —Un gemido escapó de Vacco al sentir la mano jugando con sus pezones y la otra masajeando su pene.
—Pero si así lo quieres, puedo dejarlo —dijo comenzando a soltarlo.
—No te atrevas a parar ahora —exigió Vacco sonando desesperado.
—¿Me estás ordenando, pequeño? —La voz de Andrej, oscura y profunda sonando en su oído, apretando nuevamente su presa.
—Ahh, no, no —gimió conteniendo el aliento.
—No me mentirías, ¿cierto? Date la vuelta. —Girándose rápidamente Vacco apoyó su espalda contra la pared sosteniendo todo su peso en ella. Descendiendo todo el camino, bebiendo el agua de su cuerpo a lametazos, Andrej se arrodilló llegando pronto a su meta.
La firme erección de Vacco, parecía rogar por atención, líquido preseminal saliendo de su punta. Tomándola desde la base, Andrej comenzó lentamente a lamerla, prestando mucha atención a la vena sobresaliendo debajo y deteniéndose en la cabeza rosada en forma de hongo.
Apoderándose de ella, chupó fuerte, hundiendo sus mejillas y sacando un alto e incontrolable gemido de placer de Vacco.
—¿Dijiste algo? —preguntó juguetonamente haciendo un fuerte pop al soltarla.
—No p... pares, por favor —dijo entrecortadamente, arqueándose desesperado por más, sus manos sujetándose de su cabeza.
—No tenía intención de hacerlo. —Volvió a tomarla succionando con fuertes y rítmicos movimientos, mientras que lentamente, sus dedos comenzaban a tantear su objetivo. Utilizando el gel como lubricante, comenzó a meter los dedos, de a uno, abriendo camino para algo mucho más grande, con cada pasada deslizándolos más y más profundo en su interior, preparándolo, extendiéndolo.
Luchando por relajarse, los gemidos excitados de Vacco resonaban en las paredes de la ducha.
—No tan fuerte, pequeño. No queremos atraer atención indebida.
—Fóllame, a... ahora... —jadeó desesperado. Levantándose, tomándolo de la cadera, Andrej presionó su erección en la hendidura de su trasero.
Alzándolo y haciéndolo rodearlo con sus piernas, de un fuerte empujón se enterró profundo en su interior lubricado.
Ambos gimieron a la vez, Vacco al sentir tal estocada, Andrej al hundirse en ese cálido y estrecho pasaje.
Apenas conteniéndose para no comenzar a moverse de inmediato y lastimarlo, Andrej aguardó. Con un tentativo movimiento de cadera de Vacco, comenzó el rítmico vaivén, buscando, tratando de atinarle a...
—Ahh, sí, justo ahí, joder, más. —El cuerpo de Vacco temblaba, suplicando de placer, sus dedos aferrándose a sus hombros para no caerse—. Más, sí. —Meciéndose para encontrarse con las embestidas de Andrej, presionaba fuerte sus piernas hundiendo sus talones en su trasero.
La opresión en sus bolas y el cosquilleo en la base de su pene señalaban que estaba a punto de correrse y con unos empujones más, así lo hizo, corriéndose duro y apretando el pene de Andrej en su interior desencadenando su clímax también luego de pocos erráticos embistes más.
Respirando agitadamente, tratando de calmar el rápido latido de sus corazones, Vacco fue soltándose lentamente, sintiendo el semen deslizarse por sus muslos y siendo barrido por el agua aun corriendo sobre ellos.
—¿Estás bien, pequeño? —Andrej seguía sosteniéndolo para evitar que se caiga—. ¿Fue cómo querías?
—Guau, si estás serán las consecuencias, creo que me saltaré más seguido el desayuno.
Riendo, ambos terminaron de bañarse y salieron del vestuario cada uno a sus clases, Vacco caminando a los saltitos por el resto de la mañana haciéndose el desentendido cada vez que alguien le preguntaba el por qué.
avatar
DESI

Mensajes : 3504
Fecha de inscripción : 17/12/2015
Edad : 40
Localización : Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por DESI el Jue 16 Feb - 11:24

Aqui les dejo la mia que no entra en concurso... espero la disfruten

DESI

La Llamada:


El teléfono de Héctor vibró fuertemente en su mano, él estaba acostado en su cama pensando en Megan, y en como la acorralo en los vestidores del Gimnasio y la beso. Megan era la hermana de su mejor amigo, ella era dos años menor que él, era bailarina y tenía un cuerpo de Diosa, él sabía que Megan estaba fuera de su alcance, no solo ella lo trataba indiferente si no que también estaba comprometida a casarse con Marcos un chico al que no quería y que solo estaba con él porque sus padres se lo impusieron. Pero que Dios lo condene si dejaba pasar ese momento para decirle como se sentía por ella, lo que le hacía a su cuerpo solo con pensarla, aun sentía sus labios, y como reacciono ante su beso, ella no lo alejo más bien le correspondió si no hubiera sido por ese maldito instructor ella no se hubiera escapado. Héctor tomaba su polla pensando en los labios de Megan, en como perfectamente su cuerpo encajaba con el de él. Así que se sorprendió al sentir el teléfono zumbar y ver un número desconocido, Así que tocando la pantalla para aceptar la llamada, lo acercó a su oído y dijo:
 
—          Hola. Silencio — Quien habla?, del otro lado la línea sentía una respiración un poco acelerada y entonces agrego — Si no hablas voy a colgar.
—          Soy Megan… hola Héctor. Pasmado Héctor dijo —Hola Megan que sorpresa escuchar tu voz.
—          Bueno si pensé que a esta hora estarías dormido… yo … solo te iba a dejar un mensaje
 
Héctor se apoyo en el colchón y se tomo la polla otra vez disfrutando del sonido de la voz de Megan cuando finalmente habló — bueno estaba pensando en ti… y en lo que paso hoy y… no podía dormir pensando en tus…. Dios no debí decir eso, disculpa Megan que tenias que decirme. Silencio. Soltando su polla Héctor agrego — Megan yo lo lamento… es que yo solo…
 
—          Me gusto. Se apresuro a decir — tampoco podía dormir… No puedo sacarte de mi cabeza.
—          Yo tampoco. admitió Héctor
 
Megan escucho el susurro desde la línea telefónica y dijo — ¿Estas en la Cama? Héctor se sorprendió por la pregunta y su respiración se aceleró, tratando de ser casual le dijo.
 
—Um, sí. Generalmente a las dos y media de la madrugada estoy en mi cama. ¿Tú no? —Por supuesto —murmuró Megan con una sonrisa divertida, pero Héctor tuvo entonces un horrible pensamiento y preguntó—. ¿Sola? Tratando de no imaginarla al lado de Marcus
 
 —Sí. En una fría cama, sola, luego de que alguien me pusiera caliente y cachonda esta tarde. Es una triste noche, entre mis sábanas. Héctor se movió en su cama hasta que quedó con toda la espalda contra el colchón mirando el techo nuevamente su polla volvió a la vida. —¿De verdad te puse caliente y…?
 
 —¿Cachonda? —Megan terminó la oración. —Sí. —¿Héctor? Me tenías tan excitada y mojada esta tarde, que aun siento tus manos sobre mi cuerpo, siento aun palpitaciones en todo mi ser
 
Héctor no podía creer que estuviera hablando con la misma Megan, la hermana de su amigo, la futura esposa de Marcus, pero que dios lo condenara si no la hacía suya por lo menos a distancia, eso le daría a Megan algo que pensar. Héctor no iba a desaprovechar esta oportunidad.
 
—          Yo también estoy duro, digo lo estaba, lo estoy, Dios mío Megan no sabes lo que me haces
—          Dime Héctor que te hago sentir. Dijo Megan con voz suave, posando sus manos alrededor de sus senos haciendo círculos e sus pezones que cada vez se ponían mas duros. La respiración de Megan se volvió más pesada cuando su corazón continuó latiendo rápidamente en su pecho continuó  —¿Qué es lo que más te… gusta de mí?
 
—          Gustar? Mejor te digo ¿Qué más me excita de ti? —sugirió Héctor. Asintiendo distraídamente Megan aguantó la respiración por lo que fuera que estaba por decir. Y entonces Héctor respondió con: —Todo.
 
—          Y estas excitado ahora?
 
—          Mierda, sí, dijo Hector, pero solo para estar seguro, aclaró: —¿Estás preguntándome si estoy duro? —Megan al escuchar las palabras saco un gemido—Sí. —Entonces sí. Estoy muy excitado ahora mismo —hizo una pausa—. ¿Lo estás tú?
 
—¿Excitada? Megan sonrió en la oscuridad. —Sí, estoy excitada. Lo estoy desde que respondiste la llamada. Héctor cerró los ojos, y esta vez, dejó salir un inconfundible gemido cuando presionó su cabeza contra la almohada. El empezó a masajear su polla de nuevo imaginando a Megan mamándosela —Estaba pensando en tu boca antes de llamarte —continuó Megan, sólo para atormentarlo.
 
. —¿Te gusta? —Sí. —¿Te excita? Héctor esperó y obtuvo la confesión de Megan: —Sí. —¿Te estás tocando, Megan? Silencio… luego la verdad. —Sí
 
Héctor ahuecó su latiente erección y arqueó su mano cuando lo admitió ante Megan.
—Dios Megan, dime que te estás haciendo? — Justo Ahora? Estoy desnuda en mi cama tocándome los senos, pero ahora voy un poco más abajo…
 
Megan bajo sus manos de los pechos y se los llevo a la boca y metió dos dedos y se los lamio, luego lentamente los bajo y se los introdujo dentro de su vagina y soltó un gran gemido que hizo que Héctor  le preguntara —Dime mas — Ahora me masturbándome con mis dedos mientras te escucho respirar, dime Héctor te estás tocando?.
 
La imagen de Megan masturbándose y pensando en él hizo que sus dedos se cerraran alrededor de su pene y frotó con fuerza dejando salir un sonido gutural. —Hmm, eso suena jodidamente bien. El sonido llegó al oído, de alguna manera rompiendo la niebla roja de lujuria que actualmente rodeaba a Megan. —¿Así que te gusta la idea de mi acostado aquí, desnudo y excitado, tocándome mientras te hablo? —Oh Dios Si!!!. —Megan empujó su cadera hacia arriba de nuevo frotándose el clítoris con sus dedo pulgar mientras hundía otros dos dedos profundo. Diciendo — Quiero escucharte mientras te tocas.
 
Sintiendo como si su corazón fuera a salir volando de su pecho, Héctor agarró su pene. No pudo sostener el gemido, incluso si Megan no le hubiera dicho que quería oírlo. —Sí —siseó Héctor. Megan sabía que él también estaba masturbando su pene desde el otro lado de la línea. —Dime que quieres —demandó Héctor sin rodeos. Lo único que salió de la boca de Megan fue: —Te quiero Adentro. —Eso Quisiera Megan, estar adentro de ti mientras mi penen se resbala dentro de ti te imagino muy mojada y apretada, quiero penetrándote lentamente, quiero que sea suave primero pero luego quiero tomarte con fuerzas y hacer que grites mi nombre mientras te vienes  en mi penen. No creo que alguna vez haya estado tan duro en mi vida mi penen pulsa en mi mano de tanto que te deseo. —Jesús, Héctor, hoooo woao Mierda, mierda…Mierda —maldijo Megan mientras sus movimientos se hacían mas frenéticos y sus caderas se movían al ritmo  de sus manos
 
Disfrutando la tensión que escuchaba en cada maldición, Héctor realmente empezó a trabajar su longitud. La respiración de Megan se volvió más pesada en su oído, y de repente, Héctor no podía callar su maldita boca. —Se siente como si pudiera follar por horas, estoy tan excitado. Lo juro, cada gemido o maldición en mi oído hace que me ponga más caliente, si eso es físicamente posible. La respiración de Héctor se apuró en el teléfono, deslizándose por el oído de Megan, y él podría haber jurado que era como si el hombre estuviera acostado a su lado. —Es insano cuán lisa está mi polla –murmuró Héctor, de forma distraída cuando salió el pre semen por la hinchada cabeza—. Estoy tan cerca, no creo que pueda contenerme. Finalmente, Megan dijo entre suspiros. —Entonces córrete. Estoy muy cerca, y quiero oírte cuando lo haga, imagina que es mi penen quien te penetra y mis labios besan tus labios…
 
Como dos corredores de maratón corriendo hacia la línea final, no había más que jadeos, gemidos de placer y justo cuando Héctor pensó que no se podía sentir mejor, escuchó a Megan gritar su nombre cuando su orgasmo exploto, y eso fue todo. Con una sacudida de sus caderas, Héctor empujó y gimió fuertemente cuando se vino en su estómago más rápido que nunca en su vida. Respirando bruscamente, Hector miró hacia el pegajoso desastre que había hecho. Acababa de tener sexo telefónico… con Megan… y lo había jodidamente amado.
 
 
 —¿Estás Bien? –Megan no sabía que más decir. Nunca se había masturbado por teléfono, y menos con el correcto de Marcus. —Eso creo. Dios mío Héctor.—. ¿Y tú? —Sí. —Eso fue todo lo que Héctor pudo admitir, luego se rió—. Definitivamente sí.
 
 —¿Megan? — ¿Sí? —Será mucho mejor en persona.
 
Megan al escuchar esas palabras cayó en cuenta de lo que había hecho, estaba comprometida con otro hombre, pero se sintió tan correcto con Héctor, el mejor amigo de su hermano, que decidió darle una oportunidad, solo el tiempo diría si sería solo una aventura pasajera o no, pero ella estaba dispuesta a comprobarlo.






 

avatar
DESI

Mensajes : 3504
Fecha de inscripción : 17/12/2015
Edad : 40
Localización : Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por berny_girl el Jue 16 Feb - 12:24

Votado


avatar
berny_girl

Mensajes : 2089
Fecha de inscripción : 10/06/2014
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por Tiolis el Jue 16 Feb - 13:17

votado, uhm hot
avatar
Tiolis

Mensajes : 53
Fecha de inscripción : 03/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por mariateresa el Jue 16 Feb - 14:00

VOTADO


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1836
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por Maga el Jue 16 Feb - 14:13

felicidades a todas excelentes historias
avatar
Maga

Mensajes : 2895
Fecha de inscripción : 26/01/2016
Edad : 30
Localización : en mi mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por Maluc el Jue 16 Feb - 14:36

VOTADO!!!


avatar
Maluc

Mensajes : 220
Fecha de inscripción : 06/04/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por Vela el Jue 16 Feb - 15:19

Votado


[scroll][size=53][/scroll ][/size]
avatar
Vela

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 11/01/2017
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por citlalic_mm el Jue 16 Feb - 17:05

LISTOOOO!!!! PERO COMO QUE HACE UN POCO DE CALOR NO??
avatar
citlalic_mm

Mensajes : 898
Fecha de inscripción : 04/10/2016
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por LuVelitta el Jue 16 Feb - 17:35

Votado!!



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 29
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por Artemiza Fernández el Jue 16 Feb - 20:46

YA DI MI VOTO. LASTIMA QUE YA NO ENTRO DESI, BUENA HISTORIA.
avatar
Artemiza Fernández

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por astrea75 el Jue 16 Feb - 21:06

Listo!!! Suerte chicas! Todas muy buenas historias!!



avatar
astrea75

Mensajes : 5269
Fecha de inscripción : 06/07/2014
Localización : entre libros

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por DESI el Vie 17 Feb - 8:58

@Artemiza Fernández escribió:YA DI MI VOTO. LASTIMA QUE YA NO ENTRO DESI, BUENA HISTORIA.


Gracias Madre pero aqui las protagonistas son mis pervertidas de la Zona Hot... hay muchas historias que superan a la mia... ellas son Geniales... se lo merecen TODO






 

avatar
DESI

Mensajes : 3504
Fecha de inscripción : 17/12/2015
Edad : 40
Localización : Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por carolbarr el Vie 17 Feb - 13:58

Guao!!! no pude leerlas todas al mismo tiempo, de repente subió mucho la temperatura en mi oficina!!! jajajajaja muy buenas todas, pero me encantan las escenas homos... Exito a todas
avatar
carolbarr

Mensajes : 267
Fecha de inscripción : 28/08/2015
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por adricrisuruta el Vie 17 Feb - 15:58

Muy buenas todas... Difícil votación....

Enhorabuena chicas...


Traté de impedir que cruzaras mi mente. Traté de sacudirte de mis pensamientos. Pero me quedé pensando en ti y mi corazón dio un salto. Y entonces...  Y entonces, accidentalmente caí enamorado de ti."


   
avatar
adricrisuruta

Mensajes : 2996
Fecha de inscripción : 14/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por Nigess el Sáb 18 Feb - 0:06

Votado


avatar
Nigess

Mensajes : 335
Fecha de inscripción : 18/08/2016
Edad : 25

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por ZoraYuna el Dom 19 Feb - 7:18

Me costó decidirme, pero ¡voté!
Muy bien todas    


avatar
ZoraYuna

Mensajes : 274
Fecha de inscripción : 12/04/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por Ross Mary el Dom 19 Feb - 8:10

Votado


avatar
Ross Mary

Mensajes : 334
Fecha de inscripción : 13/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por thai el Dom 19 Feb - 15:32

Votado....
avatar
thai

Mensajes : 79
Fecha de inscripción : 14/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Votación Tu Escena Erotica

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.