Book Queen
¡Está activa!
Últimos temas
» Cuenta atrás desde 100
Ayer a las 17:12 por espe

» ABC de nombres
Ayer a las 17:11 por espe

» Números del 1 al infinito !
Ayer a las 17:06 por espe

» Cuenta atrás desde 100
Ayer a las 17:05 por espe

» ABC de Países y Ciudades
Ayer a las 17:04 por espe

» De 10 en 10 hasta el 1.000
Ayer a las 14:02 por espe

» ABC de países y ciudades
Ayer a las 13:30 por espe

» ABC de palabras
Ayer a las 13:29 por espe

» Cuenta hasta 100.
Ayer a las 13:28 por espe

[/hidecode]Bloquear botón derecho[hidecode]
SELECCION DE TEXTO

Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Página 3 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por wordsofthisgirl el Jue 6 Abr - 20:54

Ay no, esta Kendra me da dolores de cabeza, y aunque mi favorito es Dank, el "fantasma", a Leif le tengo un poquitín de cariño que bajo cuando dejo plantada a PAgan en las tutorías.

Wait, What? le pidió que fuera su novia despues de esoo??


   
avatar
wordsofthisgirl

Mensajes : 1155
Fecha de inscripción : 16/07/2016
Edad : 22
Localización : venezuela

https://entrelibrosyunbuencafe.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por LuVelitta el Jue 6 Abr - 21:40

Tengo sentimientos encontrados con este capítulo...  Primero, enojo con Leif porque la dejó plantada por irse con Kendra, aunque después al explicarse... hay que admitir que cuando el chico se decide a hablar, puede convencer... Lo que a su vez hace raro que juuuuusssto necesite tutoría en oratoria... 

Y nuestro fantasma/alma/lo que sea!! 

Le suplica para que no se vaya... Porque sabía que si lo hacía tendría el accidente??  bounce bounce  Y fue él quien la sacó del coche salvándole la vida, y cuando dice que rompió demasiadas reglas es porque Pagan debería haber muerto en el accidente y él lo impidió!!!!!  No? No???  Quiero seguir leyendo!!! 



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 30
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Emotica G. W el Jue 6 Abr - 23:34

@LuVelitta escribió:Tengo sentimientos encontrados con este capítulo...  Primero, enojo con Leif porque la dejó plantada por irse con Kendra, aunque después al explicarse... hay que admitir que cuando el chico se decide a hablar, puede convencer... Lo que a su vez hace raro que juuuuusssto necesite tutoría en oratoria... 

Y nuestro fantasma/alma/lo que sea!! 

Le suplica para que no se vaya... Porque sabía que si lo hacía tendría el accidente??  bounce bounce  Y fue él quien la sacó del coche salvándole la vida, y cuando dice que rompió demasiadas reglas es porque Pagan debería haber muerto en el accidente y él lo impidió!!!!!  No? No???  Quiero seguir leyendo!!! 
Es que recuerda @Lu tiene "problemas" xD
Shiiiiii mi Dank!!!!!!!!!!!!!!! 
Es que te dije pesh que no es un alma cualquiera y tienes dones/poderes especiales 
Nooooo rompio las reglas porque no debio haber intervenido de ninguna manera ya sea si Pagan vivia o moria por el accidente 
Paciencia paciencia muchas preguntas tendran respuesta pronto  Wink Wink Wink
Tmrrr no Pagan debiste decirle que no a Leif 



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1316
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 21
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Isa el Jue 6 Abr - 23:46

Hay no Leif tiene mucho sentido del convencimiento, pero amo a Dank.
Que bueno que sobrevivio Pagan al accidente le advirtieron pero no haay anda de rebelde llendose :NoWay:Ahora todos los capitulos que lei de las lecturas estuvieron tristes





avatar
Isa

Mensajes : 406
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 36

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Veritoj.vacio el Vie 7 Abr - 0:45

Nooo! Leif lo que le hizo, me hizo enojar la verdad, espero de verdad haya sido un mal entendido. Y no  ella tuvo un accidente, aunque todo esta raro, si llevaba el cinturón porque no la aplastaron. Yo creo que Dank la salvó, pero como?


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1994
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Vela el Vie 7 Abr - 2:05

Por fin las alcanze! !!! @LuVelitta 

Yo también tengo sentimientos encontrados! !!!

No puedo creer que Leif fuera cobarde y no hablará con ella, y aunque claro que no tiene toda la culpa, pero al lastimarla ella término teniendo el accidente...

Pero?? Por que esta alma le insistió en que no se fuera?? El la abra salbado? ? 

Quiero saber más! !!!!

Gracias por los capítulos @LuVelitta


[scroll][size=53][/scroll ][/size]
avatar
Vela

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 11/01/2017
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por LuVelitta el Vie 7 Abr - 9:23

5
Me quedé en el hospital durante una semana entera. Cada noche, me dormía al suave rasgueo de una guitarra. Cuando me despertaba en mitad de la noche, nunca era una habitación de hospital vacía, si la oscura y misteriosa alma se había quedado. Él se sentaba en las sombras y tocaba una nana que decidí que me pertenecía.
Cada día, Leif venía inmediatamente después de su práctica de fútbol con la comida que le había pedido de contrabando dentro de su chaqueta de cuero. Trabajábamos en su tarea, y luego veíamos televisión y comíamos lo que había traído. Estar con Leif me hacía sonreír. Amaba cada momento que pasábamos juntos. Sin embargo, en la noche cuando el alma se sentaba en mi habitación y tocaba para mí, la música parecía llenar los lugares solitarios. Tenía una necesidad por el alma que no entendía. Mi deseo por él me asustaba y me fascinaba. Mi última noche en el hospital su voz se unió al rasgueo de la guitarra. Le puso letra a mi nana:
La vida que recorro uniendo las manos
me hace tomar cosas que no entiendo.
Camino este oscuro mundo desconocido
que tienen por verdadero, olvidando el que conocí una vez,
hasta ti.
La vida que recorro eternamente era todo lo que sabía
Nada más me retenía aquí en esta tierra,
Hasta ti.
Siento el dolor de cada corazón que tomo
Siento el deseo de remplazar todo lo que he llegado
a odiar.
La oscuridad me abraza, pero la luz aún dibuja
mi alma vacía.
El vacío en el que solía usar dolor, para llenar el agujero
ya no me controla, ya no me llama.
Gracias a ti”.
A medida que mis párpados caían, y el sueño se apoderaba de mí, mi corazón sufría por el dolor en sus palabras. Eran palabras que sabía que significaban más para él, que lo que yo comprendía. La canción con la que él había llenado mis noches, era mucho más profunda que todo lo que había conocido.
Miranda corrió hacia mí en el momento en que Leif abrió la puerta delantera de la escuela y la mantuvo mientras yo caminaba al interior. La emoción en su rostro hizo que sus ojos marrones brillaran. Sonreí, esperando que me explicara la causa de su alegre comportamiento una mañana de lunes. Mi vuelta a la escuela no causaría esta respuesta.
Se detuvo y miró a Lief. Él se aclaró la garganta.
—Um, te veré en unos minutos. —Se excusó con una sonrisa y se dirigió hacia mi casillero para llevar mis libros.
—Está bien, se ha ido. Ahora, dime qué te tiene de tan buen espíritu esta mañana.
Entrelazó su brazo con el mío y se acercó a mi oído.
—Dank Walker está aquí. Como, en nuestra escuela. Como, inscrito en nuestra escuela. ¿Puedes creerlo? Quiero decir, sé que él fue a una escuela secundaria en Mobile, Alabama, hasta el año pasado cuando su banda consiguió un hit y comenzó a tocar en todos los Estados Unidos en lugar de sólo en el suroeste. ¡GAH! ¡Puedes creer que está aquí! ¿En nuestra escuela? Supongo que si tenía que volver a la escuela secundaria, nuestro pequeño y pintoresco pueblo costero es preferible a algún lugar de Alabama. Pero aun así, no puedo creer esto.
No pude evitar sonreír ante la emoción de Miranda, incluso aunque no tenía idea de quién era Dank Walker. Nunca había oído hablar de él o de su banda antes. Seguí la vertiginosa expresión de Miranda, cuando mis ojos se encontraron con el alma. Anoche había combatido el sueño para ver si aparecía en mi dormitorio y me cantaba para dormir. No había venido. Verlo ahora me hizo querer dar un suspiro de alivio.
La idea de que podía no volver a verlo otra vez, me había asustado. Le sonreí sabiendo que debía actuar como si él no estuviera allí pero no podía. En algún lugar del camino había llegado a confiar en su presencia. Sus ojos azul oscuro estaban satisfechos y menos encantadores de lo que recordaba. Quería caminar hacia él y decir algo, pero no podía en esta sala llena de gente. Él asintió con la cabeza como respondiendo a una pregunta, pero sus ojos no dejaron los míos. Una sonrisa tensa se formó en su rostro, sustituyendo la sonrisa de satisfacción que yo había recibido. Entonces, como a cámara lenta, dirigió su atención a la chica rubia, a su lado, riéndose y sosteniendo una revista y un bolígrafo para que él lo tomara.
Observé, como perdida en un extraño sueño, cómo él sonrió y asintió con la cabeza al oír las palabras de la chica. Él firmó la revista que ella empujó en sus manos y se la devolvió. Oí a Miranda diciendo algo a mi lado, pero sonaba como si estuviera a kilómetros de distancia. Algo no iba bien. Di un paso hacia él, incapaz de mirar hacia otro lado. Me sonrió, con su sexy sonrisa torcida que producía un perfecto hoyuelo. De repente, su sonrisa parecía de disculpa mientras, una vez más, se volvía hacia mí y tomaba algo de las manos de otra chica y firmaba en ello. Me quedé inmóvil, tratando de procesar lo que mis ojos veían.
—Está bien, Pagan, vas a tener que salir de esto. Leif está viniendo y si nota que estás mirando a Dank Walker como si quisieras devorarlo, va a ser un problema.
Quité los ojos del alma y contemplé a mi amiga. —¿Qué? —Me las arreglé para preguntar a través de las preguntas pululando en mi cabeza.
Miranda sonrió y negó con la cabeza. —Por Dios, chica, estás peor que yo. Por lo menos yo no me di un golpe cuando lo vi en la oficina más temprano. Por supuesto, él no parecía realmente preocupado por tu reacción. Lo que es una buena cosa, teniendo en cuenta que puedes parecer un poco acosadora.
Negué con la cabeza sin comprender. —¿Qué? —Pregunté de nuevo.
—Descubrí la gran noticia. —dijo Leif, detrás de mí, y yo sabía que tenía que voltearme para mirarlo, pero, justo ahora, no podía. Todo el mundo podía ver el alma. Nada tenía sentido. Cerré los ojos y respiré hondo y después los abrí para notar que Miranda me miraba, con una expresión divertida en su rostro.
—¿Lo ves a él? —Pregunté en un susurro. Su mirada parpadeó con cautela detrás de mí, donde sabía que Leif estaba de pie, y luego se lanzó hacia donde se encontraba el alma.
Una vez que sus ojos volvieron a los míos, asintió lentamente con la cabeza.
—Um, sí, pero ¿De qué “él” estamos hablando? —Preguntó en un susurro. Miré rápidamente hacia el lugar donde el alma todavía hablaba a los estudiantes y firmando cosas. Miranda se acercó a mi oído—. Eso es Dank Walker, todo el mundo lo ve ¿Tomaste algunos medicamentos para el dolor importantes esta mañana? Porque estás actuando de manera extraña.
Dan Walker. El alma, mi alma ¿Era “Dan Walker” el rockero? Una mano se posó en mi hombro y me volví poco a poco para enfrentar a Leif. Su preocupado ceño fruncido era idéntico al de Miranda. Negué con la cabeza para despejarme y forcé una sonrisa.
—Mamá me hizo tomar algunas de mis pastillas esta mañana y creo que están jugando con mi cabeza. —Mentí, aferrándome a la excusa que Miranda me había dado. Leif sonrió y deslizó su brazo protector alrededor de mis hombros.
—Ah, bueno, yo cuidaré de ti. Vamos, vamos a tu primera clase. Ya tengo tus libros. —Caminé al lado de Leif, aliviada, pero aún decepcionada de no estar caminando al lado del alma. Me quedé esperando para ver si me despertaba de esa sensación de sueño extraño y escuchaba el alma tocando suavemente en mi habitación.
Llegué a Literatura Inglesa antes de darme cuenta de que Leif había estado guiándome a la misma. Él me dio la vuelta para mirarlo de frente.
—Si me necesitas, mándame un mensaje de texto y estaré aquí en un segundo, ¿De acuerdo? —Asentí con la cabeza y me dio un beso rápido antes de volverse y me dejó en la puerta de mi salón de clases. Entré, luchando contra la necesidad de volver atrás y ver la multitud de personas alrededor del alma, a quien llamaban Dank Walker. Me senté en el primer pupitre al volver en mí y empecé a abrir mi libro, cuando un cálido cosquilleo recorrió mi cuerpo.
Sobresaltada, miré hacia arriba. Dank se dirigía hacia mí. Me atreví a echar un vistazo sobre los otros chicos de la clase. Todos los ojos se posaban en él. Las chicas se reían y susurraban. Esto tenía que ser algún tipo de sueño de locos. Él se sentó detrás de mí y luché contra el impulso de temblar por la cálida sensación que su cercanía parecía estar causándome. Esto no había ocurrido antes.
—No creo que nos hayamos conocido. Soy Dank Walker. —Su familiar y suave acento no sonaba como si estuviera soñando.
Me giré para mirarlo. Si hubiera tomado calmantes esta mañana estaría convencida de que estaba colocada. No había excusa para esta alucinación.
—No entiendo. —dije simplemente.
Una sonrisa de disculpa tiró de sus carnosos labios. ¿Eran sus labios más llenos ahora que eran de carne y hueso?
—Lo sé, y lo siento.
¿Sería mucho pedirle que me lo detallara? Si esto era real, entonces sería muy bueno si pudiera explicarme cómo, de repente, él podía ser visto por el resto del mundo vivo. Mejor aún ¿Por qué todos creían que es una estrella del rock? No dijo nada pero sus ojos nunca dejaron los míos.
Alguien pasó y le pidió un autógrafo y él negó con la cabeza, sin apartar sus ojos de mí. Todo el mundo en la sala parecía estar observándonos. Hablando con él, aquí, no me daría ninguna respuesta. Aparté mis ojos de su cálida mirada y me di la vuelta en mi asiento. Si no me despertaba pronto, entonces me preocuparía sobre una mejor explicación que “lo siento”.
—Calma, calma. —La voz del señor Brown aplazó el murmullo excitado y las risas ocasionales—. Es muy emocionante, me doy cuenta, tener un, —El Sr. Brown agitó una mano en dirección de Dank—, joven, entre nosotros, cuyo talento a muchos de ustedes les gusta. Sin embargo, este momento es para aprender de la belleza que la Literatura Inglesa tiene para nosotros. Podemos soñar y desmayarnos por el Sr. Walker durante nuestra hora de comer.
—Ahora, vamos a seguir adelante con nuestro estudio de Shakespeare. Nos hemos referido a él brevemente este año ya que este no era su primer contacto con Shakespeare y creo que es importante centrarse en algunos otros famosos dramaturgos. El dramaturgo griego Esquilo, fue muy influyente en sus obras. De hecho, varias fuentes antiguas le atribuyen entre setenta y noventa obras. Creo que el viernes les pedí a todos que leyeran el capítulo en su libro sobre Esquilo, y puesto que era fin de semana ¿Puede alguien aquí decirme algo que aprendiera de su lectura? —El Sr. Brown juntó las manos sobre el pecho, para descansarlas sobre su vientre redondo. La sala permaneció en silencio. Preferí pasar mi fin de semana tratando de ponerme al día con toda mi pérdida escolar y la lectura de Esquilo no había sido muy importante. Además, concentrarse en este momento sería difícil.
—Sólo seis de sus tragedias se han conservado intactas: Los Persas, Siete contra Thebes, Los Suplicantes, y la trilogía conocida como La Orestiada, que consta de tres tragedias: Agamenón, Las Coéforas y El Euménides. —La voz de Dank llegó a lo largo de la habitación y el Sr. Brown miró hacia él sorprendido.
—Siete, Sr. Walker. Se te olvidó Prometeo Encadenado.
—La autoría de Prometeo Encadenado se disputa. Se cree que es la obra de un autor posterior. —Celebró la voz de Dank en tono de aburrimiento.
El Sr. Brown enderezó su corto y ancho cuerpo y se quedó mirando abajo, hacia Dank, con una suave sonrisa apareciendo en su rostro. —Porque, sí, lo es, pero esa información no está dentro de su libro de texto.
Miró al resto de la clase sonriendo, como si alguien le hubiera llevado docenas de donas. —Parece que nuestro musical amigo está bien educado.
Escuché una risa silenciosa detrás de mí y miré por encima de mi hombro para ver los ojos de Dank en los míos. ¿Había leído mi mente? ¿Tenía súper poderes? Me alejé de él y cerré los ojos, tratando de conseguir que las preguntas alojadas en mi cabeza sobre lo que Dank Walker hacía, se apartaran el tiempo suficiente para prestar atención en clase.
—Muy bien, muy bien, de verdad. Ahora, como se indica en su plan de estudios para el año, todos habrán comprado copias de La Orestíada: Agamenón, Las Coéforas, El Euménides. Vamos a comenzar nuestro estudio de Esquilo con la lectura de su obra, Agamenón ¿Quién trajo su libro a clase como solicité el viernes? —Baje la mirada, a mi libro de texto y un cuaderno. Leif no había conseguido la edición de bolsillo de mi casillero—. Ah, y nuestro nuevo estudiante me sorprende una vez más. —Levante la vista para ver al Sr. Brown asintiendo con la cabeza hacia el escritorio de Dank—. ¿Ese es el libro en su escritorio o no Sr. Walker?
—Sí señor. —Respondió Dank y me estremecí involuntariamente. Me pareció oír otra suave risa que venía de detrás de mí—. Bueno, entonces ¿Podría empezar a leer por mí? Ya que parece que el resto de los estudiantes en esta sala, que de hecho estuvieron aquí el viernes, parece que sufren pérdidas de memoria.
Dank se aclaró la garganta y comenzó a leer. —Queridos Dioses, me he librado de todo el dolor, el largo que veo mantener, todo un año despierto…apoyado en mis brazos, en cuclillas en el techo de Atreo como un perro. Conozco las estrellas por memorias, los ejércitos de la noche, y hay en la delantera los que nos traen la nieve o los cultivos de verano, nos traen todo lo que tenemos —nuestros grandes reyes del cielo, los conozco, cuando se levantan y cuando caen…y ahora veo la luz, la señal del fuego saliendo de Troya, gritando Troy es tomado. Por lo tanto, ella ordena, llena de grandes esperanzas.
La clase pasó muy rápido con la hipnótica voz de Dank al mando de la sala. El ring de la campana me hizo saltar. Sacudí la cabeza tratando de salir del trance en el que su lectura me metió. Me puse de pie y cogí mis libros, sabiendo que Leif estaría en la puerta, esperándome, listo para coger los libros para mi próxima clase. Me tomó un esfuerzo supremo no mirar atrás a Dank.
El sonido de las chicas risueñas y los fans aduladores me permitió llegar a Leif sin descomponerme y volverme a echarle un vistazo.
—¿Una clase divertida? —Leif enarcó las cejas y asintió con la cabeza hacia donde sabía que Dank se rodeaba de admiradoras femeninas.
Me encogí de hombros. —En realidad no. Tragedias Griegas, ya sabes, lo de costumbre. —Leif me disparó una de sus sonrisas fáciles antes de llegar a mis libros.
—Me alegro de haber hecho mi movimiento antes de que Dank Walker se presentara. —dijo, con una voz en broma, que sonaba forzada.
No miré hacia él. —¿Qué quieres decir? —¿Acaso notó el rubor en mis mejillas cuando dijo el nombre de Dank? Dios, esperaba que no.
—El tipo parece que no puede apartar los ojos de ti. No es que lo pueda culpar. —Me pasó el brazo por los hombros y me atrajo como si necesitara aferrarse a mí. Al instante la culpa me inundó. La forma en que me estremecía y me fundía cuando estoy cerca de Dank, no era justo para Leif. Un tirón extraño dentro de mí, convirtió todo alrededor y me hizo agarrarme al brazo de Leif en busca de apoyo. Tal vez esto era un sueño después de todo. Era casi como si algún dominio de hierro estuviera tratando de obligarme a detenerme y dar marcha atrás.
—¿Estás bien? —La voz de Leif tenía preocupación. Sabía que él pensaba que había perdido mi mente. Nada acerca de la manera en que actuaba era cuerdo.
Le sonreí tranquilizadoramente. —Estoy bien. —Incapaz de luchar contra el tirón invisible, miré hacia atrás y mis ojos inmediatamente encontraron a Dank, rodeado de chicas, pero sus ojos miraban directamente sobre mí. Incluso desde esta distancia, podía sentir el calor de su intensa mirada.
—Él parece ser un tema caliente. —Murmuró Leif, mientras su mirada seguía la mía. Sacudí la cabeza de vuelta, furiosa conmigo misma por ceder y buscarle. La preocupación en la voz de Leif lo decía todo. Necesitaba controlarme.
—Realmente no hago todo lo de la cosa de rockero. Sinceramente, ni siquiera tengo una pista de lo que canta o la banda en la que está.
Leif besó la parte superior de mi cabeza. —Me gustaría que la estrella del rock hubiera escuchado eso. —Pareció relajarse a mi lado.
—Eso no es cierto, Pagan. Tú disfrutas de tu pequeño concierto privado cada noche mientras duermes.
Me quedé inmóvil sujetando el brazo de Leif más fuerte. ¿Qué diablos fue eso? ¿Acababa Dank de hablar en mi cabeza? ¡Dios, esto tenía que ser un sueño! Se volvía más loco por momentos. Me desprendí del brazo de Leif y me pellizqué tan duro como fue posible.
—¿Qué estás haciendo? —Preguntó, con una mirada de confusión en su rostro. Mi cara se puso caliente. En cuestión de minutos estaría de color rojo brillante. No estoy segura si era por el hecho de que Dank acababa, de alguna manera, de hablarme en el oído aunque estuviera al otro lado del pasillo, o por el hecho de que me pellizcaba en el pasillo como una loca.
—Relax, Pagan, nadie me escucha aparte de ti. Quita el encantador sonrojo de tu rostro. Tu amigo, quien parece pensar que le perteneces, va a pensar que estás loca.
Me di la vuelta, esta vez necesitando ver dónde estaba. Era la voz de Dank la que había oído. Tan claramente como si estuviera de pie a mi lado, inclinándose hacia mi oído. Dank no encontraba justo a mi lado. Seguía donde yo recordaba: de pie en el extremo opuesto del pasillo, escuchando a una chica pelirroja, estudiante de primer año, que parecía estar en las nubes por la atención de la estrella del rock. Su mirada dejó la de ella y se encontró con la mía. Me guiñó un ojo y me dio su sonrisa maliciosa antes de mirar atrás a la muchacha a su lado. Me tragué el miedo corriendo a través de mí y me alejé de él. ¿Me habría realmente hablado desde el otro lado del pasillo sin que nadie lo hubiera escuchado?
—¿Estás bien, Pagan? —La voz de Leif rompió mi momento de pánico y me las arreglé para forzar una sonrisa y un guiño.
—Sí, pensé que me había olvidado de algo, pero no lo hice.
Leif se rió entre dientes. —¿El medicamento sigue jugando contigo? —Preguntó con una voz que ayudó a traerme de vuelta a la normalidad.
Él era normal. Él era real. —Um, sí, creo que sí. —Si tan sólo hubiera tomado medicamento para el dolor esta mañana, tal y como seguía diciendo, entonces podría culpar de todo esto a los productos químicos. Pero sabía la verdad. No había tomado nada. Me estoy volviendo loca por mi cuenta.
***
—Hablé con Leif durante el discurso y le sugerí que nosotros cuatro fuéramos a ver una película esta noche para celebrar tu regreso a la escuela —dijo Miranda desde el otro lado de la mesa de la cafetería. Había estado tan perdida en mis pensamientos que no me había dado cuenta que se había sentado frente a mí.
Miré hacia arriba. —Eso suena como una gran idea.
Miranda frunció el ceño, inclinó la cabeza y se acercó más a mí. —¿Estás bien?
Forcé una sonrisa y asentí con la cabeza. Convencer a mí mejor amiga de que no me volvía loca internamente, iba a ser difícil. Como era de esperar, levantó las cejas y me dio el “no te creo” con los ojos mientras se echaba hacia atrás. Por suerte, Wyatt eligió ese momento para unirse a nosotras, por lo que ella no tenía la oportunidad de probarme más.
—Esta noche después de la práctica de fútbol de Leif, todos vamos a ir al cine para celebrar la recuperación de Pagan.
Wyatt me miró con cara de preocupado. —¿Estás para eso?
Asentí con la cabeza. —Claro, me siento mucho mejor. Tengo que salir y hacer algo normal.
La sonrisa de Miranda regresó. —Entonces, está arreglado. Ahora, todo lo que queda es decidir qué película vamos a ver. —Los ojos de Miranda se quedaron mirando algo por encima de mi cabeza—. Uf, no me extraña. —dijo en tono de disgusto.
Eché un vistazo hacia atrás para ver lo que ella encontraba tan irritante. Kendra entró con el brazo metido dentro del codo de Dank, sonriendo tímidamente hacia él, mientras que hablaba con ella. Era evidente que disfrutaba de su atención. No sería el primer hombre en ser víctima de sus atenciones. Kendra hacía un completo paquete de perfección, si dejabas aparte su personalidad. Volví la cabeza hacia atrás, esperanzada de poder cubrir las emociones agitadas en mi estómago. La visión de ella, del brazo de él, me puso un poco enferma.
—Sería Kendra la que consiguiera la estrella de rock. —dijo Miranda, en un tono de disgusto, antes de tomar un bocado de su ensalada.
—Espero que no sean celos lo que estoy escuchando en tu voz. Teniendo en cuenta que sería un golpe a mi ego. —dijo Wyatt en broma y Miranda lo fulminó con la mirada.
—Por supuesto que no. Ojalá Dank Walker no haya decidido dar su atención, a esa perra asquerosa. Hay un montón de otras chicas hermosas en esta escuela que serían mucho mejores opciones.
Wyatt se rió entre dientes. —¿Cómo quién?
Miranda se encogió de hombros. —No lo sé. Simplemente alguien que no sea Kendra. —Wyatt se rió en voz alta y meneó la cabeza.
—¿Qué me perdí? —Preguntó Leif, mientras se sentaba a mi lado.
—Nada, —Le respondí un poco demasiado rápido. Wyatt asintió con la cabeza hacia donde Dank y Kendra se sentaban en una sola mesa—, parece que Miranda cree que cualquiera sería una mejor opción para la estrella de rock, que Kendra.
Leif asintió con la cabeza. —Es probable que tenga razón. Sin embargo, mientras no se detenga a comer con los ojos a mi chica, no me importa a quién le da su atención.
Miranda alzó las cejas en sorpresa hacia mí. —¿En serio ha estado comiéndote con los ojos?
Rodé mis ojos. —No. —Mi rápida respuesta ni siquiera sonó creíble para mis propios oídos.

—Sí, lo ha hecho. —dijo Leif, alcanzando mi mano debajo de la mesa. Me dio un apretón suave, como para tranquilizarme. Suspiré y me relajé. No tenía sentido discutir con él. Sabía que Dank me observaba con más frecuencia que cualquier otra persona. No me había dado cuenta de la forma posesiva en que me sentía hacia él, hasta que había visto a Kendra conseguir su atención. Podía ir a cantar a Kendra para dormir con su guitarra y su música de belleza inquietante. Oí una baja risa y me volví para mirar a ambos, Leif y Wyatt, cuyas bocas estaban llenas de comida. Me quedé inmóvil y miré hacia atrás, a la mesa donde Dank parecía tener una conversación privada con Kendra. Sus ojos dejaron los de ella y me dio una mirada divertida antes de volver a la perfecta rubia a su lado.



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 30
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por wordsofthisgirl el Vie 7 Abr - 12:57

"Sin embargo, mientras no se detenga a comer con los ojos a mi chica, no me importa a quién le da su atención."


Oh woooo, pero que posesivo Leif.


Ay Dank, que tramas?  estrella de rock? persona de carne y hueso? que traera entre manos 


   
avatar
wordsofthisgirl

Mensajes : 1155
Fecha de inscripción : 16/07/2016
Edad : 22
Localización : venezuela

https://entrelibrosyunbuencafe.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por mariateresa el Vie 7 Abr - 14:00

 WUAUUUUU ESOS CAPÍTULOS FUERON MUY INTERESANTES AHORA YA SE COMO SE LLAMA EL ALMA Y ESTRELLA DE ROCK MAS ENCIMA.
PERO BUENO DANK LE ADVIRTIÓ QUE NO SE SUBIERA AL COCHE PERO ELLA TESTARUDA Y OFUSCADA LEIF BAJO PUNTOS CONMIGO POR DEJARLA PLANTADA AUNQUE ME ESTA GUSTANDO BASTANTE DANK Y POR QUE AHORA ES HUMANO Y CON PODERES??
GRACIAS CHICAS ESTUVO MUY INTERESANTE


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1845
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por mariateresa el Vie 7 Abr - 14:00

 WUAUUUUU ESOS CAPÍTULOS FUERON MUY INTERESANTES AHORA YA SE COMO SE LLAMA EL ALMA Y ESTRELLA DE ROCK MAS ENCIMA.
PERO BUENO DANK LE ADVIRTIÓ QUE NO SE SUBIERA AL COCHE PERO ELLA TESTARUDA Y OFUSCADA LEIF BAJO PUNTOS CONMIGO POR DEJARLA PLANTADA AUNQUE ME ESTA GUSTANDO BASTANTE DANK Y POR QUE AHORA ES HUMANO Y CON PODERES??
GRACIAS CHICAS ESTUVO MUY INTERESANTE


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1845
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Vela el Vie 7 Abr - 14:29

Es enserio que es una estrella de rock??? Que hizo??
Y por que ese interés tan profundo por Pagan? ?

Me Está gustando esta historia!!

Gracias por el capitulo LuVelitta


[scroll][size=53][/scroll ][/size]
avatar
Vela

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 11/01/2017
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por jesikap el Vie 7 Abr - 19:23

Ahora esto si se puso interesante.... Con que dank se termino llamando el alma???? .... Y estrella de rock. Espero con ansias el siguiente capítulo


"No vivas la vida escondiéndote detrás de tu pasado, vive para el ahora, cuando encuentres a alguien con quien quieras pasar el resto de tú vida, no la dejes ir, ya sea si ese para siempre resulta ser un día o un año o cien años. No dejes que el miedo de perderlos te contenga de amarlos"

avatar
jesikap

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 09/10/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Emotica G. W el Sáb 8 Abr - 0:15

UHHHHH!!!
Esos celos Pagan...!!!
Sigo diciendo que no debio decirle que si Leif y pa colmo se nota que no le interesa tanto como Dank! ¬¬
*suspiro*
DANKKK!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 
Cada vez mas cerca de saber la verdad!!! 



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1316
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 21
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Veritoj.vacio el Sáb 8 Abr - 0:46

Pero ¿Como hizo Dank para aparecerse y ademas como estrella de rock?
pero entonces no es un alma comun y corriente.
Esto se esta poniendo mejoe cada dia.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1994
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Isa el Sáb 8 Abr - 0:57

Me siento confundida, no estaba muerto Dank? como es que esta vivo y se comunica telepaticamente con Pagan? no entiendo nada
Pero me gusta la cancion que le canta a Pagan 
Que se ponga listo Leif porque se queda sin novia 





avatar
Isa

Mensajes : 406
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 36

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por LuVelitta el Sáb 8 Abr - 20:19

Ahora con sus super poderes se volvió humano, cantante de rock, y lee y habla en su mente??

Me encantó el profesor: Podemos soñar y desmayarnos por el Sr. Walker durante nuestra hora de comer.  lol!


Se me hizo tarde!! Ya publico el siguiente!!



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 30
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por LuVelitta el Sáb 8 Abr - 20:28

6
—Tengo entendido que éste es tu primer juego de fútbol. —dijo mi madre, sonriendo desde el lavado de la cocina, donde se encontraba de pie, escurriendo fideos en forma de lazos.
Me encogí de hombros. —Supongo.
Alzó la mirada para verme. —¿Y saldrás con el mariscal cuando termine? —Comencé a responderle, cuando un alma entró a la cocina por las puertas cerradas que dan al patio. Me puse rígida. Había pasado un largo tiempo desde que un alma había vagado por nuestra casa. El alma parecía joven. Su cabello colgaba por su espalda en largas ondas rubias. Parecía que flotara alrededor de su cintura. Comencé a hacer lo acostumbrado y actué como si no la hubiese visto, pero se detuvo directamente frente a mí y empezó a estudiarme detenidamente. Sus ojos parecían translúcidos y sus pestañas eran increíblemente largas, pero tan rubias que parecían casi indetectables. Su cabeza se inclinó a un lado mientras se acercaba hacia mí, como si yo fuera algún tipo de experimento científico que le llamaba la atención.
—¿Cariño? —La voz de mamá me despertó de mi trance. Quité mi mirada del alma, lo cual era un poco difícil ya que se encontraba tan cerca de mí que podía estirar la mano y tocarla.
—Um, sí, lo siento. —Mamá ya no parecía divertida.
Me frunció el ceño, con el colador de fideos en las manos ya olvidado.
—¿Te encuentras bien, Pagan? Tal vez deberías quedarte en casa y descansar. Toda una semana de clases debió haber sido difícil después de todo lo que has pasado. —Me forcé a mí misma a no temblar cuando una fría mano tocó mi cabello.
—Es lindo. —El musical sonido de la voz del alma me sorprendió. Salté lejos de ella.
—¿Pagan? —Tomé una gran bocanada de aire para calmarme, y forcé una sonrisa que esperaba fuera normal.
—Estoy bien, solo un poco nerviosa. Necesito terminar de arreglarme antes de que Miranda y Wyatt lleguen.
Mamá asintió y su sonrisa regresó. —De acuerdo, entonces. Supongo que los nervios son entendibles cuando uno va a tener una cita con un chico tan guapo. —Guiñó e intenté mantener mi sonrisa falsa antes de girarme y salir de la cocina. Cerré la puerta de mi habitación y me giré para ver si el alma me había seguido.
—¿Estás buscándome? —La musical voz provino detrás de mí. Me volteé, sorprendida y dejé salir un audible chillido.
—¿Qué estás haciendo? —Pregunté, confundida. ¿Por qué las almas habían comenzado a hablarme? Dejó salir una risita que sonó similar al repique de las campanas.
—Ya está fijado. —dijo simplemente y caminó más cerca de mí. Tendí ambas manos al frente como si eso evitaría que se acercara.
—No te acerques más. —dije, dándome cuenta que, por primera vez en mi vida, me sentía completamente aterrorizada de un alma.
Frunció el ceño. —No eres muy amigable.
Dejé escapar una pequeña risa. —¿Qué? ¿No soy amigable con una fantasma que flota en mi casa y comienza a tocarme? Bueno, disculpa mi mala educación, pero esto es un poco perturbador.
Su ceño parece tomar una expresión comprensiva. —Ah, sí. Bueno, supongo que solo asumí que ya estabas acostumbrada a nosotros.
Así que sabía que podía ver almas. —¿Quién eres? —Pregunté de nuevo, deseando que mi voz sonara firme en vez de, sin lugar a dudas, temblorosa. No respondió, pero volvió a estudiarme detenidamente—. Necesito arreglarme para salir antes de que mis amigos lleguen. Si no tienes ningún propósito al estar aquí, entonces, ¿Podrías encontrar otra casa por la que vagar?
Su risa cantarina llenó la habitación nuevamente.
—No vago por las casas de las personas. —Como si yo hubiese dicho la cosa más tonta que alguna vez hubiese escuchado—. Está fijado. —dijo de nuevo, sonriendo ampliamente.
Empecé a preguntarle a lo que se refería cuando, una vez más, me quedé sola en mi habitación. Me giré en círculos, esperando verla caminando por allí, pero se había ido.
Necesitando escuchar la normalidad que era escuchar el canto desafinado de mi madre mientras preparaba la cena, fui y abrí la puerta de mi habitación. Necesitaba ver a Dank. Quería respuestas. Antes de Dank, las almas no hablaban conmigo. Me había gustado de esa manera. Me gustaría mantenerlo de esa manera. No me agradaba la idea de que las almas caminaran hacia mí, me tocaran y me hablaran. Podía lidiar con su presencia, pero prefería ignorarlas y, en respuesta, ser trataba como todos los demás. Di otra rápida vuelta en mi habitación y en silencio cerré la puerta. Caminé al otro lado del cuarto, poniendo distancia entre la puerta y yo. Lo último que necesitaba era que mi mamá escuchase lo que estoy a punto de hacer.
—Dank. —dije en voz alta. Me había hablado desde el otro lado de un pasillo lleno de gente. Me imaginaba que podía escucharme en cualquier lugar. Pero igual no era ninguna experta en las señales de las almas. Nunca había sentido la necesidad de contactar alguna. Esperé, pero nada sucedió. Me giré para revisar detrás de mí. —¿Dank? —dije nuevamente, sintiéndome estúpida. La habitación se mantuvo vacía. Con un suspiro de derrota, volví hacia la puerta y la abrí. Necesitaba dejar de jugar con lo sobrenatural y arreglarme.
* * *
—¡Vaaaaamos PIRATAS! —Miranda anima altísimo desde su asiento a mi lado. Íbamos ganando por dos touchdowns y la multitud comenzó a celebrar locamente. Al juego solo le faltaban cuatro minutos para terminar y no había visto a Dank por ningún lado. Aparentemente, Kendra no lo había visto tampoco, ya la había estado observando mientras animaba en el campo de futbol. Seguía buscando entre la multitud, por él. Por supuesto, sus razones de querer verlo eran completamente distintas a las mías. Sin mencionar el hecho de que las de ella no eran ni de cerca tan importantes. Con cada ceño en su rostro, supe que no había visto al elusivo Dank Walker. Necesitaba encontrarlo antes que el juego terminara. Salir con Leif a celebrar la victoria más tarde sería obstaculizado por las preguntas sin respuestas en mi cabeza.
—¿Podrías dejar de buscar en la multitud a la estrella de rock y mirar a tu novio? —Siseó Miranda en mi oído. Debía haber sabido que me descubriría.
Fruncí el ceño. —No estoy buscando a la estrella de rock. El fútbol simplemente me aburre.
Miranda rió y rodó sus ojos. —Solo tú saldrías con el mariscal ardiente y luego admitirías que te aburre el fútbol.
Me encogí de hombros y luego volví mi atención a la acción que ocurría en el campo. En el momento en que mis ojos se fijaron en Kendra, vi como su rostro se iluminaba mientras veía a alguien abajo en las gradas. No podía verlo desde donde me encontraba, pero sabía que había llegado. Esa sería la única razón por la que Kendra cambiaría su irritada expresión por una de encanto total. Miré hacia Miranda y Wyatt, quienes se encontraban observando el juego. La expresión de Kendra no era algo a lo que prestaban atención.
Busqué mi bolso. —Voy a comprar algo de tomar, ¿Quieren algo? —Pregunté, deseando que dijeran que no. No quería ser apresurada. Necesitaba encontrarme a solas con Dank y obtener algunas respuestas.
—No, el juego ya casi termina y vamos al Grill a celebrar. Podemos tomar algo allí.
Deslicé mi bolso sobre mi hombro. —Tengo sed ahora. Nos vemos en el campo cuando todo esto termine. —Miranda busca a mí alrededor por entre la multitud. No tenía que preguntar para saber que buscaba a Dank. Por suerte, él no se había aparecido a la vista.
Miranda me miró nuevamente y se encogió de hombros.
—De acuerdo —Me giré y caminé rápidamente antes de que viera a Dank o decidiera que quería algo de la tienda.
Dank se encontraba de pie mirando el juego en el campo con los brazos cruzados, como si estuviese aburrido. Sus ojos se encontraron con los míos en el momento en que aparecí por la esquina. Una pequeña sonrisa se formó en sus labios. No tenía tiempo para lidiar con sus astutos comentarios sobre yo queriendo encontrarlo.
—Necesito hablar contigo a solas, ahora. —dije susurrando mientras pasaba a su lado y me dirigía hacia el oscuro estacionamiento. No me giré para ver si me seguía. Podía sentir su presencia. Una vez supe que nos encontrábamos fuera de la vista de todos, me giré para mirarlo—. ¿Quién es ella? —Demandé.
Dank frunció el ceño. —Se más específica, por favor.
Suspiré y cerré los ojos contra la distracción que su voz siempre me significaba. Costaba concentrarme, viéndolo a la luz de la luna. —El alma que vino a mi casa y me tocó y habló conmigo. Me dijo “está fijado” dos veces.
Dank se tensó visiblemente y se acercó a mí. —¿Qué? —Preguntó con expresión sorprendida en su rostro.
—Un alma vino a mi casa. Me tocó y habló conmigo. Las almas nunca me hablaban, antes de que llegaras. Incluso entró a mi habitación. —Murmuré, con miedo de que alguien pudiese escucharme.
—¿Dijo “está fijado”? —Preguntó, con voz tensa. Podía darme cuenta que trataba de controlar su temperamento, simplemente, no sabía por qué se molesto. Asentí, mirándolo de cerca.
Caminó más dentro en la oscuridad y luego subió su mirada enojada al cielo. —No jodas conmigo. —dijo en voz alta y fuerte. Retrocedí, sin estar segura de a qué le gritaba. Se quedó de pie con la espalda hacia mí, tomando profundas bocanadas de aire, y esperé, deseando no haberlo traído sola aquí en la oscuridad.
Lentamente se giró. Incluso en la oscuridad, claramente podía ver sus ojos azules. Me recordaban a brillantes zafiros reflejando los rayos del sol.
—Voy a estar vigilando. —Su voz sonaba aún más intensa que antes. Di un paso atrás, aterrorizada por el creciente brillo en sus ojos, saliendo desde la profundidad de su pecho—. Si se acerca a ti, o cualquier otra… alma se acerca a ti, adviérteles que vas a decirme. ¿Entiendes? —Me encontraba asustada. No de Dank, pero de… algo.
—¿Quién es ella? —Pregunté de nuevo.
En su rostro se reflejó una mirada torturada antes de girarse lejos de mí. —Alguien que ha venido a enmendar algo malo. —Caminé más cerca de él, necesitando saber más, pero sacudió su cabeza en protesta y luego desapareció. Me quedé de pie, sola en el estacionamiento. Debido a los recientes acontecimientos, no me gustaba estar aquí afuera, sola. Aun sabiendo que Dank se encontraba lo suficientemente cerca, que vendría si lo llamaba. Las celebraciones se escuchaban desde el campo, señalando que el juego había terminado.
Mis preguntas todavía no tenían respuestas. Caminé rápidamente de vuelta al estadio iluminado, frustrada con Dank y su determinación por ser evasivo, incluso cuando él mismo parecía ser la causa de mi vida hecha desastre. El campo lleno de piratas celebraba mientras caminaba por entre las masas de estudiantes y padres. Comencé a buscar a Miranda y a Wyatt. Una risa familiar llamó mi atención y me giré para ver a Kendra con sus manos en el pecho de Dank mientras él bajaba la mirada hacia ella con una sonrisa en su rostro. Me congelé.
Él parecía contento y despreocupado con la atención de la animadora rubia, cuando hace solo momentos se encontraba maldiciendo hacia el cielo y diciéndome que amenazara a cualquier otra alma parlanchina que tuviera contacto conmigo. La urgencia de acercarme a Kendra y jalarla por los cabellos hasta que estuviera a unos buenos tres metros lejos de Dank, era difícil de resistir. Sus ojos se apartaron de los de Kendra y me encontraron. Asintió como saludando antes de volver su mirada a la chica en sus brazos. Tragué la sensación de traición y retiré mi mirada lejos de ambos. Dank no me pertenecía, así que, en realidad, no me traicionaba. Ese recordatorio no me hizo sentir para nada mejor. En ocasiones, parecía como si Dank Walker y el alma fueran dos seres completamente distintos. Confiaba en el alma. Dank Walker me confundía.
—¡Pagan! —La voz de Miranda se escuchó por entre las voces de celebración. Me giré, sin estar segura de poder enfrentarla en estos momentos. Miré de nuevo hacia el estacionamiento, pensando en alguna manera de poder escapar. Pero mi casa ya no parecía segura. La hermosa alma rubia me había asustado—. ¿Pagan? —Llamó Miranda, de nuevo, y volví mi atención nuevamente a la multitud, sabiendo que debería ir hacia ella. Leif estaría esperándome. Sin embargo, esa yo que conseguiría, no era la que merecía. No celebraba por la victoria. En vez de eso, me encontraba aterrorizada de lo desconocido.
—Ve con ellos. Estoy aquí. Te encuentras a salvo. —La voz de Dank llegó fuerte y clara por entre las voces de la multitud. Justo como antes, nadie más pareció escucharlo. Busqué su familiar rostro entre aquellos de las personas a mí alrededor.
—¡Jesús, Pagan, estás sorda! ¿Dónde has estado? Vámonos. —Miranda tomó mi brazo y comenzó a jalarme por entre la gente que celebraba. Le permití llevarme y forcé una sonrisa. Leif lo esperaría de mí. Miranda y Wyatt lo esperarían de mí. Iba a terminar diagnosticada de loca si no me controlaba.
—¡Allí está! —Me gritó Miranda al tirarme hacia Leif. Él acababa de salir de los vestuarios, recién bañado y con un par de vaqueros descoloridos y un jersey limpio. Tomé una gran bocanada de aire y plasmé una sonrisa en mi cara. Él miró en mi dirección y lo saludé con la mano. Sonrió ampliamente y corrió hacia mí. Antes de poder darme cuenta, me levantaba y presionaba contra su pecho. No tuve tiempo de prepararme para cuando sus labios cubrieron los míos. Sus brazos a mi alrededor eran cuidadosos debido a que mis costillas todavía sanaban. Él me recordaba la calidez y la seguridad.
Subí mis manos hasta su pecho, esperando poder aferrarme a él un poco más y pretender que de verdad me encontraba a salvo. Sus manos se deslizaron por mi cabello e inclinó mi cabeza hacia atrás al profundizar más el beso. Lo tomé completamente. Necesitaba este sentido de normalidad. Esta falsa sensación de seguridad. Leif era real y representaba todas las cosas seguras. Necesitaba esa conexión con el mundo. En este momento necesitaba lo que me ofrecía. Sin embargo, bailando peligrosamente en el fondo de mi mente, habían pensamientos de otra boca, lo que parecía revolver cosas aún más intensas dentro de mí. Cerré mis ojos con más fuerza, intentando luchar con el deseo de tener los brazos de Dank presionándome más cerca, con sus perfectamente esculpidos labios contra los míos. Esto era seguro. Leif era saludable para mí.
Rompió el beso y se separó solo un poco, me di cuenta que su respiración era irregular, no como la mía. Él parecía aturdido.
—Eso fue aún mejor de lo que había imaginado. —dijo, sin aliento. La punzada de culpa que me había estado embargando, desde que Dank se había metido bajo mi piel, me recordó que esta era la decisión correcta.
—De acuerdo, ustedes dos necesitan o conseguir un jodido cuarto, o salir a la superficie por aire para poder ir a buscar algo de comer. Muero de hambre. —La divertida voz de Wyatt entró al pequeño mundo en el que nos habíamos perdido por entre la multitud de gente.
Leif me guiñó y deslizó su brazo alrededor de mi hombro.
—Vamos a comer. —dijo, sonriendo como un pequeño niño al que le acaban de dar caramelos. Me aferro a él por lo que representaba en mi vida, no porque lo deseara, pero aparté eso de mi mente. Pensar en el asunto solo hacía que la culpa aumentara.
* * *
—Después del juego de esta noche no veo cómo los Scouts pueden mantenerse apartados. —dijo Wyatt, sonriendo desde el otro lado de la mesa frente a Leif y yo.
Leif rió. —Un juego no derrotará a los Scouts de la universidad, sabes eso.
Wyatt llevó una papa frita hasta su boca. —Un par más como ese y descenderán. —dijo, seguro de sí mismo.
El pulgar de Leif acarició mi mano. Había comenzado a sostenerme la mano cada vez que nos encontrábamos juntos. Era dulce.
—Oh, qué asco ¿Tenían que venir aquí? Es decir ¿Por qué no simplemente se lleva a la chica pulpo a un hotel y nos dejan comer en paz? —dijo Miranda en voz molesta, mientras me daba una expresión de conocimiento. Alcé la mirada, para ver a Dank entrar por la puerta con una muy pegada Kendra a su lado. Alcancé mi soda y decidí estudiar la tarjeta de comercio puesta debajo del vidrio encima de la mesa—. Creo que la única manera en que pueda estar más cerca de él, es si envuelve las piernas a su alrededor y él se ve en la obligación de cargarla. —dijo Miranda en tono de asco.
Wyatt rió. —De acuerdo, Miranda, deja tranquila a la pobre chica. Parece que la estrella de rock tiene sus manos llenas tratando de evitar que lo viole. No necesita que andes haciendo comentarios sarcásticos. —Miranda rió tontamente y descansó su cabeza en el hombro de Wyatt.
—¿Qué lo viole? Me gusta esa. Desearía haberla pensado. —Wyatt sacude su cabeza mientras lleva otra papa frita a su sonriente boca.
Leif suspiró. —Tiene muchos problemas que hacen que actué como lo hace. —Lo miré y me di cuenta que parecía más preocupado que divertido.
Miranda rodó los ojos. —Tú lo sabrías. Saliste con ella como por tres años.
Leif bajó la mirada hacia mí. —Sí, lo hice, pero solo porque la única chica que quería, parecía que yo no le gustaba completamente.
Sonreí y apreté su mano. —Era estúpida. —Era verdad. Conocer a Leif me enseñó que juzgar a otros no era solamente malo, sino que provocaba que me perdiera amistades con personas especiales.
Sus ojos se tornaron serios y se inclinó, pero se detuvo justo antes de que sus labios tocaran los míos. —Eres brillante. Quizás solo un poco lenta en la aceptación, pero brillante de todas maneras. —Sus labios tocaron gentilmente los míos. De nuevo, me sentí segura. Un profundo gruñido me sorprendió y brinqué hacia atrás, mirando a Leif para ver si había estado gruñendo. El confundido ceño en su rostro me dijo que no había sido él. Su pulgar acarició mi labio inferior y el gruñido comenzó nuevamente. Definitivamente no era Leif quién hacia esos sonidos de animales—. ¿Estás bien? —Preguntó suavemente.
—Lo siento, pensé que habías dicho algo. —Expliqué, forzando una sonrisa. Sonrió y dejó caer su mano de mi rostro. El gruñido disminuyó y miré alrededor de la habitación.
Dank se encontraba sentado en la mesa de la esquina junto a Kendra, quien parecía estar hablando animadamente con otra animadora al lado de ellos. Sus ojos oscuros me miraron con un brillo posesivo. Había sido él. Él había gruñido. ¿Cómo hacía eso? Podía sentir la mirada de Miranda y no quería que me estuviese haciendo más preguntas. Me concentré de nuevo en mi comida y lancé una papa frita en mi boca. Leif y Wyatt habían vuelto a hablar del juego, así que tuve tiempo de enfocarme de nuevo en mis amigos y no en Dank. Leif se inclinó de nuevo contra el sillón y liberó mi mano, deslizando la suya detrás de mis hombros y luego gentilmente apretándome contra él.
Miranda sonrió. —Así que ¿Cuándo vamos a escoger vestidos para el Baile de Bienvenida? —Me preguntó. Fruncí el ceño hacia ella. Leif y yo no habíamos hablado del baile de bienvenida. Estábamos saliendo exclusivamente, pero no me había dicho nada sobre llevarme al baile. Ya había decidido quedarme en casa a ver películas viejas y comer palomitas de maíz. La mirada de Miranda iba de mí hacia Leif, como valorando la situación—. Le preguntaste, ¿Verdad? —Preguntó en tono irritado. Leif giró su cabeza y me miró.
—Solo asumí que estaba arreglado ¿Se suponía que debía preguntar? —La mueca de preocupación en su rostro era adorable. Le sonreí, esperando tranquilizarlo. No me gustaba preocuparlo. Parecía muy sensible emocionalmente.
—Leif, siempre se supone que debes pedirle ir al baile a una chica. Asumirlo es algo malo. —El tono de corrección de Miranda me hizo reír. El ceño de Leif se suavizó y deslizó su dedo debajo de mi barbilla, y gentilmente acarició la línea de mi mandíbula con su pulgar.
—Pagan, ¿Te gustaría hacerme el honor de ser mi cita para el Baile de Bienvenida? La posibilidad de no ser capaz de sostenerte en mis brazos toda la noche es desgarradora.
Miranda suspiró desde el otro lado de la mesa. —De acuerdo, eso fue hermoso. ¿Por qué no me preguntaste así? —Le preguntó a Wyatt.
Wyatt le lanzó a Leif una mirada irritada. —Gracias, amigo. La próxima vez que decidas demostrar tu lado romántico, ¿Podrías hacerlo a solas?

Me reí y Leif continuó mirándome. Asentí y se inclinó para besarme. Me preparé mentalmente para el gruñido, y en el momento en que lo escuché, bajo y enfadado en mis oídos, sonreí.



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 30
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por LuVelitta el Sáb 8 Abr - 20:45

Ese alma o lo-que-sea rubio fue espeluznante, la entiendo a Pagan, si a mí me pasara eso viviría asustada!!!  affraid affraid

Dank gruñe enojado y posesivo cuando Leif la besa, pero él está con Kendra!!  Además, si podía volverse "humano" lo hubiera hecho desde el principio!! Hombres!!! 



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 30
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por jesikap el Sáb 8 Abr - 20:56

Que tétrico el tema del alma rubia.... Cada vez se pone mejor el libro.... Y cada vez tengo más dudas de todo lo que pasa... En fin espero el siguiente capítulo  :cow8:


"No vivas la vida escondiéndote detrás de tu pasado, vive para el ahora, cuando encuentres a alguien con quien quieras pasar el resto de tú vida, no la dejes ir, ya sea si ese para siempre resulta ser un día o un año o cien años. No dejes que el miedo de perderlos te contenga de amarlos"

avatar
jesikap

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 09/10/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Emotica G. W el Sáb 8 Abr - 21:25

Bendita Pagan...! ¬¬
A mi no me engaña le gusta esa atencion de Dank! 
Tmrrr
Si yo fuera ella ya me habria tirado a sus brazos 
No se que mas necesita si le canto una cancion!!! 
Y perdon si es spoiler pero les aseguro que no sera la unica 



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1316
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 21
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Veritoj.vacio el Dom 9 Abr - 0:25

¿Quien es esa nueva alma que le habla a Pagan?
algo esta pasando y Dank debería de decirle a Pagan. Despues van a aparecer mas almas y el susto que se llevaría.
Me esta  gustando mucho la historia. me esta costado trabajo no adelantarme.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1994
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Vela el Dom 9 Abr - 1:11

Que fuerte lo que le paso a Pagan! ! La verdad algo oculta Dank y esperemos no sea nada malo.

Gracias por el capitulo @LuVelitta


[scroll][size=53][/scroll ][/size]
avatar
Vela

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 11/01/2017
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por LuVelitta el Dom 9 Abr - 9:50

7
En el momento en que intenté abrir la puerta y la encontré cerrada con llave, supe que tenía problemas. La nota de mi madre en el mostrador diciéndome que ella y Roger habían ido al cine envió un escalofrío de miedo a través de mí. No quería estar sola en casa. No le había pedido a Miranda que viniera a pasar la noche conmigo, porque había planeado dormir en la cama con mi madre. Entré en mi habitación y escaneé cada centímetro de su cuerpo buscando un cabello largo y rubio. No había señales del alma extraña. Eché un vistazo al cuarto de baño y pensé en cuánto quería una ducha. Entrar allí, y encender la ducha y cerrar la cortina me asustaba. Seguía recibiendo visiones de las películas de terror que había visto, donde cosas malas pasaban cuando alguien se daba una ducha. Nunca sería capaz de tomar una ducha sin que mamá estuviera en casa. Tal vez ni siquiera entonces. ¡Oh, mierda! ¡Me iba a convertir en una chica increíblemente apestosa! Si trataba de convencer a mi mamá de que entrara al cuarto de baño conmigo, para así poder tomar una ducha, ella pensaría que estoy loca. Me dejé caer en mi cama y dejé escapar un suspiro de derrota.
—¿Qué está mal? —Preguntó una voz desde mi puerta. Me levanté rápidamente, gritando. Sin embargo, esta murió casi de inmediato cuando vi a Dank apoyado en el marco de la puerta, observándome.
—Dank. —Tomé una respiración profunda para calmar mi acelerado corazón.
—Lo siento, no me di cuenta de que te sentías tan alterada por esto. —dijo, frunciendo el ceño y entrando en la habitación. Volví a sentarme en mi cama y solté una carcajada profunda.
—Bueno, discúlpame si almas extrañas aparecen en mi casa, hablando conmigo y tocándome y asustándome un poco. —Le lancé una mirada acusadora—. Entonces, te pregunto sobre ello y tú maldices en la oscuridad y te pones todo enojado.
Caminó y se sentó al final de mi cama.
—Lo siento por eso. No debería haberte asustado de esa manera. —No había ninguna duda respecto al tono preocupado de su voz.
—Bueno, ¿Puedes decirme lo que está sucediendo, quién es ella? —Pregunté. Negó con la cabeza e, inmediatamente, dirigió su mirada lejos de mí.
—No, eso es lo único que no puedo hacer por ti. Pídeme cualquier cosa en el mundo, Pagan, y me aseguraré de que sea tuyo, pero eso no lo puedo hacer. —Su voz sonaba intensa y dolorosa, al mismo tiempo. Me decepcionó, pero sabía que empujarlo en el tema no tenía sentido.
—¿Por qué estás aquí, entonces? —Le pregunté, recordando cómo, hace menos de una hora atrás, lo había dejado en la esquina de una cabina, con Kendra acurrucada contra su costado. Se puso de pie y se acercó a la ventana y miró hacia afuera.
—Hasta que no sepa que todo está bien... hasta que me ocupe de lo que debe hacerse, voy a pasar las noches aquí en tu habitación. —Se volvió hacia mí con una expresión determinada—. Tengo que protegerte. —Hizo un gesto hacia la puerta—. Si quieres tomar esa ducha, me aseguraré de que estés completamente a salvo, mientras lo haces.
Por supuesto que sí, quería esa ducha. Empecé a levantarme y después me senté de nuevo, mirándolo.
—¿Puedes leer mi mente? —Esta no era la primera vez que él sabía lo que pensaba.
Me sonrió con malicia.
—No exactamente. Es más bien como que puedo sentir tus miedos con tanta fuerza que los puedo oír. —Asentí con la cabeza y pensé en la vez en que me había reído entre dientes de la manera que sólo yo podría haberlo oído, y fue como si me hubiera escuchado en la cafetería pensando en él y Kendra.
Le devolví la mirada.
—Me oíste en la cafetería cuando seguías con Kendra, no tenía miedo entonces. —Arqueó las cejas ligeramente.
—¿No tenías? —Mi cara se puso caliente y me di vuelta y salí de la habitación antes de que él pudiera verme sonrojada.
Comencé a cerrar la puerta del baño, pero me volví y miré las paredes sabiendo que un alma podría entrar en cualquier momento.
Devolví la mirada al pasillo, donde Dank descansaba en mi cama. Él no podría ver si el alma entraba en el cuarto de baño.
Su cabeza se volvió de inmediato hacia mí. Lentamente una sonrisa maliciosa se formó en su boca.
—Me encantaría acompañarte en el baño mientras te duchas, y, si en verdad fuera tan malo como piensas que soy, haría exactamente eso. Sin embargo, puedo sentir a cualquier alma intentar entrar en esta casa incluso antes de que lo haga. Estaría allí antes de que cualquier otra entrara. Estás a salvo conmigo aquí. —Terminó con un guiño. Cerré la puerta con rapidez antes de que dijera otra cosa que me avergonzara.
***
Me puse un par de pantalones de chándal y una camiseta sin mangas, en lugar de mi vestimenta de noche habitual. Si iba a tener compañía mientras dormía, tenía que usar ropa. Mi corazón se aceleró ante la idea de Dank estando en mi dormitorio, en mi cama y tomé varias respiraciones profundas para calmar mis pensamientos y emociones.
—Pagan, cariño ¿Estás en el baño? —Llamó mamá desde el pasillo. Abrí la puerta y miré más allá de ella, a la cama donde Dank todavía descansaba.
—No puede verme ni oírme. Cálmate. —Miré a mi madre, sonriendo en la puerta.
—¿Tuviste un buen rato con Leif?
—Sí, ganamos el partido y después salimos con Miranda y Wyatt al Grill. Fue muy agradable. —dije pensando en él besándome y una vez más, mi mente volvió al increíblemente, sexy macho no humano en mi habitación, al que parecía que no podía mantener al margen de mi cabeza.
Mamá se echó a reír.
—Agradable, ¿Eh? Pobre chico, no tiene ni idea de que eres un hueso duro de roer. Ah, bueno, eso es bueno por ahora. Un día, el chico correcto va a llegar y te quedarás fascinada, no serás capaz de ver con claridad. Disfruta de los otros hasta entonces. —Besó mi mejilla y se dirigió hacia su habitación.
Cuando entré en mi habitación, miré lo que parecía ser un durmiente Dank. Cerré la puerta de la habitación con suavidad, no queriendo despertarlo. Abrió los ojos y miró hacia mí, sonriendo.
—¿No hay posibilidad de que me dejes dormir en la cama también?
Negué con la cabeza y me reí.
—No, no la hay. —Suspiró y se sentó.
—Ya lo había adivinado, pero esperaba un momento de piedad de la “hueso duro”. —Fruncí el ceño, odiando que hubiera oído a mi madre. Realmente no quería que Dank supiera que tenía dudas de estar enamorada de Leif. Era mejor así. Me fui a mi armario en busca del saco de dormir que había comprado para ir de camping el verano pasado.
—No duermo, Pagan, te tomaba el pelo. —Me di la vuelta y fruncí el ceño.
—Bueno, supongo que tiene sentido… para las almas normales. Ellas no tienen cuerpos, pero tú sí, entonces tú no lo haces. Es como si pudieras elegir si quieres ser humano o alma. Eso no es normal, ¿Verdad? —Le pregunté, sin saber nada de cómo funcionaba. Lo único que sabía era que no funcionaba de la manera que siempre me habían enseñado. La Escuela Dominical lo tenía todo mal.
Él se rió y se sentó en el sofá al lado de mi ventana.
—No soy precisamente un alma. Eso es todo lo que puedes saber. —Tomó la guitarra que no había notado, parada en la esquina detrás de la silla.
—Vete a dormir, Pagan. Estás a salvo y necesitas descansar. —Comenzó a tocar la guitarra y me volví a mi cama y saqué la colcha antes de caer en el interior. Las luces se apagaron y miré a Dank.
—No hay necesidad de dormir con las luces encendidas. Puedo ver de cualquier manera. —Explicó. Asentí con la cabeza y me obligué a cerrar los ojos. Quería hacer más preguntas, pero sabía que no iba a responderlas esta noche. El sonido de la música comenzó a calmarme. La voz baja de Dank se unió a la guitarra y me perdí en el sonido y la seguridad de su presencia…
“No estabas destinada para el hielo, no te hicieron para el dolor. El mundo que vive dentro de mí no era el mundo que estabas destinada a contener. Estabas destinada para los castillos y la vida bajo el sol. El frío corriendo a través de mí debería haberte hecho correr.
Sin embargo, te quedas. Aferrándote a mí, sin embargo, te quedas, extendiendo la mano que empujo lejos. El frío no es para ti, sin embargo te quedas, te quedas, te quedas. Cuando yo sé que no es correcto para ti.
El hielo llena mis venas y no puedo sentir el dolor, sin embargo, estás ahí como el calor que me manda a gritar de miedo. No puedo sentir el calor, necesito sentir el hielo. Quiero tener todo dentro y adormecido hasta que no pueda sentir el cuchillo.
Tu calor amenaza con derretir todo y sé que no puedo soportar el dolor si el hielo se derrite. Así que te empujo lejos y grito tu nombre y sé que no puedo necesitarte sin embargo, me lo das de todos modos y corro, deseando que corrieras también.
Sin embargo, te quedas. Aferrándote a mí, sin embargo, te quedas, extendiendo la mano que empujo lejos. El frío no es para ti, sin embargo te quedas, te quedas, te quedas. Cuando sé que no correcto para ti. La oscuridad es mi escudo. La tiro aún más cerca.
Eres la luz de la que me escondo, la luz que aborrezco. Eres la luz de esta oscuridad y no puedo permitir que te quedes. Necesito la oscuridad a mí alrededor como si necesitara el hielo en mis venas. El frío es mi sanador. El frío es mi lugar seguro. No eres bienvenida con tu calor, no perteneces a mi lado.
Te odio pero me encantas, no te quiero, pero te necesito. La oscuridad siempre será mi capa y tú eres la amenaza para dar a conocer mi dolor, así que vete. Vete y borra los recuerdos.
Tengo que hacer frente a la vida que ha significado para mí. No te quedes y arruines todos mis planes. No puedes tener mi alma, no soy un hombre. El recipiente vacío que habito no tiene la intención de sentir el calor que traes. Te aparto y te rechazo.
Sin embargo, te quedas.”
***
El sonido de mi madre cantando fuera de tono y el olor del tocino me despertó. Me estiré y entrecerré los ojos con el brillo del sol de la mañana. La noche anterior lentamente volvió a mí y me senté en la cama y miré hacia la ahora silla vacía. Eché un vistazo alrededor de la habitación y me di cuenta que me encontraba sola. ¿Me había dejado? Confiaba en él para mantenerme a salvo. Me levanté, necesitando abrir la puerta y estar cerca de mi madre. Estar sola no figuraba en mí lista de cosas “por hacer”. Me volví y vi la guitarra en un rincón, y un poco de desahogo regresó, sabiendo que una parte de él permanecía aquí. Sin embargo, una guitarra no era él, así que corrí escaleras abajo.
—Bueno, buenos días, Glory. —dijo mi madre desde la estufa. Puso un trozo de tocino en la parte superior de una toalla de papel.
—Buenos días. —Le dije en una voz áspera por el sueño profundo en el que había estado. El aclarado de una garganta masculina me sorprendió y me volví para ver a Dank sentado en el sofá, mirándome.
—Creíste que me fui. Te dije que no lo haría. —dijo con una sonrisa. Dejé escapar un suspiro de alivio y sonreí débilmente.
—Aquí, cariño, toma un panqueque. Antes de que se enfríen y toma un poco de tocino. El café está fresco si quieres un poco —Se echó a reír—. Parece como si necesitaras recogerme.
Sonrío y fui a tomar yo misma un plato.
—Huele bien. —dijo Dank, desde su lugar en el sofá. Fruncí el ceño, preocupada por él, por no poder comer.
Se rió entre dientes.
—Está bien, Pagan, no necesito de los alimentos. Se trata de un beneficio. —Me serví una taza de café y le eché azúcar y leche antes de dirigirme a la mesa—. Te ves como si hubieras dormido bien. —dijo, evaluando mi apariencia. Me sonrojé pensando en mi pelo sin peinar, que no me había cepillado, debido a la precipitada fuga de mi habitación vacía—. Ni siquiera pensaste en cepillártelo. Me gusta, es sexy. —Rodé los ojos y me hundí en la silla, y tomé un mordisco.
—Así que, ¿Cuáles son tus planes esta mañana, cariño? —Preguntó mamá desde la cocina. La miré mientras arreglaba su plato.
—Um, voy a comprar un vestido para el baile de bienvenida con Miranda, Wyatt y Leif. —Dank se rió entre dientes.
—Así que, ¿Leif llevará un vestido? —Lo miré y luego me volví hacia mi madre cuando se sentó a la mesa frente a mí.
—Oh, así que ¿Leif te pidió que fueras con él? Eso es emocionante. Puedes llevar la tarjeta visa. Sólo asegúrate de que no conseguir nada rojo o amarillo. Esos colores no son buenos con tu cutis. —Asentí con la cabeza y le di otro mordisco.
—Azul, azul suave. —dijo Dank, en voz baja, como si estuviera pensando en ello, más que decirlo. Mantuve los ojos en mi comida.
—Tengo una cita con el ordenador hoy día. Mi último manuscrito está casi terminado. Estoy emocionada acerca de esto más de lo que he estado con todos los demás. —Su voz había adquirido el tono alegre que sólo tenía cuando hablaba de su escritura.
—O, mejor aún, de un rosa muy pálido. —dijo Dank y me puse rígida. Sus palabras se sentían como una caricia y tomaba todas mis fuerzas no temblar. Se rió, y luego se levantó y caminó hacia la puerta. Quise preguntarle a dónde iba, pero no pude con mi madre sentada aquí.
***
—Finalmente, podemos ir a por comida. Muero de hambre. —Wyatt dejó escapar un suspiro de alivio con el bolso del vestido de Miranda colgando encima de su hombro.
—Como sea, no fue tan malo. Quiero decir que nos las arreglamos para encontrar los vestidos perfectos en menos de cuatro horas. Diría que fue bastante impresionante. —Miranda sonrió con aire de suficiencia.
Wyatt se rió entre dientes.
—No, tú tomaste cuatro horas. Pagan tenía el suyo elegido después de una hora. Leif ya ha tenido tiempo para llevarlo al coche y obtener para sí mismo un taco mientras esperábamos por ti.
Leif levantó las dos manos.
—Déjame fuera de ésta. —Él deslizó un brazo alrededor de mi cintura y se inclinó para besar la parte superior de mi cabeza. Estar con él era tan fácil.
—Vamos a alimentarte Wyatt, por todo tu duro trabajo. —dije en broma y Miranda se rió.
—¿Qué fue todo su duro trabajo? Sentarse en una silla diciendo: “Ese es magnífico, consíguelo” ¿A cada vestido que me probé?
Me eché a reír y Wyatt se encogió de hombros.
—¿Qué? ¿No puedo pensar que eres hermosa, sin importar lo que te pones? —Miranda sonrió hacia él y deslizó su brazo alrededor de su cintura.
—Te amo. —dijo sin ninguna vacilación. Me sentí un poco incómoda en los brazos de Leif. Tenía la esperanza de que no se hiciera ilusiones, porque esas no eran palabras que yo estaba dispuesta a utilizar en cualquier forma.
—Yo te amo más. —dijo Wyatt, devolviéndole la sonrisa.
—Consigan una habitación. —dijo Leif en tono de broma y alivió mi tensión. Parecía ser siempre capaz de hacer eso por mí. Vi cómo un alma caminó alrededor, estudiando a la gente como si estuviera perdida. Eso sucedía demasiado, a veces. Siempre me he preguntado si se trata de nuevas almas, confundidas en cuanto a lo que les había sucedido. Siempre me ponía triste. El alma me miró y le di una pequeña sonrisa, pero rápidamente me di la vuelta. No quería que vinera hacia mí y me hablara. No me sentía de humor para hablar con almas en este momento.
—Por lo tanto, Pagan ¿Dónde quieres comer? —Preguntó Leif y miré a Wyatt que pronunciaba, “mexicana” para mí.
Sonreí y me volví hacia Leif.
—Tacos suenan bien. —Leif se rió entre dientes—. ¿Estás segura?, puedo ver y leer labios, también, a pesar de que Wyatt parece pensar que no puedo.
—No, en serio, quiero comida mexicana. Salsa y chips suenan bien.
—Mexicana entonces.
Todos dimos la vuelta y nos dirigimos hacia el restaurante mexicano situado en el interior del centro comercial. La sensación de hormigueo, de que alguien me observaba, me hizo mirar hacia atrás. El alma que había notado antes nos había seguido y se quedó a varios metros de distancia, mirándome. Me di cuenta por su expresión perdida, que era un alma normal. Del tipo con las que había tratado toda mi vida. Me di la vuelta como si no la hubiera visto. Ignorarla, era lo mejor. De esa manera iba a continuar, en lugar de perder el tiempo conmigo. No había nada que pudiera hacer por ella ahora.
***
Por favor, que esté en mi habitación, por favor que esté en mi habitación. Cantaba en mi cabeza mientras caminaba hacia arriba pasando el cuarto de mi madre donde la oí escribir con fuerza en su computadora. Entré y casi suelto un suspiro de alivio al ver a un muy divertido Dank descansando cómodamente en mi cama.
—Te dije que estaría aquí ¿Por qué dudas de mí? —Me encogí de hombros y pensé en el hecho de que no había estado conmigo en todo el día.
—¿De verdad quieres que esté a lo largo de toda tu cita? —Preguntó y sonreí y negué con la cabeza—. No lo creía. Además, te encontrabas entre amigos y en público. Todo está bien. Me aseguraba de eso. —Habló en un tono casual, como si no estuviéramos hablando de seres sobrenaturales. Asintió con la cabeza hacia el vestido colgando en mi armario—. De color rosa pálido. Me gusta.
Me sonrojé, pensando en el hecho de que sólo me había probado vestidos de color rosa pálido. La forma en que me había sentido cuando sugirió rosa pálido se fue repitiendo en mi mente y no podía pensar en cualquier otro color para probarme. Agaché la cabeza y fui a buscar mi ropa para dormir.
—Kendra estará vestida de rojo. —dijo con sencillez y un súbito estallido de celos me sobresaltó. ¡Maldita sea! ¿Por qué me importa? ¿Y por qué tienes que decirme lo que llevaría puesto? Kendra era la última persona en la tierra de la que yo quería oír hablar. Él podía oír o sentir mis pensamientos. Conseguir una cerradura para mis emociones sería muy bueno ahora.
—Eso es genial. Estoy segura de que estará impresionante. —Me las arreglé para decirlo con sólo una pequeña cantidad de veneno goteando mis palabras.
—Odio el color rojo, casi tanto como el pelo rubio. —dijo con un tono divertido. Empecé a responder, pero me contuve. No le creía, pero ¿Cuál era el punto de decirle? No era como si no pudiera verlos, a él y a Kendra, juntos, todo el día, todos los días. Era como si constantemente apuntaba con un puño a través de mi estómago cada vez que la tocaba o le susurraba al oído. Me volví, de espaldas a él, y me acerqué a mi cofre para encontrar las joyas a juego. Era mejor que pensar en Kendra en un vestido rojo con las manos de Dank por todos lados.
El calor apretaba contra mi espalda causando que un escalofrío corriera por mi cuerpo. Llegué a la orilla de la cómoda para no perder el equilibrio y caer al suelo. Sabía que Dank se encontraba detrás de mí. A pesar de que no lo entendía, sabía que sólo su contacto podría causar esta reacción fuerte. Dejé que mi cabeza cayera de nuevo en el calor sólido de su pecho.
—Ella no significa nada para mí. —La voz de Dank envió un hormigueo por mi cuello y en mi pecho—. Nunca te mentiría, Pagan. —dijo, con urgencia, contra mi oreja. Abrí los ojos para mirar hacia él, con ganas de ver el azul de sus ojos. Sus labios rozaron la punta de mi oreja e hizo un sendero hasta mi cara. Ambas manos se apoderaron de mi cintura tirando de mí con fuerza, contra su cuerpo—. Tú me tientas. No puedo caer en la tentación. No estoy hecho para ser tentado pero, Pagan Moore, me tientas. Desde el momento en que vine por ti me atrajiste. Todo acerca de ti… —Una de sus manos que se posaba en la parte izquierda de mi cintura, se trasladó hasta acariciar suavemente mi brazo—. Tú me vuelves loco de necesidad. De deseo. No lo entendía al principio. Pero ahora lo sé. Es tu alma llamándome. Las almas no significan nada para mí. No se supone que deban. Pero la tuya se ha convertido en mi obsesión. —Bajó la cabeza a mi hombro y me besó en la curva de mi cuello. Su mano se movió por debajo de mi camisa y el calor de la palma de su mano descansaba sobre mi vientre desnudo. Un pulso de calor se apoderó de mí y me apretó fuertemente contra él para que no me cayera—. Quiero matar a ese chico cada vez que veo sus manos sobre ti. —Besó el camino hasta mi cuello y arqueé mi cuello en respuesta a darle un mejor acceso. Nada se había sentido así. Su tacto era como una droga—. Quiero arrancar los brazos de su cuerpo para que no te pueda tocar de nuevo. —Un gruñido bajo, familiar vibraba en mi espalda—. Pero no puedo tenerte, Pagan. No estás hecha para mí. —Su voz sonaba torturada. Quería consolarlo. Él me reclamó también. De alguna manera, había entrado en mi mundo y se había convertido en el centro del mismo. Era todo lo que quería. Comencé a decirle lo mucho que significaba para mí cuando me levantó y me puso con cuidado sobre la cama, cerniéndose sobre mí. Llegué a él deseando sentir su cuerpo contra el mío de nuevo pero él se alejó.
—Por favor. —Susurré
Dank cerró los ojos con fuerza como si estuviera adolorido.
—No puedo, Pagan. Nos destruiría a los dos. —Y entonces él se había ido.



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 30
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por mariateresa el Dom 9 Abr - 9:56

Que terror que un alma se te acerca a tocarte y te hable y por que Dank hablo al cielo? Sera algo sobre angeles??
Estoy confundida.
Gracias por el capi


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1845
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por mariateresa el Dom 9 Abr - 10:23

Me quedo claro que Pagan tenia que morir por eso llego Dank y que empezo a sentir algo por ella por eso la saco del coche durante el accidente.
Pero por que se volvio humano? Y no pueden estar juntos?
Muchas incognitas
Gracias @luvelitta


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1845
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.