Book Queen
¡Está activa!
Últimos temas
» ABC de palabras
Hoy a las 10:23 por lau.c

» Ranguitos para todos
Hoy a las 9:58 por alexana

» Palabras encadenadas
Hoy a las 9:52 por alexana

» De 5 en 5 hasta 500
Hoy a las 9:51 por alexana

» CUENTA HACIA ATRAS DESDE EL 500
Hoy a las 9:51 por alexana

» Modismos!
Hoy a las 1:31 por Xiora

» A B C de Personajes de la mitología griega
Hoy a las 1:30 por Xiora

» ABC Completo
Hoy a las 1:29 por Xiora

» ABC de ALIMENTOS!!!
Hoy a las 1:26 por Xiora

[/hidecode]Bloquear botón derecho[hidecode]
SELECCION DE TEXTO

Lectura #1 Septiembre 2017

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por yiniva el Vie 1 Sep - 15:18

No soy muy fan de este genero, de echo creó que he leído muy pocos libros  de estos, perooooo, me uno a ver que tal, chance y termine gustándome.

por lo que entendí al principio fue un vampiro o algo parecido el que secuestro a Danni y a Balem  :WhatNop:y ella ahora no recuerda nada, bueno solo a Balem, que creó es al que esta obsesionada por pintar, el secuestro la traumo obviamente y sus amigos solo quieren ayudarla, pero como no entienden como se siente no pueden hacer mucho. Gracias Ross


avatar
yiniva

Mensajes : 2451
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Vie 1 Sep - 15:24

me unooo!!!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1201
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 21
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por adricrisuruta el Vie 1 Sep - 15:59

Hola... Me uno..

Dani fue secuestrada por un vampiro y durante su cautiverio tuvo a Balen a su lado y al parecer él hizo un sacrificio para salvarla.
Después de 2 años Danni no recuerda que paso, sólo olores y sensaciones y al misterioso hombre que le dio consuelo en ese sitio. Eso la esta matando lentamente.
Sus amigos quieren ayudar pero no logran entender que pasa..
Aparecerá de nuevo Balen?
Podrá Danni recordar?

Gracias @Ross ....


Traté de impedir que cruzaras mi mente. Traté de sacudirte de mis pensamientos. Pero me quedé pensando en ti y mi corazón dio un salto. Y entonces...  Y entonces, accidentalmente caí enamorado de ti."


   
avatar
adricrisuruta

Mensajes : 3008
Fecha de inscripción : 14/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por citlalic_mm el Vie 1 Sep - 17:14

o sea como??? fue un vampiro y desp ya no o que?? ok lo leere de nuevo Question Embarassed
avatar
citlalic_mm

Mensajes : 913
Fecha de inscripción : 04/10/2016
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Vie 1 Sep - 17:48

que fuerte ese antes...!
pobre danni y balen!!!
tmrrr por las descripciones parece muy sexy el chico!
me gusto mucho!!!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1201
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 21
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Vie 1 Sep - 17:53

y ese primer cap...!
Danni no puede recordar a balen o su secuestro pero su inconsciente si!
quien sera con exactitud ese amigo de Anstice y Keir???
Por cierto que nombres tan extraños todos!
Hasta el del prota pero no de la prota! xD
ya quiero leer el siguiente!!!
por la descripcion del libro falta un poco para que Balen aparezca no???
esto se ve que se pondra muy interesante!!!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1201
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 21
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Isa el Vie 1 Sep - 18:00

Quiero seguir leyendo Smile
Que lindo Balen que se sacrifico para salvar a Danni no se exactamente que le harian, pero la salvo que es lo que cuenta.





avatar
Isa

Mensajes : 406
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 36

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por svenkok el Vie 1 Sep - 19:10

Quiero seguir leyendo...  Sad Estoy en suspenso bounce
avatar
svenkok

Mensajes : 229
Fecha de inscripción : 21/08/2017
Edad : 28
Localización : Puerto Rico

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Vie 1 Sep - 21:46

jymm escribió:No soy muy fan de este genero, de echo creó que he leído muy pocos libros  de estos, perooooo, me uno a ver que tal, chance y termine gustándome.

por lo que entendí al principio fue un vampiro o algo parecido el que secuestro a Danni y a Balem   y ella ahora no recuerda nada, bueno solo a Balem, que creó es al que esta obsesionada por pintar, el secuestro la traumo obviamente y sus amigos solo quieren ayudarla, pero como no entienden como se siente no pueden hacer mucho. Gracias Ross
Por el momento captaste todo, espero te termine gustando el libro


Invitado,Te interesan más lecturas como esta buscanos en ACUALAND

avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1084
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Vie 1 Sep - 21:47

@Emotica G. W escribió:me unooo!!!
Bienvenida!!


Invitado,Te interesan más lecturas como esta buscanos en ACUALAND

avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1084
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Vie 1 Sep - 21:47

@adricrisuruta escribió:Hola... Me uno..

Dani fue secuestrada por un vampiro y durante su cautiverio tuvo a Balen a su lado y al parecer él hizo un sacrificio para salvarla.
Después de 2 años Danni no recuerda que paso, sólo olores y sensaciones y al misterioso hombre que le dio consuelo en ese sitio. Eso la esta matando lentamente.
Sus amigos quieren ayudar pero no logran entender que pasa..
Aparecerá de nuevo Balen?
Podrá Danni recordar?

Gracias @Ross ....
Buen resumen!!

Gracias por comentar, Bienvenida


Invitado,Te interesan más lecturas como esta buscanos en ACUALAND

avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1084
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Vie 1 Sep - 21:49

@citlalic_mm escribió:o sea como??? fue un vampiro y desp ya no o que?? ok lo leere de nuevo Question Embarassed
Ella estaba en cautiverio por un Vampiro Balem la libero pero no sabemos que hizo para que eso pasara


Invitado,Te interesan más lecturas como esta buscanos en ACUALAND

avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1084
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Vie 1 Sep - 21:54

@Emotica G. W escribió:que fuerte ese antes...!
pobre danni y balen!!!
tmrrr por las descripciones parece muy sexy el chico!
me gusto mucho!!!

Emotica G. Wy ese primer cap...!
Danni no puede recordar a balen o su secuestro pero su inconsciente si!
quien sera con exactitud ese amigo de Anstice y Keir???
Por cierto que nombres tan extraños todos!
Hasta el del prota pero no de la prota! xD
ya quiero leer el siguiente!!!
por la descripcion del libro falta un poco para que Balen aparezca no???
esto se ve que se pondra muy interesante!!!
Tienes toda la razón! es muy sexy Balem
Soy un asco para los nombres y asi de raros peor, hasta que lei los comentarios se me quedo el nombre Balem


Invitado,Te interesan más lecturas como esta buscanos en ACUALAND

avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1084
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Vie 1 Sep - 21:56

@svenkok escribió:Quiero seguir leyendo...  Sad Estoy en suspenso bounce

Ya somos dos!!
Propongo leer el libro de corrido!! okno Maga nos regañara


Invitado,Te interesan más lecturas como esta buscanos en ACUALAND

avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1084
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Maga el Vie 1 Sep - 22:24

Espero que disfruten la lectura.


Únete a nuestra lectura AQUÍ
avatar
Maga

Mensajes : 2982
Fecha de inscripción : 26/01/2016
Edad : 31
Localización : en mi mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por micafp_2530 el Vie 1 Sep - 23:19

Pff pff !!
Esto de solo dos capis no se vale, se nota que este libro está muy bueno, y es que, comenzamos con todo.


Haber, al parecer Dani fue secuestrada por un vampiro?! Y ahí estaba con Balen a su lado, cierto?!
Pero, ahora no recuerda nada u_____u espero que es no termine hundiendola.
Me pregunto si Balen regresará, que creo que es lo más lógico y lo que me espero.


'Sra. Maddox!

  
avatar
micafp_2530

Mensajes : 2099
Fecha de inscripción : 26/02/2017
Edad : 24
Localización : Entre las páginas de un libro...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por jesikap el Sáb 2 Sep - 9:05

Bueno el libro pinta muy bien.....y ya tengo un montón de dudas.... Porque la secuestraron, como logro salir de ahí, era un vampiro el que la tenía secuestrada..... En fin 
Ya quiero seguir leyendo la historia, espero no me decepcione 
Gracias por los capítulos


"No vivas la vida escondiéndote detrás de tu pasado, vive para el ahora, cuando encuentres a alguien con quien quieras pasar el resto de tú vida, no la dejes ir, ya sea si ese para siempre resulta ser un día o un año o cien años. No dejes que el miedo de perderlos te contenga de amarlos"

avatar
jesikap

Mensajes : 112
Fecha de inscripción : 09/10/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por carolbarr el Sáb 2 Sep - 14:08

Hay un prólogo un libro 0.5???

O estaré confundida con la autora? 

Gracias por los capítulos


Última edición por carolbarr el Sáb 2 Sep - 16:11, editado 1 vez
avatar
carolbarr

Mensajes : 293
Fecha de inscripción : 28/08/2015
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por adricrisuruta el Sáb 2 Sep - 14:52

@carolbarr escribió:Hay un epílogo un libro 0.5???

O estaré confundida con la autora? 

Gracias por los capítulos

@Carolbarr no hay libro 0.5... Empieza aquí y la autora tiene publicados cuatro, aunque esperamos que haga más....


Traté de impedir que cruzaras mi mente. Traté de sacudirte de mis pensamientos. Pero me quedé pensando en ti y mi corazón dio un salto. Y entonces...  Y entonces, accidentalmente caí enamorado de ti."


   
avatar
adricrisuruta

Mensajes : 3008
Fecha de inscripción : 14/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Sáb 2 Sep - 15:18

Gracias por comentar hoy estoy desde mi celular cuando pueda respondo y gracias adricrisuruta por responder la duda.



Invitado,Te interesan más lecturas como esta buscanos en ACUALAND

avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1084
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Sáb 2 Sep - 15:27

Danni

Esto apesta. No quería ir, sin embargo aquí estoy tirando de los botones de mis desgastados pantalones vaqueros. El día que llegué a casa desde el hospital, había tirado todos mis pantalones con cremallera porque por alguna razón desconocida, después del secuestro, el sonido de las cremalleras me asustaba. Examino en una pila de ropa en el suelo y encuentro un jersey de cuello alto limpio, de color chocolate que no tiene ninguna salpicadura de pintura.

Sin calcetines… punto. Prefería los pies descalzos, incluso en invierno. Tenía algo que ver con sofocar mis pies; una cosa de mi infancia que nunca superé. Mi mamá solía decir que era porque era un angelito, parte de la tierra, y me gustaba sentirla entre los dedos de los pies. Nunca me hizo usar zapatos hasta que fui a la guardería y el profesor la llamó quejándose de que era insalubre para un niño estar corriendo alrededor sin zapatos y sin calcetines. Mi mamá había despotricado acerca de alguien tratando de decirle como criar a su hija, pero finalmente cedió solo porque la escuela se negó a permitirme regresar hasta que las reglas se cumplieran.

Agarré un par de zapatos del armario y me senté en el borde de la cama para ponerlos.

—¿Puedes creer esto?

Splat, mi obeso, gato atigrado color naranja, quien encontraba hilarante desenredar el papel higiénico, se estiro y bostezó a mi costado.

—Estoy yendo a una trampa. Lo sé. Y tú estarás tendido despatarrado sin atención en el mundo. —Splat maulló—. Disculpa, te importará cuando te toque tu siguiente comida. —Puso las garras en el desastre de ropa sobre mi cama.

 

Fui a mi tocador y desplace a un lado los libros apilados.

—¿Dónde diablos he puesto las llaves? Splat, si estuviste jugando con ellas, te voy a quitar tus golosinas.

Splat, rodó sobre su espalda y estiro sus cortas y rechonchas patas. Froto su cabeza en la almohada y comenzó a ronronear.

 

Las encontré en el bolsillo del abrigo, junto con un paquete arrugado de goma de mascar sabor sandía. Agarré mi celular de la cama, mirando la hora. Mierda, llegaría tarde. A pesar de mi vida siendo desarraigada, todavía era puntual.

 

Camino hacia el estacionamiento y entro en mi Mini Cooper S rojo. Tomo las calles laterales, zigzagueando dentro y fuera del tráfico, entre autos cuyos conductores descorteses decidieron detenerse dondequiera que jodidamente les dio la gana, pensando que las luces de emergencia pueden hacer lo que quieras.

 

Veinte minutos más tarde, me detengo en las verjas de hierro en la calle Post. Enormes árboles ocultaban la casa de verano, pero ahora en noviembre después  que las hojas caen, podría echar un vistazo de ella. Emana frialdad con la piedra gris que encierra tres historias. La propiedad estaba rodeada por un muro de dos metros y medio y un sistema de alarma que pondría a prueba a cualquier ladrón.

 

Todavía tenía que averiguar cómo Keir se permitía ese lugar. Anstice ya no trabajaba, y considerando que había estudiado durante seis años en la Universidad de Guelph para convertirse en veterinaria, eso era extraño. El sueño de Anstice siempre había sido ejercer la medicina veterinaria, hasta que Keir entró en escena.

 

Presiono el botón en el intercomunicador, y antes que pueda decir cualquier cosa en la caja negra, la puerta se abre.

 

Echo un vistazo al reloj en la consola, dos minutos tarde, no está mal.

 

Salgó de auto, cerrando la puerta, y doy dos pasos antes de que me golpeara. Mi respiración se atora y me tambaleo hacia atrás contra el auto mientras mi corazón late violentamente. Piel de gallina se levanta en mi piel, y envuelvo los brazos a mí alrededor como si necesitara… algo.

 

El frío viento sopla una ráfaga intensa, tamizando a través del cabello, mientras mis ojos se mueven de lado a lado. Se siente… se siente como si alguien hubiera rozado sus dedos a través de mi piel.

—Danni, ¿vienes? —Anstice está parada en el porche con la puerta abierta.

 

—Umm, sí. —Tomo una última mirada alrededor, sin ver más que las ramas de los árboles meciéndose con la brisa—. Estoy cerrando la puerta. Nunca sabes que locos viven en este pobre vecindario.

Anstice se ríe.

Camino hacia la puerta, mi carne aun hormigueando. Tal vez le daré a este chico Waleron una oportunidad.

 
—Eres un idiota, ¿lo sabes? —le digo a Jedrik que se apoya contra la pared en la sala de estar, luciendo su típica personalidad arrogante con los tobillos cruzados y una sonrisa. Miro hacia Keir—. Prometiste que este imbécil petulante no estaría aquí.

 

Los risos rubios de Jedrik bailan alrededor de su hermoso rostro, hoyuelos que rara vez están ausentes en sus mejillas, el encanto trabajando a pleno rendimiento. Según los rumores, sus intereses implican deslizarse entre las piernas de una mujer y permanecer una noche.

Anstice me pasa una copa de vino tinto.

—Waleron canceló hace una hora. Jedrik escucho y, a pesar de las amenazas de Keir, cambio sus planes y decidió quedarse por la noche. Pero Hack se marchó.

—Anstice me da una mirada de “Lo siento taaaaanto”.

 

Mierda, odiaba ser objeto de alguna apuesta en curso, y Jedrik era del tipo que nunca pierde. Bueno, estaba perdiendo esta vez.

 

Jedrik no pareció ofenderse por el insulto, más bien lo contrario. Su sonrisa infantil se ensanchó y tenía que admitir, hace dos años, habría estado sobre el chico como un tejón. Jugador o no, Jedrik era un bombón tatuado. Aunque, actuaba más como un ligue de una noche, que una aventura amorosa, lo cual yo definía como algunos meses de tierno sexo caliente.

 

Después de un par de copas tuvimos la cena, una exasperante experiencia considerando que Jedrik se sentó frente a mí en la mesa y de vez en cuando se ofreció a dejarme probar lo que estaba comiendo… como si tuviéramos diferente

comida. Cuando su puré de papas cayó de su tenedor en su vino porque estaba tonteando, tuve que morder el interior de mi mejilla para detener la risa. Tenía que darle crédito al chico, nunca se avergonzó. Su risa fue contagiosa, y después de varias copas de vino, me encontraba relajada.

 

Era cerca de media noche cuando Anstice y Keir fueron a la cama.

 

—La habitación de huéspedes está lista para ti —dijo Keir.

 

—Gracias. He bebido lo suficiente para explotar la aguja del alcoholímetro. Anstice me dio un abrazo.

—Buenas noches —bajo la voz—. Es bueno verte reír. Te ves mejor.

 

Probablemente debido a mis mejillas sonrojadas, a causa de todo el vino que bebí, pero me sentía mejor. Hacía mucho tiempo que no pasaba una noche con amigos, comiendo, bebiendo y riendo. Tenía la suerte de tenerlos, incluso a Jedrik que estaba en este momento rellenando mi copa, me había ganado. Pero no había ganado ninguna apuesta.

 

Me pasó la copa y se sentó en la silla frente al sofá en el que yo estaba descansando. Me quité los zapatos y coloqué mis piernas debajo de mí.

 

Jedrik levantó su copa.

 

—Por la risa.

 

Entrechocamos las copas luego bebimos el vino. Era reconfortante sentarse con él, sin pensamientos de mañana o ayer, simplemente disfrutando el momento. Era la primera vez desde mí secuestro que me sentía como si pudiera relajarme y respirar. Que mi pasado fue eliminado; me gustaría poder mantenerlo allí.

 

—El pasado es pasado. Puede ser la razón por la que no hemos convertido en lo que somos ahora, pero podemos cambiar nuestro mañana. Otro pasado está a segundos de distancia —dice Jedrik.

 

—Guau, un filósofo y un seductor. Que mezcla. —¿Cómo había sabido él lo que yo estaba pensando?

 

Jedrik rio.

 

—A las chicas les gusta. Y me encantan las chicas. Hermosas, sexys, seductoras y cuando se funden en mis brazos…

—Querrás decir cuando las follas.

 

Jedrik echo la cabeza hacia atrás, riendo.

 

—Sip, eso también.

 

—Bueno, no esperes que sea una de ellas. Podría estar borracha, pero no estoy anulada lo suficiente para caer por tus encantos.

 

—Lo sé —dijo Jedrik, el brillo en sus ojos desvaneciéndose—. Solo quiero que sepas que si alguna vez necesitas…

 

—Volver al ruedo, ¿estarías feliz de hacerlo? —Maldito. Justo cuando estaba empezando a gustarme, tiene que ir lanzando sexo en el trato.

 

Me puse de pie.

 

Jedrik deja su vaso y se eleva, agarrando mi mano antes de poder alejarme.

 

—No, eso no es lo que iba a decir. Estoy diciendo, si alguna vez necesita hablar o simplemente pasar el rato, ya sabes, ir al pub y tener algunas copas, jugar en una pequeña mesa de billar, bueno, estoy a bordo. Sin sexo. Solamente amigos.

 

—¿Y la apuesta?

 

—Al diablo la apuesta, Danni.

 

Deslizo mi mano de su agarre, ojos estrechos.

 

—¿Por qué? ¿debido a que sientes lástima por mí? ¿debido a que no puedo superar lo que pasó? ¿debido a que continuamente pinto al mismo maldito chico una y otra vez? o quizá porque…

 

Antes de saber lo que está pasando, me toma en sus brazos y las lágrimas se deslizan por mis mejillas. Los sollozos sacuden mi cuerpo, dolor incontrolable y heridas asaltan a través de mí.

 

Jedrik me sostiene, sus manos relajando mientras las frota arriba y abajo en mi espalda. Después de un par de minutos, me calmo a un sollozo respetable. Nunca lloré delante de los demás. Era una debilidad, mi padre la había mostrado continuamente después que mi madre murió.

 

Él se apartó y colocó un mechón de cabello detrás de mí oreja.

 

—Perdí a mi mejor amiga, Delara. Solo empaco y se fue una noche hace tiempo. Me recuerdas a ella. Es terca, decidida y hombre, puede patear el culo de

un chico, pero debajo de eso… lo está pasando mal. —Deja caer su mano de mi barbilla—. Pensé que si pasábamos el rato, tal vez podría no extrañarla tanto.

 

—Oh.

 

Limpia mis lágrimas con la yema de su pulgar.

 

—Así que ¿Qué piensas? ¿Martes en la noche, billar, cerveza y alitas en Rivilie?

A las ocho.

 

Asentí con la cabeza.

 

—Está bien. Pero tú pagas.

 

 

 


Balen

Anduve de ida y de regreso a lo largo de las sombras de los árboles. Cada músculo encadenado apretado, palpitante corazón, puños apretados. Joder, odiaba esto. Odiaba estar cerca de ella incapaz de tocarla.

 

Mi habilidad de rastreo mejorada me permitía oler sus movimientos a través de la casa incluso cuando las paredes estropeaban mi visión. Sentí su malestar en el comienzo de la noche y quería estrellar la maldita puerta y sacarla ya mismo de allí. Pero mantuve mi mierda junta. Tenía que hacerlo si no quería que Jedrik y Keir vinieran después por mí. Y eso no sería jodidamente bonito.

 

Su olor se movía hacia la sala de estar y me coloque para poder verla a través de la ventana. Sentí el bajo estruendo en mi pecho cuando los brazos de Jedrik se envolvieron a su alrededor. La rabia se revolvió. La rama a la que me aferraba se rompió y me arrojo a un costado con tanta fuerza golpeando la estatua en el jardín rompiéndola.

 

Al diablo con esto. Me acerque a la casa, listo para saltar por la ventana si tuviera que, cuando sus hombros temblaron y lágrimas mancharon sus mejillas.

 

Me escabullí detrás de la hilera de arbustos y puse la cabeza en mis manos.

Dios, Danni.

Estaba tomando una oportunidad estando aquí. Mierda, estar en cualquier lugar cerca de Danni. Pero, era una fuerza impulsándome que no podía controlar desde que regresé a Toronto.

 

Dos años me mantuve alejado, peleando contra la sangre tóxica de vampiro dentro de mí que luchaba por tomar mi existencia. Finalmente, había hecho lo que ningún Scar había logrado… dominé la sangre contaminada que consumí. Eso no importaba. De acuerdo con nuestras leyes, sería asesinado por beber sangre de un vampiro.

 

Pero no había manera en el infierno que enfrentaría al verdugo antes de ver a Danni de nuevo.

 

Había visto la pintura encima de su cama, mi retrato, había capturado mis ojos perfectamente. Lo que me molesto fue que mi cabello estaba húmedo en la pintura como lo había estado cuando estábamos atrapados en las jaulas. Eso significaba que recordaba algo de esa noche, que no se supone debía ocurrir. Waleron, nuestro Taldeburu, había borrado sus recuerdos del incidente con el fin de proteger a los Scars de ser descubiertos por los seres humanos.

 

El aire cambio repentinamente y me enfoque en mi capacidad de rastreo, atrapando el olor de los movimientos rápidos de Keir a través de la casa.

 

Joder. Tenía que salir de aquí antes de que algún culo fuera pateado, más probablemente el mío, considerando que Keir y Jedrik juntos tenían la ventaja.

 

Miré brevemente de nuevo hacia Danni luego desaparecí en la oscuridad.



Invitado,Te interesan más lecturas como esta buscanos en ACUALAND

avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1084
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Sáb 2 Sep - 15:49

Danni

El brazo de Jedrik se engancho alrededor de mi cintura mientras me alejaba de la ventana de la sala. Me arrastraba través de la casa y luego empujaba contra la pared en el vestíbulo, el brazo cerrado a través del pecho como una barra de seguridad en una montaña rusa.

Keir y Anstice bajaron corriendo las escaleras.

El familiar temor de ser atrapada saltó por mi piel y empujé el pecho de Jedrik.

—Jedrik, déjame ir, maldita sea.

Bajó su brazo, pero sus ojos estaban entrecerrados y salvajes, la alegría se fue.

—No te muevas.

No escuché palabras siendo intercambiadas entre los dos hombres, pero fue como si hubieran hablado cuando Jedrik le dio a Keir un brusco asentimiento, luego salió corriendo por la puerta de entrada. Keir atravesó rápidamente la sala, entrando en la cocina y salió por la puerta trasera.

—¿Qué demonios está pasando? —Froté mi sien, tratando de despejar mi mente de la niebla de demasiadas copas de vino.

Anstice se movió mientras miraba a sus pies.

—La… alarma. —No escuché ninguna alarma—. Una alarma silenciosa. Los chicos están revisando afuera. Estoy segura de que no es nada.

Noté sus manos entrelazadas en un agarre rígido.

—No me mientas Anstice. ¿Qué está pasando?

Anstice mordió su labio y no pudo encontrar mi mirada.

—No es nada. Keir solo está siendo sobreprotector.

—Sí, sin mierda, siempre lo es, pero eso no es lo que es esto. —Anstice permaneció en silencio—. Bien, no vas a decirme… entonces lo averiguaré por mi cuenta. —Me dirigí hacia la puerta de entrada, sabiendo completamente bien que Anstice me detendría antes de que la abriera. Habíamos sido mejores amigas un largo tiempo y predecir la reacción de la otra era nuestra segunda naturaleza.

—Danni. —Anstice dio un paso al frente, agarrando mi mano y jalando para detenerme—. Yo… no puedo decirte. Dios, quiero hacerlo. Por favor, tienes que creerme.

Me quedé atónita.

—¿De qué diablos estás hablando? soy yo. Juramento del meñique ¿recuerdas? Nunca hemos tenido secretos la una de la otra en toda nuestra vida. —Me tambaleé lejos de ella—. Dime.

Anstice cerró sus ojos y, cuando los abrió, vi las lágrimas en el borde. Mierda, era malo. Lo que sea que estaba ocultando era grande. ¿Tal vez Anstice tenía un acosador? ¿su ex-novio, Richard? so, Richard era un cobarde. Él no sería atrapado asechando muertos por la noche; enviaría a alguien más para hacer el trabajo sucio. Además, hubiera arruinado su traje Armani.

—¿Anstice?

La puerta de entrada se abrió, Jedrik y Keir entraron y se detuvieron. Dios,

¿Por qué nunca había notado cuán aterradores se veían? Tatuados, musculosos, altos, y definitivamente dominantes. Ambos parecían como si pudieran acabar con un equipo swat sin siquiera alterar su respiración.

Intimidantes o no, quería respuestas.

—¿Qué está pasando? ¿Quién está afuera?

El ceño fruncido de Keir era como el de un lobo salvaje listo para saltar sobre su presa. Inconscientemente di un paso atrás, pero mantuve mis ojos fijos en él.

—Un tipo de mi pasado ha regresado recientemente a la zona —dijo Keir—. Es buscado por… la policía.

—Lo sabía. Estas involucrado con drogas. —Así era como costeaba este lugar.

Y el bastardo estaba arrastrando a Anstice con él… sobre mi cadáver.

Me tomó dos pasos alcanzar al inamovible Keir de dos metros de estatura. Levanté mi puño, intentando golpearlo justo entre los ojos. Cómo se atrevía a poner la vida de mi amiga en riesgo con mierda como ésta.

Mi puño nunca hizo contacto ya que Jedrik agarró mi muñeca y me jaló hacia las escaleras.

—No es por drogas, princesa. Solo algún tipo molesto con Keir.

Intenté zafarme de su agarre de muerte mientras él continuaba hablando, pero mi mente ya lo había callado. Recordé el acero cerrado alrededor de mis muñecas, siendo incapaz de moverme… atada a una…

El clic del cerrojo cerrando la puerta principal. Me liberé de Jedrik y tropecé hacia atrás.

Grilletes.

Clic.

Mis muñecas.

Clic.

Mis tobillos.

Clic.

Oh, Dios, había sido atada. A una mesa. Fría. Tan fría. Froté mis muñecas en donde las cicatrices aún eran visibles.

—Vaya, ¿estás bien, dulzura? —preguntó Jedrik, viniendo hacia mí.

Dulzura. Esa palabra. Él me había llamado así.

Bilis subió mientras continuaba retrocediendo, mis brazos extendidos para alejarme de Jedrik. Me estrellé contra la puerta principal y tanteé tras de mí en busca del cerrojo. Me encogí a media que lo hacía cliquear de nuevo.

Anstice dio un paso hacia mí, pero Keir la jaló de regreso a su lado. Tenía que salir de aquí desesperadamente.

—No puedo… tengo que... no puedo… respirar. —Me volví y abrí la puerta.

El aire fresco cortó en mi interior como un balde de agua fría. Tomé tres profundas respiraciones antes de lanzarme hacia el aire helado.

Escuché pasos detrás de mí y bajé las escaleras hasta mi auto. Tiro con fuerza de la manilla de la puerta, pero esta no se movió. No se abriría. Cristo, sácame de aquí. Usé ambas manos, tirando de ella.

—Mierda. —Estrellé mi puño sobre el capo.
El sonido resonó una y otra vez, el clic mientras se estampaba alrededor de cada muñeca, cada tobillo. Había estado fría. Congelada. Mi espalda arqueándose, mi columna clavándose en la mesa mientras un… Dios, ¿por qué no podía recordar?

—Estoy sobrio. Conduciré por ti —dijo Jedrik, viniendo detrás de mí, pasándome mis zapatos.

Bajé la mirada hasta mis pies y me di cuenta que estaba de pie descalza sobre la ligera capa de nieve. Tomé los zapatos y me deslicé en ellos.

—Siempre quise dar una vuelta en Mini Cooper. Estoy muriendo por hacer la cosa del Trabajo Italiano. —Puso mi abrigo alrededor de los hombros, luego caminó al lado del pasajero y abrió la puerta.

—Yo… yo…. Umm, sí, eso estaría bien. —Jalé el borde del abrigo más cerca de mi cuerpo a medida que caminaba alrededor del auto y me deslizaba en el interior al asiento.

Permanecimos en silencio por los primeros cinco minutos con solo el ronroneo del motor mientras Jedrik cambiaba la marcha. Le pánico disminuyó y las piezas de recuerdos retrocedieron dentro del agujero negro de mi mente.

—Entonces, ¿nunca hiciste nada divertido con este auto? —preguntó Jedrik.

iré por el parabrisas.

—Conduje a través de un parque una vez para lograr salir de un embotellamiento.

Las cejas de Jedrik se elevaron.
—Impresionante. Silencio.

Sabía que Jedrik estaba tratando de darme espacio para recuperar mi respiración y me estaba dando cuenta que el tipo no siempre era un imbécil. Su actitud de soy-un-regalo-de-Dios-para-las-mujeres era un juego, ¿tal vez esa era su forma de conseguir atención?

 

—Gracias. Por llevarme. Te daré dinero para un taxi, o solo llévate mi auto. Lo recogeré mañana.

—Creo que robaré tu auto. Rockea. —Jedrik destelló una sonrisa deslumbrante.

Sonreí.

—Eres un buen tipo a pesar de la molesta costumbre de compartir comida a través de la mesa.

—¿Demasiado atrevido? —Jedrik sonrió.

—Es desagradable cuando se trata del puré de papa. Llega hasta los postres. Jedrik se rio entre dientes.

—Advertencia tomada. —Giró bajando la Calle Bathurdt y cambió a la tercera velocidad—. ¿Quieres hablar sobre ello?

¿Quería? Tal vez necesitaba hablar con alguien sobre los destellos de recuerdos. Alguien como Jedrik, con quién era… fácil hablar. Anstice evitaba el tema como si fuera una enfermedad, y el terapeuta había sido demasiado intenso para mí.

—Grilletes, tal vez esposas, no sé cuál. Recuerdo el sonido de clic cuando se cerraban. —Froté las muñecas—. Ciertos sonidos u olores me dan destellos. Como clips de una película… Siento como si estuviera de regreso allí. —Puse la mano sobre la garganta—. Tenía marcas de pinchazos en el cuello, pero los doctores no sabían qué las causó. Sabes, algunas veces le doy gracias Dios de que no puedo

recordar exactamente qué pasó. —Hago una pausa, frotando las manos de arriba a abajo por los muslos—. Pero creo que es peor. ¿Cómo puedo superar algo cuando no sé qué es? Doctores, enfermeras, policía… todos tienen sus suposiciones, pero el tipo nunca fue atrapado y no puedo recordar una mierda. Es frustrante. —Suspiré, cerrando los ojos brevemente—. Es como si una manta me estuviera asfixiando hasta que llega un destello de recuerdo. Luego la manta es apartada y soy envuelta por el miedo. Creo que la única forma de superar esto es recordar.

Él cambió a segunda velocidad; las equinas de sus labios se apretaron. Se encaminó a la parte frontal de la galería en la calle Queen y puso el freno de mano antes de girarse hacia mí.

—No estoy tratando de dar una advertencia que es un montón de mierda. Pero soy bueno escuchando y malditamente bueno estando ahí cuando necesites a alguien. Tal vez eso sea lo que necesites. Solo alguien para ventilarte. —Sonrió—. Y yo soy el hombre caliente con quien pasar el rato.

Puse los ojos en blanco.

—No seas modesto ni nada. —Se encogió de hombros—. Trata de mantener mi auto en cuatro patas. Ya he tenido tres multas este año.

Me iba a bajar del auto cuando Jedrik me jaló de la manga.

—Oye ¿necesitas compañía esta noche? Me gusta el sofá.

—No. Pero gracias. Tan pronto como mi cabeza golpee la almohada, estaré fuera como una luz.

—Entonces ¿el martes? ¿Billar, cerveza y alitas de pollo? —dijo Jedrik antes de que cerrara la puerta de golpe.

—Sí, claro.

Jedrik esperó hasta que estuviera dentro antes de irse. Cerré y aseguré la puerta, después aventé mi chaqueta y bolso al perchero.

Soledad. Sin sonidos. Sin aromas.

Presione los dedos en la sien mientras una ola de dolor golpeo mi cabeza. Bien. Otra noche de debilitante palpitar. Los dolores de cabeza eran comunes después de un recuerdo y el Advil se ha convertido en mi mejor amigo.
—Pequeña.

Mi estómago cayó ante la familiar voz que rompía la quietud. Dios, eso sonaba tan real. Ahora estaba soñando despierta.

Me deslizo a lo largo de la puerta hasta que mi culo golpea el suelo y traigo mis rodillas hacia mi pecho, envolviendo los brazos alrededor de ellas. Oficialmente me estaba volviendo loca y necesitaba medicamentos… muchos medicamentos.

—Dios, Danni.

—Santa mierda. —Eso era real. Sé que lo era. Levanto la cabeza, mis ojos escaneando la oscura galería. Alguien estaba aquí. Él estaba aquí. Dijo mi nombre.

Me puse de pie y deslicé el brazo por la pared buscando el contacto para encender la luz mientras mantenía mi vista atentamente hacia donde venía la voz.

Lo sentía, lo escuchaba inhalar y exhalar, saboreaba su aroma en la punta de mi lengua… tierra.

Pero nada me preparó para la sombra moviéndose a través de la habitación. La parálisis era posible cuando estaba completamente asustada y mis piernas se rehusaron a escuchar a mi mente diciéndoles que corrieran como el demonio.

Pasos firmes cruzaron el piso de dura madera. Todavía se escondía en la oscuridad de la galería, pero sabía que era él. El tipo con los ojos que caían en las esquinas, pestañas curvadas en la punta para dar la impresión de amabilidad. El verde rodeando la pupila negra y brillante, una mezcla de limón y las hojas más verdes en medio de la selva.

Sí cerraba los ojos, podía ver dentro de ellos, la rabia y la tristeza juntas para emitir una expresión sin restricciones. Él existía dentro de mí, parte de la sangre que corría como un río por cada vena, cada vaso.

Se paró debajo de la luz de la luna que brillaba a través de la ventana delantera. Jadeé mientras esos vividos ojos verdes me penetraban con intensidad. Mi corazón se saltó un latido y luego… luego hubo un gran alivio colgando de mi mente. Era una comodidad que no había experimentado en dos años.

Mi brazo cayó a mi costado, las luces olvidadas, mientras miraba fijamente al hombre de mis pinturas. Se detuvo a unos pasos delante de mí, su uno ochenta de altura y anchos musculosos hombros como una barricada impidiéndome cualquier pensamiento de huida. Pero no escaparía. No, he estado desesperada por respuestas sobre este hombre a lo largo de dos tortuosos años.

—¿Quién eres? —Chupe los labios para humectarlos y sus ojos siguieron el movimiento.

Mi interior se enrosco como Jack-en-la-caja listo para saltar libre con una mezcla de anticipación y nerviosismo, sin saber si iba a saltar sobre mí y triturarme a pedazos, o llevarme a sus brazos y calmar todo el dolor con un simple toque. Oré por lo último, pero dudaba que este tipo tuviese dulzura en su mente justo ahora. Sus ojos eran duros e inflexibles… pero aun así había un dejo de angustia.

Mis manos dolían por alcanzarlo y tocar cada resquicio de su rostro, luego examinar cuidadosamente su cabello y tocar los mechones avellana oscuro. Inhalé y su aroma terrestre causo que corrieran temblores por mi piel.

¿Cabello? ¿Cabello seco? No, debe estar húmedo. Siempre lo pinto con cabello húmedo, aunque esta noche, estaba seco.

—No, esto está mal. —Agite la cabeza de atrás hacia adelante. Me estaba volviendo loca; él no estaba de pie delante de mí. Tenía que estar imaginándolo. Santa mierda, ellos me pondrán en un psiquiátrico sí incluso le dijera a cualquiera que he visto al hombre de mis pinturas.

—Danni. —Su ronca voz mando un golpe de electricidad a través de mi cuerpo.
—Sabes mi nombre. —Mi apodo
—Sí —susurró en un tono desigual.
Oh, Dios, se siente como si recorriera sus manos sobre mí y mi cuerpo se estremece de deseo. Debo poner mi mierda junta.

—Dime por qué te conozco.

Sus parpados se cerraron sobre sus hermosos, magnéticos ojos y sus ceño se frunció sobre ellos. Con los labios en una delgada línea, parecía que estaba frunciendo el ceño, incluso sentí pesar emanando de él.

Agachó la cabeza y se giró para irse, pero no sin antes que yo pudiera atrapar una mirada de una lagrima brillar mientras se escapaba y deslizaba por su mejilla.

Mi corazón se rompió en pequeños fragmentos, un dolor estrellándose tan controlado que no me había dado cuenta pero lo toqué. Alargué mi mano, dedos curvándose en su abrigo. Mi respiración atrapada como un disparo caliente a través de mí, calor surgiendo y causando que mis mejillas ardan. Fue extraño, como si el calor rodeándome me hiciera sentir… segura.

—No es una buena idea que me toques —dijo, pero permaneció quieto.

No lo dejé ir. Necesitaba de él lo que nadie más podía darme.
—Por favor. Dime.

Tenía miedo que se fuera, que me dejara nuevamente como lo había hecho antes. Incluso si no tenía memoria de ello, yo sabía que me había dejado. Pero no sabía si fue mi decisión o de él, no tenía idea.

Se dio la vuelta en un fluido movimiento, enganchando su brazo en mi cintura y arrastrándome hacia arriba contra él. Mi respiración se detuvo mientras me miraba, una mano extendida en mi espalda baja, la otra llegando para ahuecar mi barbilla e inclinar mi cabeza para que lo viera a los ojos.

—Lo intenté, Danni. Mierda, he tratado de mantenerme alejado. —Su voz era rota y desigual—. Pero tenía que verte antes… —Asintió con su cabeza hacia el caballete con una pintura de él—. Esta mierda… maldita sea, debes detenerte. Tienes que olvidarme.

Mi mente gritó no, porque nunca lo olvidaría. No sabía quién era o porque estaba aquí. Tal vez tenía el Síndrome de Estocolmo y él era uno de los que me secuestro
Su voz cambió a un gruñido áspero.
—Mierda, no, nunca te haría daño.

¿Lo había dicho en voz alta? Mierda, me estaba volviendo loca. El hombre de mi pintura, con el que he estado obsesionada, estaba de pie en mi galería y podía escuchar mis pensamientos. Tal vez estaba desmayada de tanto vino y esto era un sueño.

Su pulgar acarició a través de mi barbilla como si fuera natural y él no supiera lo que estaba haciendo. Mi abdomen se apretó y las rodillas se debilitaron mientras me estiraba para tocar su rostro. No le tenía miedo. Independientemente de lo que había pasado, este hombre era mi lugar seguro.

Humedad aferrada en su pómulo y tuve el impulso de besarlo, pasar mi lengua sobre su piel y probarlo. ¿Por qué? ¿Por qué este hombre me estaba conduciendo a la locura con estas emociones? ¿Qué había pasado entre nosotros hace dos años?

Su cabeza bajó, su mirada profundizándose en la mía.
—No puedo detener esto.

o tenía idea a lo que se refería, pero sabía que lo quería a él.

—Bésame.

Fue una pizca de susurro, pero sabía que me había escuchado por la forma en que su mano en la parte baja de mi espalda me presionó más fuerte. Dios, quería que me besara. Me tocara. Me hiciera sentir viva nuevamente. Darme cuenta que deseaba a este tipo me golpeó como una marejada estrellándose contra las rocas.

Este hombre. Era él.

Él era la llave y, sí, el candado. Porque podía atarme a él solo con sus ojos.

Tiró de mí más cerca así estaba ajustada contra su ancho pecho. Sentí su corazón saltarse un latido y luego tomar el mismo ritmo que el mío.

Incline la cabeza hacia atrás y mire hacia él.

Nuestros ojos se encontraron, y luego su boca se estrelló en la mía.


Invitado,Te interesan más lecturas como esta buscanos en ACUALAND

avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1084
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Sáb 2 Sep - 16:03

Balen

Descontrolado. Así era como me sentía con esta mujer.

 



Página 37

Lo había negado durante dos jodidamente horribles años, pero al tenerla en mis brazos… Jesús, la necesidad de tenerla era como un infierno que era imposible de extinguir. Era tan abrumador que era antinatural. No era normal, y aun así, en este momento, nada importaba excepto besarla.

 

Sus labios se rindieron fácilmente bajo mi exigente asalto, abriéndose a mi lengua mientras saboreaba lo que era mío. Ella. Esta mujer. Quería decirles a la mierda todos y llevármela lejos. Escapar.

 

Pero esa no era la respuesta. Eventualmente me darían caza y nunca me arriesgaría a que la hiriesen.

 

Había tratado, desde el día en que me alejé, olvidar sus ojos, esos feroces, resueltos ojos color canela que se volvieron un tormento. Cada vez que cerraba los míos, la imaginaba; un espíritu libre que una vez alzó el vuelo con los pájaros pero ahora estaba atrapada en la trampa mortal de su secuestro. Necesitaba liberarla.

 

Ella abrió mi abrigo y puso las manos sobre mi pecho. Mi polla se sacudió y gruñí. Quería desnudarla y follarla duro contra la pared hasta que gritase mi

nombre. Pero eso no podría pasar nunca. Era peligroso; mierda, ni siquiera debería estar aquí.

 

Su lengua se deslizó valientemente en mi boca, y mis entrañas estallaron con una posesión sin restricciones. Presioné la mano en la parte baja de su espalda, necesitando sentirla más apretada contra mí; nunca iba a ser  suficiente, como si me estuviese ahogando, absorbido por un abismo.

 

Sin esta mujer, no era nada.

 

Danni

Cualquier sentido común voló por los aires como un cartucho de dinamita en el momento en que me atrapó en sus brazos. Su dura, demandante boca, hacía que mis sentidos se sobrecargasen con él, el toque de su aterciopelada lengua, la sensación de su corazón latiendo bajo la palma de mi mano, la urgencia mientras me apretaba contra él. Era un asalto conducido por una poderosa necesidad.

 

Sus besos se deslizaban por la barbilla hasta el arco del cuello e incliné la cabeza hacia atrás, con los ojos cerrados, asustada de abrirlos y descubrir que todo era un sueño. Un sueño inducido por el vino.

 



Página 38

—Danni —me susurró al oído. Su lengua se deslizaba por el lóbulo, enviando toques de placer entre mis piernas.

 

No era inducido por el vino. Era real. Él era real.

 

Puso sus manos, una a cada lado de mi cuello, y sus labios dibujaron una lenta senda de calidez bajando por la columna de mi garganta, lengua exteriorizando para lamer y besar mi piel. Gemí al sentir el calor deslizándose en mis sensitivas carnes.

 

Fue el ligero atisbo de sus dientes, un leve mordisco en mi garganta, lo que provocó un destello de horror que fue como un golpe en el estómago. Grité, luchando contra su abrazo, su mano contra mi cuello mientras el recuerdo me golpeó. Me eché hacia atrás, perdiendo el equilibrio y cayendo al suelo sobre mi culo.

 

Se acercó a mí, con la mano extendida, ojos entrecerrados con el ceño fruncido. Me arrastré hacia atrás hasta que tenía la espalda presionada contra la puerta.

—No, no lo hagas.

 

Se detuvo, bajando su brazo. El dolor que se manifestaba en su expresión era inconfundible. Sus ojos se cerraron durante un largo segundo, y las comisuras de sus labios se inclinaron hacia abajo.

 

—Eso no debería haber pasado. —Pasó los dedos por el cabello—. Joder.

Esto fue una mala idea.

 

Mi mente era un lío confuso de colores mientras las sensaciones de ahora y entonces se mezclaban en un rompecabezas que se resistía a terminar de encajar. Pero no quería que se fuese… él no podía dejarme de nuevo.

 

Por favor, termina con mi dolor.

 

Sus ojos se volvieron de un verde más oscuro durante una fracción de segundo y vi como la rabia inundaba su rostro en una letal expresión antes de que se diese la vuelta.

 

Se estaba alejando. Yéndose. No, no me podía hacer eso.

 



Página 39

—No te atrevas a dejarme —le grité mientras me levantaba tambaleándome—. No me hagas esto, maldición. —Corrí detrás de él, pero continuó andando hasta que choqué contra su espalda, lo golpeaba con los puños en sus músculos mientras lágrimas de frustración bajaban por mis mejillas. —Dos años. Te he esperado durante dos años.

 

Tensó la espalda y sus manos se apretaron en puños en sus costados, tomando mi ataque sin ninguna intención de detenerme. Le golpeé una y otra vez, intentando que le doliese como me dolía en el interior, y aun así queriendo que se diese la vuelta y me tomase en sus brazos y me abrazase.

 

—¿Por qué viniste? ¿para atormentarme? —Mi voz sonaba rota—. Ya estoy atormentada. Cada día. —Mis manos pararon de golpear su espalda—. Pero tú puedes hacer que se termine, ¿no puedes? Sabes lo que pasó.

 

Le escuché maldecir en voz baja. Mis lágrimas se detuvieron, aunque seguía llorando por dentro, por mí, por él… por nosotros.

 

Ambos habíamos sufrido. Estaba tan segura de esto como de mi propio nombre. Él me había protegido. Eso es lo que sentía cada vez que miraba a su imagen… protegió, resguardó en su abrazo como si él hubiese hecho algo para terminar con el sufrimiento.

 

—Tienes que olvidarme, Danni. Déjame ir.

—No. No puedo. Dime —supliqué. No creo haber suplicado en mi vida hasta ahora. Me destrozó… ¿Pero acaso no estaba ya rota? —. ¿Qué nos pasó?

 

—No podemos hacer esto. Estarás mejor si lo olvidas.

 

Mi espalda se tensó y mis manos se alejaron de su espalda.

 

—No te atrevas a decirme qué estaré mejor si olvido. Viniste aquí. ¿Por qué?

 

No dijo nada.

 

—Mírame. —Agarré la parte de atrás de su abrigo e intenté obligarle a que se diese la vuelta—. Demonios, mírame. —Me golpeó un recuerdo de su voz diciendo esas mismas palabras y me congelé.

 

Se aprovechó y con un tirón quedó libre y se dirigió hacia la puerta de atrás. Vi como dudaba, con la mano en el picaporte, y contuve el aliento esperando que regresara. Luego abrió la puerta y desapareció.

 

Lo vi marcharse, mi cuerpo temblando mientras la puerta daba un portazo y la desazón me envolvió de nuevo. Era como si este velo hubiera sido alzado mientras él estaba conmigo. Luego cayó otra vez y quedé inmersa en mi propio y privado infierno.

 

Le di una patada a los pies de un caballete y se estrelló contra el suelo.



Página 40

Luego grité a pleno pulmón.

 

 

Balen

Me apoyé en la puerta, mi cabeza colgando, y me pasé las manos por el cabello.

 

—Joder.

 

Me tensé cuando escuché el golpe y su grito. Quería volver, abrazarla y no dejarla ir nunca.

 

Joder, esto era un maldito lío.

Pero alejarme había sido mi única opción. Si le contase lo que había pasado, que yo era un Scar, su vida estaría en peligro. Lo que pretendía era, hacer que me viese y que supiese que era real y no un producto de su imaginación, para conseguir detenerla de atormentarse a sí misma con las pinturas.

 

Todo estaba jodido. Yo. Ella. Esto.

 

Los pasados dos años habían sido un infierno luchando contra la venenosa sangre que recorría mis venas. Cualquier Scar sabía lo que la sangre contaminada de un vampiro te hacía… destrozaba tu virtud y volvía tu sed de sangre tan fuerte que harías cualquier cosa para detener la agonía. Matar a cualquiera para conseguirla. Eso hacía que fuese malditamente importante no beberla en primer lugar.

 

La mayoría de vampiros eran desalmados bastardos sin ningún escrúpulo a la hora de matar. En realidad, no tenían escrúpulos a la hora de hacer nada. Viviendo con la constante sed de sangre les convertía en una amenaza para los humanos, y era la labor de los Scar asegurarnos de que eso no pasase. Pero esa no era la única guerra que los Scar tenían que luchar. Nuevos CWO1s, Center World Others, constantemente estaban elevándose de las profundidades, y eran igual de mortales. Durante los años en los que escapé, me crucé con montones de cabrones, y como los bichos de los que descendían, eran una peste incansable.

 



Página 41

Casi me había rendido a la sangre vampírica un par de veces. Fue el recuerdo de Danni lo que me mantuvo cuerdo. Su fuerza. Su voz. Aroma. Dios, toda ella.

 

Había estado huyendo de los Scar, de Waleron –mi Taldeburu– de Danni.

Mierda, de todo lo que había conocido.

 

Y no era fácil esconderse de los de mi clase ya que cada Scar tenía uno de los dones naturales de los distintos cinco sentidos. Solo había logrado evitar la captura porque era un Tracker2. Podía sentir la esencia de otro Scar a kilómetros de distancia, lo que siempre me proporcionaba una ventaja. También era muy bueno a la hora de cubrir mi rastro y ocultar mi esencia.

 

Había logrado evitarles moviéndome constantemente, manteniéndome en las zonas llenas de concreto y humanos. Y nunca pasé más de dos días en un mismo sitio.

 

1 Otros Seres del Centro del Mundo (CWO)

 

2 Tracker: poseen la habilidad de rastrear células al cambiar de piel.

Ahora lo había jodido todo al verla. Keir y Jedrik sabían que había vuelto, y eso significaba que Waleron sería notificado. No pasaría mucho tiempo antes de que me encontrasen.

 

Merecía la muerte por mi traición. Pero esta era mi oportunidad para demostrar al Deaconry3 que los Scar podían luchar contra la sangre de vampiros después de consumirla. La muerte no era la única opción para nosotros.

 

Admitiendo que había vuelto por algo más era difícil de afrontar. Mi regreso a Toronto era por Danni. Desde el día en que tuve que dejarla supe  que sería imposible permanecer lejos de ella. Incluso si fuese a distancia, tenía que asegurarme de que estuviese protegida de la realidad del mundo en que vivía.

 

Esperaba que al volver a Toronto, viese la lucha en los ojos de Danni. La misma lucha de la que había sido testigo aquel primer día en que la conocí en el infierno. Pero lo que vi desgarró mi interior en pedazos. Las pinturas de mí… me había jodido la mano de dar puñetazos a los ladrillos de la pared la primera vez que vi uno sobre su cama.

 

Revelarle los Scars sellaría mi destino… muerte inmediata. Ningún ser humano podía saber acerca de los inmortales Scars a menos que Waleron lo aprobase. Lo que no era probable, considerando que Waleron era el mayor bastardo sin sentimientos que había conocido en mi vida.

 



Página 42

Alcé la mirada al segundo piso y se encendió la luz del baño. Pude ver un atisbo de su pijama rojo de seda cuando pasó andando tras la ventana.

 

Me pasé las manos por el cabello y di una patada al contenedor de basura, el sonido vibrando en el callejón.

 

—Joder.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3 Deaconry: asamblea compuesta de cuatro Wraiths, dos Scars, y una bruja. Decide las leyes y castigos para todo aquel que vive bajo la Diosa Azzura.


Invitado,Te interesan más lecturas como esta buscanos en ACUALAND

avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1084
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Sáb 2 Sep - 16:05

Que me da algo!!!
Apuesto que todas estamos igual !!

YA LO AMO Y RECLAMO COMO MIO


Invitado,Te interesan más lecturas como esta buscanos en ACUALAND

avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1084
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por adricrisuruta el Sáb 2 Sep - 19:24

La situación es difícil para Dani pero Balen no lo tiene mucho mejor.
Ahora los otros Scars estarán pendientes para atraparlo.
Que habrá pasado con el vampiro? Esta Dani en peligro por ese bicho?
Perdonarán a Balen?

Gracias por los capis...


Traté de impedir que cruzaras mi mente. Traté de sacudirte de mis pensamientos. Pero me quedé pensando en ti y mi corazón dio un salto. Y entonces...  Y entonces, accidentalmente caí enamorado de ti."


   
avatar
adricrisuruta

Mensajes : 3008
Fecha de inscripción : 14/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.