Book Queen
¡Está activa!
Últimos temas
» ¿Qué libro empezamos?
Hoy a las 6:36 por carolbarr

» Aviso Importante y cambio de normas.
Hoy a las 1:33 por Xiora

» Juego de Rangos
Hoy a las 1:31 por Xiora

» El Juego de los Versus
Hoy a las 1:30 por Xiora

» ABC De Frutas
Hoy a las 1:27 por Xiora

» CUENTA HACIA ATRAS DESDE EL 500
Hoy a las 1:25 por Xiora

» ABC de palabras
Hoy a las 1:25 por Xiora

» Palabras encadenadas
Hoy a las 1:24 por Xiora

» De 5 en 5 hasta 500
Hoy a las 1:24 por Xiora

[/hidecode]Bloquear botón derecho[hidecode]
SELECCION DE TEXTO

Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por Maga el Dom 14 Mayo - 9:49

Nueva Lectura de este mes de Aniversario. Mil gracias como  siempre por participar en el club de lectura. Esta lectura será dirigida por @micafp_2530 








Únete a nuestra lectura AQUÍ
avatar
Maga

Mensajes : 2988
Fecha de inscripción : 26/01/2016
Edad : 31
Localización : en mi mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por Maga el Dom 14 Mayo - 10:09

Aquí hay un tema donde quiero que den su opinión por favor 


Únete a nuestra lectura AQUÍ
avatar
Maga

Mensajes : 2988
Fecha de inscripción : 26/01/2016
Edad : 31
Localización : en mi mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por yiniva el Dom 14 Mayo - 18:29

Yo me apuntó!!!!! Ji,ji


avatar
yiniva

Mensajes : 2476
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por wordsofthisgirl el Dom 14 Mayo - 19:03

Me apuntooo!


   
avatar
wordsofthisgirl

Mensajes : 1155
Fecha de inscripción : 16/07/2016
Edad : 22
Localización : venezuela

https://entrelibrosyunbuencafe.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por morena el Lun 15 Mayo - 7:29

Me apunto
avatar
morena

Mensajes : 71
Fecha de inscripción : 22/12/2016
Edad : 52
Localización : Nicaragua

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por axeldave el Lun 15 Mayo - 19:56

no enconetra la lectura nueva, me podrian decir donde esta?
avatar
axeldave

Mensajes : 104
Fecha de inscripción : 26/06/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por Vela el Lun 15 Mayo - 20:13

Me apuntoo


[scroll][size=53][/scroll ][/size]
avatar
Vela

Mensajes : 181
Fecha de inscripción : 11/01/2017
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por Veritoj.vacio el Lun 15 Mayo - 20:37

me anoto TIERNO11


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1943
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por LuVelitta el Lun 15 Mayo - 20:58

Anotadísima!!



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 29
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por Mimilove el Lun 15 Mayo - 22:10

Chicas! Es necesario que haya leido el primero?



[size=54] [/size]
[size=53]   [/size][size=44][/size]
avatar
Mimilove

Mensajes : 60
Fecha de inscripción : 19/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por Maga el Lun 15 Mayo - 23:34





El billonario Ryder Blackweel ha tenido todo bajo control. El más rico hacendado de este lado de Missisippi, ha construído un imperio para el mismo con la intención de crear distancia de su tortuoso pasado. Pero cuando una despampanante sexy de gran voluntad veterinaria llega al pueblo para navidad, Ryder sabe que ha conocido al único espíritu que no puede domar.... Lara Montgomery no quiere involucrarse con ningún hombre, menos con el más rico, exasperante e increíblemente sexy Ryder Blackwell. Ella se promete nunca enredarse con el ranchero encantador, pero cuando el le ofrece el mayor trato-una semana en su rancho a cambio del más costoso caballo. Lara no puede negarse. 
Y así como las noches se vuelven más frías y su atracción más caliente, Lara obtendrá lo que siempre quiso para navidad....

The Billionaire's Club Story#1


Únete a nuestra lectura AQUÍ
avatar
Maga

Mensajes : 2988
Fecha de inscripción : 26/01/2016
Edad : 31
Localización : en mi mundo

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 1

Mensaje por Maga el Lun 15 Mayo - 23:44

1


—Estás a punto de tener a una cabreada hembra en tus manos, hermano.  
Ryder Blackwell miró de reojo a su hermano menor, antes de volver su atención a la nube de polvo levantándose en una humareda detrás de la camioneta Chevy a toda velocidad por la carretera hacia su rancho.  
—Probablemente tienes razón —concordó. Y ese era el punto. Sacarla de aquí—. Se veía bastante molesta en la subasta, ¿no?  
Jason resopló. —Lucía como si quisiera quitarte tu cabeza. Y aunque me gusta una vena violenta en una mujer, no creo que estés preparado para el calor que ella traerá. Tendrás suerte si no te atropella con su camioneta.  
Una sonrisa curvó los labios de Ryder al considerar las posibilidades. El Chevy redondeaba el último giro en el camino del rancho y los neumáticos traseros se desviaron a la izquierda antes de corregirse. —Eres un desleal hijo de puta, Jase, apostando así en contra de tu hermano. Puedo manejar cualquier cosa que ella me infrinja.  
Jason le dio a su hermano un empujón no tan suave, conectando su puño con el hombro de Ryder. —Sigue diciéndote eso, hermano mayor. Por mucho que me gustaría quedarme y observar cómo consigues humillarte, tengo que volver a Dallas. La postemporada está acercándose y no le voy a dar al entrenador McNealy ningún motivo para no ponerme de titular.  
Era la tercera temporada de Jase con los Cowboys y Ryder sabía que su hermano protegía su lugar en el equipo con una ferocidad que hacía a un avispón verse tierno. Trabajó dos veces más duro que cualquier otra persona en el equipo y nunca le dio a nadie, incluidos a los imbéciles comentaristas del ESPN que lo acusaron de comprar su camino en el equipo, ninguna razón para derribarlo. —Más tarde, hermano. Trata de mantener tu tonta cabeza sobre tus hombros, ¿de acuerdo?   
  
—Por favor. —Jase sonaba casi ofendido cuando subió a su Maserati—. No hay nadie que me atrape.  
El motor del auto deportivo cobró vida y la grava se roció bajo las llantas mientras salía del camino. Cuando pasó el Chevy, Jase tocó la bocina un par de veces en un ritmo juguetón. Ryder resopló. Sin duda eso ayudaría para enfriar la reacción de Lara.  
A medida que el Chevy patinaba hasta detenerse a menos de tres metros de donde Ryder se hallaba de pie, una explosión de adrenalina se disparó a través de sus venas. Había algo en su ira que consiguió que le hirviera la sangre. ¿Y eso no lo hacía un enfermo hijo de puta?  
—¡Bastardo! —Lara Montgomery se impulsó a sí misma de la camioneta como el pequeño cohete que era y se volvió hacia Ryder con la fuerza de un tornado—. Sabías que yo la quería. ¡Ahorré durante un año por ese caballo y lo compraste a escondidas mías!  
Algo se atrapó en el pecho de Ryder mientras tomaba cada detalle de la mujer de pie delante de él: su rostro enrojecido de ira, cristalinos ojos azules llenos de fuego. Su cabello castaño oscuro se encontraba salvaje y agitado por el viento, enmarcando su rostro con rizos sueltos que él anhelaba apartar de sus mejillas. Maldita sea, era hermosa. Y desde el día que la conoció, era una picazón que se moría por rascar.  
—¿Te encontrabas en la subasta para comprar a October Sky? —preguntó, señalando con la barbilla hacia el corral donde la yegua pura sangre iba a medio galope y sacudía su cabeza—. No tenía ni idea.  
Cuando sus ojos se abrieron con incredulidad y sopló un agravado suspiro, Ryder tuvo que enterrar los talones de sus botas en la entrada para evitar agarrarla y besar esos labios llenos hasta dejarla sin aliento y pidiendo por más. Por meses, no pensó en nada más que besarla. Tocarla y saborearla. Quería desnudarla lentamente, como si estuviera desenvolviendo uno de los regalos bajo su árbol de Navidad, acariciarla y follarla hasta que gritara su nombre. Cabrearla podría ser una manera poco convencional para conseguir lo que quería, pero a Ryder le gustaba salir de lo normal cuando la ocasión lo requería.  
  
—Eso es mentira y lo sabes.  
Las palabras fueron pronunciadas con un bajo borde, haciendo que Ryder anhele tenerla diciendo su nombre de la misma manera desde el momento en que llegó. Estaba acostumbrado a conseguir a cualquier mujer que le gustara. El hecho de que no podía tener a Lara Montgomery le hizo desearla mucho más y planeaba asegurarse de que al final del fin de semana, ella también lo desearía.   
Lara lo pasó rozando, dándole a Ryder una buena vista de su trasero mientras marchaba hacia el corral. El balanceo de sus caderas era hipnótico, sus vaqueros abrazaban cada curva. Y cuando se inclinó para deslizarse entre los listones de la valla, dándole una mejor vista de ese descarado, redondo trasero y la unión entre sus muslos, su corazón casi se detuvo en su pecho.  
—Todavía estás cabreado de la última vez que estuve aquí, ¿verdad? —Los brillantes ojos azules de Lara se fijaron en él y Ryder reprimió una sonrisa. Su voz cambió cuando se alejó de él y susurró reconfortantes palabras suaves a la yegua, con su mano extendida. La yegua pisoteó un pie en el suelo y dejó escapar un nervioso exhalo de respiración, pero Lara no huyó. Puso su mano izquierda en el cuello de la yegua, su toque hipnotizando mientras movía su palma derecha hacia arriba y abajo de su hocico. Sus caricias eran suaves, pero llenas de propósito y la yegua se calmó, luego se apoyó en el toque de Lara. Nunca en toda su vida Ryder estuvo tan condenadamente envidioso de un caballo.  
—Ryder Blackwell, el millonario ranchero influyente fue aleccionado por la veterinaria local así que le pagará arrojando su dinero alrededor, ¿es eso? —preguntó Lara sin girarse a mirarlo.  
Era evidente que haría esa suposición. Desde el día en que Lara Montgomery montó en cólera por un ternero que quedó atascado en una cerca de alambre de púas en el acre cuarenta, Ryder no podía dejar de pensar en ella. Nadie se atrevía a enfrentarse en su cara por nada, sin embargo esa atrevida pequeña veterinaria se plantó ante él sin siquiera pensarlo dos veces. Pero sus planes no tenían nada que ver con aparecerse o darse importancia. De hecho, desde ese día, intentó todo lo posible para convencerla de ir a cenar con él. Hasta el momento, le había rechazado todas las veces sin ni siquiera apenas una explicación del porqué.  
  
Hace un mes, organizó un evento para recaudar fondos para la asociación local de las Hijas de los Pioneros. Lara se hallaba allí, por supuesto. Con una cita. Ryder nunca estuvo celoso de otro hombre o de lo que tenía hasta esa noche. Se acercó condenadamente a la locura al ver a Lara en un ajustado vestido negro con un escote burlonamente bajo. Sus ojos se pegaron a ella toda la noche, la visión de los emergentes puntos de sus pezones presionando contra la ligera tela en una cruel burla a su imaginación. Pensar en el aspecto que tenía esa noche, hizo que su polla creciera y palpitara contra la bragueta de sus vaqueros. ¿Qué diablos hizo que otro chico tenga lo que yo quería? Seducir a Lara se convirtió en la decidida obsesión de Ryder después de esa noche. La deseaba tanto que le dolía.  
—No tengo que tirar mi dinero —respondió Ryder—. Cuando quiero algo, lo consigo. Es tan simple como eso.  
—Tonterías. No te dedicas a los caballos pura sangre. Lo que significa que fue con intención.  
Lo que significaba que se encontraba allí de pie en un par de vaqueros ajustados y apretada camiseta con escote en V que dejaba ver la curva de sus pechos. Significaba que lo rechazaba una vez más después de que la invitó a salir por décima vez después de la recaudación de fondos. Significaba que era la visión de su lengua saliendo para lamer sus labios carnosos de color rosa. Significaba que le hacía llegar a excusa tras excusa para verla. Maldita sea, le tomó toda su fuerza de voluntad no cerrar la distancia entre ellos y trazar su labio inferior con su lengua. —¿Qué puedo decir, Lara? Tal vez estoy buscando expandir el negocio de ganado.  
—Bueno, lo siento, pero esa explicación no va a funcionar conmigo, amigo.  
Tenía sus mejillas sonrojadas por la ira y su pecho subía y bajaba con aceleradas respiraciones. Esto era lo más cerca que estuvo con ella en semanas. Era como un vaso de whisky costoso: embriagadora, fina, y se dirigía directamente a su cabeza. Planeó todo hasta el último detalle y estaría condenado si no se enterraba en su resbaladizo calor al final del fin de semana. Cuando quería algo, lo conseguía. Y quería a Lara Montgomery.  
Lara habló y le dio a su cabeza una pequeña sacudida para despejarla. — Ryder, quiero esta yegua y vas a vendérmela.  
  
Él inclinó su sombrero Stetson en su frente y cruzó sus brazos sobre su pecho. —No.  
Lara se giró para mirarlo de frente y la palabra fue suficiente para poner sus ojos en llamas. Cuanto más trabajaba en conseguirla, más quería conseguirla bien y desnuda, y si no desaceleraba, Ryder no sería capaz de ocultar la evidencia de su excitación en sus ajustados vaqueros. Si ella era este gran desafío fuera de la habitación, solo podía imaginar lo que sería entre las sábanas.  
—¿No? —repitió Lara, incrédula.  
La deseaba durante demasiado tiempo, sus pensamientos distraídos por ella con demasiada frecuencia para contar. Tenía que poner su cabeza en el juego y sacarla de su sistema de una vez por todas. Ahora. Este fin de semana. Finalmente tenía algo que ella quería. Y se preguntaba cuán lejos iría para recuperarlo.  
—Podría estar dispuesto a renunciar a la yegua —dijo, arrastrando las palabras—, si pasas el resto del fin de semana conmigo.   
***  
Miró a Ryder Blackwell boquiabierta. De todo lo infame, arrogante, manipulador... Ryder Blackwell es tan rastrero, que tendría que levantar su mirada para decir ¡mierda! Si pensaba que simplemente saltaría a su cama y abriría sus piernas para conseguir a la yegua, se encontraba muy equivocado.  
Ryder se acercó a la valla, su paso balanceándose elegante y lleno de propósito, como un lobo en caza. Su mirada se posó en su boca y Lara pateó en el suelo, porque la forma en que la miraba ayudaba nada a mantener su indignación por su ridícula oferta. Sus ojos marrones ardían, el calor robando el aire de sus pulmones, como un hormigueo por su piel. El hombre era sexo personificado, cada duro plano muscular definido rogando ser tocado. Trató de mantener distancia por semanas y seguir el ritmo,  pretendiendo no molestarse en darle la hora del día por el incidente con el ternero. Pero a decir verdad, no confiaba en sí misma a su alrededor. La 
  
atracción era demasiado intensa, la forma en que sus ojos la devoraban como si fuera una costilla de cerdo ahumada lentamente, la dejaba con cada terminación nerviosa en llamas. Incluso ahora, sus dedos ansiaban alcanzarlo y tocarlo, para ver si la definición de músculo prominente debajo de su camisa parecía tan duro como el acero. Y santo infierno, sus vaqueros se hallaban tan apretados que no podía apartar sus ojos del bulto en su bragueta. Lamió sus labios mientras contemplaba el resultado de soltar el botón de sus vaqueros y facilitar bajar su cremallera, diente por diente. Pero Lara no estaba interesada en una aventura de una noche con pim, pam, fuera. Gracias, nena, Blackwell. Incluso si sus habilidades en el dormitorio eran legendarias. Trataba de construir una reputación en la ciudad y una aventura de una noche con el soltero más famoso de la zona no le ayudaría ni un poco.  
—No sé lo que ha oído hablar de mí, señor Blackwell, pero no soy el tipo de chica que se acuesta con un hombre para conseguir lo que quiere.  
Él la estudió por un momento en silencio, con su rostro sombreado por su Stetson, y Lara desvió su mirada. Mirar sus polvorientas botas era mejor que reunirse con la intensa mirada que prometía todo tipo de cosas inapropiadas. —Y yo no sé lo que ha oído, señorita Montgomery, pero no soy el tipo de hombre que tiene que pagarle a una mujer para dormir con él.  
Lara mordió el interior de su mejilla, así su diversión no se mostraría. Rico, extremadamente guapo, por no mencionar encantador en esa manera segura de sí mismo, no había duda de que Ryder tenía mujeres arrojándose a él todos los días. Pero estaría condenada si era una de ellas, no importa lo tentador que pueda ser.  
—Así que, si no estás sugiriendo que me acueste contigo a cambio de October, entonces, ¿qué es lo que quieres?  
Le mostró una sonrisa confiada y sus ojos marrón oscuro brillaban con una luz traviesa. —La forma en que lo veo, hablas de un buen juego, instruyéndome en cómo debo dirigir mi rancho y todo. Pero, ¿puedes respaldar esas palabras? ¿Crees que puedes hacer un mejor trabajo que yo?  
Así que, ¿se encontraban de regreso al negocio de ese condenado ternero? Lara no sabía nada acerca del funcionamiento de un rancho de ganado. Y solo le regañó porque sus coqueteos le hicieron darse cuenta de que si no ponía algo de 
  
distancia entre ellos, habría acabado en su cama. Aún así, preferiría morir antes que admitir que no podía dirigir su rancho mejor que él. —Sé que puedo —dijo ella, infundiendo cada palabra con bravuconería—. Por lo menos bajo mi vigilancia, no habrá ningún ternero desatendido.  
Ryder respondiendo con una risotada, envió un escalofrío agradable por su columna vertebral. — ¿Quieres apostar?  
¿Un desafío? ¡Vamos! — ¿Cuáles son las condiciones?  
Ryder saltó en el peldaño superior de la valla, pasó una larga pierna y después la otra, aterrizando con un salto. No podía apartar los ojos de él mientras caminaba hacia ella, sus poderosos muslos, su paso seguro, y esa misma hambrienta mirada depredadora haciendo que sus dedos se curven en sus botas. Pecado encarnado. Se acercó a su lado, tan cerca que tenía que levantar su mirada para encontrarse con su rostro. Alzó su mano para acariciar a la yegua y cuando sus dedos rozaron los suyos, el pulso de Lara aceleró por sus venas mientras su respiración se enganchó en su pecho.  
—Quédate aquí por el fin de semana —dijo, en voz baja y acogedora—, y maneja mi rancho. Haces lo que digo, cuando lo digo. Si duras hasta el domingo, te daré a la yegua. Fin de la historia.  
Lara levantó una ceja mientras se recordó a sí misma tomar un respiro. Su proximidad hizo que todo su cuerpo cobre vida. Un agradable calor irradiaba entre sus muslos; dulce Jesús, él podría dejarla húmeda con nada más que un vistazo. Rezó para que no notara cómo sus pezones se fruncieron bajo la delgada tela de algodón de su camiseta, prácticamente dolorida por su toque. La mirada de Lara centrada en su boca, y lo único en que podía pensar era tomar su labio entre sus dientes. —¿Y si no duro? —preguntó, un poco demasiado jadeante.  
Ryder le dedicó una sonrisa ladeada que transformó sus huesos en blandos. — Si no puedes arreglártelas, te comprometes a trabajar para mí. Y solo para mí. Como la veterinaria exclusiva de mi rancho. ¿Tenemos un trato?  
Lara se dio la vuelta y acarició el cuello de October. No podía pensar con claridad con esos penetrantes ojos marrones centrados en ella. Una parte quería 
  
gritar: "¡Diablos, sí!" ante la perspectiva de estar encerrada con Ryder Blackwell por un fin de semana completo. Pero la lógica intervino y puso freno a cualquier salvaje imaginación de estar a merced de Ryder por casi cuarenta y ocho horas. La forma en que la devoraba con sus ojos le hizo darse cuenta de que tomar la iniciativa con él podría ser más de lo que podía manejar. Sin embargo, sería tan fácil de rendirse a su propio absurdo enamoramiento, arrojarse al guapo vaquero y poner esos rumores sobre sus proezas sexuales a prueba. Tal vez un salvaje fin de semana con Ryder Blackwell era lo que necesitaba para finalmente sobreponerse de su amor platónico, así podría enfocarse en su negocio. Pero no importaba lo mucho que lo deseaba, no podía arriesgarse a lo que cualquier tipo de relación con él le haría a su reputación.  
Pasó su mano sobre la sedosa, piel gris moteada de October. La primera vez que vio a la yegua en los establos de crianza, estuvo decidida a poseerla. Una sola yegua no era suficiente para construir un exitoso establo por su cuenta, pero era un comienzo, y esa yegua era la clave para redimir su apellido. Incluso los más exitosos establos tenían que empezar de alguna forma, y October era alguna parte de Lara.  
—La estarás cargando en un remolque para mí el domingo —dijo Lara con una sonrisa—. Porque tienes un trato. 


Únete a nuestra lectura AQUÍ
avatar
Maga

Mensajes : 2988
Fecha de inscripción : 26/01/2016
Edad : 31
Localización : en mi mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por mariateresa el Mar 16 Mayo - 0:12

Me apunto


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1845
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por Isa el Mar 16 Mayo - 0:20

Anotada





avatar
Isa

Mensajes : 406
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 36

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por LuVelitta el Mar 16 Mayo - 3:41

Bien!! Ya empezamos y lo hace con todo!!! 

Ryder decidido a conseguir a toda costa que Lara esté con él, y ella hiper enojada porque él compró el caballo que tanto quería solamente para lograr acostarse con ella. 

Una apuesta, si ella gana se lleva el caballo, si pierde deberá trabajar en exclusiva para él.

Un duelo de voluntades!! Aunque a la vista saltan chispas y me parece que Lara tiene todas las de perder!!!
Me gusta!! 

Gracias por el primer capi Maga!!



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 29
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por lunastark el Mar 16 Mayo - 8:00

Me encanta!!!
avatar
lunastark

Mensajes : 411
Fecha de inscripción : 20/08/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por mariateresa el Mar 16 Mayo - 9:35

Me gusto el primer capitulo creo que van a ver muchas chispas entre ellos se ve interesante.
Gracias por el capitulo


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1845
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por micafp_2530 el Mar 16 Mayo - 10:49

Hola hermosas !!!!
Perdón por no aparecer antes, pero una personita muy cruel (Llamada técnico de Telmex) me quitó mi internet y estoy agonizando...
Muchas gracias a todas las que se apuntaron. A continunación les dejo un nuevo capítulo.





'Sra. Maddox!

  
avatar
micafp_2530

Mensajes : 2099
Fecha de inscripción : 26/02/2017
Edad : 24
Localización : Entre las páginas de un libro...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por micafp_2530 el Mar 16 Mayo - 10:54

2

Lara tiró de las riendas, deteniendo su caballo sobre la cima de una alta colina que daba a todo el millar y algo más de las hectáreas del rancho de los Blackwell. Subió las mangas demasiado largas de su camisa de lana gruesa que Ryder le prestó, no es como si hubiera venido preparada para trabajar al aire libre a diez grados centígrados en diciembre, y trató de ignorar el olor muy masculino pegado a la prenda. Su caballo se movió sobre sus pies mientras miraba un verdadero océano de ganado y se preguntó ¿en qué demonios me metí? Sabía que Ryder Blackwell era un hombre que llegó a su posición actual por sus propios esfuerzos, trabajando duro por todo lo que tenía, pero hasta este momento, jamás consideró el tamaño real de su imperio en ganado.
—Un ternero es algo difícil de identificar ¿no? —Ryder apoyó sus brazos sobre el pomo de su silla de montar mientras miraba al otro lado del campo, el ala amplia de su sombrero ensombreciendo su rostro. Su tono no era sarcástico o siquiera burlón, era más bien„ de asombro—. Y eso es solo una cuarta parte del ganado.
La mandíbula de Lara se desencajó. —Ahí afuera tienen que haber unas tres mil cabezas de ganado.
—Más cercano a cinco mil —remarcó. Se removió sobre su silla de montar y Lara no pudo evitar notar los músculos en sus muslos flexionándose contra el pantalón ajustado mientras tiraba de los estribos. Este fin de semana sería un estudio en fuerza de voluntad, eso era seguro—. El resto se encuentra en ranchos en Idaho y en Oregon. Podría haber colocado a estos en otro lugar —dijo, señalando con su mentón hacia el ganado—. Dejar que otros vaqueros se responsabilicen por ellos. Pero los mantengo aquí para recordarme que el éxito no es posible sin trabajo duro.
Su ética de trabajo era algo que Lara respetaba. Podría ser un jugador, conocido por acostarse con cualquier mujer que captara su fantasía, pero cuando se refería a su rancho y el funcionamiento del mismo, era muy serio. —Así que, ¿qué es lo primero en la agenda? —Pudo haber conseguido un punto o dos con su ética de
trabajo realista, pero necesitaba recordarse por qué se encontraba aquí. Sin duda Blackwell inclinaría la balanza a su favor. No renunciaría a October sin luchar.
—Hay unos cuantos cientos de cabezas en aquel postrero por allá. —Señaló hacia un cercado pequeño en el campo a unos kilómetros y medio más o menos del rancho principal—. Necesitamos moverlos de donde se encuentran hacia los corrales en el rancho.
Lara se lo quedó mirando, esperando por el chiste. Por lo menos necesitarían cinco cuerpos más para mover esa cantidad de vacas, ¿cierto? Pero en lugar de consolidar su afirmación con un “¡Estoy bromeando!” o una ronda de risas, chasqueó su lengua un par de veces y sacudió las riendas, instando a su caballo a bajar por la colina.
—Bromeas, ¿cierto? —gritó Lara al tiempo que espoleaba a su propio caballo detrás del suyo.
—No. —Su voz rebotaba al compás de cada paso de su montura—. Y probablemente hay cincuenta o algo así de terneros en ese grupo. Será mejor que no dejemos a ninguno de ellos detrás.
Podría haberla deslumbrado con su, “¡he aquí mi reino!” hace un momento en la cima de la colina, pero no sería tan fácil de engañar de nuevo. Todo este fin de semana no sería de otra cosa más que de retribución. Su humillación como pago de la suya. Nunca antes en su vida había corrido vacas. ¿Por dónde empezarían siquiera?
El caballo de Lara, uno castrado de cinco años de edad llamado Samson, franqueó la colina con facilidad, abriéndose paso por la pendiente con un andar seguro como cualquier caballo de montaña. Por supuesto, las ondulantes colinas de Texas no eran traicioneras por cualquier medio, pero todo lo que bastaría para enviarlos tanto al caballo como a su jinete a caer por la colina sería un solo paso en falso en una roca o un agujero de madriguera. Con una mano agarrando las riendas, y la otra sobre el pomo, Lana se reclinó en la silla de montar, ayudando a Samson con su peso desplazado. Cuando se acercaron a la parte inferior de la colina, aceleró su paso y se dirigió tras Ryder mientras pensaba que conocía su trabajo y no podía esperar para ir a trabajar.
Mientras ganaba terreno acercándose a Ryder, se dio vuelta en su silla y gritó—: Sostén la puerta ¿quieres? —Y le hizo señas hacia una sección de la cerca de alambre de púas que fue modelada en una puerta improvisada. Bueno, le dijo que se encontraba aquí para trabajar. Aparentemente, Ryder tenía planeado aprovecharse de
la situación. Dirigió a Samson hacia la puerta y lo detuvo con facilidad. Ryder se desvió por la línea de la cerca a su izquierda, mirando por encima del resto del ganado, mientras esperaba a que abriera la puerta para él.
Lara saltó de la silla de montar y Samson aprovechó la oportunidad para pastar en el campo de hierba alta. Miró la cerca y tomó una de las secciones de alambres en su mano, moviéndolas para poner a prueba su fuerza. Ryder seguro que no escatimaba a la hora de construir la cerca. La maldita cosa se encontraba tiesa, fija por una sección de alambre que rodeaba un poste de la valla. No se hallaba segura si era lo bastante fuerte para juntar suficientemente los postes de la cerca entre sí para crear la holgura que necesitaría para levantar el bucle del cable y liberar la valla.
Sin embargo, de ninguna manera pediría ayuda.
Todo el dinero en el mundo a su disposición, y ¿Ryder Blackwell optaba por usar una anticuada puerta de madera para sus pastos? Lara respiró profundo, introdujo las puntas de sus pies en el suelo, y envolvió sus manos alrededor del poste de la cerca de la puerta. Apoyando todo su peso en el movimiento, llevó más cerca el poste de la puerta al poste de anclaje de la misma, hasta que hubo creado la holgura justa en el cable para levantar el poste de la valla. Agarró el alambre y lo llevó hasta el poste, pero le quitó algo de su apalancamiento y la tensión en la valla se incrementó, manteniéndola trabajando en el resto del alambre arriba del poste. Maldita sea.
El segundo intento para abrir la puerta terminó de la misma forma, con ella jadeando, sus brazos temblando por el esfuerzo, y la valla burlándosele con su sola presencia. Sin embargo, una risa tonta detrás de ella fortaleció su convicción, mientras se negaba a dejar que Ryder Blackwell obtuviera lo mejor de ella. Podría no ser lo suficientemente fuerte para abrir la maldita puerta por su cuenta, pero era más inteligente que todos esos músculos combinados.
Ignorándolo, Lara se acercó a Samson y se subió sobre la silla de montar. Agarró un trozo de cuerda y la enrolló alrededor del poste de la valla antes de envolver el otro extremo varias veces alrededor del pomo de la silla de montar. Clavó sus talones en los flancos de Samson y su cabeza se sacudió antes de que diera un paso hacia atrás, y luego otro, juntando las dos cercas. Una vez que la tensión en la cuerda estuvo tensa, bajó de un salto de la silla, contando con el entrenamiento del caballo para que hiciera el resto. Un buen caballo de arrear sabía cuándo quedarse quieto, y Samson hizo justamente eso.
Con holgura más que suficiente en el cable, Lara sacó el bucle del poste de la valla y le dio un tirón a la cuerda. Samson dio un par de pasos hacia adelante y lanzó la cuerda al piso mientras guiaba la cerca de alambre de púas para que se abriera y la dejó caer sobre el suelo.
—Después de ti —le dijo a Blackwell con un amplio gesto de su mano.
***
Ryder salió en citas, bueno, más al grano, se acostó con toda clase de mujeres: vaqueras aspirantes, reinas de rodeo, debutantes, del tipo de empresarias incondicionales, una camarera de cocteles o tres, y una profesora de escuela primaria allá en Lubbock, pero había algo acerca de mirar a Lara Montgomery abriendo la puerta que calentaba su sangre a proporciones volcánicas. Al darle esa tarea, esperó que le proporcionara ninguna otra opción más que pedirle ayuda. Demonios, en un buen día él mismo tenía momentos difíciles para juntar esos postes. Pero la ardiente veterinaria se negó a dar marcha atrás y fue malditamente inteligente conseguir que Samson hiciera el trabajo pesado. La próxima vez que se encontrara aquí afuera solo, tendría que recordar ese truco.
—Así que, ¿por qué movemos a este grupo y dejamos a los otros aquí? —preguntó Lara mientras maniobraba a Samson hacia el pasto.
Su tono frío hizo poco para enfriar sus reactores. Al contrario, hizo que Ryder estuviera más decidido que nunca a derretir su exterior helado. —La semana pasada separamos a este grupo. La mayoría de estas vacas en las próximas semanas estarán pariendo. Quiero que se encuentren más cerca de la casa principal. De esa manera serán más fáciles de cuidar.
Ryder levantó su sombrero sobre su frente y se dio vuelta en su silla de montar. Unos pocos metros no eran difíciles de montar e incluso sin la ayuda de Lara, podrían haber movido al rebaño con poco o con ningún problema. Por años estuvieron yendo y viniendo entre estos pastos, y las vacas sabían qué hacer cuando abría la puerta. Pero no deseaba que Lara supiera eso.
—De acuerdo, entonces ¿en dónde me quieres?
No pudo ignorar cómo su tono cayó un par de decibles con la pregunta, casi susurrante, y Ryder pensó en varios lugares en donde la quería, uno de los cuales era sentada a horcajadas sobre su polla, montándolo como lo hacía con el caballo. Jesús,
la forma en la que su trasero caía en la silla de montar y se acomodaba era suficiente para dejar sin aire su pecho.
—Da la vuelta y flanquea el lado izquierdo. —La voz de Ryder se encontraba tensa, pero no era nada en comparación con la erección tensando su pantalón. Aclaró su garganta y se removió en su silla de montar—. Eso las sacará del pasto, haz que se dirijan hacia el rancho.
Se cubrió sus ojos con su mano mientras dirigía a Samson hacia el sol. Ryder sacó su Stetson de su cabeza. Acercó a Dakota, su caballo, al lado de ella y le lanzó el sombrero. —Toma. Vas a necesitarlo.
Sin ni siquiera detenerse a considerar la oferta, Lara se colocó su desgastado Stetson sobre su cabeza. Era un poco grande, y se deslizaba por su frente, pero Ryder no podía negar que lucía malditamente bien con él. Viendo su sombrero y su camisa en su cuerpo lo volvió loco, revolviendo sus pensamientos al punto que todo el ganado podría alejarse aquí y ahora y no le importaría una mierda.
Como si ni siquiera se encontrara allí, Lara dirigió a Samson alrededor de la pastura, sacando a las vacas y a los terneros a través de la puerta de los pastos y hacia el siguiente campo. No sabía qué hallaba más agravante, si el hecho de que lo ignorara, o bueno, el hecho de que lo ignoró. Si Jase estuviera aquí en estos momentos, se habría caído de su caballo riendo. ¿Qué tenía que hacer para conseguir una segunda mirada suya?
Sin embargo, Ryder nunca estuvo metido en una situación frustrada. Había orquestado la compra de October Sky, sabiendo que eso sacaría a Lara de aquí. Jamás dejaba nada al azar. Y tan pronto como el ganado salió en fila por la puerta, se sentó sobre su silla de montar y esperó a que Lara perdiera esa frescura que con tanta facilidad mantenía.
—Espera ¿a dónde crees que vas amiguito?
Ryder sonrió al tiempo que uno de los terneros salió corriendo delante del grupo, retozando hacia la línea alejada de la cerca en donde el resto del ganado pastaban. Samson partió a medio galope, haciendo gala de su formación mientras se movía para aislar al ternero y dirigirlo hacia la dirección correcta. Lara se dio la vuelta de nuevo para enfrentarlo, una sonrisa triunfante curvando sus labios carnosos cuando dos terneros más rompían filas y se dirigían en direcciones opuestas. Ryder no podría haberlo planeado mejor si hubiera entrenado a esos pequeños bichos para que salieran corriendo de esa forma.
—Doc, mejor es que los acorrales. No querrías que uno se quede atrapado en algún lugar de la valla.
Le lanzó una mirada que agitó aún más sus deseos mientras maniobraba a Samson hacia el ternero más cercano. Movimiento errado. Primero debería haber llevado a la línea al ternero más alejado para animar al otro a hacerse a un lado. De nuevo, perfecto.
—Demonios —murmuró Lara mientras otro ternero daba patadas y se deslizaba hacia un trozo de hierba verde en las afueras de la manada. La mamá generaba un interminable escándalo mientras detenía el flujo de la manada para ir tras su bebé—. Regresa pequeñín —canturreó Lara—. Preocupas a tu mamá. —Le dio la vuelta a Samson y lo envió de cabeza al medio del rebaño.
—Maldita sea. —Ryder rechinó sus dientes apretados mientras el grupo una-vez-ordenado caía rápidamente en el caos. Demasiado para un plan bien orquestado. No sería de mucha utilidad tratar de seducir a Lara si primero era pisoteada por una estampida.
Silbó con fuerza, el sonido haciendo eco en las colinas distantes. El sonido pareció distraer a Lara de su resuelta tarea, levantó su mirada y miró alrededor para encontrarse a la deriva en un mar agitado de ganado. El polvo se arremolinaba a su alrededor y agitó su mano delante de su rostro mientras tosía. Samson se encabritó, para nada feliz de ser empujado, y casi lanzó jodidamente a Lara de su asiento.
De casualidad, Ryder echó un vistazo hacia el rancho, aliviado de ver una veta de piel negra y blanca corriendo por la colina, hacia ellos. Pepper, el mejor perro de vacas que tenía, bajaba por la colina con un ladrido, claramente entusiasmado de mostrarle al ganado quién era el jefe. Mientras las vacas se agitaban más, sus crías empezaron a hacer una cacofonía de sonido, ahogando la voz de Lara cuando gritaba por encima del estruendo.
Bueno, no era la forma en la que imaginó acercarla, pero Ryder decidió que la improvisación tenía sus méritos. Presionó sus talones en los flancos de Dakota y lo envió hacia el tumulto de animales. Dakota se presionó contra las riendas, lanzando su cabeza de lado a lado. Lara debería haber sabido mejor dirigir un caballo en un grupo agitado de vacas como esas. Dakota se ponía más nervioso, pisoteando sus cascos y elevando sus piernas mientras pensaba con preocupación que se encontraba a punto de ser pisado.
—Espera chico. Tómalo con calma —cantó Ryder en su oído mientras colocaba una mano reconfortante en el cuello del semental y lo maniobraba directo hacia el interior del espeso caos. Samson giró violentamente mientras buscaba una forma de salir de la estampida y los ojos de Lara se hallaban tan grandes como un dólar de plata, su expresión de miedo apenas cubierta. A través de la prensa de ganado, Dakota continuó su camino como cualquier semental batallante que se aprecie. Ninguna vaca molesta iba a empujarlo y con cautela se abrió paso a través de la estampida a su alrededor, oídos aguzados y cabeza en alto.
Samson se resistió una vez más y Lara perdió su agarre de las riendas, en su lugar, se agarró del pomo para quedarse en su silla de montar. Antes de que pudiera tratar de lanzarla nuevamente, Ryder se colocó junto a ellos y agarró el aparejo descartado de Samson antes de envolver su otro brazo alrededor de la cintura de Lara, tirándola hacia su silla. —Tienes suerte que no te haya lanzado —gruñó Ryder cerca de su oreja—. Demonios Lara, podrías haber sido aplastada.
No quiso ser tan duro con ella. Después de todo, él fue quien la colocó en esa descabellada obra. El corazón de Ryder latía con fuerza en su pecho y sus músculos se tensaron por la adrenalina no usada. Y lo que realmente le hizo temblar, aterrado por completo, fue el miedo que sintió al verla ahí afuera y encontrarse casi demasiado lejos para ayudarla.
Hablando sobre un territorio desconocido.


'Sra. Maddox!

  
avatar
micafp_2530

Mensajes : 2099
Fecha de inscripción : 26/02/2017
Edad : 24
Localización : Entre las páginas de un libro...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por Anahi Ellena el Mar 16 Mayo - 13:49

Gracias..
avatar
Anahi Ellena

Mensajes : 130
Fecha de inscripción : 10/07/2015
Edad : 29

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por LuVelitta el Mar 16 Mayo - 14:00

Uff!! Jajaj a este ritmo los intentos de seducción de Ryder van a terminar literalmente aplastando a Lara!! 

Ya con la maniobra de la cerca, Lara le demostró que se las puede ingeniar en astucia quizás hasta mejor que él, ya que a Ryder mismo nunca se le había ocurrido ayudarse con el caballo para abrirla... pero hacer que intente mover tanto ganado sin ayuda​ de los perros, eso fue un mal y peligroso movimiento! 

Quiero ver cómo sigue!!! Gracias por el capi Mica!!



avatar
LuVelitta

Mensajes : 3130
Fecha de inscripción : 28/08/2016
Edad : 29
Localización : Perdida en el medio de la nada...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por yiniva el Mar 16 Mayo - 16:15

No creó que Lara acepto la propuesta de Ryder por que quería el caballo, si no también para estar cerca de el. Va a terminar agotada con todo ese trabajo, pero bueno  todo sea por el caballo y por Ryder obviamente.
ja. ja


avatar
yiniva

Mensajes : 2476
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por citlalic_mm el Mar 16 Mayo - 19:29

I
 
Me gusto, tienen buena pinta, con un hermano jugador profesional, millonario, vaquero y el primer encuentro fuerte fue por comprar un caballo… violent veremos que mas nos trae esta lectura, un incendio entre ellos es seguro jajaja TIERNO11
 
 
II
 
Imperio de ganado y ella se muere por montar a uno, al dueño…
Eta lectura no pertenece a la zona hot???? Por que vaya si lo parece haber que mas sorpresas nos trae....




“El éxito no es posible sin trabajo duro”
avatar
citlalic_mm

Mensajes : 914
Fecha de inscripción : 04/10/2016
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por Veritoj.vacio el Mar 16 Mayo - 23:42

El primer capitulo se ve muy bien, ya de inicio hay chispas entre ellos, se va a poner super candente.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1943
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por micafp_2530 el Miér 17 Mayo - 10:37

Buenos días hermosas !!!
Me están encantando sus comentarios.
Espero dentro de poco poder dejarles el calendario, solo tengo una duda respecto a el y estoy esperando que me contesten. xD
Vamos por un capi más hoy...


'Sra. Maddox!

  
avatar
micafp_2530

Mensajes : 2099
Fecha de inscripción : 26/02/2017
Edad : 24
Localización : Entre las páginas de un libro...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #2 Mayo 2017- The Billionaire Cowboy - Mandy Baxter

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 4. 1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.