Book Queen
¡Está activa!
Últimos temas
» Cuenta atrás desde 100
Ayer a las 17:12 por espe

» ABC de nombres
Ayer a las 17:11 por espe

» Números del 1 al infinito !
Ayer a las 17:06 por espe

» Cuenta atrás desde 100
Ayer a las 17:05 por espe

» ABC de Países y Ciudades
Ayer a las 17:04 por espe

» De 10 en 10 hasta el 1.000
Ayer a las 14:02 por espe

» ABC de países y ciudades
Ayer a las 13:30 por espe

» ABC de palabras
Ayer a las 13:29 por espe

» Cuenta hasta 100.
Ayer a las 13:28 por espe

[/hidecode]Bloquear botón derecho[hidecode]
SELECCION DE TEXTO

Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Página 4 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por jesikap el Dom 9 Abr - 11:22

Bueno definitivamente me empezó a gustar el libro.... creo que Dank guarda muchos secretos, debería aclarar las cosas de una vez... Pero bueno. Espero El siguiente capitulo  Bailarina loca


"No vivas la vida escondiéndote detrás de tu pasado, vive para el ahora, cuando encuentres a alguien con quien quieras pasar el resto de tú vida, no la dejes ir, ya sea si ese para siempre resulta ser un día o un año o cien años. No dejes que el miedo de perderlos te contenga de amarlos"

avatar
jesikap

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 09/10/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por wordsofthisgirl el Dom 9 Abr - 19:51

"Eres la luz de la que me escondo, la luz que aborrezco. Eres la luz de esta oscuridad y no puedo permitir que te quedes."
Mmmm, interesante Dank.


"—Odio el color rojo, casi tanto como el pelo rubio. —dijo"
MMM, aun mas interesante.


Y que será esa alma que visitó a pagan? por qué tanto misterio?


Se le declara y después se aleja?; eso de "te quiero pero lo nuestro no puede ser", es frustrante.



   
avatar
wordsofthisgirl

Mensajes : 1155
Fecha de inscripción : 16/07/2016
Edad : 22
Localización : venezuela

https://entrelibrosyunbuencafe.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Vela el Dom 9 Abr - 21:40

Sii, definitivo Pagan tenía que haber muerto pero creo que Dank la salvo!!! Solo que no se por que no pueden estar juntos??

Gracias por el capitulo @LuVelitta


[scroll][size=53][/scroll ][/size]
avatar
Vela

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 11/01/2017
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Emotica G. W el Dom 9 Abr - 21:59

MALDICION!
Me habia olvidado de la ultima parte de este capitulo!
DANK!!! 
*189272387482 suspiros*
Tmrrr
Mi amor por el crece aun mas si es que puede! 
Ya Pagan!
Termina con el bendito de Leif y seduce Dank!!!
Creanme yo lo haria! 
Esas salidas de compras interminables...! xD
Oh!
Y cuando Pagan fue a dormir @wordsofthisgirl tenias razon
Es practicamente una declaracion hecha cancion 
Un regalito chicas @jesikap @mariateresa @LuVelitta @Vela @Isa @wordsofthisgirl 


Última edición por Emotica G. W el Lun 10 Abr - 1:23, editado 1 vez



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1316
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 21
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Isa el Lun 10 Abr - 1:06

Cada vez tengo mas dudas Dank fue por su alma pero la ayudo en el accidente por que su alma es especial?  El la quiere, sera que estan predestinados a estar juntos como almas gemelas? Tengo muchas dudas  quiero seguir leyendo gracias por los capitulos LuV





avatar
Isa

Mensajes : 406
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 36

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por mariateresa el Lun 10 Abr - 9:50

@Emotica G. W escribió:MALDICION!
Me habia olvidado de la ultima parte de este capitulo!
DANK!!! 
*189272387482 suspiros*
Tmrrr
Mi amor por el crece aun mas si es que puede! 
Ya Pagan!
Termina con el bendito de Leif y seduce Dank!!!
Creanme yo lo haria! 
Esas salidas de compras interminables...! xD
Oh!
Y cuando Pagan fue a dormir @wordsofthisgirl tenias razon
Es practicamente una declaracion hecha cancion 
Un regalito chicas @jesikap @mariateresa @LuVelitta @Vela @Isa @wordsofthisgirl 
ES HERMOSA GRACIAS.... ES LA CANCIÓN QUE LE CANTA PARA DORMIR...QUIERO CAPITULOS


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1845
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por LuVelitta el Lun 10 Abr - 10:15

@mariateresa escribió:
@Emotica G. W escribió:MALDICION!
Me habia olvidado de la ultima parte de este capitulo!
DANK!!! 
*189272387482 suspiros*
Tmrrr
Mi amor por el crece aun mas si es que puede! 
Ya Pagan!
Termina con el bendito de Leif y seduce Dank!!!
Creanme yo lo haria! 
Esas salidas de compras interminables...! xD
Oh!
Y cuando Pagan fue a dormir @wordsofthisgirl tenias razon
Es practicamente una declaracion hecha cancion 
Un regalito chicas @jesikap @mariateresa @LuVelitta @Vela @Isa @wordsofthisgirl 
ES HERMOSA GRACIAS.... ES LA CANCIÓN QUE LE CANTA PARA DORMIR...QUIERO CAPITULOS

Sí que es hermosa   También quiero que me canten y cuiden así para dormir 

Ya publico el siguiente...



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 30
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por LuVelitta el Lun 10 Abr - 10:17

8
Leif besó mi mejilla antes de dejarme en la puerta de mi clase de literatura. Había comenzado a viajar con él a la escuela todos los días. Cada mañana había sido un poco más difícil alejar la presencia de Dank y entrar en la realidad de Leif. Después de dormirme con la voz de Dank cantándome en el oído toda la noche, parecía anhelar su presencia aún más.
Ahora existía una intimidad entre nosotros. Después de tener sus manos en mi cuerpo y sus labios contra mi piel, nada había sido lo mismo. Se había acostado a mi lado ayer por la noche y me sostuvo contra él mientras dormía. Necesitaba a Dank. Las palabras que me susurró al oído durante la noche me aseguraban que él me quería, también.
Él me necesitaba, pero dejaba que una barrera invisible se interpusiera entre nosotros.
Caminé hacia mi escritorio y me di cuenta que el de atrás estaba vacío. Era el lugar de Dank. Estaría aquí pronto. Me senté en mi escritorio y me concentré en dónde nos habíamos quedado el viernes. Cada vez que veía a alguien entrar por la puerta desde mi visión periférica, levantaba la vista para ver si era Dank. La voz risueña y la cabeza de Kendra entraron por la puerta, detrás de ella, él cargaba sus libros.
Mi estómago se contrajo dolorosamente, obligándome a mirar hacia otro lado. Él había dicho que no le gustaban las rubias, pero la forma en que la miraba, decía completamente lo contrario. Miré hacia el libro abierto en frente de mí, sin comprender ninguna de las palabras. Esperaba que Dank se sentara detrás de mí. Nunca lo hizo. El Sr. Brown entró al salón silbando y le sonrió a la clase.
—Ah, qué bueno es ver caras tan felices esta mañana ¿No es la Literatura Inglesa una alegría? ¿Qué mejor manera de despertar? —Preguntó en un tono jovial. Se giró y escribió la tarea de esta semana en el pizarrón.
Quería mirar hacia atrás y ver en dónde estaba Dank, pero me negué. Podía sentirlo observándome, sin duda alguna esperando a que lo buscará. Bien, no le daría esa satisfacción. Además, probablemente jugaba con los largos mechones rubios que decía odiar. Había susurrado que él me quería a mí. Que yo era lo único que alguna vez había necesitado.
—¿Puede alguien decirme uno de los últimos temas más importantes que hemos aprendido mientras estudiamos Las Euménides? —Deseando desesperadamente alejar mi mente de Dank, levanté mi mano en el aire. El Sr. Brown sonrió y asintió con la cabeza—. Bien, señorita Moore.
—El conflicto entre lo viejo y lo nuevo, entre el salvajismo y la civilización, entre lo primario y lo racional. —Le contesté y el Sr. Brown aplaudió con las manos.
—Muy bien. Ahora, ¿Un ejemplo de este tema? —Él miró por la habitación y levanté mi mano de nuevo. El Sr. Brown levantó sus cejas, sin duda sorprendido ante mi repentino deseo de participar en clase—. ¿Pagan?
—La progresión de viejos a nuevos dioses. Zeus derrocó a las generaciones más antiguas de los dioses y entre las antiguas deidades fueron las Furias. Las Furias se convirtieron en Parias. —Me detuve, sin querer decir más.
—Muy bien, muy bien. Ahora, ¿Alguien que no sea Pagan puede por favor explicarme que tuvo que ver Apolo en esto? —El aula quedó en silencio y alguien rió—. Kendra, tal vez tú puedas ayudarnos con la respuesta. —El Sr. Brown dirigió su ceño hacia la aparente fuente de la risa.
—No, señor, tengo una vida fuera de la escuela. No todos pasamos nuestro tiempo extra estudiando y dando tutorías con el fin de conseguir un novio.
Hubo otra explosión de risas y el Sr. Brown inclinó la cabeza hacia un lado. —No creo que esa sea la respuesta correcta, Kendra, recibirás una nota baja por la participación de hoy. Ahora, alguien puede decirme, ¿O tendré que pedirle a la señorita Moore que nos ayude una vez más?
—Apolo es un símbolo para el hombre, lo racional, lo joven, y lo civilizado. Las Furias representan a la mujer, la violencia, lo viejo y lo primitivo. Esquilo captura un momento místico en la historia, una en que el mundo entre un pasado salvaje y arcaico y el orden nuevo y audaz de la civilización griega, los dioses jóvenes del Olimpo y la racionalidad. La dificultad de la lucha entre estos dos mundos es dramatizada por el ciclo de la violencia en la casa de Atreo y el enfrentamiento entre Apolo y las Furias.
Nadie se rió después que Dank terminó. No había duda en mi mente, él había dicho eso por mí. Esta vez me volví y lo encontré exactamente donde lo esperaba. Sentado detrás de Kendra cuya expresión era de dolor, como si alguien le hubiera dado una bofetada. Me guiño un ojo y me mostró su perfecto hoyuelo. No podía borrar la sonrisa de mi cara.
—Muy bien hecho, señor Walker. Ahora, esperemos que el resto de ustedes aprovechen esta pieza de literatura así como Pagan y Dank, porque hoy nos embarcaremos en un viaje más allá de este mundo creado por Esquilo.
El tener la respuesta de Dank, más elaborada que la mía, dio a entender que el saber las respuestas no tenía nada de malo, me ayudó a mantenerme enfocada en el debate del Sr. Brown. Sin embargo, Dank siempre estuvo al frente de mi mente.
***
Al final del día fui a mi casillero y saqué los libros que necesitaba para hacer la tarea. Dos manos cálidas se deslizaron alrededor de mi cintura.
—Te extrañé. —Leif susurró en mi oído, giré mi rostro hacia él y sonreí.
—Yo también te extrañé, ¿Pero no deberías estar en práctica?
Se encogió de hombros. —Iba camino hacia allá cuando pensé en ti de pie en tu casillero y lo fácil que sería tomar una desviación para verte.
—Estoy feliz de que lo hayas hecho. Ahora, regresa al campo antes de que el entrenador te haga correr por llegar tarde. —Se inclinó y me besó suavemente en los labios.
—Te veré por la noche. —Volviendo a correr hacia las puertas delanteras. Me quedé mirándolo hasta que se perdió de vista, después suspiré y me giré para cerrar mi casillero. Hoy había sido agotador y sólo quería ir a casa.
Un escalofrío se deslizó por mi columna y me congelé. No era un escalofrío como los de Dank. Era otra clase de escalofrío. Del tipo que recordé de antes. El miedo hizo que mi corazón latiera violentamente dentro de mi pecho. Tomé dos respiraciones profundas antes de girarme lentamente. El alma de la rubia me miraba desde el otro lado del pasillo. Estudiándome como lo había hecho la última vez que la había visto. Tragué para evitar las nauseas causadas por el miedo, casi me ahogo. Estoy en un pasillo vacío. ¿Por qué no me había ido con Leif? Retrocedí hacia las puertas principales pero éstas estaban demasiado lejos para hacerme sentir segura.
Ella se echó a reír, el sonido tintineante envió escalofríos por mis brazos. Cada paso que tomaba hacia atrás, ella lo daba hacia adelante.
—Déjame en paz. —Hice una mueca ante la debilidad de mi demanda. Era obvio que me sentía aterrorizada.
Arqueó las cejas con sorpresa. —No puedo. —Mientras se acercaba. Pensé en girarme y echarme a correr, pero sabía que podía atraparme con bastante facilidad.
—Vete o le diré a Dank. —dije, con poca convicción en mi voz. Su risa tintineante sonó nuevamente.
—Él está ocupado con la rubia. No entiendo por qué está deteniendo esto. —dijo cuando sólo la separaban unos pasos de mí. Atraje mi mochila más cerca de mi pecho y luché contra el impulso de gritar.
—Dank. —Susurré a pesar del terror apretando mi garganta, con la esperanza de que, de alguna manera, me escuchara. La rubia miró a su alrededor con pánico, pero sólo por un momento. Entonces su sonrisa angelical regresó.
—Como te dije, está ocupado. —Estiró una mano para tocarme y me estremecí, esperando la sensación fría de sus manos.
—Yo no lo haría si fuera tú. —La voz de Dank hizo que me volviera débil por el alivio. Sus brazos me envolvieron y me recargué contra él.
—Deja eso. Esta no es decisión de nadie. —Sus ojos inquietantemente bellos lo fulminaron con la mirada, con una ferocidad que me dejo helada—. Nunca fue tu decisión. Las reglas son como siempre han sido. Tendrán que hacerlo.
Sus brazos se apretaron alrededor de mí. —Vas a marcharte y mantenerte alejada de ella. Si te acercas a ella otra vez, no te lo perdonaré tan fácilmente. —Un destello de miedo cruzó por sus ojos y dio un paso atrás y luego desapareció.
Mis piernas quedaron inertes con alivio. Dank me estrechó más cerca para no caerme al suelo. —¿Te tocó? —Preguntó con una voz fría que no había estado esperando.
Negué con la cabeza, sin saber si era capaz de hablar. Eché mi cabeza hacia atrás. Él miraba hacia el pasillo. Podía oír un sonido bajo en su pecho mientras gruñía al pasillo vacío.
—Vamos, te llevaré a casa.
Le permití mantener su brazo alrededor de mí cintura, para estabilizarme, mientras me guiaba por el estacionamiento. Se detuvo delante de un Jeep negro sin techo y abrió la puerta del pasajero. No tenía idea de que tenía un vehículo, pero, tampoco debería de sorprenderme. Me cargó hasta el asiento como si fuera un niño y caminó alrededor del auto, para subir en el asiento del conductor.
—¿Cómo lo supiste? —Pregunté una vez que estábamos fuera del estacionamiento de la escuela. Se volvió hacia mí.
—Escuché tu miedo… y entonces oí mi nombre y la desesperación en él era… —Se detuvo y miró hacia la carretera. Esperé en silencio a que terminara, pero permaneció en silencio.
—¿Era qué? —Pregunté en un susurro.
Dejó escapar un suspiro de frustración. —Aterrador. Cuando supe que tenías miedo… escuchar el miedo fue diferente a todo lo que he sentido. Estoy dispuesto a terminar la existencia de cualquier cosa que te estuviera haciendo daño. Entonces la vi y supe que era algo que no podía controlar sin, sin… hacer algo que sería insoportable para mí, pero más soportable que la alternativa.
Escuché sus palabras, pero no tenían sentido. Fruncí el ceño y sacudí la cabeza, con ganas de entender y se acercó para tomar mi mano entre las suyas.
—Pagan, por favor, no preguntes por lo que no te puedo dar. Puedo darte todo excepto las respuestas a esas preguntas.
Cerré los ojos y volví mi cara hacia otro lado. Quería odiarlo por no decirme quién era o qué era. Quería entenderlo, entender esto, pero él no quería o no podía decirme nada.
Cuando el Jeep se detuvo frente a mi casa, agarré mi mochila y me bajé. Necesitaba distancia. Nada de esto tenía sentido y quería entenderlo. Me giré para cerrar la puerta y vi a Dank junto a su Jeep con una expresión de derrota. Me detuve. La necesidad de llamarlo era tan fuerte, pero resistí y cerré la puerta suavemente. No podía comprender por qué se negaba a explicarme lo que me sucedía. Quería odiarlo, pero tenía una parte de mi alma y no había nada que pudiera hacer para evitar mis sentimientos hacia él. Su aparición en mi vida había empezado con toda esta locura. Había ofrecido darme cualquier cosa en el mundo, excepto las respuestas que quería y necesitaba. Tiré mi mochila debajo del mostrador de la cocina y me dejé caer sobre un taburete. Esta noche Leif vendría y trabajaríamos en su discurso de esta semana. Sería una cosa normal, de adolescentes. Pretendería que no vivía en un mundo de actividad paranormal. Tal vez cocinaría la cena para él. Todo muy normal, todo muy real.
Terminé de cortar las quesadillas cuando sonó el timbre.
Cogí el plato y lo coloqué sobre la mesa de la cocina mientras caminaba hacia la puerta.
Leif sonrió y entró. —Lo que sea que huele es celestial. Por favor, dime que es para mí, porque me muero de hambre. —Me puse de puntillas y lo besé castamente en los labios antes de regresar a la cocina para tomar bebidas de la nevera.
—Hice quesadillas esta noche. ¿Quieres crema agria o guacamole? —Le pregunté, girándome para mirarlo.
—Crema agria. —Respondió. Todo demasiado normal. Ninguna alma rubia tratando de asustarme hasta la muerte. Sólo mi novio y yo, trabajando en nuestros deberes.
—Está bien, comemos primero y luego empezamos con tu discurso sobre… ¿De qué se trata esta semana? —Le pregunté, mientras dejaba las bebidas, la crema agria y el guacamole en la mesa.
—La importancia de un título universitario. —Respondió, sonriendo con la quesadilla camino a su boca.
Me senté frente a él. —Debería de ser bastante fácil.
Leif asintió y le dio otro mordisco a la quesadilla. Un movimiento me llamó la atención. Sorprendida, empecé a ponerme de pie, lista para correr cuando Dank entró en la habitación. Lo vi pasar, sintiendo la tristeza abrumarme. Había sido grosera esta tarde y de todos modos había regresado. Secretamente, me había preocupado de que no regresara esta noche después de la forma en que me alejé de él. Miré a Leif, quien tomaba un trago de su bebida.
—Mm, tengo que ir arriba y tomar algo, digo, hacer algo. Ya vuelvo, eh, come hasta que estés lleno. —Él sonrió y le dio otro mordisco. Me dirigí hacia las escaleras y entré a mi habitación, inmediatamente mirando hacia la cama para descubrirla vacía. En lugar de estar sobre mi cama, lo encontré en la silla con la guitarra en sus manos.
—Hola. —Le dije, sin estar segura de qué decir. Su sonrisa y hoyuelo me hicieron temblar.
—Hola. —Respondió mientras comenzó a tocar la guitarra. Me quedé quieta por un momento y lo escuché tocar la melodía que le había oído cantar en la noche, cuando pensó que dormía. Me senté en la cama y lo vi tocar. Era una contradicción. Un alma que no era una alma, pero que hacia cosas que un alma podía hacer. Una estrella de rock que se suponía debía estar en una banda en la que nunca estaba. No había pensado en nada de esto antes.
—Dank, ¿Por qué estás aquí? Si cantas en una banda, quiero decir, ¿Qué te trajo aquí? —Sonrió con tristeza y bajó la mirada hacia la guitarra en sus manos.
—Sí, canto con la banda cuando tienen conciertos. Cold Soul aún no es famosa. Puedo entrar y salir fácilmente, Pagan, lo sabes. Mantenerme al día con mi otra vida es bastante fácil. —Por supuesto que lo tenía todo bajo control. Era el hombre orquesta: el roba corazones de la escuela, cantante en una banda, la habilidad de ser un fantasma y mi guardaespaldas. Sus ojos azules me miraron—. ¿Por qué estás aquí cuando el Sr. Maravillas está abajo? —Preguntó, dejando de tocar.
Me encogí de hombros. —No lo sé, pensé que podías necesitarme. —Le dije, odiando la forma en que sonaban las palabras. Dejó la guitarra y se puso de pie. Lo vi mientras se ponía de rodillas frente a mí. Me quedé hipnotizada mientras trazaba la línea de mi mandíbula con el dedo y luego suavemente mis labios. El deseo se apoderó de mi cuerpo con tanta fuerza, que cogí un puñado de la colcha en que me sentaba.
—Te necesito. Nunca dudes de mi necesidad por ti. Pero ahora no es el momento de explorar mi necesidad. Tienes un chico enamorado en la planta baja que necesita de tu ayuda en su tarea. —dijo suavemente, mientras se colocaba de pie apartándose de mí, dándose la vuelta para desaparecer. Me quedé en la habitación vacía y tomé varias respiraciones para estabilizar mi corazón antes de regresar a la planta de abajo para ayudar a Leif con su tarea. Me di cuenta que mis manos temblaban cuando cerré la puerta de mi habitación. Si tan sólo su tacto me hacía reaccionar con tanta fuerza ¿Cuánto me afectaría sus labios sobre los míos? Cerré los ojos ante la necesidad que corrió por mí.
***
Más tarde, esa noche, después de mi ducha, me dirigí a mi habitación y encontré a Dank ya sentado en la silla de la esquina tocando su guitarra.
No me miró.
Decepcionada de que no parecía querer terminar lo que habíamos comenzado antes, tiré de la colcha de la cama y me deslicé en ella. Quería preguntarle por qué se había ido, pero no parecía querer hablar conmigo. ¿Había visto a Leif darme un beso de buenas noches? ¿Le molesto? No había oído el gruñido familiar que normalmente significaba que Dank había visto a Leif besarme. Ya no me hacía sonreír. Me partía un poco el corazón. No me gustaba la idea de hacerle daño.
—Dank. —Le susurré en la oscuridad, pero no miró hacia mí. Su voz se unió a la música y luché contra la necesidad de cerrar los ojos y quedarme dormida ante la comodidad que su voz parecía inducir. Lo observé, silenciosamente pidiéndole que me mirara. ¿Lo había lastimado?
—Cierra los ojos, Pagan, y deja de preocuparte por mí. La vida en que me he puesto, es mía, para soportarla. No tienes ninguna razón de preocuparte si me causas dolor. Haces exactamente lo contrario de lo que temes.
Lo miré, sin saber a qué se refería en hacer lo contrario.
—En cuanto a los besos, tienes razón, no me gusta verlo. Si decido verlo, es mi culpa. —Levantó la cabeza de la guitarra en sus manos y me miró fijamente—. La emoción que él evoca en ti no es fuerte. Sólo hay consuelo, no pasión, corriendo por tus pensamientos cuando te sostiene. —Su atención volvió de nuevo a la guitarra en sus manos.
—¿Me abrazarás esta noche? —Pregunté. Sus hermosos ojos me miraron con tanta emoción que me dejaron sin aliento.
—No hay nada que desee más, pero esta noche mi fuerza es débil. No puedo sostenerte en estos momentos. Lo quiero demasiado. Por favor, Pagan, esta noche sólo duerme.
Lo vi tocar su guitarra hasta que mis ojos se volvieron pesados. Dank tenía razón. Leif era mi refugio. Mi roca para la normalidad. Él era un amigo. Era Dank quien me consumía.



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 30
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por jesikap el Lun 10 Abr - 11:56

@Emotica G. W escribió:MALDICION!
Me habia olvidado de la ultima parte de este capitulo!
DANK!!! 
*189272387482 suspiros*
Tmrrr
Mi amor por el crece aun mas si es que puede! 
Ya Pagan!
Termina con el bendito de Leif y seduce Dank!!!
Creanme yo lo haria! 
Esas salidas de compras interminables...! xD
Oh!
Y cuando Pagan fue a dormir @wordsofthisgirl tenias razon
Es practicamente una declaracion hecha cancion 
Un regalito chicas @jesikap @mariateresa @LuVelitta @Vela @Isa @wordsofthisgirl 
Wow la canción es hermosa  Shocked affraid llorón gracias por compartirla...


"No vivas la vida escondiéndote detrás de tu pasado, vive para el ahora, cuando encuentres a alguien con quien quieras pasar el resto de tú vida, no la dejes ir, ya sea si ese para siempre resulta ser un día o un año o cien años. No dejes que el miedo de perderlos te contenga de amarlos"

avatar
jesikap

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 09/10/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por jesikap el Lun 10 Abr - 12:12

Dios mio quien es la dichosa alma rubia... Y porque le tiene tanto miedo a Dank... Y por favor pagan deja el miedo y decidete no es bueno ilusionar a leif... Aunque reconozco que leif es demasiado perfecto que termina siendo sospechoso....
En fin espero el siguiente capítulo Smile Smile Smile


"No vivas la vida escondiéndote detrás de tu pasado, vive para el ahora, cuando encuentres a alguien con quien quieras pasar el resto de tú vida, no la dejes ir, ya sea si ese para siempre resulta ser un día o un año o cien años. No dejes que el miedo de perderlos te contenga de amarlos"

avatar
jesikap

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 09/10/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por mariateresa el Lun 10 Abr - 13:18

PAGAN POR FAVORRRRR DECÍDETE LOS 2 CHICOS ESTÁN COMO QUIEREN SI PREFIERES A DANK NO HAGAS SUFRIR A LEIF NO SE  LO MERECEEEE 


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1845
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por wordsofthisgirl el Lun 10 Abr - 19:15

@Emotica G. W escribió:MALDICION!
Me habia olvidado de la ultima parte de este capitulo!
DANK!!! 
*189272387482 suspiros*
Tmrrr
Mi amor por el crece aun mas si es que puede! 
Ya Pagan!
Termina con el bendito de Leif y seduce Dank!!!
Creanme yo lo haria! 
Esas salidas de compras interminables...! xD
Oh!
Y cuando Pagan fue a dormir @wordsofthisgirl tenias razon
Es practicamente una declaracion hecha cancion 
Un regalito chicas @jesikap @mariateresa @LuVelitta @Vela @Isa @wordsofthisgirl 
Reayos!!!! la cancion es perfecta y asombrosa!!!!!!!!! mejoro mi dia de cierta forma, aunque es una canción verdaderamente sad!


   
avatar
wordsofthisgirl

Mensajes : 1155
Fecha de inscripción : 16/07/2016
Edad : 22
Localización : venezuela

https://entrelibrosyunbuencafe.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por wordsofthisgirl el Lun 10 Abr - 20:06

Oh Dios que fuerte! Es demasiada pasión para amar que se tienen guardados los dos.

Dank cada vez que ve a Pagan con Leif:


   
avatar
wordsofthisgirl

Mensajes : 1155
Fecha de inscripción : 16/07/2016
Edad : 22
Localización : venezuela

https://entrelibrosyunbuencafe.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Emotica G. W el Lun 10 Abr - 20:19

MI CORAZON DUELE POR TI DANK!!! 
Bendita Pagan!!!
Ya escoge a Dank de una vez! ¬¬
Leif no te mueve el piso!!!
Te encanta que te toque maldita sea!!!  llorón llorón llorón
Yo quiero a alguien asi 
Oh! Y por el video chicas esa es la "voz" de Dank 



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1316
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 21
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Isa el Lun 10 Abr - 22:24

@Emotica G. W escribió:MALDICION!
Me habia olvidado de la ultima parte de este capitulo!
DANK!!! 
*189272387482 suspiros*
Tmrrr
Mi amor por el crece aun mas si es que puede! 
Ya Pagan!
Termina con el bendito de Leif y seduce Dank!!!
Creanme yo lo haria! 
Esas salidas de compras interminables...! xD
Oh!
Y cuando Pagan fue a dormir @wordsofthisgirl tenias razon
Es practicamente una declaracion hecha cancion 
Un regalito chicas @jesikap @mariateresa @LuVelitta @Vela @Isa @wordsofthisgirl 
Muchas gracias me encanta la cancion, cada dia me gusta mas la historia y se me hacen mas cortos los capitulos





avatar
Isa

Mensajes : 406
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 36

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por LuVelitta el Mar 11 Abr - 15:19

9
—¡No se parece para nada a nuestro gimnasio! ¡GAH! ¿Qué tan fantastico luce este lugar? —Miranda se giró para vernos, sonriéndonos, extremadamente contenta por la decoración del gimnasio. Tenía razón. Habían hecho un excelente trabajo convirtiendo el gimnasio en una estrellada noche oceánica.
—Es impresionante. —Estuve de acuerdo, mientras el brazo de Leif me acercaba más a él.
—¿Tienes ganas de bailar? —Me preguntó, mientras la música cambió a una canción lenta de Lady Gaga, Just Dance. Negué con la cabeza y miré en dirección a las mesas.
—¿Podemos sentarnos en una? No estoy segura de que mi costilla esté lista para este tipo de movimientos. —Me dirigió hacia las mesas, mientras Miranda agarraba a Wyatt y lo arrastraba a la pista de baile. Me reí de la expresión de dolor de Wyatt y me volví para decirle algo a Leif, cuando me di cuenta de que su atención se concentraba en la entrada. Había una mueca en su rostro. Dank acababa de entrar. Se veía impresionante en un par de pantalones vaqueros, una camiseta negra y botas militares. Me tomó un momento apartar mis ojos de él y notar que Kendra se pegaba a su lado. Estaba fundida y vertida en el vestido rojo que llevaba puesto. En realidad, no era un vestido en absoluto, sino algo que tenía pintado sobre su cuerpo. Los celos se encendieron en mi pecho a la vista del brazo de Dank alrededor de su cintura. Miré hacia arriba, a Leif, quien seguía mirando a la pareja con disgusto.
—¿Estás bien? —Le pregunté y él apartó su mirada de Kendra y Dank.
Asintió con la cabeza, se detuvo y me estudió un momento.
—Tienes algunas clases con Dank y has estado hablando con él unas cuantas veces, ¿No es así? —Asentí, sin saber de qué se trataba, así que esperé por más—. Algo en él me inquieta. Kendra tiene algunos problemas que la hacen inestable y estoy empezando a preocuparme de que Dank no sea el tipo de persona que ella necesita. Parece oscuro y siniestro.
Mis celos fueron olvidados y se remplazaron por la ira ¿Leif pensaba que Dank no era suficientemente bueno para Kendra, la perra del pueblo? Me las arreglé para mantener una furiosa ráfaga de risa y miré hacia la pista de baile deseando de alguna manera poder escaparme. Tenía que calmarme.
—¿Qué? Te ves molesta. No me malinterpretes, Kendra no me gusta, Pagan. No se trata de eso. —Tomó mi otro brazo y me atrajo hacia él para mirarlo. Su anterior expresión de hostilidad hacia Dank había desaparecido. Ahora parecía preocupado y por primera vez no me importaba calmar su preocupación.
—Mírame. No la quiero. Tú eres todo lo que quiero. Te amo, Pagan. No es así con Kendra. Simplemente no quiero que le hagan daño. Tiene…
—Problemas, sí, te he oído. —dije, interrumpiéndolo antes de que lo olvidara e hiciera una escena. Tomé una respiración profunda, recordándome a mí misma que me lo tomaba como algo personal debido a mis sentimientos por Dank—. Mira, si Dank Walker tiene algún interés en Kendra, entonces ella debe tener suerte. Por lo que sabemos, él es: inteligente, honesto, talentoso y compasivo.
Fulminé con mi mirada a Leif quien parecía estar asimilando mis palabras. Quería decir algo más y seguir defendiendo a Dank pero sabía que había dicho suficiente.
—Necesito algo de beber. Enseguida regreso. —dije antes de girarme y alejarme. Era grosero, pero necesitaba poner un poco de espacio entre mi ira y Leif.
Miranda me saludó cuando pasé por donde bailaban ella y Wyatt. Forcé una sonrisa, pero seguí caminando. El vestido ceñido de Kendra llamó mi atención y me volví para verla envuelta alrededor de Dank, riendo y bailando de la manera que lo hacen las parejas, en cuestión de segundos. Los celos anudaron mi estómago debido a la forma en que Dank la sujetaba y la tocaba de maneras en que nunca me había tocado a mí. No me dirigí hacia la mesa de los refrescos. En su lugar, me dirigí a las puertas traseras. Necesitaba alejarme de Leif y Dank. Hice una pausa en la puerta. Estar a solas en la oscuridad no podía ser una buena idea.
La risa de Kendra resonó en mis oídos y me decidí en ese momento, prefería hacer frente a la delicadamente escalofriante alma rubia que ver a Dank sosteniendo a Kendra.
La brisa de la noche se había enfriado en las últimas semanas. Envolví mis brazos alrededor de mi cintura y caminé hacia el campo de fútbol abandonado. Las emociones agitándose dentro de mí me dieron una sensación de valentía. Seguí andando, lejos de la música y las risas. Volví a pensar en el verano pasado, en el rancho de mi tía y lo fácil que las cosas habían sido. Había pasado mi tiempo montando caballos y ayudando a mi tía con la muerte de mi tío. Mamá me había sugerido que la fuera a visitar para que no estuviera sola. Había estado de acuerdo en ir, pensando que podría ayudar estar lejos de este pueblo y de los recuerdos de Jay. Lo había hecho, en un sentido. Después de unas pocas semanas, me había dado cuenta de que Jay y yo nunca estuvimos destinados a estar juntos. Otra ventaja de estar en el rancho había sido las almas errantes que parecían ser escasas. Había sido un breve respiro de mi vida. Sin embargo, las últimas semanas del verano, esperaba con interés volver a casa. Miré hacia atrás en el gimnasio y pensé en todas las cosas locas que habían sucedido desde mi regreso.
—¿Por qué no estás adentro bailando con tu cita? —La voz de Dank rompió el silencio, me giré y lo vi recostado contra la pared de cemento del estadio. Me encogí de hombros y agaché la cabeza, mientras estudiaba mis pies. No quería que viera el dolor o la envidia en mis ojos. Ya era bastante malo que probablemente ya lo supiera—. Se ve muy triste sentado en una mesa solo, —dijo Dank, en la noche silenciosa. Un parpadeo de culpa profunda en mi estómago, no era suficiente para enviarme adentro. Me encogí de hombros otra vez y no me encontré con su mirada penetrante. Se rió, el bajo y sexy sonido envió un escalofrío a través de mí—. Así que, ¿Te has decidido a intentar la cosa de ignorarme de nuevo, para ver si me voy? —Preguntó con un toque de humor en su voz.
Me mordí el labio para sonreír y negué con la cabeza.
—Sé que no funciona contigo.
—¿Por qué estás aquí, Pagan? ¿Qué pasa? —Preguntó en voz baja. De mala gana lo miré. Se veía tan increíblemente hermoso de pie con los brazos cruzados delante de su pecho. El pelo oscuro, que se curvaba en los extremos, parecía bailar en la brisa.
—Nada que te concierna. —Mentí. Él inclinó la cabeza hacia un lado y me dedicó una sonrisa maliciosa.
—¿En serio?
Asentí con la cabeza. —En serio.
Sus manos cayeron a los costados mientras se alejaba de la pared dando un paso hacia mí. —¿Verme bailar con Kendra no te molesta? —Preguntó en un ronco susurro. Sacudí la cabeza y miré hacia otro lado, negándome a retroceder ante su cercanía. Sus ojos me devoraron tan intensamente como si estuviera realmente tocándome. Mi corazón empezó a golpear con fuerza contra mis costillas y lo miré.
Sus ojos se movieron de mi vestido, a mi cara. —Sabía que el rosa pálido te sentaría. La mayoría de las chicas no pueden llevarlo, pero en ti, es perfecto.
Tragué saliva, atemorizada de que mi corazón estuviera a punto de explotar, justo en mi pecho. No quería pensar sobre la manera en que su mirada hacía que cada célula de mi cuerpo cobrara vida.
—Crees que no te quiero tocar de la misma manera en que toco a Kendra. Tienes razón. —Sus palabras cayeron como agua helada sobre mí y di un paso atrás, lejos de él, como si acabara de abofetearme. El latido de mi corazón disminuyó y tomé una rápida bocanada de aire, asustada, por un momento, de no ser capaz de respirar.
Su mano se acercó, agarró la mía y me levantó contra él. —Cuando toco a Kendra, mentalmente, me atemoriza tener que seguir fingiendo estar interesado en ella.
Dejé de tratar de retirar mi mano de la suya y me quedé mirándolo. Esto sonaba como algo que yo quería oír.
—Cuando no puedo controlar mi necesidad de ti y me permito tocarte, se enciende un monstruo en mi interior sobre el que tengo miedo de perder el control. Tú me haces sentir cosas que nunca he sentido antes. Algo pasa —hizo una pausa y bajó la mirada de mis ojos a mis labios—, cuando estoy cerca de ti de esta manera, —tocó mis labios con la yema de su dedo y temblé. Cerró los ojos como si le doliera—, y cuando reaccionas de la manera en la que lo haces, siento el zarpazo dentro de mí, por tener lo que quiero.
Abrió los ojos y me miró con una intensidad que me hubiera asustado si no confiara en él completamente.
—Tú eres lo único que más quiero en el mundo, sin embargo lo único que no puedo tener. Porque tenerte completamente sería imposible. No puedes ir donde yo voy. —Se detuvo y acunó mi rostro entre sus manos—. El propósito de mi existencia es no tener una pareja. Es ser solitario y frío. Hasta ahora, ha sido todo lo que he conocido. Luego te convertiste en el designio y todo cambió. —Dejó caer las manos de mí y se alejó, mientras una dolorosa desesperación nublaba sus ojos—. Vete, Pagan. Corre, por favor, corre. No soy lo que crees que soy. No soy “inteligente, honesto, talentoso y compasivo” y oírte decir esas palabras en mi defensa, sentí como un líquido caliente a través de mis venas frías. Quieres saber lo que soy y no puedo decírtelo. Si lo supieras, no tendría que pedirte que corras.
Él gruñó y se alejó de mí, huyendo hacia la oscuridad. No podía dejarlo ir. Corrí tras él y se volvió bruscamente. Su mirada enojada me sorprendió y me congeló. La ira pareció irse inmediatamente y una expresión de tortura se apoderó de sus rasgos perfectamente cincelados. Jadeé al ver la transformación.
—No me importa lo que eres, —le dije, dando un paso hacia él—, no me puedes asustar y no voy a salir corriendo. ¿Qué es lo que dice la canción que me cantas? ““Sin embargo te quedas. Aferrándote a mí, pero te quedas, extendiendo la mano que yo alejo. El frío no es para que permanezcas, sin embargo tú, tú te quedas. Cuando sé que no es adecuado para ti”. —Le repetí sus palabras en la oscuridad. Su rostro se encogió por el dolor.
—Vete, Pagan. Ahora. No me puedo controlar más. —Susurró en la oscuridad.
Di otro paso hacia él. Un gruñido surgió de su pecho y se apoderó de mí en un movimiento rápido. Su boca encontró la mía al instante. Sus dientes mordieron mi labio inferior y luego golpeó suavemente su lengua sobre la mordedura. Mi primer sabor de él hizo girar mi mundo. De alguna manera sabía que sería así. Agarré en mis puños la camiseta de Dank. Necesitaba mantenerlo aquí contra mí, finalmente, permitiendo lo que había estado anhelando. Sus brazos se apretaron a mí alrededor y oí un jadeo en la oscuridad, pero no estoy segura de si era de él o mío. Mi propósito estuvo completo. No había nada que quisiera o deseara más que esto. Había una oscuridad tirando de nosotros, no podía comprender qué era exactamente peor, incluso a través de la bruma de placer, supe que se encontraba allí. Dank arrastró varios besos por mi cuello y murmuró palabras que no entendí. Solté su camiseta para poder apoderarme de su rostro, atrayendo con deseo su boca de nuevo a la mía. Sus manos lentamente corrieron por mi espalda y se deslizaron por mis costillas. Mi respiración se atascó, mientras sus pulgares rozaron la parte inferior de mi sujetador. Dank alejó su boca de la mía, jadeando ruidosamente. Me estremecí al verlo tan necesitado como yo por esto.
—No puedo Pagan. Quiero esto tan malditamente fuerte. Pero no puedo. —En un abrir y cerrar de ojos estuve sola, sentada en el pasto frío en el centro del campo de fútbol. Mi respiración era entrecortada y la cabeza me daba vueltas. ¿Dónde estaba Dank? Mis ojos lo buscaron desesperadamente en la oscuridad. ¿Por qué tenía que dejarme? La sensación de euforia desapareció con él y mi cuerpo dolía por su pérdida.
—¿Pagan? —Una preocupada voz llamó desde detrás de mí. No me giré, porque reconocí la voz de Leif. Había venido a buscarme y aquí estaba yo sentada en mi vestido rosa pálido, comprado para otro chico, en medio de un campo de fútbol abandonado. Tal vez comenzaba a volverme loca. Se arrodilló delante de mí con temor y preocupación en su hermoso rostro.
—Dios, me has asustado. Vine afuera, te busqué y te vi cayéndote o desmallándote… ¿Estás bien? lo siento, Pagan, no quería molestarte. Por favor, por favor, perdóname. —Sostuvo mis manos entre las suyas, sin embargo, el calor de su cuerpo no podía penetrar en el frío que se filtraba a través de mí. Lo miré fijamente, sabiendo que tenía que decir algo. Pero ¿Qué podía decir?
—Está bien. Simplemente no me encuentro bien. Mi cabeza. —Me toqué la cabeza para el efecto—. Lo siento, pero sólo quiero ir a casa. —Se levantó y me ayudó a levantarme, envolviendo su brazo alrededor de mi cintura como un medio de apoyo. Caminamos en silencio a través del campo y del oscuro estacionamiento. No estoy segura de si se sentía enojado o herido, pero ahora sólo necesitaba estar sola. Mi mente no era capaz de envolverse alrededor de lo que había sucedido y yo sabía que en el fondo tenía la esperanza de que Dank estaría en mi habitación esperando por mí.
No volvimos a hablar durante todo el viaje de vuelta. Odiaba el silencio, pero no había manera de explicar lo que había sucedido. Cuando se detuvo en mi entrada, apagó el auto y luego me miró.
—Espero que puedas perdonarme por haberte hecho sentir mal. —Dejó salir un suspiro de disgusto—. Aquí estoy, todo preocupado por la vida personal de Kendra y termino perjudicando a la única mujer que he amado por mi estupidez. —Se detuvo y sacudió la cabeza—. Aún no estás curada de algo que te causé. Nunca te quejas sobre ello, pero sé que aún estás superando todavía los efectos de tu caída. No sé si voy a ser capaz de perdonarme por dejar que mi estúpida boca te molestara tanto que… —hizo una seña con la mano como si fuera hacia el campo de fútbol que se encontraba a millas de distancia—…te vas sola y triste a causa de la tensión que te infligí.
No podía dejarlo culparse a sí mismo por lo que pasó más. Me obligué a eliminar mi estado de bruma y tomé su mano.
—Leif, escúchame. Lo que ha pasado esta noche no es tu culpa. Todavía no estoy segura de lo que me pasó, pero nadie tiene la culpa, excepto yo. No tienes nada, y lo digo enserio, nada que ver con eso.
La pequeña llama de alivio en sus ojos no era lo suficientemente fuerte para compensar su expresión torturada. Puso mi mano en su boca y la besó.
—Te amo, Pagan Moore. —Había estado diciendo esas tres palabras mucho esta noche.
Sabía que no podía decir las palabras que él quería oír. Leif era especial para mí, pero no lo quería, al menos no de la forma en que él me quería a mí. Hice lo único que podía pensar, me incliné y lo besé suavemente en los labios, y luego giré y me bajé del auto. Me dirigí a la puerta sin mirar atrás.
Mi habitación se sentía vacía, pero, de alguna manera, sabía que sería así. Algo había ocurrido esta noche. No sabía lo que era, pero sabía que era importante. Me acerqué a la silla donde Dank pasaba sus noches y me acurruqué en ella. No vendría esta noche. Necesitaba estar cerca de él y esta parecía ser la única manera. El silencio parecía cortar a través de mí como un cuchillo y lágrimas tibias corrieron por mi cara. Extrañaba su voz llenando mi habitación con calor. No quería que me dejara. El temor que se hubiera ido dolía mucho, obstaculizando mis vías respiratorias. El alma rubia que me había asustado ya no me parecía importante. La ausencia de Dank hacía doler mi pecho. No pude aguantar el silencio más, así que comencé a cantar suavemente en la oscuridad.



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 30
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por jesikap el Mar 11 Abr - 18:39

O.M.G  la historia me gusta pero por Dios decidete de una vez pagan... y Dank por Dios si no puedes estar con ella deja de ilusionarla maldita sea... AY no puedo estar contigo pero bien que le anda cantando en las noches...   

necesito que se decidan estos dos...
y aunque no viene al caso esta historia se parece un poquito a Hush Hush digo yo...
en fin espero el siguiente capitulo Smile ,  ya quiero acción


"No vivas la vida escondiéndote detrás de tu pasado, vive para el ahora, cuando encuentres a alguien con quien quieras pasar el resto de tú vida, no la dejes ir, ya sea si ese para siempre resulta ser un día o un año o cien años. No dejes que el miedo de perderlos te contenga de amarlos"

avatar
jesikap

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 09/10/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por wordsofthisgirl el Mar 11 Abr - 19:25

Llevan como 2 semanas saliendo y ya le dijo te amo a pagan? - que hombre tan intenso. yo me hubiera asustado jjajajajaja

No se si Leif actúa como la victima a proposito o es demasiado nulo.

Pagan deja a Leif yaaaa. Si tu corazón late por otro lo vas a terminar hiriendo.


   
avatar
wordsofthisgirl

Mensajes : 1155
Fecha de inscripción : 16/07/2016
Edad : 22
Localización : venezuela

https://entrelibrosyunbuencafe.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Vela el Mar 11 Abr - 19:31

Que fuerte por que es un hecho que el la quiere pero no puede tener a Pegan! !!

Pero y ahora que??

Gracias por el capitulo @LuVelitta


[scroll][size=53][/scroll ][/size]
avatar
Vela

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 11/01/2017
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Emotica G. W el Mar 11 Abr - 22:47

MALDICION PAGAN!!!
Ya terminale a Leif!
Se nota que aun siente algo por Kendra!
Seduce a Dank MALDITA SEA!!!
DANK NO SUFRAS!!! 



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1316
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 21
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Isa el Miér 12 Abr - 0:35

Pobre Leif ya me esta dando lastima mejor que termine de una vez con el si quiere a Dank





avatar
Isa

Mensajes : 406
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 36

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por mariateresa el Miér 12 Abr - 9:41

POBRE LEIF ES MUY DULCE  :MyPrecious:Y DANK LO UNICO QUE HACE ES CONFUNDIR A PAGAN CON EL QUE TE QUIERO, PERO NO PODEMOS ESTAR JUNTOS UFFFFFFFF 
GRACIAS CHICAS


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1845
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Artemiza Fernández el Miér 12 Abr - 18:26

no me gustan mucho las lecturas juveniles, pero le dare una oportunidad.  Smile
avatar
Artemiza Fernández

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 26/01/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por LuVelitta el Miér 12 Abr - 20:13

10
Él no volvió. Pasé todo el fin de semana encerrada en mi habitación esperándolo, pero nunca vino. Me levanté, el lunes en la mañana, muy temprano y me vestí con tal desesperación que casi corrí fuera de la casa hasta llegar a la escuela.
Cuando mi madre preguntó: —¿Leif no te llevará hoy? —Me detuve con mi mano en la perilla, insegura de cómo responder. Dejé que sus llamadas fueran a mi correo de voz el fin de semana.
Después de escuchar sus suplicantes mensajes, finalmente lo llamé y le aseguré que me encontraba en la cama, enferma. Él esperaba llevarme a la escuela esta mañana. Me obligué a mi misma a sentarme y comer mi desayuno mientras esperé diez minutos más, a que Leif llegara. De alguna manera, me las arreglé para aparentar paciencia, hasta que entré por la puerta principal de la escuela. No pude sentirlo. Él no estaba aquí. El puchero en los labios rojizos de Kendra me aseguró que no se escondía de mí.
Simplemente, no estaba aquí. Cada clase que pasaba sin él, se sentía como un agujero negro expandiéndose cada vez más en mi mundo. Leif me miraba con una mezcla de preocupación y frustración que sabía que trataba de ocultar. Una vez que la última campana sonó, salí de la biblioteca y me dirigía a casa. Necesitaba que él estuviera allí.
Pero no estaba. Estuvo ausente por dos días más.
Para cuando entré a la clase de Literatura Inglesa el jueves, lo sentí. El cálido hormigueo creció más de lo acostumbrado después de cuatro días de ausencia. Miré hacia el final de la habitación y allí se encontraba él, dándole a Kendra su sonrisa torcida mientras trazaba su mandíbula con la punta de su dedo. Río, y él se acercó más y le susurró algo al oído que causo que echará su cabeza hacia atrás y se carcajeara. Ella miró en mi dirección y sonrió triunfalmente. Mi mirada viajó de ella a Dank, quien parecía no prestarme atención en absoluto.
Él la observaba con una sonrisa seductora. Me besó y me dejó sola, confundida, y luego desapareció por cuatro días.
Actuaba como si nada hubiera pasado.
Lo miré fijamente, deseando que me notara, que reconociera mi presencia. No lo hizo. Incapaz de observar más la situación, me di la vuelta y salí de la habitación. Leif se encontraba afuera de la puerta, dónde lo dejé. Hablaba con Justin y me miró con una sonrisa de sorpresa.
—Hola, ¿Olvidaste algo? —Preguntó, alargando su mano. Negué con mi cabeza, con miedo de que el enorme agujero que Dank hizo en mi corazón fuera visible para todo el mundo. Me acerqué a Leif y envolví mis brazos alrededor de su cintura. Sus brazos me rodearon al instante.
—Hablaremos después, hombre. —Le escuché decirle a Justin sobre mi cabeza.
—¿Qué pasa? —Susurró a mi oído, mientras continuaba abrazándome. Quería llorar porque no lo amaba. Leif me amaba y sería fácil enamorarme. Nunca me lastimaría de la manera en que Dank acababa de hacerlo. Él era tan bueno y honesto. ¿Por qué no lo amaba a él? Me apreté fuertemente contra su cuerpo, con miedo de que pudiera escuchar mis pensamientos y me alejara en cualquier momento. Sin embargo, Leif no podía escuchar mis temores.
Me acercó más y comenzó a frotar pequeños círculos en mi espalda con su mano. Las lágrimas brotaron de mis ojos y odié llorar en sus brazos por otro chico. Leif se merecía alguien que pudiera amarlo. En una ocasión lo odié, porque pensé que él creía ser demasiado bueno para mí. Ahora, me odiaba a mi misma porque sé que él era demasiado bueno para mí. No lo merezcía, me aferré a él de todos modos. Quizás no lo amaba, pero lo necesitaba. Él no tenía idea de que mis entrañas se sentían como si hubieran sido arrancadas de mi cuerpo, debido a que alguien o algo me rechazó.
—Sr. Brown, Pagan no se siente bien. Necesita ir a enfermería. Me aseguraré de llevarla y traerle un justificante. —Le explicó Leif a mi maestro mientras me abrazaba.
—Bien, ¿Tú la llevarás entonces? —La voz del Sr. Brown sonó preocupada.
—Sí, señor. —La puerta se cerró y el pasillo se convirtió en silencio.
No quería ir a enfermería, pero sabía que no podía quedarme en el pasillo todo el día, dejando que Leif me abrazara. A pesar de que sabía que si yo le pedía eso, él lo haría. Di un paso atrás para levantar mi mirada a su rostro. Su cara era una máscara de preocupación mientras secó una lágrima de mi mejilla.
—¿Qué pasa, Pagan? —preguntó en voz baja.
Me las arreglé para sonreír un poco. —Creo que el malestar se acaba de ir. Me siento bien otra vez. Esta semana fue miserable. —Admití, necesitaba agregar algo de verdad en lo que decía.
Él asintió y me jaló de regreso a sus brazos. —Lo siento. No puedo soportar verte llorar. Me mata. —dijo en voz baja y me apretó contra él. Leif era mi vínculo con el mundo real y mi fuente de consuelo, especialmente ahora que mi corazón se sentía roto sin posibilidad de repararse. Lo que me asustó más fue el hecho de que mi corazón había sido roto por alguien que ni siquiera conocía.
Fui a enfermería, pero sólo me quedé allí el tiempo suficiente para que Literatura Inglesa terminara. Una vez que mi clase de Algebra II estuviera a punto de comenzar, le aseguré a la enfermera Tavers que me sentía mucho mejor y quería ir a clase. Algebra II pasó a ser la única clase que no compartía con Dank o Kendra. Podía sobrellevarlo. Leif estaría conmigo en Historia Universal, así la presencia de Dank sería más fácil de ignorar.
Puse un pie en el pasillo y la inquietante advertencia en mi cabeza de que alguien me observaba hizo que los vellos de mi brazo se erizaran. Miré a los lados del pasillo vacío, pero no había nadie. El miedo parecía atorarse en mi garganta y me obligué a tomar una calmada respiración antes de dirigirme hacia Algebra II con mi pase de la enfermera Tavers. Caminé más rápido de lo normal, esperando ver a más personas. Estar sola en el pasillo me traía recuerdos aterradores.
Especialmente ahora, ya que no estoy segura de si Dank vendría a mi rescate.
Él ni siquiera me miraba, así que ¿Por qué vendría hasta aquí si un alma me persiguiera? La sensación de ser observada se intensifico mientras más cerca llegaba al final del pasillo.
¿Por qué Algebra II tenía que estar al final del pasillo? Miré por encima de mi hombro y el pasillo seguía vacío. Un escalofrío recorrió mi espina dorsal y me eché a correr. No podía verla, pero sabía que se encontraba allí. Mi corazón latía con fuerza en mi pecho. Mantuve mis ojos en la puerta del salón de clase. Todavía parecía estar muy lejos, sin embargo, sabía que si gritaba podían escucharme. El frío se hizo más fuerte y el aire se volvió más pesado, haciendo que fuera difícil respirar. Necesitaba dejar de correr para forzar el oxigeno a entrar en mis pulmones, pero no me dejaría en paz por mucho tiempo.
Una puerta se abrió justo cuando mi visión comenzó a ser borrosa por mi falta de oxigeno y aire, mis pulmones ardían. El frío desapareció. Bajé mis libros y puse mis manos en mis rodillas, jadeando por más aire, relajándome y tratando de calmar mi corazón. Los pasos acercándose me sorprendieron y levanté la mirada, lista para correr nuevamente cuando vi a Dank alejarse.
Lo que sea que me siguió huyó por su culpa. Afortunadamente para mí, no notó que a Dank no le importaba mantenerme a salvo. Mi corazón ya no se aceleraba por miedo, pero dolía por el rechazo. Tomé mis libros del piso y observé la silueta de él, alejándose, una vez más, antes de dirigirme a mi clase.
* * *
—Si no estás lista para comenzar con mi discurso, no tengo prisa. —Leif se inclinó y susurró en mi oído. Ordenamos pizza y estábamos abrazados en el sofá viendo televisión.
La verdad era esa, no me sentía de humor para trabajar en su discurso. Todo lo que realmente quería hacer era disfrutar de la calidez de estar en sus brazos. Estar sentados en el sofá, sintiendo los brazos de mi novio, me ayudaba a mantener el miedo en control. Cuando Leif se marchara, tendría que ir a mi dormitorio sola.
La idea de enfrentarme a mi habitación después de mi experiencia de hoy, en el pasillo, me aterrorizaba. Ver a Dank alejarse de mí, como si él fuera un chico sin ninguna preocupación en el mundo, mientras yo jadeaba en busca de aire, me dejó con un sentimiento de desesperación. Alargué mi brazo y tomé la mano de Leif en la mía. Él estaba aquí. Claro que no me protegería contra las almas psicóticas. Sólo Dank podría detener eso… aquello… la cosa que fuera ella. Pero Dank no se encontraba aquí. Leif era todo lo que tenía y quería absorber su presencia todo el tiempo que pudiera. Leif sostuvo mi mano con la suya y permanecimos en silencio. No estoy segura de qué veíamos. Él reía en voz alta algunas veces y el sonido me hacía sonreír. Disfruto verlo feliz.
Algunas veces olvido lo que es ser feliz.
El timbre de su teléfono interrumpió mis pensamientos y salté. Estaba en el borde esta noche.
Sonrió. —Es mi teléfono, no la alama de incendio. Jesús, estás nerviosa esta noche. —Busco el móvil en su bolsillo y lo sacó.
—¿Hola? —Hizo una pausa—. Estoy con Pagan justo ahora… lo sé, pero estoy ocupado… No hemos terminado todavía. —Leif me miró disculpándose—. De acuerdo, estoy en camino. —frunció el ceño, mientras cerraba su teléfono.
—Era mi papá. Necesita que vaya con él a dejar el coche de mamá con el mecánico. Van a arreglarlo mañana a primera hora. No puede irse a la cama hasta dejar el auto y después tiene que trabajar un doble turno en la estación.
Me senté recta y forcé una sonrisa. Mi madre no llegaba en casa aún y el pensamiento de estar sola me hizo querer acurrucarme como una bola y llorar. —Oh, bueno, umm, entonces ve. Trabajaremos en el discurso mañana.
Él frunció el ceño y deslizó una mano en mi cabello, frotando su pulgar contra mi oído. —Pareces tensa. No me gusta dejarte inquieta.
Sonreí y me encogí de hombros. —Probablemente necesite dormir un poco.
Mentí, esperaba que lo creyera. Se inclinó y me besó suavemente. Deslicé mis manos detrás de su cuello y profundicé el beso. Leif tomó mi rostro en sus manos y ladeó su cara para acomodarse perfectamente. Me sumergí en la comodidad de su cercanía y calidez. Sabía que necesitaba dejarlo ir para ayudar a su papá, pero me aferré. Dejarlo ir significaba que estaría sola. Me apreté contra él, sin pensar en cómo mi necesitad de compañía podía ser malinterpretada con pasión. Un gemido salió del pecho de Leif y me presionó suavemente contra el sofá y me cubrió con su cuerpo.
Nunca habíamos dejado que las cosas fueran tan lejos antes. Dank estaba allí, en algún lugar en el centro: una fuerza invisible que me hacía distanciarme de Leif. Sería un error permitir que las cosas vayan aún más lejos. Que Leif creyera que podemos dar un paso más allá en nuestra relación no sería justo para ninguno. Dank siempre estaría en mi mente. Leif merecía algo más que ser el segundo. Incluso ahora, mientras se presiona contra mí y su respiración suena agitada, no siento nada salvo seguridad. Su mano se desliza por debajo de mi camisa y sé que es hora de detenernos. Justo cuando roza la parte inferior de mi sujetador rompo el beso.
—No. —Susurré y su mano se retira lentamente. Su respiración sonaba entrecortada y pude sentir su corazón latiendo contra el mío. Lentamente se sentó y extendió su mano para levantarme también. Pasó una mano a través de su cabello rubio y se rió temblorosamente.
—Wau. —dice, sonriendo. No estoy segura de qué decir, porque “Wau” no era lo que yo sentía—Lo siento, me dejé llevar. —Se disculpó, bajando la mirada hacia mi camisa, la cual estaba levantada, justo encima de mi ombligo. La tiré hacia abajo y le sonreí tranquilizadoramente. No era como si acabara de tratar de violarme.
—No te disculpes. Necesitábamos parar. Tu papá está esperando.
Leif asintió, su expresión seguía siendo un poco vidriosa, y se puso de pie. Tomó su chaqueta, agarró sus libros y llaves.
—¿Estarás bien hasta que tu mamá llegue a casa? —Preguntó.
Quise reír por la respuesta a esa pregunta. En su lugar, asentí y sonreí. No era como si pudiera decirle que un alma perturbada quería matarme por razones que yo no entendía.
La puerta cerrándose detrás de Leif dejó un fuerte peso sobre mi pecho. Pensé en salir afuera y quedarme en el jardín, para así ver las otras casas iluminarse y las personas dentro de ellas. De alguna manera, ver a las otras personas sonaba seguro. Caminé y me detuve en frente de la puerta. Podría quedarme aquí hasta que mamá llegara a casa. Si cualquier cosa se presentaba, podía correr hasta la calle y gritar. Por supuesto, todo el mundo pensaría que estoy loca, pero llamaría la atención.
—No creo que esas medidas drásticas sean necesarias. Ve a la cama, Pagan, estaré aquí. —Me giré hacia el sonido de la voz de Dank. El alivio y la ira se apoderaron de mí al mismo tiempo. Quería lanzar mis brazos alrededor de él, pero también quería darle un puñetazo en su perfecta nariz.
—Preferiría que no lo hicieras. Sólo ve a la cama. —Su tono frío me hirió más que el miedo. No me miraba, en su lugar veía una revista de deportes que Leif olvidó. Sus botas se apoyaban sobre la mesa mientras reclinaba su silla. Las lágrimas ardieron en mis ojos, pero no lloraría frente a él. Esa era una humillación que me rehusaba a darle. En su lugar, subí las escaleras corriendo.
El agua caliente apartó mis lágrimas mientras estuve en la ducha más tiempo del necesario. Allí mis sollozos fueron camuflados. Una vez que las lágrimas dejaron de caer y todo lo que quedó fue un gran hueco, cerré el agua, salí a la alfombra blanca y envolví una toalla a mí alrededor. Estudié a la chica frente al espejo. Sus ojos rojizos e hinchados.
Ninguna cantidad de agua podía lavar la tristeza que reflejaba. Él estaba aquí y yo me encontraba a salvo. Era algo que agradecer. No tenía el coraje para preguntarle por qué había venido. No quería que me viera llorar. No quería que supiera que pasé media hora llorándole. ¿Quizás robó mi corazón o tomó mi alma? No podía estar segura, pero me rehusé a que tomará mi orgullo, también.
Apreté la toalla más fuertemente y me dirigí a mi habitación. Entré, sabiendo que estaría vacía. Dank no quería estar cerca de mí. Una pequeña parte tenía la esperanza de encontrarlo sentado en la silla de la esquina con la guitarra en sus manos. Lágrimas nuevas brotaron de mis ojos. Necesito controlar esta agonía o lo que sea que es. Alargué mi brazo buscando mi suéter, pero no me atreví a usar cualquier cosa que me recordara a Dank y las noches que pasó cantándome para dormir. En cambio, saqué mi camisa de dormir y la deslicé sobre mi cabeza. Era rosa pálido. Sonreí tristemente, notando que nunca había pensado en eso antes. De inmediato me la quité y la deje caer en el suelo. No podía usarla, tampoco. Abrí mi armario y saqué una camisa de Leif que tenía y me la puse. Todavía podía sentir a Leif y eso me dio el poder para ser capaz de ignorar a Dank y abrazar a Leif con mis acciones, incluso si mi corazón pensaba de manera diferente. Caminé hacia mi cama y me recosté, pensando en la música que no podría escuchar.
El silencio hacía eco a través de la casa, pero sabía que no seguía sola. Él observaba. No quería cerrar mis ojos, esperanzada de que él viniera a sentarse en su silla y tocara música para mí. El único sonido que pude escuchar fue el lento goteo del grifo en el baño y el asentamiento de la casa. Si Dank no estuviera en la planta baja, cualquier pequeño sonido me hubiera hecho saltar y correr hacia la puerta. Sin embargo, con él vigilándome, era capaz de cerrar mis ojos y ser arrullada por el silencio.
La música vino en mis sueños. La inquietante y dulce música llenó el agujero de dolor en mi corazón. Sonreí, buscando la fuente del sonido, pero no encontré nada. Fue sólo un sueño hermoso.



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 30
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Emotica G. W el Miér 12 Abr - 21:05

Bendito Dank!!!
Esa no es la manera de comportarse! ¬¬
Ugh
No entiendo por que todos los hombros creen que con ser frios y eso lograran alejarnos??? 
Solo nos lastiman!!! 
Pero sigo creyendo que debe terminar con Leif



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1316
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 21
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Abril/ Existence-Abbi Glines

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 8. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.