Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Lectura de Trilogía: Prodigy-Marie Lu #2
Hoy a las 16:57 por yiniva

» ABC de palabras
Hoy a las 16:41 por johanaalove

» ABC de países y ciudades
Hoy a las 16:39 por johanaalove

» De 10 en 10 hasta el 1.000
Hoy a las 16:36 por johanaalove

» A B C de Animales.
Hoy a las 16:13 por johanaalove

» ABC de Países y Ciudades
Hoy a las 12:05 por CosmicMoon

» ABC de nombres
Hoy a las 12:05 por CosmicMoon

» Cuenta hasta 100.
Hoy a las 12:04 por CosmicMoon

» CUENTA HACIA ATRAS DESDE EL 500
Hoy a las 12:03 por CosmicMoon

Staff del Mes
Traductora del Mes
astrea75
Correctora del Mes
Daliam
Bibliotecaria del Mes
Mave
Diseñadora del Mes
Roxx

Lectura #1 Septiembre 2017

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por carolbarr el Miér 13 Sep - 10:38

Yo también creo que habra historia entre el "imbecil" y a chica, debe estar alli porque es un experimento

No debe ser facil saber que el amor de tu vida morira, pero de alli a dejarlo y no disfrutar de lo poco que tendrian, es de cobardes.. me refiero a Danni

Gracias por los capítulos
avatar
carolbarr

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 28/08/2015
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por mariateresa el Miér 13 Sep - 17:20

Me gusta Kilter a pesar de ser un bruto gruñon es el tipico alfa con el alma dañada...
Y Danii pense que tenia mas pelotas pero entre su claustrofobia y el trauma de su papa quedo como estancada.
Balen es un dulce me encanta jajajja
Gracias


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1730
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por svenkok el Jue 14 Sep - 11:35

Me conmuevo el encierro de Walleron. La incertidumbre, ansiedad e impotencia que debe sentir por estar encerrado aun cuando estuvo de acuerdo solo por ayudar a Danni y Balen. Es desinteresado. Me encanta su personaje por eso y por como ama a Delara, sin embargo intenta ocultarlo a otros y en el proceso trata de convencerse a sí mismo, incrementando su dolor y soledad.
 
Me conmueve el dolor de Delara. Al mismo tiempo me da rabia como se destruye poco a poco buscando lo que no tiene (Waleron) en otros.
 
Me encanta posesividad y ternura de Balen y aun así Danni no está segura de lo que siente el uno por el otro. La incertidumbre y desespero de Balen por seguir con Danni, la ferocidad para defenderla. Tener que verla morir y traerla de vuelta Sad 

Y como la sostiene en cada momento después de la transformación. Brindándole su apoyo y fuerza para que pueda desarrollar sus poderes y concentrarse en ayudar a Kilter.

 
Me gusta mucho Kilter, mal humorado y mal educado.  
Creo que su personaje es como el típico macho alfa que le pega el amor sin darse cuenta.  Espero poder leer más de él.
avatar
svenkok

Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 21/08/2017
Edad : 28
Localización : Puerto Rico

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 20:50

29


Balen




Me apoyé contra la pared de la deslucida habitación de hotel, los brazos cruzados mientras miraba a Danni sentada sobre la cama hablando con Delara y Jedrik. Después de explorar el área, la misión era sólida. Bueno, tan sólida como podía serlo con el jodido Kilter tirando su mierda.

Danni reía por algo que Jedrik dijo.

Amaba todo acerca de ella. La manera en que se movía sin presunción. Como sus ojos destellaban cuando reía. La manera en que su nariz se arrugaba como-un- botón cuando estaba molesta. Pero solo así de rápido como venía, esta podía desaparecer. Sin rencor, porque tenía misericordia en creces.

Sus problemas de confianza no eran ningún problema. Entendía su recelo acerca de volverse demasiado cercana de alguien. Mierda, su madre murió y entonces su padre voló sus sesos. Incluso aunque ella estuviera luchando por nosotros, sentía su duda, ese indicio de miedo que pesaba fuertemente sobre ambos.

Nunca la dejaría, al menos no voluntariamente, y si el destino decidía que yo dejaría esta tierra, entonces ella sería lo suficientemente fuerte para permanecer sola. Ella no era su padre. Sobrevivió a la tortura y el ahogamiento, por el amor de Dios. Ella podía no verlo, pero Danni estaba equivocada como el infierno.
 
Suspiré mientras retorcía las bandas de oro en mis muñecas. Un dolor agudo apretó mi pecho con el pensamiento de otro sujeto en los brazos de Danni después de que me fuera.

—Con un demonio —murmuré.

—¿Balen? —preguntó Danni, acercándose a mí y tomando mi mano en las suyas.

No mucho, solo estoy pensando en ti con otro hombre.

—Necesitas dormir un poco —dije con demasiada fuerza en mi voz. Apreté su mano y besé la punta de su nariz, la cual ya se había arrugado.

Estaba todo jodido y tenso con esta espera y siendo incierto acerca de donde estaba el maldito Kilter o lo que estaba haciendo. El chico estaba bloqueando a Danni de su mente; ella había tratado varias veces de alcanzarlo sin respuestas. Ya sea que estaba muerto o estaba bloqueándola.

Ella se las arregló para ponerse en contacto con Ryker, pero no les había dado nueva información.

Danni se inclinó hacia mí, su cuerpo bloqueando la vista de los otros mientras deslizó su mano hacia abajo por mi pecho hacia mis pantalones vaqueros, y entonces... santa mierda. Su mano se deslizó dentro de la pretina y la punta de sus dedos tocó la cabeza de mi polla.

—Te quiero, Balen —susurró, en la más sexy voz ronca que nunca había escuchado.

Estaba congelado, incapaz de moverme mientras su mano se envolvía alrededor de mi polla.

—Dios. —No había nada como una chica, una chica que amaba, pidiendo una follada. Era la única cosa más caliente nunca.

Keir, quién estaba en su celular hablando con Anstice, se volvió hacia mí. Él frunció el ceño y luego se volteó. Me reí.

Danni sacó su mano de mis pantalones y caminó hacia la habitación contigua. Se detuvo, miró por encima de su hombro, y entonces metió su dedo que había estado justo en mi polla en su boca. Jesús.

Gruñí mientras Danni desaparecía.
 
—Tu chica te necesita —dijo Keir—. Si yo tuviera a Anstice aquí, estaría pateado todos los culos a la acera.

Cabeceé.

—Despiértanos en dos horas.

Fui dentro de la otra habitación y bloqueé la puerta.

Danni estaba de pie a los pies de la cama, su mano descansando en su cadera.

—Amo tu cuerpo, cariño. —Tenía esencia, por lo que podría agarrarla y abrazarla, sentir que no iba a romperse cuando la follara—.Y voy a tenerlo.

No podía esperar para sumergir mi polla dentro de ella de nuevo. Habíamos estado demasiado ocupados huyendo por esta mierda y todo lo que quería hacer era explorar cada hendidura con mi lengua por el próximo mes. Desafortunadamente, nosotros no teníamos un mes. Ni siquiera sabía si teníamos más que un día.

Ella se aproximó con lentos, seductores pasos mientras sacaba su camiseta sobre su cabeza y la lanzaba en el suelo. Mis ojos viajaron hacia abajo sobre ella, desde su clavícula hasta su pecho donde tenía puesto un sujetador de encaje rojo con un lazo negro en el centro. Rasgar la cosa con mis dientes sonaba como una condenada buena idea.

Parecía que no estaba teniendo ninguna oportunidad, sin embargo, ya que Danni desabrochó su sujetador y este cayó al suelo. Mis ojos fueron hacia el sujetador en el suelo, subiendo por su abdomen, y hacia sus pechos.

Cristo. Mi polla se tensó contra mis pantalones vaqueros.

Estaba perdiendo. Solo ver sus pezones erectos y listos para mí, para probarlos, envió a mi corazón a acelerarse. Peleé con la urgencia de agarrarla y presionar su rostro primero contra el colchón y joder el infierno fuera de ella.

Tomé un paso más cerca de para hacer justo eso, cuando lentamente negó con la cabeza.

—No aún. Sonreí.
—¿Estás tratando de cambiar las reglas aquí, pequeña? Ella se encogió de hombros y sonrió.
 
—Quizás. —Desabotonó sus pantalones vaqueros, deslizando su mano dentro y tocándose a sí misma.

Santa mierda. Yo estaba cerca de disparar mi carga en ese mismo momento.

—Tú no puedes hacer mierda como esta y esperar que permanezca de pie aquí.
—Me acerqué un paso hacia ella. Ella caminó hacia atrás, su mano aún en sus pantalones, excepto que ahora yo podía ver el movimiento debajo de sus  pantalones vaqueros.

—Estoy tan condenadamente mojada por ti ahora mismo, Balen.

Gruñí e hice una zambullida por ella, pero estaba lista y brincó hacia un lado. Sacó su mano de sus pantalones y entonces levantó dos dedos que brillaban con su humedad.

—Bebé —gruñí.

Ella acarició sus labios con la humedad, y entonces su lengua se disparó fuera y lo lamió. Juro que tuve un mini-orgasmo mientras todo en mí se tensaba. Estaba intentando de mantener mi mierda junta pero Danni estaba haciendo todo lo que podía para romper todo mi control.

—Yo no tomo bien las bromas.

—No pensé que lo harías. —Meneó su culo mientras saltaba fuera de sus pantalones vaqueros, llevando sus bragas rojas con ellos.

Mi mano fue hacia mi polla mientras la miraba y me frotaba a mí mismo, tratando de encontrar alguna clase de liberación del dolor. Pero al segundo en que me toqué a mí mismo, mi control se rompió y gruñí fuerte justo antes de ir por ella.

Ella gritó, una pierna aún atascada en sus pantalones vaqueros mientras intentaba de apartarse. Se habría estrellado contra el suelo de no ser por mi brazo bloqueándola alrededor de su cintura y acarreándola contra mí tan cerca que su trasero estaba presionando en mi polla.

—¿Terminaste de divertirte? —Me aseguré de que ella no estaba yendo a ninguna parte ajustando mi agarre.

En lugar de responder, la pequeña descarada alcanzó entre sus piernas y comenzó a jugar con ella misma de nuevo. Su cabeza cayó hacia atrás para descansar en mi pecho y ella gemía, sus piernas temblando.
 
—De ninguna jodida manera. —Agarré su muñeca y saqué su mano, alejándola, entonces la obligué más cerca de la cama hasta que sus rodillas estaban contra esta—. ¿Quieres jugar? Jugaré. Inclínate.

Con esto, Se sacudió y también lo hizo mi polla.

—¿Balen?

La empujé contra el colchón, manteniendo mi mano sobre la parte baja de su espalda.

—Y sé que estás bien con esto. Tú misma lo dijiste. Solo acostándote sobre tu espalda te molesta.

—Bueno… —

Golpeé su culo una vez.

—Balen, detente.

—Necesitas dejarte ir; mis dedos pueden hacer un mejor trabajo de lo que los tuyos pueden. Todo lo que necesitas hacer es pedirlo. —Mantuve la presión en su espalda mientras mi otra mano deshacían mis pantalones vaqueros, y luego los empujé fuera, para que mi trasero y mi polla saltaran libres. Nunca se sintió tan jodidamente bueno.

—Balen, no estoy segura —la golpeé de nuevo, un poco más fuerte, pero solo lo suficiente para tener su atención y ella gimió. Fue un gemido bueno y eso hizo que la sangre se drenara de cada parte de mi cuerpo y fuera directo a mi polla.

—Voy a follarte ahora, pequeña. Y esto va a ser duro. ¿Estás bien con eso?

Asintió con la cabeza, sus mejillas presionándose contra el colchón y podía ver el deseo agitándose en sus ojos. Corrí mis dedos hacia abajo por su espalda luego agarré mi polla, deslizándola entre su humedad y entonces levantándola hacia la raja de su culo.

Se tensó por un segundo mientras jugaba un poco alrededor de su culo, sabiendo que ella no estaba segura si iba a follarla por ahí o no.

—No esta vez. —Presioné en el ajustado agujero arrugado—. Pero lo haremos. Y Danni —me incliné sobre ella y besé la parte trasera de su cuello—, va a doler y vas a amar cada segundo de ello.
 
Presioné mis caderas duro contra las suyas y ella se arqueó, empujando hacia afuera.

—¿Podrías dejar de jodidamente estar por todos lados y poner esa hermosa polla dentro de mí?

Reí entre dientes y esa fue la primera vez que en verdad reí en el medio del sexo. Demonios, amaba a esta mujer. Mis ojos golpearon las bandas de oro y me congelé. Ella debió sentir la repentina tensión en mí porque inclinó la cabeza hacia arriba para mirarme.

Se estiró por mi mano que descansaba sobre el colchón. Sus dedos se entrelazaron con los míos y los apretó. Ambos sabíamos lo que estaba viniendo. Habíamos luchado contra esto. Huíamos de esto. Peleábamos juntos sobre esto.

Le había pedido que luchara. ¿Luchar con qué? las bandas de oro eran mi prisión.

Su suave susurro se filtró dentro de mí y no fue lo que esperaba.

—Nene. Polla. Ahora.

Esas palabras de su boca rompieron cualquier control que me quedaba. Presioné mi punta contra su húmeda entrada luego la agarré por las caderas, y con un duro empujón, empujé profundo. Ella gritó, su cuerpo tensándose y su mano se enlazó con la mía, curvándose.

Sabía que mis dedos estaban magullando sus caderas, pero no podía evitarlo. Golpeé dentro de ella, amando el sonido de su culo y mi pelvis palmeándose juntos otra y otra vez. Ella gimió y presionó su espalda contra mí. Me conduje más fuerte. Dejé ir una de sus caderas y deslicé mi mano debajo de ella y encontré su clítoris.

Sonreí cuando su respiración se enganchó y ella gimió.

—No aún. —Jugué de ida y vuelta mientras continuaba empujando dentro de ella, la cama crujiendo por mis duras embestidas—. Espera por mí —gruñí.

No era que yo iba a durar mucho más.

—Balen —lloriqueo—. Por favor. Ahora.

Debería hacerla esperar. Quería hacerla esperar, pero yo estaba perdiéndolo y...

—Ahora. Joder, ahora. —Gruñí y mi polla se sacudió.
 
Sus músculos se apretaron y se agarraron alrededor de mí mientras ambos nos veníamos. Su espalda se arqueó y sus puños tiraron de las sábanas. Rodé mis caderas, manteniendo su trasero apretado contra mí.

Me incliné y froté su cabello, tirando de su cabeza hacia atrás así podía alcanzar su boca. Entonces la besé, lento y duro, tomando lo que ella me daba… todo de ella.

Y aun así, no podía tener todo de ella, ¿Podía?

Bruscamente me tiré hacia atrás y deslicé mi polla de la caliente humedad.
Miré hacia abajo. Joder. Sin condón. Dios.

Nunca lo hice sin un condón. Incluso aunque nosotros éramos Scars, aún podíamos dejar embarazada a una mujer, humana o no.

Volteó sobre su espalda y podía decir por su expresión que ella sabía exactamente lo que yo estaba pensando. Extendió su mano, sonriendo.

Curvé mis brazos alrededor de ella y besé la parte superior de su cabeza. Joder, si quedaba embarazada y yo no estaba aquí... no era una cosa buena que hacer.

—Sería un regalo, Balen. —Danni acurrucó su trasero contra mí y oí su suspiro mientras yo lentamente acariciaba su abdomen.

Joder, mi chica acababa de leer mi mente.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 20:52

30


KILTER
 

Tenía que orinar y sospechaba que el “pollito” también, así que nos arrastramos a través del túnel a donde ambos pudiéramos hacer nuestras necesidades. Esa fue una maldita alegría, considerando que el “pollito” no podía orinar a menos que me moviera más allá en el túnel. Ella había tenido el puto valor para decirme que le diera la espalda. Le dije que orinara o moviera su culo de vuelta por el túnel. Gané.

Habíamos pasado dieciséis horas escondidos en el ducto de ventilación, y todavía los hombres seguían buscándola. Supuse que el pequeño “palillo de dientes” era más importante de lo que pensé. Lo curioso era que, si un trabajador se ausentó SIN PERMISO se pensaría que se había ido a casa o renunció. Estos chicos estaban corriendo por ahí buscándola como si ella fuera la maldita Reina de Inglaterra.

—Ellos nunca dejarán de buscarme. —dijo.

—Lo harán si estás muerta. —repliqué. Dos hombres pasaron corriendo junto a la rejilla de ventilación rumbo al corredor. Oí la puerta exterior abrirse y cerrarse. No serían los últimos de ellos, pero la puesta de sol se estaba arrastrando rápidamente sobre mi culo y teníamos que movernos.

—Nos vamos. —dije. —Fuera. Ahora.

Me deslicé hasta el final del ducto y puse los pies contra la rejilla. Di una patada con ambos pies y la cubierta cedió, volando a través del pasillo y chocando
 
contra la pared adyacente. Había perdido demasiado tiempo y me negaba a esperar otra noche para sacar a Ryker. Estaba teniendo esta mierda hecha ahora.


Ella se arrastró detrás de mí y rápidamente puse mi cuchillo contra su garganta y la empujé a través del pasillo, donde la cámara nos perdería de vista.

Nunca dudé en matar antes. Hacía lo que fuera necesario, y punto. Y ella era una carga. Tenía que morir. Pero algunas preguntas tenían que ser respondidas en primer lugar.

—¿Dónde mantienen a Ryker?

—¿Quién es Ryker?

—No te hagas la tonta, chica. El Scar, el que está en este edificio. ¿Dónde está?
—Tiré de su cabello hacia atrás. —Respóndeme. —Tiré más fuerte de su cabello e hizo una mueca.

—Te llevaré con él, pero prométeme que me llevarás contigo.

Raramente era sorprendido, pero estaba anonadado como el infierno. No había cadenas o dispositivos en ella. ¿Por qué iba a querer irse? ¿estaba intentando infiltrarse en los Scars? ¿conducir a sus amigos hasta ellos? que se jodiera.

—No. —Yo no negociaba. Era a mí manera o nada.

—Entonces mátame —dijo. Me tensé.
—¿Por qué?

—Porque soy una cobarde y no puedo hacerlo yo misma —dijo con la-mayor- naturalidad.

Le di la vuelta de modo que su pecho estaba contra el mío. Se encontró con mis ojos y vi una lágrima deslizarse por su mejilla.

—Jesucristo. ¿Por qué demonios estás llorando?

—Kilter, he estado intentando contactar contigo todo el día. Treinta minutos hasta que llegue el atardecer, y luego esos sensores se activarán. ¿Has encontrado a Ryker?

Mierda, Danni.
 
La mujer en mis brazos permanecía inmóvil, casi como si ya estuviera muerta. Un cadáver con lágrimas. Mierda, si no la necesitaba, podría destriparla y olvidar sus hechizantes y profundos ojos marrones.

—Trabajando en ello —respondí.

—Te sugiero que te pongas en marcha entonces. Estamos en posición.

—Sugiero que jodidamente te largues de mi asunto —disparé de vuelta—, ¿Por qué?
—No tenía tiempo para esta mierda, sin embargo aquí estaba preguntando sobre su historia de vida.

—Lo odio —dijo. Levantó la mano hacia el cuchillo y la dejé, sabiendo que podía reaccionar un infierno mucho más rápido de lo que ella podría. Un movimiento y le cortaría la garganta o se la enterraría; de cualquier manera tendría el trabajo hecho.

—¿Quién? —pregunté. ¿Por qué coño me importaba?, no tenía ni idea, pero las palabras estaban fuera de mi boca antes de que pudiera detenerlas.

—Mi esposo.

Mierda, ¿ella quería morir a causa de un matrimonio de mierda? A la mierda eso; tú lo hiciste. Vive con ello, princesa.

Puso sus dedos en la hoja y la empujó hacia su cuello. Un hilo rojo de sangre se deslizó por su piel. Presionó más fuerte y yo reaccioné, agarrando su brazo y torciéndolo detrás de su espalda. Muy bien, así que ella tenía un deseo de muerte.

—Llévame a Ryker. —La amenaza de acabar con su vida no tuvo ningún efecto, así que utilicé otra táctica… mintiendo. —Te llevaré con nosotros. Pero no vengas llorando conmigo cuando repentinamente empieces a extrañar a tu marido.

El alivio que emanó de su cuerpo era abrumador. Sus ojos se cerraron, los músculos se relajaron, y se dejó caer en mis brazos. Conmigo no funcionaba el llanto, o mujeres patéticas. La aparte de mí.

—¿Dónde demonios está?

Ella asintió con la cabeza hacia la puerta al lado de ellos.

—Ahí dentro.
 
Maldije en voz baja. Al otro lado del pasillo donde estaba el ducto de ventilación, toda la maldita noche, y yo ni siquiera lo sentí. Las paredes tenían que tener un pie de espesor en acero.

—Abre la puerta.

Ella se acercó, poniendo la mano en la caja de código.

—Tan pronto como abra esta puerta, ellos lo sabrán. La puerta está enlazada a la estación central de seguridad, y ellos…

—Abre la puta puerta, mujer.

Vaciló de nuevo, y si yo no necesitara el maldito código para pasar a través del acero, haría su deseo volverse realidad.

—¿Ahora qué?

—Si nos atrapan, mátame.

—Joder, mujer, tú seguro que tienes el deseo de morir. Sí, voy a cortarte la yugular, ¿de acuerdo?

Me miró durante un segundo, entonces se volvió, pulsó el código y la puerta de acero se desbloqueó. Ella entró primero y la seguí. No estaba preparado para lo que
vi. Ryker recostado dormido o inconsciente, conectado a un millón de monitores, tubos y agujas. Una bolsa intravenosa llena de un líquido claro, goteando en su brazo derecho. Otra estaba llena de sangre. Tres correas lo sujetaban a una mesa, una en el cuello, otra alrededor de su pecho, y la última en sus pantorrillas.

—Tan pronto como cualquiera de estos sea desconectado, ellos vendrán. Mi conjetura, un minuto. —Ella miró hacia Ryker, con una expresión calmada y de aceptación sobre lo que le estaban haciendo. Perra fría.

Empecé a desconectar los tubos y agujas. Los monitores comenzaron a sonar con un timbre de alarma sumamente alto.

—No te quedes simplemente ahí, quita esta mierda de él.

Ella era metódica mientras lo ayudaba, pero noté que evitaba tocar la piel de Ryker.

—¿Temerosa de contraer una enfermedad, nena?
 
Ella me ignoró y corté las correas con mi cuchillo, luego recogí a Ryker y lo lancé sobre mi hombro.

—Vamos. —Sin esperar por ella, salí corriendo de la habitación y contacté a Danni.

—Estamos despejados. Toma el amuleto, desenvuélvelo y ponlo alrededor de tu cuello. Colócalo entre tus manos cuando te diga. No te atrevas a cuestionarme. Solo hazlo, y por amor de Dios, no importa lo que pase, no lo dejes ir o Ryker estará muerto.

Oí pasos corriendo desde el sótano.

—El techo. Llévame ahí.

Asintió y se fue por delante de mí a una puerta al final del pasillo. Presionó otro código y escuché un clic. Empujó la puerta de acero abierta y empezó a correr por las escaleras.

Ryker estaba todavía inconsciente y su débil cuerpo se sentía como un cubo de hielo; sin embargo, su corazón bombeaba lento y constante, y su respiración era estable. La seguí por cinco tramos de escaleras hasta llegar a otra puerta. Ella repitió el proceso, presionando un código y empujando para abrir la puerta. La luz del sol se vertía a través del hueco de la escalera.

—Mejor que tengas ese maldito amuleto listo. Cuando lo diga, piensa en Ryker y Hannah. ¿Entiendes? nada más. Ningún otro maldito pensamiento.

Seguro como el infierno que esperaba que esa maldita cosa funcionara, o estaríamos jodidos. Convertirme en una rata de laboratorio no era mi idea de un buen día.

Hannah, más vale que ames a este tipo.

Había pisadas… una manada de ellas. Era ahora o nunca. Fui a través de la puerta y corrí a través de la azotea, la mujer pegada a mis talones. Me paré en el borde del edificio.

Personas gritaron. La puerta se abrió.
Alcé a Ryker fuera de mi hombro.

—¡Ahora! —grité a Danni.
 
Solté mi agarre, y la débil figura de Ryker cayó sobre el borde del edificio. Yo miré. Esperando para que eso pasara. Si creyera en rezar, ahora sería el momento, pero no lo hice, en su lugar, juré algunas maldiciones.

Y luego pasó… a medio camino de que el cuerpo de Ryker aterrizara como una pila de huesos rotos sobre el imperdonable suelo, vi la imagen.

Hannah. Sus brazos envueltos alrededor de su cuerpo, encerrándolo, protegiéndolo con su celestial figura. Un aura de luz azul arremolinándose alrededor de ellos, rodeándolos como un escudo, mientras Hannah bajaba a Ryker al suelo, su traslúcida figura aferrándolo como si él fuera una pluma.

Su dedo rozó sus labios y luego sobre sus párpados; ella lo acarició con el toque más suave, como si él estuviera hecho de cristal. Una lágrima se deslizó por su pálida mejilla izquierda y aterrizó sobre el cuello de Ryker, filtrándose en su piel y desvaneciéndose.

—Sácalo de aquí, Hannah. —No estaba seguro de si ella era capaz de oírme.

Hannah husmeó hacia arriba y nuestras miradas se bloquearon. Ella sonrió con un ligero cabeceo, entonces envolvió sus brazos alrededor de Ryker y flotó fuera del suelo, su cuerpo desvaneciéndose dentro de su abrazo. En un destello de brillante luz, ellos se habían ido.

Bueno, jódeme… funcionó. Supongo que Hannah lo amaba. Ahora para mi propio acto de desaparición, que no tenía nada místico acerca de ello. Saltar y correr como el infierno.

Un movimiento de la grava a mi izquierda me recordó que la chica aún estaba junto a mí. Ella estaba mirando sobre el borde del edificio, su boca abierta.

—Él... esa mujer... ella se fue con... él simplemente.

—Déjala ir —una profunda, rota voz dijo detrás de nosotros.

Lentamente me giré con una burlona sonrisa en mi rostro. Estaba rodeado por al menos ocho hombres y ocho armas. Genial. Me gustaba el reto. Al menos no había CWO presentes. Aún.

El pie de la mujer se movió más cerca de mí y más cerca del borde del suelo.
Tan cerca, sus talones estaban colgando.

—No. —Me aferré a su brazo—. Si saltas, no vas a morir. Te romperás ambas piernas y será un inferno de mucho dolor. —La perra quería morir; bueno, yo no
 
tenía intenciones de darle ese deseo. Ella tenía que sufrir y sobrevivir a lo que se había metido.

—Tú no entiendes —dijo.

—¿Te doy una mierda? —Con un rápido movimiento, enganché mi brazo alrededor de su cuello y la tiré en frente de mí, un cuchillo en su garganta. Usa o sé usado.

Mis oportunidades de hacer que saliéramos de aquí eran casi nulas. Sabía que iba a pasar. Mis habilidades eran buenas, pero no tan buenas cuando me enfrentaba con este tipo de potencia de fuego. Era probable que obtendría una bala en mí porque, seguro como el infierno, ser capturado con vida no estaba en mi lista de cosas por hacer. Lo importante era que Ryker estaba fuera. Mi deuda fue pagada por completo.

Su voz cortó contra mí. Fue un suave susurro que acarició mi piel y empujó dentro de mi corazón como una catapulta. Cuando miré dentro de sus ojos había dolor mezclado con confusión.

—Lo prometiste —dijo ella.

—Sí, bueno, si me conocieras, no creerías una jodida cosa de lo que digo. — Estuve cerca de disculparme cuando vi que la verdad la golpea. Fue como si la hubiera abofeteado y luego golpeado en el estómago. No esperaba una reacción así. Sentí cada vaso palpitando, cada músculo apretándose y entonces... entonces, allí estaban sus ojos. Nada podía describir el horror que vi en ellos. Sus oscuras sombras marrón avellana brillaron con lágrimas reflejándose en el penetrante sol.

Los guardias se aproximaron cautelosamente, sus armas cargadas y dirigidas a nosotros. La puerta estalló abierta de nuevo y un pequeño, delgado hombre salió. Los guardias se separaron como el Mar Rojo.

Así que, este era el Rey de las Pirañas.

—Bueno, bueno, bueno, ¿qué tenemos aquí? —El hombre se paró con una postura amplia, los brazos cruzados, y una expresión presumida.

Gillipollas.

El jodido hizo un sonido de tsk, sacudiendo la cabeza como si él estuviera regañando a un niño de cinco años por no hacer su cama.

—¿Qué has estado haciendo, esposa?
 
Ella retrocedió. Está bien, ni siquiera esta chica merecía estar casada con este idiota.

—¿Kilter? Delara y Jedrik están en la pared del norte. Sal ahora —gritó Danni. El Rey Piraña extendió la mano, palma hacia arriba.
—Ven aquí, Rayne.

Apreté mi agarre y susurré en su oído.

—Sí, yo me divorciaría de él, nena.

—No tienes escapatoria —el presumido culo-apretado dijo—. Ríndete y  vivirás.

¿Para ser su rata de laboratorio?

—Jódete —gruñí.

Una flecha voló a través del aire y golpeó al guardia a la izquierda del culo reprimido esposo. Jedrik estaba justo a tiempo. Los guardias se dirigieron para cubrir mirando en cada dirección, las armas dirigidas y listas pero sin objetivos. Hice mi movimiento y empujé a Rayne adelante hacia los guardias distraídos, y luego giré y salté.

Las balas fueron salvajes y me pregunté si la mujer obtuvo su deseo después de todo.

Aterricé sobre el césped bajo mis pies y rodé hacia el lado del edificio para cubrirme. Dos flechas más volaron por encima y oí los disparos y la marcha de pies en la azotea.

—Ponte en marcha, héroe —dijo Jedrik—. Dos sobre ti, el resto están tomando las escaleras. Bingo, uno encima tuyo. Acabas de ser descubierto.

Tomé un paso para hacer una carrera a través del césped hacia la pared al norte cuando me tambaleé. El grito de una mujer se elevó en el aire. Escalofríos corrieron hacia abajo por mi espina y mi corazón literalmente se detuvo por segundos. Por una vez en mi miserable vida, sabía que me había equivocado. Ese único grito me lo dijo todo.

—Joder.
 
Hielo se desplazó a través de mis venas. Dulce Dios, solo dejé a esa chica en las manos de un loco.

Balas silbaron junto a mi cabeza y empujé mi espalda contra el edificio. Era un infierno de carrera a la pared, especialmente con balas persiguiéndome. Me gustaba un reto, pero prefería ser asesinado en una arena que ser un ensangrentado humano con balazos. Malditamente indigno.

Corrí de todas formas. Flechas pasaron junto a mí, una detrás de la otra mientras los guardias llegaron al nivel de suelo y persiguieron detrás de mí. Una bala golpeó contra la parte de atrás de mi hombro y me tropecé. Veinte yardas. Quince yardas. Vi a Jedrik acostado en la parte superior de la pared, su mano extendida y lista para ayudarme.

Diez yardas. Un agudo dolor explotó contra mi pierna y me hizo ceder. Caí en el césped con un gruñido. Jedrik maldijo. Obviamente, o bien eran malos disparadores, o ellos tenían órdenes de mantenerme vivo porque debería estar muerto ahora mismo.

Apreté mis dientes mientras me levanté tambaleante, sosteniendo mi pierna.
Otra bala golpeó mi pantorrilla buena, y mis piernas cedieron completamente.

—Lárgate de aquí —le grité a Jedrik—.Vuela este lugar por las nubes.

—De ninguna manera, idiota —replicó Jedrik.

Los guardias apuntaron sus armas hacia Jedrik. Fue cuando vi un movimiento al oeste mientras Keir y Balen venían corriendo hacia mí. Balen lanzó una granada y un fuerte estallido sonó detrás de mí, luego varios sonidos animales de dolor.

Con sus navajas voladoras, Keir golpeó en la frente al guardia quien estaba apuntando a Jedrik.

Balen me alcanzó primero, sujetando mi brazo y me arrastró a mis pies. Ignoré el agonizante dolor en mis piernas mientras me lancé hacia adelante en una carrera. Keir y Jedrik nos cubrieron mientras nos tambaleábamos hacia la pared. Mis piernas eran jodidamente inservibles, y mi hombro estaba quemando como un infierno. Aun así, agarré la mano extendida de Jedrik y me llevó sobre la pared. Delara estaba de pie en el otro lado esperando.

—Vamos. Vamos. Vamos. —Delara deslizó su cuchillo en su funda y se preparó mientras Jedrik me bajaba a un lado. Ella tropezó bajo mi peso pero logró mantener la presión fuera de mis piernas mientras envolvía su brazo alrededor de mi cintura.
 
—Estuvo cerca, ¿no es así? —dijo Delara. Me arrastró hacia adelante en una carrera.

—¿Ryker está a salvo?

—Sip. Tenía un dulce olor de Hannah. ¿Un amuleto hizo eso? —Delara preguntó.

Yo asentí.

—Buen plan. Hubiera sido genial saber sobre ello. He rastreado alguna extraña mierda en ese compuesto. Probablemente de los CWO. Ellos no perderán nada de tiempo viniendo detrás de nosotros con ese truco vaquero que acabas de sacar.

—Él está a salvo, ¿no es así? —Miré hacia atrás sobre mi hombro y vi a Balen, Keir, y Jedrik dirigiéndose en la dirección opuesta. Su táctica nunca-lleves-a-los- enemigos-hacia-los-heridos. Se harían a sí mismos visibles hasta que estuvieran seguros de que Delara conseguía tenerme a salvo.

Delara arrastró mi lamentoso culo a través del campo abierto cerca de un área donde el césped se sumergía en un valle. Su ritmo se aceleró y sentí como si me fuera a desmayar mientras mi visión se ponía borrosa. Maldición, Delara no me dejaría atrás, y ella no podría llevarme. Y de ninguna manera en el infierno estaba dejando que ninguno de los dos nos convirtiéramos en ratas de laboratorio de ese loco.

Especialmente desde que sabía, que un día yo iba a tener que regresar por ella.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 20:54

31


Balen
 
Kilter armó un escándalo, justo como esperaba. El tipo era conocido por hacer las cosas a su manera y para nada silenciosamente. La buena noticia era que el amuleto funcionó. Hannah había llevado a Ryker a un lugar seguro. Obviamente, Kilter había sabido de lo que era capaz el amuleto.

—Danni, estamos fuera. En camino. Quédate donde estás.

—En realidad no puedo ir demasiado lejos —respondió.  Si no estuviera corriendo como loco, me habría reído.
Jedrik y Keir corrieron a mi lado mientras entrelazábamos nuestro camino al oeste del complejo hacia el acantilado. Los bastardos estaban tratando de abrir las puertas, que eran lentas como la melaza… no es que me quejara. Delara y Kilter habían desaparecido por encima de la pendiente en la colina. Ahora estarían cerca del auto y se reunirían con nosotros en el lugar de reunión.

Corrimos hacia el norte del complejo y nos detuvimos al borde del acantilado.

—Danni, agarra la cuerda.

—La tengo —dijo y sentí un tirón.
 
—Mierda. Las puertas se están abriendo —dijo Keir—. Los vehículos moviéndose.

Arrastré mi culo, tirando de Danni por el costado del acantilado. Tan pronto como vi su rostro, exhalé un profundo suspiro. Tomé su mano y la puse en tierra firme y a continuación, envolví mis brazos a su alrededor.

—Balen. Dios, escuché disparos. —Pasó las manos por mi pecho, buscando heridas. Era putamente lindo—. ¿Estás bien?

—Sí, pequeña. Estoy bien.

—¡Viene compañía! —gritó Jedrik—. Un jeep se dirige tras Delara y Kilter, uno viene hacia nosotros. Cinco hombres. Un paseo por el parque. —Jedrik preparó su arco y se puso en cuclillas en la esquina de la pared del complejo—. Sacando el neumático delantero derecho.

Agarré la mano de Danni y la jale cubriéndola con la pared y la puse de nuevo en contra de ella.

—No te muevas.

El olor que se precipitó me estaba advirtiendo lo suficiente para decirme que estábamos en problemas. No tenía que decirles a Keir y Jedrik mientras intercambiaban miradas de cómo-demonios-es-esto-posible.

Jedrik sacó el neumático delantero derecho y la camioneta se deslizó sobre la grava y luego se detuvo. Cinco hombres saltaron y corrieron hacia nosotros. Keir lanzó dos tiros, pero no hizo nada para frenarlos.

—Joder. —Jedrik apuntó. Su flecha golpeó a uno en el pecho. El paso del tipo vaciló mientras sacaba la flecha de su piel y la arrojaba a un lado—. Grit —anunció Jedrik.

—¿Qué demonios? Son todos CWOs. El segundo a la derecha es un Maggot13, huele a manzanas tan claro como el día. —Tenía que sacar a Danni de aquí.

—Dos Grits —dijo Keir, apuntando, disparando, y golpeando a un tipo en la cabeza. Él seguía viniendo—. El hijo de puta simplemente no va a morir.

Miré a Danni, con el rostro pálido, pero ella estaba sosteniendo la pistola que le había dado.



13 Gusano
 
—Esa es mi chica.

Un Grit chocó contra Jedrik y volaron en el aire y aterrizaron en un montón. Saqué mis cuchillos debajo de mi abrigo y corrí al otro Grit. Keir fue tras los dos Maggots, que tenían la molesta capacidad de volver a hacer crecer extremidades lesionadas de nuevo. El último tipo era un Long Neck —grande, corpulento, y lento— que también tenía que ser decapitado para morir. Él fue directo hacia Danni.

—Danni, el tipo, es un Long Neck. Recuerda lo que te dije. Apunta a la garganta.

Levanté mi cuchillo al Grit mientras el tipo chocaba conmigo. El cuchillo fue directamente al estómago del chico y ambos caímos al suelo. Rodé hacia un lado, tomando el cuchillo conmigo. El Grit maldijo y agarró mi pierna, torciéndola hacia un lado. Le di una patada con mi pierna libre, desplazando el agarre del Grit y alejándome. Me puse en pie y…

Escuché varios disparos, y luego el grito de Danni.

Por el rabillo del ojo, vi al Long Neck agarrar el arma de su mano y tirarla a un lado.

—¡Danni! —grité y arrojé mi cuchillo en su dirección. Aterrizó en el suelo a sus pies y se lanzó hacia el.

Mi línea de visión fue bloqueada cuando el Grit regresó a mí. Traté de esquivar el feroz golpe, pero fallé y me envió volando por el aire y hacia el muro de piedra.

—Uno menos —gritó Keir mientras una cabeza rodaba por el suelo y por un lado del acantilado.

—¡Balen!

Mierda. No podía llegar a ella y tampoco podía ninguno de los otros.

Le di un codazo al Grit en el rostro y la cabeza del tipo voló hacia atrás y su agarre se aflojo. Aproveché y conduje un gancho a su barbilla, haciéndolo tambalearse hacia atrás.

Diez pies.

Me zambullí en el hombre, una fría furia envolviendo mi cuerpo ante la idea de cualquier cosa pasándole a Danni. Me agaché mientras un puño llegó balanceándose en mi dirección. Una patada en el abdomen envió el Grit a retroceder algunos pasos.
 
Cinco pies.

Mi cuchillo no le hizo nada al Grit ya que se curaban espontáneamente. La herida en el estómago del tipo ya había desaparecido. Necesitaba entregar un sólido puñetazo más. Fui a todo gas contra el tipo con mis puños, pero esta vez, el Grit estaba listo y logró una patada en mi mandíbula. Me tambaleé hacia atrás y sacudí la cabeza para aclarar mi visión.

Escuché el forcejeo de pies a mí alrededor, pero no tenía tiempo para ver cómo Keir, Jedrik, o Danni lo manejaban. Todo lo que sabía era este hijo de puta iba a caer por el borde del acantilado. Corrí hacia él, y luego, cuando estábamos a un pie de distancia el uno del otro, me agaché y balanceé mi pierna derecha, enviando al tipo sobre su culo. No dudé cuando levanté al Grit por el cuello y balanceé mi puño hacia su nariz y luego lo empujé hacia atrás lo más fuerte que pude. El Grit se tambaleó, tratando de ganar equilibrio.

Un pie.

Sus talones estaban en el borde del acantilado y se balanceó allí por unos segundos antes de que le diera otro golpe en la cabeza y desapareciera por el borde.

Jedrik estaba sosteniéndose con el otro Grit, tratando de hacer lo mismo y llevarlo al borde del acantilado.

Me volví justo cuando el Ink de Keir dejó su cuerpo y cambió de forma. Parecía mitad hombre y mitad pantera, sus ojos de sólido color blanco, al no tener la vista, excepto lo que Keir veía. Su enorme pata salió disparada como una flecha, sus garras extendiéndose mientras siseaba y se burlaba del Maggot. La expresión de Keir se retorció de dolor cuando su Ink se hizo cargo. El animal se sumergió con el enemigo, lo enganchó con sus patas delanteras, y se echó hacia atrás en un fuerte tirón. La cabeza del Maggot estaba ahora entre las patas del Ink. Un bajo gruñido sonó y el Ink ingirió la cabeza de un bocado. Él levantó la mirada, vaciló. Luego, en un destello de luz brillante, el Ink se reconectó con Keir, una vez más, un tatuaje.

—¿Estás bien, hombre? —preguntó Jedrik, agarrando el brazo de Keir mientras tropezaba.

Keir asintió.

Utilizar nuestro Ink era peligroso. Podría apoderarse de nuestro cuerpo si se lo permitimos, y era difícil de controlar.

Le asentí a Keir y corrí en la dirección donde Danni había estado.
 
Sin Long Neck. Sin Danni.
—¿Por dónde se fueron? —El miedo se apoderó de mí mientras buscaba. Jodido Cristo. ¿Cayó por el precipicio? ¿el Long Neck la había matado? No, ella estaba viva. Tenía que estarlo. Sentiría algo si estuviera muerta. Me reorienté y usé mi capacidad de rastrear, olfateando sus pasos en la hierba, determinando que camino tomaron.

—De regreso a la puerta —dije.

Corrí. Mis sentidos arruinados mientras la sangre, el miedo y el dolor se mezclaban entre sí, sin ninguna indicación clara de Danni. Escuché pasos detrás de mí y supe de Jedrik y Keir estaban justo conmigo.

El golpe llegó a mí cuando doblé la esquina del edificio. Danni. El Long Neck arrastraba su cuerpo luchando hacia las puertas del complejo. Tomé velocidad, todo en mi cuerpo ardiendo de furia.

No. Joder, no.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 20:55

Lo siento mucho estaba sin señal y les deje muchos dias atrasados


SORRY !!



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 20:57

32


Danni
  

Cara de Bache me sostenía contra su pecho, su mano cerrada apretada alrededor de mi cuello y tomé una respiración irregular, luchando por aire. Patee hacia atrás, golpeando sus espinillas, pero fue patético. El tipo era tan grande como un camión Mack con el olor de la basura en descomposición. Olía igual al tipo en el bar cuando fui atacada en el baño.

—Balen. —Mis uñas se clavaron en las manos del idiota, que se cerraban alrededor de mi cuello, desgarrándolas, pero solo ocasionó que apretara su agarre.

—Justo detrás de ti.

El Long Neck debe haber oído los pasos corriendo detrás de nosotros, porque se detuvo y se dio la vuelta, así que me convertí en su escudo.

—Déjala ir. —La voz de Balen era un bajo gruñido de furia.

Mi cabeza daba vueltas y mi visión estaba borrosa por la falta de oxígeno.

—Si ella muere, no vas a tener ningún rehén —dijo Keir.

La presión en mi cuello se aflojó y violentamente tomé bocanadas de aire.

—Muero si la dejo ir. Muero si ella muere —dijo el Long Neck—. Por lo tanto, ella viene conmigo y todos vivimos.

—No hay oportunidad, idiota —dijo Jedrik con su arco y flecha listos para perforar la frente del tipo.
 
—Danni, voy a liberar a Talu, el Ink en mi espalda.

—¿El qué?

—Solo haz lo que digo. Un tigre…

— ¿Un tigre? —Debo haberlo oído mal.

—Danni, es mi tatuaje, mi Ink. Es parte de mí. El tigre en mi espalda. —Santa Mierda— Va a ir hacia ustedes. Cuando lo veas, salta y muévete hacia la izquierda. Talu irá directamente por su cuello. Sal de ahí. ¿Está bien? No siempre puedo controlar a Talu, así que haz todo lo posible por salir de su camino, bebé.

— ¿De verdad?

— Sí, pequeña, de verdad.

— Umm, está bien. —Me preguntaba cómo demonios iba a mover mi cabeza cuando la mano alrededor de mi cuello era implacable. Yo también estaba asustada de este tigre del que él estaba hablando, del que no siempre tenía el control. Pero probaría cualquier cosa para salir de las manos de este cara de cráter, masa de acero, incluso si eso significa enfrentar lo que demonios fuera de lo que Balen estaba hablando.

— ¿Qué dem…? —dijo el Long Neck justo antes de que una magnífica forma negra y naranja se lanzara hacia nosotros.

El tigre tenía penetrantes ojos verdes y una magnífica y exquisita piel rayada. Sus patas grandes cubrían el suelo entre los Scars y yo, entonces saltó en el aire con un gruñido bajo.

Dos gritos de pánico se enredaron juntos, cuando yo y el Long Neck luchamos para salir del camino de los largos colmillos blancos de Talu.

Las patas delanteras de Talu me golpearon en el pecho y nos tumbaron al suelo a mí y a mi captor. Oí la voz de Balen en el fondo, gritándole a Talu en un idioma que no entendía. Con el aire fuera, luchaba por respirar mientras el tigre se ponía de pie, enorme y magnífico, por encima de nosotros. Sentí la baba de Talu gotear en mi cara, y me quedé inmóvil por unos segundos, mirando los ojos que se veían exactamente iguales como los de Balen.

Me di cuenta de que este animal era una parte de él. Estaban conectados en un nivel que estaba más allá de la comprensión de cualquier ser humano. Quería estirar la mano y tocar al hermoso animal, pasar mis manos por su pelaje y aliviar la rabia que nadaba en sus ojos.
 
Levanté mi mano cuando sentí mi cuerpo siendo arrastrado de debajo del tigre y lejos del agarre del Long Neck. En cuestión de segundos, vi de lo que era capaz Talu, y me horroricé al pensar que había querido tocarlo.

La bestia hizo un gruñido de tono bajo justo antes de que hundiera sus colmillos en la yugular del Long Neck. El CWO gritó; su cara una máscara de terror. Con un brusco movimiento de su cabeza, Talu arrancó un trozo de la carne. La sangre brotó en todas direcciones, y el tigre se regocijó en esta mientras continuaba comiéndose al Long Neck hasta que su cabeza fue separada de su cuerpo.

Jadee, alejándome de la visión. Balen me jaló contra él, mi cabeza en el hueco de su hombro. Todavía podía oír el sonido de carne desgarrada y huesos rompiéndose mientras la bestia salvaje devoraba el cuerpo.

— Talu —llamó Balen—. ¡Talu!

Jedrik murmuró entre dientes, —Oh, hombre —y Keir dio unos pasos alejándose de Balen.

— Adveho iam vel vos mos nunquam eat iterum —dijo Balen.

Miré por encima de mi hombro mientras Talu levantó su cabeza y miró hacia Balen y luego a su presa. Su pelaje rayado estaba salpicado de sangre y su hocico era ahora de una tonalidad rosada. Parecía estar pensando en lo que fuera que Balen había dicho. Talu aulló, entonces vino corriendo hacia Balen.

Oh, Dios mío. Estaba viniendo directamente hacia nosotros, el hocico goteando de sangre, los ojos brillando. Traté de escapar, pero Balen me abrazó fuertemente.

— No te muevas —susurró.

Talu dudó a medio metro, sus ojos mirándome como si estuviera inseguro de si confiar en mí estando tan cerca de Balen. Entonces, el tigre lamió su hocico e hizo un salto hacia nosotros. Apreté los ojos fuerte y escondí mi rostro en el pecho de Balen mientras la forma de Talu se disparaba hacia la piel de Balen.

Balen tomó mi mano.

—¿Puedes correr?

Asentí. Claro que sí. Incluso si mis dos piernas estuvieran rotas, correría para alejarme de estos hijos de puta.
 
—Vamos a lograrlo —dijo Jedrik, sonriendo. Nosotros corrimos.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 21:01

33


Balen
 
TORONTO

Kilter murmuraba y se quejaba en un estupor de borrachera cuando Jedrik lo asistió a entrar en la casa Talde. Todo el mundo había dormido en el avión excepto por el imbécil, quien bebió. No estaba seguro si era para cubrir el dolor de las heridas o por algo más.

Anstice dio a Keir un rápido abrazo y beso, y luego fue todo negocios mientras se dirigió a Jedrik al mausoleo donde le dijo que tenía un lugar listo para Kilter. Antes de seguirlos, ella se acercó a Danni y la tiró en un feroz abrazo. Mire el rostro de mi hermana, lleno con preocupación y amor por su amiga. Fue difícil ponerse de pie y ver qué tan mal amaba a mi hermana. Pero era amor que yo no merecía.

Ryker vino al último. Había despertado cuando bajamos del avión y parecía como una bomba lista para detonar. La ira asentándose detrás de él lista para salir en cualquier segundo o podría sentarse y hervirse a fuego lento por años. Era una incógnita lo que él haría con Hannah desaparecida. Keir había tratado de hablar con él en el avión, y tomo a Jedrik y Delara conseguir separar a Ryker de Keir.
 
Ryker empujo pasando a Keir y camino directo a la cocina luego descendió hacia el mausoleo.

Hasta que las cosas se establecieran en Terranova, Kilter y Ryker se alojarían en Toronto. Keir había decidió que era mejor para el Talde reagruparse y aprender más sobre el complejo antes de volarlo por las nubes. No sabíamos si otros Scars estaban retenidos allí. Hasta contactar al Taldeburu, Xamien, en España y averiguar si algún Talde en Europa tenía guerreros perdidos, el complejo se mantenía.

—¿Estás herida en algún lugar? —pregunto Anstice, alejando y mirando a Danni de arriba abajo.

—No. Dios, fue… Anstice, si no veo otro cuchillo, arma, o flecha, será demasiado pronto. —La atraje hacia mí y descanse mi mano en la parte baja de su espalda—. Y había estos chicos, joder, no podían morir. Juro que eran maquinas o algo.

Anstice frunció el ceño, sus ojos corriendo a toda velocidad de mí y luego Keir.

—Nunca me dijiste que había CWOs. Dijiste hombres del complejo. Keir se encogió de hombros.
—Sí, algunos. Comprobaré a Ryker.

—Estoy segura que Hack está haciendo eso. —Disparo de nuevo Anstice, pero Keir ya se dirigía a la cocina.

El aire en la habitación creció pesado y caliente con una briza suave. Joder, ellos no desperdiciaban el tiempo. Dejé caer mi brazo de Danni y froté las bandas de oro en mis muñecas. Un recordatorio constante que no era libre. Que me iba.

—¿Balen? —preguntó Danni por mi repentina retirada.

—Ellos están viniendo.

Anstice colocó su mano sobre la mía, que todavía frotaba la banda. Me congelé, incapaz de moverme por la repentina muestra de afecto de la persona que había querido conocer toda mi vida.

—Yo… yo quiero… —Anstice se detuvo a mitad de la frase y lanzó sus brazos alrededor de mí, enterrando su cabeza en mi hombro—. Nunca tuvimos oportunidad. Quiero nuestra oportunidad para ser hermano y hermana.
 
Miré a Danni, quien sonreía, y lentamente levanté mis brazos y los llevé alrededor de mi hermana por primera vez. Lágrimas se agruparon en mis ojos mientras su calidez y amabilidad se filtraban en mi cuerpo. Había esperado tanto tiempo para estar cerca de mi hermana. Años, había esperado, observado, con esperanza. Y luego esa esperanza se había ido a la mierda hace dos años. ¿Tenía otra oportunidad con ella?

Conocía la respuesta, la prueba estaba en el oro alrededor de mis muñecas. Finalmente tenía oportunidad en el amor con Danni, una oportunidad de conocer a mi hermana, y ambas estaban siendo rasgadas de mi agarre.

Me aleje y limpie las lágrimas de Anstice de sus ojos mientras esnifaba  sollozos. Se inclinó hacia arriba y presiono sus labios en mi frente, luego susurró en mi oído.

—Siempre serás mi hermano y siempre te amaré. Hiciste la elección correcta, Balen.

No había palabras que pudiera expresar que dirían lo mucho que esa simple frase significaba para mí.

Edan apareció en una bola de fuego, y Tor justo detrás de él en un remolino de partículas de polvo.

La respiración de Danni se atascó.

Mierda. No tenía remedio. No podía salvarla del dolor que veía en sus ojos.

—No pierdes el tiempo, ¿verdad? —le dije a Edan. Edan resopló.
—Y tu haz desperdiciado mucho del mío. Tor habló como si Edan no lo hubiera hecho.
—Haz ganado la confianza de los guerreros por el rescate de Ryker. —Miro a Danni—. Bienvenida a los Scars. —Tor regreso su atención a mí, su expresión careciendo de calidez—. Waleron ha sido liberado del reino. Nos acompañaras a la espera del veredicto.

Me acerque a Tor, incapaz de mirar a Danni. Sentía su angustia y sabia de primera mano lo que esto estaba haciéndole a ella… a nosotros.

Caminar esos cinco pasos fue la cosa más difícil que había hecho nunca.
 
Danni agarró mi brazo y me haló para detenerme. Joder, se sentía como si estuviera siendo rasgado en dos. Arrojó sus brazos alrededor de mi cuello, enterrando su rostro en mi pecho, sollozos tensando su cuerpo. La abracé, mi mano en la parte baja de su espalda, la otra acariciándole su cabello.

—Tengo que ir.

—Libéralo —dijo Edan dando un paso hacia adelante.

—No —gritó Danni, entrelazando sus dedos detrás de mí cuello—. Él es inocente. ¿No pueden ver eso bastardos? ¿son tan estúpidos que no pueden ver que este hombre nos salvó a mí y Ryker? ¿por qué están destruyendo su vida? No, no le permitiré irse.

—Danni. —Era como ser apuñalado una y otra vez. Odiaba verla así.

—Libéralo o nos veremos obligados a dañarte —dijo Edan, con un tono amenazante.

—Hazlo entonces — gritó Danni—. Porque eso es lo que hace mejor. Dañar a personas inocentes. Así que haz lo que quieras conmigo, porque si Balen es culpable, entonces también yo.

—Cristo —dijo Keir, caminando de la cocina. Se colocó frente a Anstice como un escudo.

—Danni —advirtió Anstice.

Me estiré entre nosotros y tomé su barbilla.

—Danni, soy culpable. —Cuando ella iba a objetar, coloqué mi dedo en sus labios—. Sabíamos que esto sucedería. Mierda, lo he sabido por dos años. —Mi pulgar rozó lentamente a lo largo del horuelo en su barbilla—. Eres un Scar, Danni. Los otros velarán por ti, te enseñaran. Son tu familia ahora.

—Pero te necesito. — Apretó Danni su agarre en mi cuello—. No puedo hacer esto. Pensé… pensé que era lo suficientemente fuerte, pero no lo soy. No me dejes.
—Lagrimas corrieron por su rostro y aterrizaron en mi camisa.

Levante sus dedos de mi cuello.

—No. — Negó Danni con la cabeza—. Nunca. No pueden tomarte. No lo permitiré.
 
Levante la cabeza, rompiendo mi mirada del dolor desgarrador que veía en los ojos de Danni. Mire a Keir y asentí. Keir se acercó y tomo a Danni por los hombros, apartándola. Luchó al principio y luego se detuvo, sus ojos encontraron los míos.

—No eres tu padre. Recuerda eso. Eres fuerte y valiente. Se la mujer de la que me enamoré. Se esa sobreviviente, pequeña. Necesitas dejarme ir ahora.

Tor tocó mi brazo y, en segundos, nos desvanecimos



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 21:03

34


Danni
 

Grité, cayendo de rodillas y sosteniendo mi cabeza en mis manos, el cuerpo temblando. Eso era lo que mi padre sintió cada día que vivió sin mi madre. Esto era porque él quiso terminar su vida. Lo entendía ahora. Sentía su dolor, sabía que era mi segunda piel. Y dolía como nada que hubiese experimentado antes.

Había pensado que estaba preparada. Él llevaba las bandas de oro; las había sentido en mi cuerpo, recordándome que él sería tomado de mí, pero la realidad nunca había golpeado hasta este momento.

No me molesté secando mis lágrimas.

—¿Qué va a pasar con él? —Miré a Keir.

—Permanecerá en prisión hasta que el Deaconry vote su castigo de nuevo.

—¿Puedo visitarlo?

—No —dijo Keir.

—¿Estaremos juntos de nuevo?

—Probablemente no.

Un sollozo escapó y tragué saliva varias veces. ¿Qué importaba ya? ¿alguna cosa importaba? Lo amaba y había sido arrancado de mis brazos. No entendía. Me negaba a entender como Balen, después de todo lo que sufrió y había hecho por nosotros, podría ser encarcelado.
 
Kilter irrumpió en la habitación con una leve cojera. Su rostro estaba demacrado y sus ojos estrechos en ranuras de furia. Todavía tenía sangre en sus piernas y hombro.

—¿Qué demonios está pasando?

Miré hacia él luego desvié la mirada. De pronto su mano estaba alrededor de mi brazo y me levanto del suelo y me empujo sobre el sofá. No tenía energía para rehusarme.

Los escuchaba hablar, sin embargo todo era borroso: el ahogamiento, la transformación, Ryker, los Wraiths. Estaba insensible a excepción de la desolación.
¿Cómo podría vivir sin él?

Lo recordé dándome agua a través de las barras de las jaulas a pesar que él estaba en tanto dolor. Había sido una extraña entonces, y sin embargo, él… él sacrificó a su hermana, sus Scars para que dejara de ser torturada. Dio su vida por mí.

—Danni —se acercó Anstice y se sentó en el sofá mi lado, tomando mis manos.

Recordaba su sonrisa, su risa que hacía que mi interior se iluminará como árbol de navidad, sus manos que cosquilleaban en mi piel y mi corazón dejó de latir.

Oh, Dios, él estaba dejándome ir. Sus últimas palabras para mi fueron claras… estaba dejándome ir. Excepto que no quería irme, maldita sea. Por primera vez en mi vida, quería a un hombre para amar, reír, envejecer con él.

Pero nunca envejecería ahora. Era un Scar. Inmortal. Sola e inmortal. Anstice me tomo en sus brazos.
—Lo siento, Danni. Dios, lo siento tanto.

El aire de la habitación cambio, y la tensión se elevó mientras una nube de niebla se arremolinó cerca del marco de la chimenea. En cuestión de segundos, Waleron apareció, su expresión la misma que siempre… fría piedra.

Abrió su dispensador de dulces y deslizó una pastilla blanca sobre su lengua.

—¿Dónde está Delara? Silencio.
 
—¿Dónde. Está. Ella? —exigió Waleron.

—Se marchó tan pronto como el avión aterrizó —dijo Keir.

—¿Dónde? —preguntó Waleron.

La mirada de Waleron aterrizó en Jedrik.

—Encuéntrala. —Jedrik maldijo entre dientes.

Waleron levantó su mano hacia Kilter, comenzó a hablar.

—Permanecerás aquí hasta que decida lo que hay que hacer en Terranova — Waleron bajo su voz—. Ayuda a Danielle en el aprendizaje de sus habilidades adquiridas.

—Esto es una mierda. —Kilter pateo la pequeña mesa de café. Waleron frunció el ceño.
—Terranova es un carga hasta que el complejo este destruido.

—Puedo hacer eso so… Waleron interrumpió a Kilter.
—No. No lo harás solo. Si me desobedece, te pondré en descanso.

Waleron me miró, y un escalofrío corrió por mi espina dorsal, por su fría y directa mirada.

—Regresaré cuando la decisión en relación con Balen haya sido lograda. —Se fue en una nube de niebla.

Nadie dijo nada.

Sabía que esto estaba viviendo. Era inevitable. Sin embargo, de repente, todo parecía equivocado.



Por dos días, me quedé en cama incapaz de comer. Cualquier ruido hacia a mi corazón alcanzar su máximo, pesando que era Waleron con noticias de Balen. Pero el Taldeburu había desaparecido igual que Balen y Delara.

Aún no había palabras sobre el destino de Balen.
 
Anstice me traía comida todos los días, que dejaba sin tocar. La idea de comer me hacía revolver el estómago y agua era la única cosa que podía  mantener. Incluso me preguntaba si el hechizo del vínculo aún estaba trabajando porque seguro se sentía que estaba muriendo. En realidad, sabía que no era enfermedad física, solo emociones golpeando mi cuerpo como un saco de boxeo.

Hack miro dentro brevemente, parecía que tenía que ver por sí mismo que aún vivía y respiraba, sin embargo él nunca decía nada.

Jedrik venía y se sentaba conmigo mientras dormitaba. Deambulaba y me instaba a salir de la cama, utilizando bromas y música para tratar de levantar mi espíritu. Pero yo solo quería dormir.

Anoche, escuché un furioso y atormentado llanto y luego unos pasas corriendo por el pasillo. Anstice me dijo esta mañana que era Ryker. La bomba dentro de él finalmente había detonado. Trataron de llegar a Waleron para poner a Ryker en un sueño profundo, pero estaba ausente sin permiso. Supuestamente, Keir, Hack, y Jedrik habían utilizado la fuerza para contener a Ryker en una habitación en el sótano… lo que sea que eso significaba.

Un golpe abrupto sonó. Apreté las cubiertas a mí alrededor y me di vuelta. La puerta se abrió.

—¡Levántate carajo! Kilter.
Caminó a través de la habitación y tiró de las cortinas abriéndolas. El sol de la tarde se derramó dentro y empujé las cubiertas hasta mi cabeza. Maldita sea, ¿por qué no me dejaban en paz?

—Levántate carajo y deja de ser tan egoísta. —Kilter tiró las sabanas fuera de  la cama, y chillé, zambulléndome por ellas. Se dirigió a la ventana, abriéndola, arrojándolas fuera.

No se detuvo allí. Kilter irrumpió en el baño y escuche la ducha encenderse. Cuando salió, se dirigió hacia mí, entre en pánico y gateé al lado opuesto de la cama.

Se detuvo y cruzo sus brazos.

—Tenemos trabajo que hacer. Consigue una ducha, pon tu mierda junta, y encuéntrame en el estudio en diez minutos. —Miró su reloj—. Con eso son nueve. Acabas de desperdiciar un minuto.
 
—¡Lárgate! ¿quién demonios te crees que eres? Puedo estar en cama por el resto de mi vida si lo deseo. Te odio. Y si Balen estuviera aquí, te parearía el trasero.

Las vejas de Kilter se elevaron.

—Pero no está, ¿verdad? Se ha ido, y probablemente nunca regrese. —Lance la almohada a su cabeza y él la atrapo, arrojándola a un lado, y se acercó a la cama—. Trata con eso. Esta mierda en que la que estas ha terminado. Tu formación iniciara lo antes posible.

—He pensado en ello y decidí que no quiero. Me iré a casa en unos días y volveré a mi galería. Mejor aún, me iré a casa ahora. —Agarré mi bata del suelo y me la puse—. Vete al carajo, Kilter

Grité cuando me agarró por la cintura y me tiró por encima de su hombro. Patalee, grité y golpeé en la espalda varias veces antes que me dirigiera al baño. Sin vacilar, me boto bajo el rocío de agua caliente.

—Balen estaría decepcionado de ti —dijo Kilter—. Él te respetaba y estaba orgulloso de la chica que eras. —Jaló la bata húmeda de mis hombros y la arrojó al lavamanos—. Eres un Scar ahora. Y serás entrenada. Aprenderás a emplear tus habilidades. Y comenzara en —miró su reloj—, siete minutos.

De pie bajo el rocío; pijama empapado, cabello empapado, y mi cuerpo listo para desmoronarse en un millón de pedazos.

—No sé cómo —murmuré en voz baja. Mi cuerpo temblaba a pesar del calor del agua.

Cerré los ojos y lágrimas se mezclaron con el agua. Al menos, Kilter no sabría que estaba llorando. En realidad no podía aguantar un comentario insensible más de él.

—Pelea —dijo Kilter—, eres una luchadora, pero por alguna razón no estas luchando por este chico que amas. —Se acercó y me paso el champú. Lo tome—. Lucha por lo que quieres. —Se encogió de hombros—. Quien sabe, tal vez puedas apelar la decisión del Deaconry. ¿Incluso has pensado eso? O, ¿estás tan ocupada sintiendo lastima por ti misma? —Dio un paso atrás, tiro de la cortina de baño cerrándola, y salió del baño. Le escuche gritar—. Seis minutos. —Antes que la puerta de mi habitación se cerrará de golpe.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 21:06

YYYYY ahora siiiii los capis de hoy!!




avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 21:07

35


Balen
 



Me tensé cuando oí la suave voz detrás de mí. Lentamente giré y vi su pálida piel blanca enrojecer cuando me encontré con su mirada. Ella movió su pie, su vestido de seda azul sacudiéndose con el leve movimiento.

—¿Qué carajos quieres?

—Que comprendas —dijo Genevieve.

—¿Así puedo perdonarte? —Me reí—. El perdón nunca saldrá de estos labios.
Vive con ello. Ahora aléjate de mí. Ella me ignoró, perra valiente.
—Diste todo por ella. Tu juramento. Tu orgullo. Tu corazón. Tu vida como la conocías. ¿Por qué?

Permanecí en silencio, paseándome en la celda de mármol de un lado al otro, frotando las bandas doradas en mis muñecas mientras me movía.

—Lo sentí, sabes —dijo Genevieve—. La conexión, el dolor, el horror en tus venas cuando Ryszard lastim...

—No te atrevas a hablar sobre esa mierda.
 
Genevieve bajó la cabeza.

—La amas. Un amor tan grande, que puedo sentirlo en cada pulgada dentro de mí. Persiguiéndome por dos años, sintiendo tu pena, sintiéndote luchar contra el mal interior que trataba de reclamarte. Pero no ganó. ¿Y sabes por qué? ¿por qué todos los demás han fallado y tú no? Porque sabías que un día, si destruías la sangre contaminada, un día serías capaz de regresar y verla de nuevo.

Coloqué mi palma contra la pared y apoyé mi frente en la fría superficie lisa.

—Sin el hechizo de Vinculación, hubieras aceptado la decisión del Deaconry y sido enviado al Descanso. Ella habría seguido siendo humana y envejecido, sin ti. Ahora es una raro Reflector y…

—Y todo por malditamente nada. —Terminé alejándome de la pared y encarándola de nuevo.

—No. —Genevieve alzó la voz—. Ella es inmortal ahora. Con el tiempo, se solucionará.

—¿Tiempo? —Bufé—. Nuestro tiempo se acabó, Genevieve. Morir, enviar al Descanso, exilio, ya no importa.

—Mentira. —Genevieve maldijo—. Luchaste por ella. No te atrevas a darte  por vencido ahora.

—Voy a morir, Genevieve. Dame un jodido descanso. Genevieve suspiró y bajo la cabeza.
—Imaginé más de ti, Balen. Creí en ti. Supongo que estaba equivocada.

Su vestido se agitó y la niebla se elevó a media que ella desaparecía de la celda de mármol. Golpeé mi puño en el piso.

—¡Mierda!



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 21:09

36


Danni
 
 

—Maldita sea, mujer. Imagínalo, por amor de Dios. Tengo mejores cosas que hacer con mi tiempo —Kilter se apoyaba contra el árbol.

—Lo estoy haciendo.

—Típica mujer. No puede hacer una mierda. —Kilter frunció el ceño, sacudiendo su cabeza.

—Oh, Vete al carajo. —Recogí una piedra y se la arrojé. Se agacho y pasó sobre su cabeza. Cerré mis ojos de nuevo y apreté los puños, mi boca crujiendo con concentración.

—Lo estas tratado demasiado duro.

Relájate. Concéntrate. Imagina. Siente.

Pero todo lo que visualizaba era Balen. Cada vez que cerraba los ojos, él estaba en mi mente con esos agudos ojos verdes. Lance mis manos al aire.

—Olvídalo. No puedo hacerlo.

Kilter se alejó del árbol, la luz de luna parpadeando en sus ojos oscuros.

—Tienes razón. No puedes. Me senté en la nieve.
 
Kilter se acercó y se inclinó hacia mí.

—La telequinesis requiere enfoque, algo que obviamente te falta. Dame tu cuchillo.

Bastardo.

Kilter extendió su mano.

—Sé que no vas a ningún lugar sin el.

Saque el cuchillo de mi bolsillo trasero y lo sostuve en mis manos, mis dedos acariciando el mango donde el nombre de Balen estaba grabado. Kilter lo tomo de mí y, antes que pudiera refutar, deslizó la hoja afilada a través de la palma de mi mano.

Grite, retrocedí y sostuve mi mano sobre la herida.

—Imbécil psicótico. ¿Qué demonios fue eso?

Kilter levanto su mano con el cuchillo y luego lo arrojo a través del patio a toda velocidad. Se hundió profundo en medio de un tronco de un árbol de pino.

—Porque Waleron ha hecho mi vida un infierno forzándome a ayudarte. Quiero que el infierno termine tan pronto como sea posible. El dolor… realmente. Ahora puedes concentrarte en lo que estamos haciendo en lugar de alguna fantasía en la que estas atrapada.

Mire la sangre goteando por mi mano. Era una herida superficial, pero aun dolía.

Kilter espero pacientemente, por una vez en su vida, sin insensible. Yo tenía que hacer esto. Por Balen. Por mí. Por nosotros.

—Solo quiero que sepa que no me agradas.

—Ditto —dijo Kilter—. Ahora, saca el cuchillo del árbol, así puedo salir de  este maldito frío.

Después de cuatro días con sus desconsiderados comentarios, había crecido una piel gruesa cuando se trataba de su insensibilidad. Crudo, controlando, dominante, y simplemente grosero, Kilter se colocó a sí mismo en mi lista negra. Sin embargo, él sabía cómo empujarme para hacer las cosas, y aprender a tratar con mis nuevas habilidades era difícil y algunas veces frustrante como el infierno. Sacar a Balen de mi mente era poco probable y Kilter lo sabía.
 
Me molestaba que este chico supiera como llegar a través de mí. Era el único quien logro sacarme de la cama y dejar de revolcarme en la autocompasión. Había sido el único que me enfrento a la realidad. Me hizo luchar de nuevo.

En una extraña forma sádica, Kilter había salvado mi lamentable culo de la autodestrucción. No necesitaba bondad y palabras suaves, abrazos y lágrimas. Necesitaba crueldad, palabras duras y era la especialidad de Kilter.

Enfocada en el cuchillo clavado en el tronco del árbol. La briza fría de invierno llevo a la deriva mi cabello pero difícilmente la sentía. La herida en mi mano latía un dolor sordo, recordándome que esto era real. Esto era ahora, y si era la última cosa que haría, ese maldito cuchillo se movería.

Me dijo que hiciera mi imaginación realidad. Cualquier cosa era posible, especialmente si era un Scar. Y eso significada que Balen podría regresar a mí. Tal vez si trabajaba lo suficientemente duro, perfeccionaba mis habilidades, entonces podía hacer algo para ayudarlo.

—Deja de pensar en él y concéntrate —gruñó Kilter.

Estruje ni nariz hacia él. El tipo no tenía ningún reparo en leer la mente de nadie, y yo no podía esperar hasta que fuera capaz de bloquearlo.

Enfócate. El cuchillo se movió. Se sacudió. Vi eso ocurriendo. Empuje más fuerte hasta que estaba sudando bajo mi espeso abrigo invernal. Podía hacer esto. Lo haría si lo permito.

El cuchillo se tambaleo luego cayó al suelo, su reluciente hoja de acerco extendida en la nieve.

—Eso es la mitad de ridículo —dijo Kilter, pero había un atisbo de sonrisa—.
Suficiente por hoy. Mañana iremos al centro comercial.

—¿Qué? ¿Por qué al centro comercial? ¿Iremos de compras por cinta adhesiva para tu boca? Porque me encantaría hacer los honores.

Hizo un medio gruñido, medio siseo.

—Es sábado. Aprenderás a aprovechar los pensamientos de una multitud de personas. —Comenzó caminar de regreso a la casa.

Oh, eso apestaba. Los otros habían sido cuidadosos bloqueando sus pensamientos mientras vivía en la casa, pero en ocasiones, llegue a ser bombardeada por pensamientos de las personas. Suponía que, Kilter no quería
 
tomar pasos de bebé. En cambio, me estaba lanzando a un pozo negro de pensamientos. Al menos, aprendería mucho más rápido,

Waleron aún no había hecho ninguna aparición en la semana desde que Balen se había ido. Nadie sabía lo que estaba pasando con él. Todo lo que sabía, él ya estaba en descanso.

—Hey desequilibrado.14 —Odiaba mi seudónimo, que hacia todo más dulce cuando lo usaba. No se giró, pero se detuvo con una mano en el picaporte—. Un día, vas a enamorarte.

—Tienes que darle una mierda a las personas que hacen eso. No lo hare — Abrió la enorme puerta arqueada y entró.

Caí de nuevo en la nieve y mire a la luna llena. Me sorprendí cuando escuche a Kilter en mi cabeza. ¿Alguna vez el chico me daría un momento en paz? Probablemente olvido decirme ocúpate de tu propio maldito asunto.

—Convirtiéndote en uno de nosotros tuvo agallas. Ya sea que lo hiciste para salvar tu vida o no, Waleron creyó en ti. Él nunca nos habría arriesgado a ir contra los Wraiths de otro modo. Todo lo que tienes que hacer es creer en ti misma. Ahora entra antes que mueras de frío y Waleron venga después por mi culo por permitir eso.

Estaba sorprendida por sus palabras y no tenía respuesta. No es que él esperaba una. Nada amable jamás salía de la boca de ese hombre. Él tenía razón, sin embargo. Tenía problemas para creer en mí misma, los tuve toda mi vida. Dejaba todo antes que tuviera la oportunidad de fallar, nunca pensé que podría conquistar y tener éxito. Era mejor diciendo déjalo en lugar de fallar. Al menos, eso era lo que siempre creí.

Mis relaciones lo decían todo; las terminaba antes que pudieran terminar conmigo así no conseguían lastimarme. Las relaciones nunca fallaron, porque las dejaba antes que comenzaran. Pero era demasiado tarde para eso. Amaba a Balen. Lo quería en mi vida. Había creído que lo que compartimos sobreviviría, que nunca fallaría.

¿Y si fallaba?

Sí, me lastimaría como el infierno, pero ¿no ya estaba sufriendo? Tal vez no tendríamos una segunda oportunidad, pero si la teníamos, Yo seguramente lucharía por nosotros.




14 Off-Kilter en ingles
 
Un copo de nieve cayó en la punta de mi nariz y luego se derritió. La humedad empapo mi piel y cerré los ojos a medida que más cayeron del cielo. Lo imagine en mi mente, esos ojos verdes mirándome, sus manos en mi piel, sus labios contra los míos. Suspire, mi cuerpo relajándose en la nieve, hundiéndome más y más en el trance de sensaciones. Imagine que su aliento era una pluma barriendo por mi cuello, sus dedos ahuecando mi barbilla, el pulgar corriendo el hoyuelo de la barbilla, tan suave y reconfortante.

—Balen, te amo. Estoy luchando por nosotros, bebé



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 21:11

37


Balen
 


Sobresaltado salí del sueño. Su voz. Escuché su voz. Ella me habló. Pasé mi mano por mi cabello. Eso es imposible; ningún Scar podría alcanzarme telepáticamente en el reino. Joder, ni siquiera Waleron tenía esa habilidad. Había sido un sueño.

Te amo. Estoy luchando por nosotros, bebé.

Mi aliento dejó mis pulmones mientras su voz se coló en mi mente como un rocío. ¿Danni? ¿Danni? Nada. Me puse de pie y esperé. Caminé de un lado a otro y esperé un poco más. Esperando que la escucharía de nuevo. Nada.

Me puse rígido mientras Waleron remonto mi cerda de mármol. Cristo, el chico se veía como la mierda. Eso no hablaba bien para mí.

—Una decisión ha sido tomada. Estarás de pie frente al Deaconry.

La pared al sur de la habitación se desintegró en pequeñas partículas de agua, luego se evaporó. De pie de frente a una elaborada fuente todos los miembros del Deaconry sentados alrededor de una mesa de mármol rectangular.

Waleron tomó asiento al lado de Zurina y la salude con la cabeza. Nos habíamos encontrado un par de veces y me agradaba la Taldeburu. Había sido una buena amiga de la madre de Waleron y era una de los Scars originales.
 
Edan, el bastardo arrogante quien me había colocado en este infierno, era el único que se veía relajado, reclinándose en su silla. El resto de los Wraiths parecían cansados y de mal humor. Encontré los ojos de Genevieve y rápidamente desvió la mirada. Joder. Eso no era bueno.

Tor hablo.

—Balen, desafiaste el castigo del descanso. También tuviste a otros ayudando en tu escape. —Se detuvo—. Desafiando una sentencia es castigado con muerte. Sin embargo —pausó de nuevo—. Llegó a nuestra atención que un hechizo de vinculación hacia sido colocado en ti y una humana. Si hubiese sido enviado a descanso, esta humana podría haber muerto. ¿Eso es verdad?

Asentí.

—Y, ¿el vínculo se ha roto?

—Si —contesté.

—Genevieve responderá a la Diosa Azzura por su parte en esto. Debo decir, Genevieve luchó valientemente por ti, junto con tus Taldeburu. Creo que ella nos habría tenido aquí por años si no consentíamos sus deseos. —Sus labios se curvaron hacia arriba en la esquina—. Puedes agradecerle que vivirás. Entendemos que debemos obedecer las leyes de los Scars y Wraiths escritas para el equilibrio de la naturaleza.

—Has sido declarado culpable. Hemos condonado el incidente de desafiar la sentencia debido a las circunstancias que estaban fuera de tu control. Sin embargo, serás responsable por el pasado. El sentenciado de pie. Será enviado a descanso. — Vi las cejas de Waleron bajar y Zurina cerró los ojos. Genevieve se negó a mirarme—. Diez años. Sin exilio. —El sonido de mi condena golpeó en mis oídos—. ¿Tienes algo que decir? —Estaba a punto de decir si, cuando una voz vino detrás de mí.

—Yo lo tengo. —Todos los ojos se volvieron al final de la habitación. Escuche tanto a Edan y Waleron maldecir en voz baja mientras las suaves pisadas venían hacia mí. Estaba tan sorprendido como el resto de ellos para ver a Delara.

—Delara, no tienes derecho a estar en el reino —retumbó Urtzi, su puño golpeando en la mesa de mármol—. ¿Quién es responsable de esto?

—Estoy aquí en nombre de Anstice la Healer, hermana de Balen. Como era imposible para ella entrar al reino sin un Wraith o Taldeburu, estoy hablando como su voz y la mía propia. Nosotros, el Talde de Toronto, defendemos a Balen, un
 
hombre quien arriesgó su vida bebiendo la sangre de vampiro con el fin de salvar a una mujer de cierta esclavitud hacia un vampiro.

La silla de Edan raspó por el suelo a media que se levantó.

—Delara —gritó él.

Ella lo ignoró y continuó.

—Es nuestra ley proteger el uno al otro. Pero, ¿que si nos dan opción para decidir a quién proteger? Un ultimátum. Uno o el otro. ¿Quién decide? ¿quién es más digno? ¿es un Scar más digno que un Humano? y si es así, ¿por qué? —Delara dudó, su mirada cambiando a cada uno de ellos—. Balen tomó el riesgo. Salvó a la mujer que estaba siendo torturaba. Se sacrificó a sí mismo. Bebió la sangre de Ryszard con el fin de salvar su vida. Si no lo hubiera hecho, ella se habría convertido en una esclava. Un destino peor que la muerte. La Diosa Azzurra nos hizo para proteger a los humanos, y Balen hizo eso.

—Y llevó al enemigo a la ubicación de la Healer. Su propia hermana —refutó Edan.

—Si. Un riesgo. Pero valió la pena. No fue traición. Tomó una apuesta, pero no hubo malicia en lo que hizo. Fue un sacrificio. Y todos están haciéndole pagar por ese sacrificio castigándolo.

—Delara —advirtió Edan—. Regresa a mi habitación. Ahora. Me sobresalte. ¿Qué demonios? ¿Edan y Delara?
Noté a Waleron retraerse, pero permaneció sentado. El tipo parecía listo para encender una bola de fuego. Y él estaba hecho de hielo.

—¿Quién trajo a este Scar al reino? —repitió Urtzi.

—Oh, creo que eso es bastante obvio —dijo Mariana, con una sonrisa y luego lamio su labio inferior.

—¿Se esconden aquí en su reino de fantasía y se atreven a hacer un juicio sobre él? —Disparó Delara, manos en las caderas.

—Ah, joder. —Inmediatamente me puse en alerta para una pelea. No tendríamos ninguna oportunidad contra los Wraiths en su reino, pero después de ese discurso, pelearía para proteger su culo.

La mano de Edan sobre la mesa se apretó en un puño.
 
—Delara, retírate.

La sentí temblar a mi lado.

—El hecho que duerma contigo no significa que puedas ordenarme —dijo Delara en una calmada y fría voz.

Un murmullo de voces y tensión estallo entre los Wraiths. Edan, una remolacha roja, salió detrás de la mesa.

Waleron se levantó.

—Déjala terminar —dijo Tor—. Edan siéntate. Mariana habló, mirando a Edan.
—Espero que ella valiera la pena. Porque acabas de ser engañado.

—Cállate, Mariana. —Edan regresó a su asiento, sus ojos como llamas de fuego listas para estallar la habitación en un infierno.

Waleron se sentó.

La fricción en la habitación era gruesa. Poderes estaban intensificándose, la fuente burbujeaba, y el suelo se movía bajo nuestros pies. Todo lo que tomaría era un poder saliendo a la superficie y estallaría una guerra.

Delara evitó mirar a Edan mientras continuaba.

—Este problema nunca debería haber sido traído aquí. Creo que el Deaconry es para decidir problemas cuando un Scar ha roto una ley o ha asesinado o herido a un inocente. Balen no asesinó a nadie ni asesino a un Scar. Anstice está viva y bien. Danni está bien, ¿quiénes son ustedes para sentenciar a Balen?

—Rompió su juramento. Asistió a un vampiro —dijo Urtzi.

—No —dijo Delara—. Le dio a Ryszard la información sobre donde estaba ocultándose Anstice. Un simple plan para atraerlo a una trampa. Eso condujo a la desaparición de Ryszard. Si él no hubiera tomado la oportunidad, entonces aún estaríamos cazando a ese bastardo —se encogió de hombros—, Balen logró hacer lo imposible. Salvó a Danni, Anstice y atrapó a Ryszard así los otros Scar podrían asesinar al bastardo. En realidad, él salvó el día. Oh, y Danni también dice que si Balen no regresa lo antes posible, está comenzando una rebelión. Y para que lo sepa, esa chica es la más fuerte telépata que hay, así que, puede llegar a los Scar en
 
todo el mundo. —Delara sonrió y ladeo su cadera—. Le dije que comience con Jasper.

Mi mirada se precipitó a Delara y ella sonrió. Silencio.
Nunca había tenido a alguien de pie por mí, como Delara acababa de hacerlo en nombre de sí misma, mi hermana y Danni. Arriesgó mucho por hacer enojar al Wraith de fuego. Ella no tenía nada que ganar de esto. Así que, ¿por qué lo haría?

Zurina habló en su habitual, calmada, y relajante voz.

—Delara ha hecho puntos válidos, todo de los cuales deberían ser tomados en consideración. Técnicamente, Balen no lastimo a nadie. Por lo tanto, ese caso no debería haber sido traído a la Deaconry.

Los ojos de Genevieve brillaron dorados mientras mordía su labio inferior, obviamente para evitar sonreír.

Edan golpeo su puño en la mesa.

—Mierda. Bebió sangre de vampiro. Eso es suficiente para enviarlo a Descanso.

Delara le lanzo una mirada asesina.

—Lo prometiste. Edan se burló.
—Sí, eso se fue a la mierda en el momento que entraste aquí, cariño.

—¿Era este tu tan llamado plan? —Me preguntó Mariana, levantando sus cejas—. ¿Estabas tendiendo una trampa a Ryszard todo el tiempo?

Delara me golpeó en el lado de la pantorrilla cuando dudé.

Miré hacia Waleron, quien me dio una diminuta inclinación de cabeza.

—Si —respondí.

Tor asintió luego miró a Waleron.

—Tu Scar, a pesar de entrar sin invitación, ha hecho puntos convincentes. Balen ha probado su lealtad con el resultado con Ryker y, puesto que este caso es
 
bastante inusual… —Vaciló, mirando a cada uno de los Wraiths antes de recibir un asentimiento de cada uno de ellos excepto Edan. Él continuó—: Si deseas tomar este asunto en tus propias manos, no creo que tendrás ninguna objeción del resto del Deaconry. Además, una rebelión con tres Scar mujeres no es algo que ninguno de nosotros quiere.

Waleron inclinó la cabeza.

—Por supuesto. Y solicito un cambio en la ley. Balen ha demostrado que la sangre de vampiro puede ser derrotada una vez consumida. Debemos reconocer esto y hacer la corrección apropiada.

Tor asintió.

—De acuerdo. El asunto será rectificado en una cita posterior. —Tor me miró—. Te liberamos para Waleron, Taldeburu de los Scars. —Tor miró a Genevieve y ella levanto sus manos hacia la fuente.

Me percaté del atisbo de una sonrisa en el rostro de Tor mientras miraba a Delara, y luego, para mi sorpresa, el Wraith le guiño antes de desaparecer en partículas de polvo rojo.

Mariana y Urtzi lo siguieron, desapareciendo en sus propias formas. Genevieve se acercó por el lado de la larga mesa y sus ojos encontraron los míos.

—El destino ha hablado. No lo jodas. —Sonrió y luego desapareció en un remolino de niebla.

—Delara —Edan se dirigió hacia ella—. Vámonos.

Waleron se levantó, sus ojos entrecerrados en Edan. Algo malo iba a venir.

—Delara —repitió Edan.

—No voy a regresar, Edam —dijo ella—. Lo siento.

—¿Qué? —Todo el cuerpo de Edan comenzó a calentarse sus manos se volvieron rojas, sus ojos naranja—. ¿Me usaste? ¿Me usaste para llegar al Deaconry para salvar… para salvar a este imbécil?

Delara dio un paso atrás.

—No inició de esa manera. Me preocupo por ti, Edan, pero no puedo hacer lo que me has pedido. Me diste un ultimátum, estoy eligiendo alejarme.
 
—Eres una maldita zorra —grito Edan.

El tatuaje de serpiente de Waleron en su cuello se deslizó por su piel. Él dio un paso hacia Edan, pero Zurina colocó la mano sobre su hombro y le susurró algo.

Era obvio que Delara tenía la intención de dejar al Wraith mucho antes. Edan inadvertidamente le había dado tarjeta para acceder en el reino y al Deaconry.

Edan se giró hacia Waleron.

—¿Esa solicitud que deseas, para Tarek permanezca en descanso? Considérale anulada. Nunca la conseguirás durante el tiempo que esté en el Deaconry. —Se convirtió en una bola de fuego y desapareció.

Los hombros de Delara cayeron y cerró sus ojos. Extendí la mano y tome la suya en la mía.

—Yo… joder, Delara. No sé qué decir. Gracias simplemente no es suficiente.
—Esperé hasta que levantó sus ojos a los míos—. ¿Por qué? —pregunté.

Ella suspiró y apretó mi mano.

—Entiendo lo que ella pasó. Tú viste. Sabías que beber la sangre de Ryszard te convertiría en algo malvado y que te mataría. Sabías que dándole la ubicación de Anstice era un riesgo para su vida. Conozco el dolor que viviste con tener que hacer esa decisión… —Enderezó sus hombros—. Eso es porque somos Scars. Protegemos al inocente. Nos sacrificamos por los demás. Esa es nuestra naturaleza. Esa… es nuestra salvación —Miró a Zurina—. ¿Me llevarías de regreso?

—Por supuesto —Zurina salió detrás de la mesa, extendió la mano y tomó a Delara.

—Delara —dijo Waleron—. Necesitamos hablar. Delara levantó su barbilla.
—Hice exactamente lo que tú has hecho en numerosas ocasiones. —Hizo una señal a Zurina y se tele transportaron.

De pie, todavía en shock sobre lo que paso. Mis emociones giraban como un tornado, gratitud, esperanza, y finalmente, sentía alivio. Había sabido que tomaría la misma decisión si me dieran la oportunidad de hacerlo de nuevo, y habría asumido completamente la idea que los había traicionado, especialmente a Anstice. Delara creía en mí, confió en que había tomado la decisión correcta y se apegó a
 
mí. Por encima de todo, mi hermana había creído en mí. Me di cuenta que todos creían en mí. Simplemente no creía en mí mismo.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 21:12

38


Danni
 
 

Corrí a través del césped cubierto de nieve tras el perro de Anstice, Finn. El cabrón había agarrado los guantes de cuero de mi mano cuando abrí la puerta. Finalmente había ido a casa y la gran bola de pelos negra estaba jugando.

—Vuelve aquí, gran bañera de grasa. Lo juro, si dejas baba en ellos, haré… haré… —Bien, nada, pero él no necesitaba saberlo—. Dejaré de darte sobras por debajo de la mesa.

Finn saltó por la nieve, sacudiendo los guantes como si fueran una matanza, y luego, repentinamente, se detuvo, con su hocico en el aire. Dejó caer los guantes y bajó su cuello, caminando hacia la casa. No sabía qué hizo que el perro repentinamente jugara la carta de la compasión, pero me alegré cuando no tuve que correr mucho por la nieve, a media pantorrilla de profundidad, detrás de él.

Recogí los guantes y comencé a caminar hacia mi auto. La briza se arrastraba por mi rostro, y me detuve por un segundo, empapándome en el dulce aroma que ahora era capaz de captar. Los árboles de pino, el rastro de Finn, la humedad de los millones de cristales de nieve, y algo más. El aroma familiar de la tierra, de…

Oh, Dios.

Los guantes se deslizaron de mi mano, olvidados.

Mi respiración vaciló y el corazón golpeaba en mi caja torácica. La sangre corría como un río furioso a través de mis venas.
 
¿Era mi imaginación? ¿Podría ser real? Por favor, que sea real.

Me paré en el medio del patio. La luna baila en la blanca nieve, dándole un resplandor azul. Cerré mis ojos y un sollozo se me escapó mientras el maravilloso olor a tierra se acercaba. Fuerte. Y luego lo supe.

Pasos crujieron en la nieve detrás de mí. Constantes.
Familiares.

No me podía mover. No podía ver, porque estaba tan asustada de que fuera un sueño y mi esperanza muriera.

Pero entonces…

Entonces sus brazos se envolvieron a mí alrededor por detrás y ahogue el grito que se deslizaba desde mi garganta. Él me jaló hacia atrás contra su pecho, su mejilla junto a mía.

Lagrimas corrían por mis mejillas como la lluvia en el cristal de la ventana. Cada pizca de fuerza evaporándose a medida que su toque enviaba a mi control al borde.

—Pequeña —susurró en mi oído.

—Balen. —Me derrumbé hasta mis rodillas y él fue conmigo, sus brazos aun sosteniéndome.

Había regresado. Me sostenía en sus brazos. Él estaba aquí.

—Danni —murmuró en mi oído, ocasionando que un poco de escalofríos se esparciera sobre mi piel.

Lentamente me giró de manera que pudiera enfrentarlo. Ahuecó mi barbilla e inclinó mi cabeza hacia arriba, y me encontré con unos brillantes ojos verdes. Robó mi aliento.

Su pulgar secó mis lágrimas con una tierna caricia, y luego se inclinó y posó un ligero beso en mis temblorosos labios.

Eso fue todo lo que necesitaba.
 
Me derrumbé en sus brazos, enterrando mi cabeza en el hueco de su cuello, inhalando su familiar aroma. Él acarició mi cabello, sus dedos enredándose en mis hebras de cabello, sosteniéndome.

Me meció de atrás hacia adelante.

—Joder, te extrañé.

Me eché hacia atrás, así podía verlo. Necesitaba verlo, asegurarme de que era real. Extendí mi mano y pasé mis dedos por un lado de su rostro. Había memorizado cada detalle, conocía cada hendidura, cada textura, cada ángulo. Pero tocarlo, sentirlo bajo la yema de mis dedos… era la salvación.

—Dime que estás aquí para quedarte. Por favor —susurré, mi respiración vacilando mientras esperaba por su respuesta.

El destello de su sonrisa fue todo lo que necesitaba.

—Nadie conseguirá estar contigo más que yo, pequeña. Te lo dije. —Su boca aplastó la mía y caímos hacia atrás en la nieve.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 14 Sep - 21:14

Servidas niñas!!


espero les guste este maratón por falta de señal


Besos



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Jue 14 Sep - 23:20

DEOSSS!!!
BALEN... AMOR DE MI CORAZON!!!
DONDE CONSIGO UNO MALDICION???!!!
Eso fue tan...
Deos! No tengo palabras!
Delara salvo el dia! Uso a Edan (no es que alguien lo merezca pero es un idiota con p de puto!) y al fin exoneraron a Balen!
Danni y Balen podran estar juntos!
Finalmente Danni se puso los pantalones y peleo!
Ya falta poco para que termine!!!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 963
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 20
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por carolbarr el Vie 15 Sep - 16:13

Gracias! ya estamos terminando el libro?
avatar
carolbarr

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 28/08/2015
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por yiniva el Vie 15 Sep - 16:14

Muchas gracias por el mega maratón Ross,  me dio cosita la muerte de Hanna, pero aún así pudo ayudarlos a salvar a su esposo, Delara y su discurso salvaron en día. Ahora esperemos que Balen y Danni ya no tengan problemas y puedan estar juntos.


avatar
yiniva

Mensajes : 1995
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por mariateresa el Vie 15 Sep - 16:29

Esto estuvo genial!!!
Dalera salvo el dia pobre Edan... Eso le paso por arrogante.
Pobre Ryker me imagino lo que debe de estar sufriendo con la muerte de Hanna.
Me gustaria saber que ocurre con ese complejo y estan asociados a los malos...
Gracias Ross


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1730
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por mariateresa el Sáb 16 Sep - 14:14

Chicas las invito a leer el segundo libro de este mes en el club de lectura....

http://bookqueen.forosactivos.net/t2938-lectura-2-septiembre-2017#152866


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1730
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Dom 17 Sep - 2:32

Epílogo


De: Quill@Scar.com

Para: Kilter@Scar.com



Nos encontraremos en el complejo en cinco días. A media noche. No llegues tarde, imbécil.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Dom 17 Sep - 2:38

Tenia dudas de publicar el epilogo pero dije ya que, que queden con dudas como yo por semejante epílogo.




Lo siento pero de nuevo la señal, ahora si oficialmente terminamos.




Gracias por comentar y seguir esta bella historia, quiero recalcar que Balen sigue siendo mio !!


no entra a negociación su propiedad. Bueno todo son lindos pero el es mio


Recuerden unirse a la segunda lectura de Septiembre!!


Besos guapas



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por carolbarr el Dom 17 Sep - 8:34

Gracias! Excelente trabajo, me encanto el libro
Supongo que el epilogo de entenderá en el siguiente libro... Deberíamos seguir la lectura con el segundo libro. Ya leí a Charlie Davidson
avatar
carolbarr

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 28/08/2015
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por mariateresa el Dom 17 Sep - 10:01

Gracias @Ross L de Mellark por traer este libro quede sumamente intrigada con el epilogo. Obligada a leer el resto jejejeje...


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1730
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 6 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.