Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Lectura Especial de serie para marzo
Hoy a las 1:50 por Maria-D

» CUENTA HACIA ATRAS DESDE EL 500
Hoy a las 0:02 por IsCris

» ABC de profesiones
Hoy a las 0:02 por IsCris

» ABC de ALIMENTOS!!!
Ayer a las 23:59 por IsCris

» ABC de Países y Ciudades
Ayer a las 23:56 por IsCris

» Lectura Febrero 2018
Ayer a las 21:39 por Emotica G. W

» De 2 en 2 hasta 10.000
Ayer a las 20:40 por Laisha

» Números del 1 al infinito !
Ayer a las 20:31 por Laisha

» Juego de Rangos
Ayer a las 20:27 por Laisha

Staff del Mes
Traductora del Mes
astrea75
Correctora del Mes
Daliam
Bibliotecaria del Mes
Mave
Diseñadora del Mes
Roxx

Lectura #1 Noviembre 2017

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Jue 9 Nov - 21:17

CAPÍTULO DIECIOCHO
NO MÁS SECRETOS
 
 
—¡Lo estoy haciendo! ¡Realmente lo estoy haciendo! —grité mientras avanzábamos por el camino circular por enésima vez.
Landon había decidido que su primer orden de negocios en Michigan era enseñarme a conducir. Él estaba totalmente entretenido por el hecho de que me estaba divirtiendo mucho. Concedido, sin otros coches alrededor, realmente no había nada que temer.
—Ve un poco más despacio, cariño. Los giros no necesitan ser tan violentos.
Landon me había llevado al aparcamiento casi vacío del centro comercial al que íbamos frecuentemente mientras crecíamos. El lugar había cerrado hace años, y nunca fue reconstruido. La zona era como una ciudad fantasma, y algunas de las viejas señales de la tienda estaban todavía intactas, aunque el edificio estaba en mal estado. Pero estaba decidido a dirigir mi lección de conducción en este preciso lugar.
Di la vuelta en otra esquina.
—¡Yuju!
—Ve un poco más despacio con en el gas.
—Creo que podría estar lista para probar la calle.
Landon lucía escéptico.
—Sigamos con el paso uno hoy. Una vez que realmente consigas hacerlo y relajes tu pie de plomo, entonces iremos a la calle. Podríamos no hacerlo antes de que me vaya, pero prometo terminar lo que comencé.
Chirriando para detenerme, estacioné el coche antes de apagar la ignición.
—¿Cuánto tiempo vas a estar aquí? Nunca lo dijiste.
—Algunos días. No podía dejar el camión por mucho más tiempo que ese con tan poca antelación. Venir aquí fue algo realmente impulsivo, y no me ocupé de todo lo que necesitaba antes de irme.
Volviendo mi cuerpo hacia él, tomé su mano.
—Las relaciones de larga distancia no tienen un historial muy bueno, ¿verdad?
—Bueno, estoy contando con que eso no sea para siempre. —Miró su teléfono e hizo una mueca.
—¿Qué sucede?
—Mi madre acaba de enviarme un mensaje de texto para que le confirme sobre esta noche. Les dije a mis padres que iría a visitarlos.
Decepcionada ante la perspectiva de no pasar tiempo con él más tarde, fruncí el ceño.
—Oh.
—Quiero que vengas conmigo. Quiero que sepan de nosotros.
Una oleada de pánico me golpeó.
—¿Tú quieres eso?
—Sí.
—No sé cómo reaccionarán ante mí.
—Eso no importa.
—¿Qué saben sobre tu... —titubeé—… vida en California?
—Si estás preguntando si saben sobre lo de ser acompañante, no lo hacen. Nunca tuve el valor de decirles, y realmente no creo que nadie se beneficie con ellos sabiéndolo. Mi madre estaría devastada. Mi relación con mis padres ha sido muy difícil desde el momento en que decidí que quería irme al oeste en busca de Beverly. Son gente buena, y sé que me aman y tienen buenas intenciones, pero, involuntariamente, me he distanciado de ellos desde que me mudé. Lo lamento y pensé que lo menos que podía hacer era visitarlos mientras estoy aquí.
—¿Cuándo fue la última vez que los viste?
—Hace un año, vinieron de visita durante la Navidad. Pero antes habían pasado un par de años.
—Vaya.
—Sí. Necesito trabajar en ser un mejor hijo. —Landon me apretó la mano—. Entonces, vendrás conmigo, ¿verdad?
Absorbiendo mi inseguridad, sonreí.
—Sí, seguro.
 
***
 
Dejé escapar un profundo suspiro mientras nos paramos delante de la casa de sus padres. Era emocionante para mí estar de vuelta en el lugar donde todo comenzó con Landon hace tantos años.
Me frotó la espalda.
—No estés nerviosa. Estará bien.
—Van a asustarse cuando se den cuenta de quién soy.
—Bueno, entonces, ese es su problema si lo hacen.
Marjorie Roderick respondió a la puerta e inmediatamente empujó a Landon en un abrazo.
—Landon... cariño, bienvenido a casa. Es tan bueno verte, hijo.
—A ti también, mamá.
Con el pelo corto y rubio, la madre de Landon tenía un aspecto muy americano. Realmente no había cambiado tanto. Tenía que estar en los cincuenta o sesenta años.
Ella me miró.
—No sabía que traerías a una amiga.
—Sí. Es la razón por la que estoy en Michigan. —Landon me sonrió tranquilamente y se detuvo—. Es Rana, mamá. Tú la recuerdas...
Ella entrecerró los ojos, examinando mi cara.
—¿Rana? ¿Rana... Saloomi?
Sonriendo nerviosamente, me encogí de hombros.
—Sí, soy yo. —Mi nerviosismo hizo que las palabras tropezaran—. Me... me operé la nariz.
Probablemente no debería haber dicho eso. Pero estaba tan nerviosa y supuse que solo podría hacerle frente.
Marjorie se inclinó para abrazarme.
—Oh por. Te ves tan…
—Diferente, sí —dije.
—Yo iba a decir hermosa. Pero tú siempre lo fuiste, cariño.
—Bueno, gracias.
Marjorie miró a su hijo.
—Pero tengo que admitirlo, estoy confundida...
—Puedo entender eso —dije.
Landon finalmente ofreció la explicación que estaba esperando.
—Volvimos a conectarnos este último año, comenzamos a hablar por teléfono. Y luego Rana fue a visitarme a Cali. El resto es historia. Ahora, ella es mi novia.
Me emocionó escuchar a Landon llamarme así. A pesar de que me había dicho que me amaba, era la primera vez que me llamaba su novia.
Como era de esperar, parecía genuinamente sorprendida.
—Vaya. Esto es tan inesperado, pero honestamente... cualquier cosa que traiga a Landon de regreso a Michigan para una visita es algo estupendo en mi opinión.
El padre de Landon, Jim, entró en la habitación.
—¡Hijo!
Landon y él se abrazaron y se dieron unas palmadas en la espalda.
—Hola, papá. Te extrañé.
Marjorie me presentó.
—Jim, recuerdas a Rana Saloomi, ¿Verdad? ¿De años atrás?
Jim parecía aturdido.
—Bueno, ¡que me condenen! Te ves completamente diferente.
—Eso me han dicho.
—Landon y Rana se han vuelto a conectar. Están saliendo.
Sentí la necesidad de dirigirme inmediatamente al elefante en la habitación con el padre de Landon.
—Lo siento mucho por lo que pasó hace años, la manera en que mis padres dejaron el apartamento.
Jim alzó la mano para evitar que siguiera hablando.
—No tienes que disculparte por eso. No fue tu culpa.
Marjorie añadió:
—Siempre fuiste muy respetuosa. Nunca te culpamos. De hecho, recuerdo que me sentí triste por Landon porque perdió a una amiga cuando te fuiste.
Landon y yo nos miramos unos instantes, intercambiando sonrisas.
—Las cosas estaban bastante complicadas en ese entonces para mis padres —le dije—. Gracias por entender.
—No es necesario que des las gracias —replicó ella—. Honestamente... siento que nosotros te tenemos que agradecer ahora por haber traído a Landon aquí para una visita.
En realidad, me sentía muy mal por la madre de Landon. Estaba claro que había sido herida por su virtual desaparición de sus vidas.
Landon le ofreció otro abrazo.
—Lamento que haya pasado tanto tiempo.
Marjorie entonces me miró directamente cuando dijo—: Realmente amamos a nuestro hijo, y siempre hemos querido lo mejor para él. Pero sabes, solo puedes mantener a tus hijos cerca por cierto tiempo. En algún momento, sólo tienes que dejarlos ir, dejar que se descubran a sí mismos. No podía mantenerlo aquí por mucho que implorara, y entonces me di cuenta de que tenía que vivir su vida y aprender de sus experiencias. Dejarlo ir a California fue lo más difícil que he tenido que hacer, pero sabía que no podía detenerlo.
La situación de Landon era la prueba de que incluso las personas con dos padres y una crianza aparentemente perfecta pueden arruinarse en la vida.
—No siempre tuve la cabeza bien enfocada, pero finalmente me puse de pie, mamá. Ya no tienes que preocuparte por mí. Pero tengo que disculparme por haberlos alejado todos estos años. La separación era algo que tenía que pasar para llegar a donde estoy ahora. Créanme, ambos hicieron todo bien. Fueron los mejores padres que alguien podría haber pedido.
Su madre parecía estar a punto de llorar.
—Bueno, es muy amable de tu parte decirlo. Y tomaré lo que pueda obtener en términos de visitas de mi apuesto hijo.
Terminamos sentándonos a cenar y en el curso de la noche, en realidad me encontré realmente disfrutando de su compañía. Nos reímos mucho, en particular cuando Landon contó la historia de la primera vez que sus padres vieron sus tatuajes.
Era realmente extraño estar de vuelta en el lugar donde yo vivía, aunque el garaje volvía a ser sólo eso: un lugar para aparcar coches y almacenar cosas. Un aire de nostalgia definitivamente me siguió toda la noche.
Después de la cena, Landon y yo dimos un paseo por el antiguo barrio. Era surrealista estar de vuelta en esta calle, mirando las mismas grietas en la acera que solía montar con mi bicicleta.
Paseamos y recordamos hasta que un encuentro inesperado interrumpió nuestra noche.
Acabábamos de abrirnos camino alrededor de la cuadra cuando terminamos frente a la casa de la señora Sheen. Una mujer estaba en el camino de entrada, apoyándose contra un coche. Levantó la vista por un momento y nos vio acercarnos.
En una aparente advertencia, Landon me apretó la mano antes de decir.
—Hola, Kelsie.
Utilizó su mano como visera a pesar de que no había sol.
—Santo cielo. ¿Landon? ¿Eres tú?
A pesar de que había dicho su nombre, me tomó unos segundos darme cuenta de que era Kelsie, la ex de Landon y mi antigua enemiga de cuando tenía trece años.
Mierda.
Qué mal momento.
¿Todavía vive con sus padres?
—Vaya. Hace años que no te veo. Apenas te reconocí.
—Sí, estoy aquí visitando a mis padres.
Kelsie tenía el mismo cabello rubio oscuro que recordaba, aunque ahora estaba un poco más pesada.
Landon echó un vistazo al coche.
—¿Quién es este pequeño?
—Éste es Bryce. Su padre está en el ejército y acaba de ser desplegado, así que estoy pasando algo de tiempo con mamá. De hecho, vivimos en la base de Illinois.
—Vaya. Bueno, agradécele por su servicio.
Ella asintió.
—¿Cómo está California? ¿Encontraste lo que buscabas?
—Sí. —Me miró directamente—. Sí, finalmente encontré lo que he estado buscando.
—Bueno. Bueno. —Miró mi cara, pero no me reconoció ni se presentó—. Bueno, que tengan una buena noche.
—Tú también —dije.
Una vez que supimos que ya no podía escucharnos, Landon finalmente dijo—: Lo siento. No sabía si querías que te presentara o no. Sé que la odiabas, y no quería hacerte sentir incómoda. Sospeché que no querías que dijera nada.
—Estuve orando para que no dijeras mi nombre. Me alegra mucho que no lo hicieras. Eso es lo bueno de verse diferente. Si me encuentro con alguien de mi pasado que no quiero ver, de todos modos, no saben que soy yo.
—No quería que sintieses como si tuvieras que explicarle algo.
—Buena idea.
Nuestras manos estaban entrelazadas mientras seguíamos caminando.
—¿No estás orgulloso de mí? —Me reí entre dientes—. Vimos a Kelsie, y ni siquiera me he puesto celosa.
Me arrastró juguetonamente hacia él.
—Eso es porque creo que finalmente sabes que no tienes nada por lo que estar celosa.
Nos detuvimos frente a la casa de sus padres, ambos dudamos de volver a entrar.
Envolviendo mis brazos alrededor de su cuello, lo miré.
—Estoy muy contenta de haber venido para esta visita.
—Yo también. Había una parte de mí que se avergonzaba de lo que le he estado ocultando a mi gente. Estaba evitándolos para no tener que lidiar con eso. Tu aceptación después de todo lo que te dije realmente me ayudó a perdonarme a mí mismo. Me dio el valor de enfrentar a mis padres otra vez esta noche. Tuve que perdonarme primero, creo.
Landon sólo iba a estar aquí un par de días más. Pronto iba a perder la oportunidad de decirle mi propia verdad en persona. Esta noche me hizo estar más segura que nunca de que no podría haber más secretos entre nosotros.
Sabía que existía una buena posibilidad de que decirle podría ser contraproducente, que él podría alejarse de mí si tomaba las cosas personales de alguna manera. Podría muy bien perder su respeto por mí.

Decirle la verdad era un riesgo enorme, pero uno que necesitaba tomar.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por IsCris el Vie 10 Nov - 9:59

hsdgd Por fin están juntos 


avatar
IsCris

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/10/2017
Edad : 19

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por yiniva el Vie 10 Nov - 16:42

bueno Landon dejo todo por Rana creó que es justo que le cuente ese secreto que tiene


avatar
yiniva

Mensajes : 1752
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por berny_girl el Vie 10 Nov - 17:08

No me gusta la cobardia de Rana, mas cuando Landon es completamente transparente con ella


avatar
berny_girl

Mensajes : 1939
Fecha de inscripción : 10/06/2014
Edad : 29

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por svenkok el Vie 10 Nov - 19:33

Sad Rana es tan insegura... y solitaria. Intento recrear una imagen mental de ella con las cirugias Very Happy Si Landon la acepta con sus "arreglos" y todo debe ser sincera con el Sad me frustra.
avatar
svenkok

Mensajes : 100
Fecha de inscripción : 21/08/2017
Edad : 28
Localización : Puerto Rico

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Vie 10 Nov - 21:35

CAPÍTULO DIECINUEVE
SIN CIRUGÍA PARA UN ALMA ROTA
 
 
A pesar de que me dije que iba a contarle todo en su última noche en Michigan, a veces un secreto sólo te come tanto que ya no se puede ocultar por más tiempo. La verdad a menudo encuentra su salida en sus propios términos.
Después de que llegamos a casa, Landon y yo hicimos el amor varias veces hasta que nos quedamos dormidos. Me había sentido tan satisfecha en sus brazos, pero la sombra de mi secreto siempre estaba al acecho, impidiéndome disfrutar plenamente de nuestra conexión.
Desperté sudando y temblando en medio de la noche; mi cuerpo ya no podía sostener la culpa.
Landon se despertó e inmediatamente supo que algo estaba muy mal conmigo.
—¿Qué está pasando?
—Tengo que decírtelo ahora.
—Sé que dije que no iba a presionarte, pero estoy de acuerdo. Necesitas hablar conmigo. Por favor —suplicó.
Seriamente se sentía como si fuera ahora o nunca, como si cualquier burbuja de protección que había ocultado mi pasado hubiese estallado de alguna manera en ese momento.
Simplemente seguí mirándolo en la oscuridad, porque quería apreciar estos últimos segundos de ignorante felicidad antes de soltarlo todo. Entonces me di la vuelta y lo dejé abrazarme en cucharita. Esta historia iba a ser más fácil de decir si no estaba frente a él, era mejor si no tenía que ser testigo de su decepción.
Me abrazó con fuerza en sus grandes brazos.
—Voy a abrazarte así. Y no te voy a dejar ir. Quiero que me cuentes todo.
Mi cuerpo siguió temblando mientras forcé las palabras.
—Cuando mis padres y yo nos mudamos del garaje de tus padres para vivir con mis abuelos, terminé en este horrible y rebelde escenario. Tuve sexo por primera vez cuando tenía catorce años. A pesar de que no me sentía hermosa la mayoría de las veces, por alguna razón, cuando empecé a explorar mi sexualidad me sentía deseable… importante… Los rumores de que yo era fácil llegaron a la escuela, y básicamente dejé que varios chicos de mi secundaria se aprovecharan de mí durante un año. Ellos iban desde primer hasta último año.
La respiración de Landon se hizo un poco más pesada. Sabía que no se sentía cómodo al oír eso, a pesar de todo lo que había confesado acerca de sí mismo. Continué.
—Las cosas estaban muy mal en casa. Por mucho que mi padre tratara de mantenerlos separado, mi madre huyó con su novio. Papá estaba tratando de controlarme durante ese tiempo, porque era todo lo que le quedaba. Pero fue en vano. Me escapaba en medio de la noche para encontrarme con chicos. No podía hablar con mi padre de nada, así que nadie me enseñó realmente a ser responsable.
Landon parecía saber a dónde se dirigía mientras susurraba en mi nuca:
—Oh, mierda. —Su cuerpo se tensó. Repitió—: Mierda.
Estaba empezando a sentirme realmente mal.
Escúpelo.
—Tenía quince cuando me enteré de que estaba embarazada. Era como la pesadilla más grande que podría haber imaginado. Mi padre ni siquiera sabía que me iba de la casa la mayoría de las noches, y mucho menos que tenía relaciones sexuales. Él estaba totalmente desorientado. Pensó que simplemente podía prohibir que yo hiciera cosas y que lo escucharía. Claramente, subestimó la voluntad de una adolescente hormonal, especialmente una que se estaba rebelando contra su madre perdida.
Landon estaba en silencio. Yo seguí con mi historia.
—Sinceramente, no sabía qué hacer. Lo mantuve oculto todo el tiempo que fue humanamente posible. Mi padre pensó que estaba engordando. Probablemente pensó que estaba comiendo más porque estaba deprimida por Shayla. Me quedaba en mi habitación tanto como era posible, así nadie notaría que mi cuerpo estaba cambiando. Pero a los seis meses, ya no podía ocultarlo más. Mi abuela fue la que finalmente me confrontó al respecto. Le supliqué que no le dijera a mi padre, pero no me escuchó. Quiero decir, no sé lo que estaba pensando, pidiéndole que me ayude a ocultarlo. Al final iba a salir a la luz. No hace falta decir que cuando mi papá se enteró, estaba completamente devastado. Teniendo en cuenta lo estricto que era conmigo, esperaba que estuviera furioso, que me desheredaría. Pero su principal reacción fue solo una solemne conmoción de tristeza. Parecía que no podía creer lo despistado que había sido y quería golpearse por ello.
A pesar de que originalmente no quería enfrentarlo, necesitaba tranquilizarme de que Landon estaba bien. Dando la vuelta, exhalé un suspiro de alivio cuando puso su mano alrededor de mi mejilla.
Su voz era baja.
—Sigue adelante. Por favor. Necesito oír el resto.
Asentí y tomé una profunda respiración.
—Con sólo unos pocos meses para dar a luz, no había mucho tiempo para prepararse. De ninguna manera estaba lista para ser madre. Mi padre estaba sin trabajo. Ambos vivíamos de mis abuelos. No sabía qué iba a hacer. —Cerré los ojos y luego los abrí—. Una tarde, me dijeron que bajara. Había una mujer sentada en el salón. Trabajaba en una agencia de adopción. Mi abuela la había contactado. Esta persona me sentó y me explicó cuál sería el proceso si eso era algo que quería considerar. Tenía quince años, estaba asustada, y buscaba una solución. Sólo necesitaba a alguien que me dijera qué hacer. La mujer parecía tener un montón de buenos argumentos. Todo lo que quería en ese momento era olvidar que todo estaba sucediendo, así que escucharla hablar de todas las responsabilidades que significaba tener un hijo era abrumador. Ella terminó por mencionar que había una gran pareja en particular que estaba buscando adoptar un recién nacido, y que pensó que la situación podría ser una buena oportunidad para mí.
Landon se mordió el labio mientras permanecía en silencio. Debía de tener tantas emociones recorriéndolo a causa de su propia historia. Desearía cambiar de algún modo la historia, pero tenía que decirle la verdad absoluta.
—Estaba completamente despegada no sólo de mi bebé, sino de toda la situación. No estaba pensando en las repercusiones a largo plazo de dar a mi hijo en adopción. Pensaba como una niña. No estaba emocionalmente dispuesta a pensar en ello, mucho menos a experimentar la maternidad. Dejé que todo el mundo me convenciera de que estaría haciéndole un favor a mi hijo dándoselo a esta agradable y amorosa pareja.
Sus ojos se distanciaron. Estaba aterrorizada de perderlo por esto. Nunca fue capaz de verdaderamente perdonar a su madre biológica por haberlo abandonado. Sólo podía imaginar lo que escucharme decir que cometí el mismo error estaba haciendo con él. Miraba fijamente cuando preguntó:
—¿Qué tuviste…. Una niña o un niño?
Mis ojos empezaron a llenarse de lágrimas.
—Di a luz a una niña, y el hospital la dio de alta directamente a los padres adoptivos. Elegí no abrazarla porque estaba demasiado asustada. No quería arriesgarme a sentir nada por ella, porque al final no iba a importar. Sabía que no podía manejar ser su madre. Me hicieron esperar un par de días para firmar los papeles, en caso de que cambiara de opinión. El tiempo requerido pasó, y yo entregué a mi bebé. —Tragué. Esas palabras fueron muy difíciles de decir.
Sopló un largo suspiro.
—Sólo así…
Asentí con vergüenza y susurré—: Sólo así.
—¿Qué paso después? Quiero decir, ¿cómo fue tu vida después de que renunciaras a ella?
—Mi vida después de eso fue muy melancólica. Caminé a través de la escuela secundaria, sintiéndome sumamente vacía y llena de autodesprecio. Ya no tenía interés en los chicos. Estaba demasiado traumatizada por el embarazo para dejar que alguien me tocara. De hecho, eso continuó hasta que entraste en mi vida. Pero en ese entonces, mientras todos los demás iban al baile de graduación y buscaban universidades, yo me quedé aislada. No podía soportarme. Esto siguió así durante años. Ya sabes que cuando cumplí dieciocho años, usé el dinero que se suponía debía ser para la universidad para huir a Detroit a hacerme una cirugía plástica. Bueno, ahora sabes que la razón no era sólo para mejorar mi apariencia física, sino para enmascarar la vieja. Estaba tan decepcionada de mí misma que básicamente quería que Rana desapareciera. —Mi labio tembló.
La simpatía volvió a sus ojos, que ahora estaban llenos de humedad, aunque no lloraba completamente. Sospeché que luchaba con sus emociones, probablemente inseguro de si sentirse decepcionado de mí o empático.
Continué—: Cuando regresé a casa después de huir para la cirugía, esperaba que mi familia me repudiara de una vez por todas. Pero recibí la recepción opuesta. La compasión que me mostraron durante ese tiempo fue más allá de lo que esperaba. Cuando me fui, pensaron que me habían perdido para siempre. Por lo tanto, fue sólo al regresar a casa que me di cuenta de que, a pesar de no tener una madre que diera dos mierdas por mí, tenía un padre y dos abuelos que me quería mucho. Nunca cuestionaron por qué me escapé. Parecían entenderlo completamente. Ellos sabían que mi cirugía tenía poco que ver con lo que estaba en la superficie. Desafortunadamente, no hay cirugía para un alma rota.
Allí estaba. Una lágrima cayó de sus ojos. Realmente le dolió escucharme decir eso. Este era el momento en que realmente necesitaba intentar hacerle entender mejor.
Colocando mis dos manos alrededor de su cara y limpiando sus lágrimas con mi pulgar, lo miré profundamente a los ojos.
—Puedo decirte sin ninguna duda, Landon, que tu madre biológica puede haberte dado en adopción, pero eso no significa que no te haya amado. Sólo creía que estarías mejor sin ella. Y quiero que sepas que entiendo completamente si no puedes aceptar el hecho de que cometí el mismo error que ella cometió. No quiero que me mires y veas todo el resentimiento que tienes por ella. Así que voy a pedirte el mismo favor que me pediste en California. Si no puedes ver más allá de esto, si no puedes estar conmigo sin avergonzarte, preferiría que no fingieras.
Se limpió los ojos.
—¿Sabes dónde está ella?
—Sí.
—¿Sabe ella de ti?
—No.
—¿Cuál es su nombre?
Aquí viene.
Esa era la otra parte de la historia. Tal vez, la parte más importante.

—Su nombre es Lilith.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Vie 10 Nov - 21:36

CAPÍTULO VEINTE
DI ALGO
 
 
Tomó un tiempo para que el nombre se registrara en su mente.
—Lilith… no es ese el nombre de…
—Sí. La chica que visito cada semana. Sí.
—¿Es ella? ¿Tu hija?
—Sí.
Landon se levantó de la cama y caminó hacia la ventana.
Caminó un poco antes de darse vuelta hacia mí.
—¿No tiene ni idea?
—No.
Se limpió el sudor de la frente.
—Estoy confundido. Explícamelo.
—Muy bien. —Me levanté de la cama y caminé hacia él—. ¿Recuerdas qué dijiste que despertaste un día y te diste cuenta de que la vida que vivías no era la que querías? Bueno, eso me sucedió a los veintiún años. Había trabajado muy duro para cambiar mi vida, reparar mi relación con mi padre y mis abuelos. Pero lo único que parecía no haber podido superar era la necesidad persistente del bebé que había dado en adopción. Era como si finalmente despertara y viera lo que había hecho. Pero era demasiado tarde. Me di cuenta de que había una parte de mí en algún sitio y que no la había visto ni una vez. Darla en adopción nunca fue acerca de no amar a mi hija por nacer. En cierto modo, ni siquiera me permití sentir las cosas lo suficiente al momento del nacimiento, para darme cuenta de que la amaba. Estuve en este perpetuo estado de entumecimiento todo el tiempo que estuve embarazada y después. No tenía nada que ver con una falta de amor consciente. Se trataba de odiarme y no querer que ella me odiara como yo odiaba a mi madre. No quería ser el tipo de madre que era la mía. Quería lo mejor para ella, pero a los quince años no era lo suficientemente inteligente como para darme cuenta de que mientras la amara, podría haberlo hecho funcionar de alguna manera. Puede que no haya tenido dinero, pero le habría dado una gran cantidad de amor. Mi madre nunca tuvo eso en ella. Pero yo sí. Me di cuenta de mi error demasiado tarde. Sin embargo, eso no cambió lo que sentía.
—¿Cómo terminaste encontrándola?
—No fue tan difícil. No fue una adopción cerrada en sí. Siempre tuve el nombre y la dirección de la familia. Sus padres adoptivos no pensaron que quisiera estar involucrada, así que no habían puesto nada para evitar que volviera a encontrarla. Tal vez nunca insistieron en el anonimato porque sospechaban que podría cambiar mi pensamiento algún día y querría conocerla. Siempre tuve sus nombres, dirección, todo. Parecía irónico y un poco fatídico que vivieran no muy lejos de donde crecimos. Fue la razón por la que volví a esta parte del estado.
—Entonces… ¿qué hiciste… ir a su casa?
—No. Nunca quise soltarles ninguna bomba. Lo manejé con mucho cuidado. Cuando ella tuvo unos siete años llamé a su madre en privado y le pregunté si podía conocer a Lilith. Beth es una prominente abogada que trabaja mucho. Le aseguré que respetaba el hecho de que ella era la madre de Lilith. Me gustase o no, renuncié a mis derechos, por muy doloroso que fuera. Entendía eso.
—¿Qué dijo ella?
—Durante muchos años, se negó a dejarme verla. Beth pensó que era demasiado pronto. Pero yo insistí. Cuando Lilith llegó a cumplir los nueve años, su madre finalmente estuvo de acuerdo. Hemos creado un plan para que pueda verla una vez por semana. Lilith tiene la impresión de que su madre me trajo para pasar el tiempo con ella después de la escuela. Incluso lo arreglamos a través del Programa Hermana Grande de Michigan. También tiene una niñera que la cuida mientras sus padres no están. Ambos trabajan muchas horas. Así que, durante el último año, he estado conociéndola de la única manera que puedo, como su hermana mayor.
Landon seguía absorbiéndolo.
—Dios mío. ¿Cómo eres capaz de hacerlo? Tiene que ser increíblemente difícil para ti.
—Sé que esto va a sonar extraño. Pero Lilith hace que sea fácil olvidar el dolor. Realmente nos hemos convertido en amigas, conectándonos a nivel humano, independientemente de los papeles que desempeñamos en la vida de la otra. Ella es increíblemente inteligente… ingeniosa… y madura más allá de sus años. Estoy sumamente agradecida con Beth por darme la oportunidad y no cerrarme las puertas porque muy bien podría haber hecho eso. Quizás lo merecía.
—¿Entonces, acordaste no decirle a Lilith tu identidad? ¿Alguna vez vas a decírselo?
—Lilith sabe que ha sido adoptada. Su madre siempre ha sido abierta sobre eso desde que tuvo la edad para poder entenderlo. Pero Beth todavía no me ha permitido decirle quién soy. No está claro si alguna vez me dejará, pero no quiero presionar el tema ahora mismo por temor a que no me dejen verla más. Yo nunca intentaría robarla. Sólo quiero estar en su vida, ayudar a cuidarla, y asegurarme de que lo que me pasó nunca le suceda. —Una lágrima cayó—. La amo tanto. Y solo quiero que sepa eso, incluso si tengo que mostrarle, en lugar de decirle. Es la razón por la que no puedo dejar Michigan, Landon. No fui completamente honesta en California cuando te dije que la razón era que no podía dejar a mi padre. Es Lilith. Sólo Lilith. Si no fuera por ella, me habría quedado en L.A. Nunca te habría dejado, ni siquiera habría vuelto aquí.
Landon sacudió la cabeza con incredulidad.
—Mierda, Rana. Esto es…
—Lo sé. Sé que esto es una sorpresa.
—Santo Cielo —repitió.
Permaneció en silencio durante mucho tiempo. No podía culparlo. Su novia de repente tenía una niña de diez años. Por no hablar de todas las similitudes entre la situación de Lilith y la suya.
—Di algo, Landon.
Se limitó a sentarse y colocó su cabeza entre las manos. Supe entonces que mi revelación no era algo que fuera a aceptar fácilmente; ciertamente no en el corto tiempo que él había estado en Michigan.
 
***
 
Los días que siguieron al regreso de Landon a L.A. fueron los más difíciles.
En mis peores momentos, me preguntaba seriamente si alguna vez lo volvería a ver. Estaba buscando la tranquilidad verbal de que todo iba a salir bien cuando no me había dado exactamente eso. Creo que el impacto de mis palabras fue realmente demasiado para él.
Lo único bueno: me dijo que empezó a ver a un terapeuta. Landon me aseguró que no era sólo por su necesidad de lidiar con sus sentimientos acerca de mi revelación. Era algo que él creía que debía hacer desde hacía mucho tiempo. Nunca había tratado realmente con sus problemas de abandono, ni había hablado con nadie sobre la vergüenza que sentía por su anterior profesión.
Era simplemente demasiado para absorber de una sola vez. primero el hecho de que había dado en adopción a un bebé y luego la comprensión de que Lilith era, de hecho, mi hija. Sabía que lo afectó demasiado. Fue increíble cómo las situaciones paralelas podrían afectar nuestras vidas de manera similar pero diferente. Estábamos en lados opuestos de, esencialmente, la misma circunstancia de vida.
Mi historia no podía ser más diferente de la de su madre biológica, pero el resultado era el mismo ante sus ojos; Beverly y yo habíamos renunciado a los derechos de nuestros hijos. E imaginé que tendría un tiempo muy difícil para separar su propia situación de la de Lilith. Sin embargo, su madre ya no estaba cerca para servir como receptor de ningún resentimiento persistente.

Yo sí.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Vie 10 Nov - 21:37

Ya esta chicas, el secreto, que fuerte.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por IsCris el Vie 10 Nov - 22:29

De todo lo que pasó por mi mente, el que tuviese una hija y que esta fuese Lilith nunca me llego, wow

Sinceramente, espero que los padres de Lilith dejen que H. le cuente que es su madre, va a llegar el momento que como Landon hizo querrá saber quien fue su madre y las razones detrás de su adopción. Debe ser muy duro para ella tenerla tan cerca y tan lejos al mismo tiempo.

No creo que esta noticia, sea algo para que Landon haga y se aleje de ella, ella le contó sus razones, las cuales creo que son validas, considerando que ella era un niña cuando quedo embarazada

Pero, bueno, veamos que mas nos mostrara la historia


avatar
IsCris

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/10/2017
Edad : 19

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Sáb 11 Nov - 21:09

CAPÍTULO VEINTIUNO
MALDITAMENTE MAGNÍFICO
 
 
Mi padre vino por una tarde y me atrapó en medio de un día realmente malo.
Lanzó sus llaves sobre el mostrador. —¿Estás triste, Ranoona?
Mi cabeza descansaba sobre mis antebrazos en la mesa de la cocina cuando murmuré: —Sí.
—Tengo pan pita caliente.
—El pan pita caliente  no lo soluciona todo, papá.
—No, pero tenemos mantequilla. El pan pita caliente y mantequilla resuelven mucho. —Él guiñó un ojo, y no pude evitar sonreír mientras levantaba mi cabeza.
Mi padre dividió un gran círculo de pan por la mitad antes de agarrar la mantequilla del refrigerador. Se sentó y me dio un trozo de mantequilla.
Tomé un bocado. —Así que, vi que fuiste a visitar a Lilith recientemente.
Él estaba tranquilo y simplemente asintió.
—Sí. Me dijo que tenía otro sobre —dije.
Hace unos seis meses, Lilith anunció que creía que Dios había dejado su dinero. Durante un tiempo, escuché sus historias sin pensar en ello. Dijo que los sobres que tenían su nombre escrito en el frente apenas aparecerían, debajo de su puerta principal o atados a algo en el patio. La razón por la que pensaba que era Dios dejándolos era por las imágenes religiosas de cada uno. Le pedí que me mostrara uno de ellos e inmediatamente me di cuenta de que eran los sobres de donación de la iglesia de mi padre, la de Santa Cecilia.
Papá siempre supo su paradero, pero nunca había hablado mucho de ella. Encontrar los sobres fue la primera vez que me di cuenta de lo mucho que había estado en su mente a lo largo de los años. Más tarde confesó que había pensado en ella a menudo. Él sabía de mi acuerdo para verla cada semana y nunca trató de convencerme de ello. Los sobres eran la prueba que había subestimado sus sentimientos por su nieta. Aparentemente dejó los sobres ocasionalmente cuando supo que sus padres estaban en el trabajo y que ella estaba en la escuela. Tenía cuidado de no ser atrapado.
Lilith quería saber por qué Dios no sabía deletrear su nombre, porque él siempre dejaría de lado la "H" al final. Lo curioso fue que mi padre pronunció su nombre: «Lilit». Así que, hasta el día de hoy, creía que Dios le estaba enviando dinero y que necesitaba lecciones de deletreo.
No pude evitar reírme una tarde cuando me preguntó si pensaba que Dios se sentiría ofendido si gastaba parte de su dinero en un póster de Brooklyn Beckham. Yo le había dicho que lo comprara, que Dios la hizo como era y que le gusten los chicos guapos es parte de la naturaleza humana.
—Le dije a Landon sobre Lilith, papá.
Dejó momentáneamente de ponerle mantequilla su pan. —¿Qué dijo?
Sabía que eso preocupaba a mi padre, que era anticuado y nunca habría pensado en aceptar a alguien que ya tenía un hijo. Por supuesto, su elección de una joven virgen para casarse totalmente le mordió en el culo cuando mi madre refugiada salió del carril en perpetua rebelión, para nunca volver.
—Él estaba sorprendido. Sabes que es adoptado. Por lo tanto, él tiene un montón de problemas sin resolver con eso. No quería decírselo, pero tenía que hacerlo, porque me he enamorado de él.
Mi padre pareció sorprendido al oír esas palabras saliendo de mi boca. Nunca le había confesado que me gustaba a nadie, mucho menos que amaba a alguien.
Pareció meditar sobre mis palabras y luego asintió. —Ya veo.
—¿Qué estás pensando?
—Nada. —Él sonrió—. Feliz.
—Sí, bueno, sólo temo que no pueda superarlo.
Papá siempre tenía la misma respuesta para todo. —Ora a la Madre Bendita. Ella arregla.
Normalmente me reía de él. Quiero decir, éste era el mismo hombre que juró haber visto la imagen de la Virgen María en una tostada. Pero en ese día, después que mi padre se fuera, fui a ver a la estatua que había traído —la que tenía el propósito principal de protegerme de Lenny— y recé.
 
***
 
Más tarde ese día, estaba revisando la aplicación de Landon como lo hacía normalmente, y algo preocupante estaba en la pantalla.
Era una nota que decía: La caja de almuerzo de Landon está temporalmente cerrada. Por favor, vuelva pronto para recibir actualizaciones.
Volviéndome loca, cogí el teléfono y lo llamé inmediatamente.
—Landon, ¿qué está pasando?
—¿Qué quieres decir?
—¿Por qué se cierra el camión?
—Está en transición.
—¿Transición?
—Sí. Lo vendí. Tengo un comprador inesperado.
—¿Vendiste el camión? ¿Por qué no me dijiste que lo vendías?
—Iba a decírtelo. No quería darte falsas esperanzas hasta que firmé en la línea punteada. Hoy es literalmente el primer día que se cierra. Quería asegurarme que tenía todo en orden antes de que se lo dijera.
—¿Todo lo demás en orden? ¿Qué quieres decir?
—Quiero decir... Que me salgo de mi apartamento y tengo que deshacerme del Range Rover.
—¿Que está pasando?
—¿No es obvio? Me mudaré a Michigan. Pero todavía no te lo dije porque todavía podría tomar un tiempo para vender mi coche y cerrar todo mi negocio aquí. Pero un comprador vino inesperadamente por el camión, así que tuve que aprovecharlo mientras podía, ya que ese era el mayor obstáculo.
Todavía no lo había registrado completamente. —¿Estás... mudándote... aquí?
—¿De verdad creías que podría quedarme aquí mucho más tiempo? Claramente subestimas mi necesidad de ti.
Sintiendo todo tipo de felicidad por dentro, ni siquiera sabía qué decir. —Quiero decir, por supuesto, esperaba que sucediera, pero...
—¿De qué otra manera vamos a trabajar en nuestra relación? Entiendo ahora que no hay manera de que te puedas mudar aquí, mucho menos ahora que sé de Lilith. No hay elección. No quiero vivir sin ti, así que necesito salir de mi trasero y mudarme.
—No sabía que te mudarías tan pronto. De hecho, tenía miedo de perderte. Últimamente has estado un poco distante.
—Lo siento si pareció así. He estado tan ocupado tratando de atar cabos sueltos aquí. Y he estado haciendo muchas reflexiones. Mi terapeuta realmente me ha ayudado a mirar las cosas desde una perspectiva diferente. Puedo llenarte con las cosas que he aprendido cuando llego allí. Es demasiado para hablarlo ahora por teléfono.
—No puedo esperar para saber más sobre él.
—Te lo he dicho antes, pero creo que también te beneficiarías de la terapia. Siempre puedes hablar conmigo, ya sabes, pero es agradable tener a alguien totalmente imparcial para ayudarte a superar la mierda.
Ir a la terapia formal era algo que siempre había evitado.
—Lo consideraré. Lo prometo.
—Eso espero.
Cambié de tema. —¿Qué harás para trabajar aquí?
—Bueno, el dinero de la venta del camión ayudará. No sólo vendí el vehículo. Vendí el nombre y el negocio como un todo, la aplicación, todo. Eso, junto con el dinero de mi Range Rover, es suficiente para mantenernos en pie durante un par de años, al menos.
Nosotros.
Nunca antes había sido parte de un "nosotros".
Continuó: —Tendré que encontrar una forma de empezar de nuevo. Tal vez veré si puedo manejar un camión por ahí o tal vez pueda conseguir una posición de cocinero en alguna parte. No sé exactamente lo que va a suceder en términos de trabajo, pero sinceramente no es lo más importante. Necesito salir antes que pueda entrevistarme. Voy a conseguir algo. Realmente no me importa lo que sea, siempre y cuando estemos juntos.
Su última línea me hizo llorar.
Podía oír mis bufidos. —¿Por qué estás llorando? Se supone que esto es una buena noticia.
—Estoy emocionada por esto y triste al mismo tiempo porque tuviste que dejar el camión. Trabajaste duro para hacer crecer ese negocio. Estás renunciando a todo.
—¿No sabes ya que eres todo?
Aún sin sentirme digna de su amor, cerré los ojos para acariciar esas palabras.
Él continuó. —He sido miserable aquí en las últimas semanas, Rana. Las cosas que eran importantes para mí antes de que entraras en mi vida ya no son significativas. Sería un tonto dejar que el camión me impidiera estar allí para hacer el amor con mi mujer todas las noches. Vete al camión. Puedo abrir otro camión. Eres irreemplazable. Has estado lidiando con mucha mierda por tu cuenta. Y sé ahora más que nunca que me necesitas allí.
 
***
 
Un mes más tarde, Landon debía volar a Detroit en dos días.
Sus maletas estaban llenas, y se quedaba en un motel cerca de la playa después de desocupar su apartamento.
Me llamó sonando eviscerado.
—Landon, ¿qué pasa?
—Acabo de regresar del cementerio, visité a Beverly por última vez. Fue muy emotivo, sabiendo que ya no estaré cerca. Fue como si la desertara.
—Lo siento.
—Está bien. Sabía que sería difícil.
—No será la última vez. Volveremos a visitarla.
—Sé que lo haremos. En realidad, estoy deseando que regresemos a nuestro viaje.
—¿Qué puedo hacer para que te sientas mejor?
—Dime algo gracioso.
Me estaba poniendo en el lugar y sentí una tremenda responsabilidad para alegrar su ánimo, especialmente después de lo que acababa de decirme. Por desgracia, la historia que estaba a punto de decir era demasiado cierta.
—Así que, quería sorprenderte con algo cuando llegues aquí. Me imaginé qué mejor cosa para alejar tu mente de California que una novia recién depilada... así que fui a hacerme una cera de bikini brasileño.
—¿Estás jugando conmigo? Eso es increíblemente caliente. ¿Estás completamente depilada?
—No exactamente.
—¿Qué pasó?
—La mujer fue llamada para una emergencia en medio de mi cita, así que parece que mi hoo-ha tiene un Mohawk.
Mi oído se llenó con el sonido de la risa de Landon.
Éxito.
—¿Qué mierda?
—No es bonito.
—No hay nada sobre ese coño que no es bonito. Déjalo. Quiero verlo. Luego afeitaré el resto.
—¿También voy a conseguir mi propio estilista personal?
—Entre otras cosas. Esclavo sexual, ama de casa, guardaespaldas. Voy a tener el tiempo libre durante un rato para ser lo que quieras, nena.
—¿Estás en la playa ahora mismo?
—Sí.
—Puedo oír el agua. Me entristece que ya no puedas dormirte a los magníficos sonidos del océano.
—Voy a escucharte respirar y oler tu cabello. Creo que es muy bonito, si me lo preguntas. De todos modos, todavía tienes la máquina de sonidos del océano que te di, ¿verdad? Podemos escuchar eso juntos.
—Sí. —Sonreí—. No puedo esperar a que llegues aquí, Landon.

—Voy a casa, Banana.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Sáb 11 Nov - 21:11

CAPÍTULO VEINTIDÓS


PANTALONES DESCARADOS

 

A la mañana siguiente de su llegada, el equipaje  de Landon ni siquiera fue desempacado cuando de repente dejó el café y se acercó a donde estaba junto al fregadero.
—Dijiste que la ibas a ver hoy, ¿verdad?
—¿Lilith? Sí.
—Quiero conocerla.
Sorprendido por la petición repentina, le dije: —¿Cómo... hoy?
—Sí. Necesito verla. Quiero ir contigo.
Tragué. —Bien.
Más tarde ese día, mi corazón se sentía pesado cuando fuimos a la casa de Lilith en el coche del padre de Landon. Se lo  había prestado hasta que pudiera salir y comprar un vehículo, que planeaba hacer a finales de esta semana.
Era mi día normal de la semana de ver a Lilith, así que lo único fuera de lo común era que Landon me acompañaba.
Sus nervios eran evidentes. Me recordó mucho el viaje que habíamos hecho  a casa desde el restaurante de L.A., la noche  en que me confesó su  sórdido pasado. Estaba teniendo una conversación silenciosa consigo mismo. Aunque deseaba que estuviera hablando de sus sentimientos en ese momento, supe que necesitaba el tiempo reservado para procesar sus propios pensamientos y prepararse para ver a mi hija por primera vez.
Le había avisado por teléfono que iba a conocer a Landon. No creí que me hubiera apreciado sorprenderla. Le gustaba estar preparada para las cosas, sobre todo si las consideraba importantes. Sabía que estaba muriéndose  por conocerlo. Su curiosidad por él era en realidad muy adorable.
Desde el momento en que estacionó  el coche en el parque, los ojos de Landon estaban pegados a ella. Ambos salimos y nos acercamos a los escalones que conducían al pórtico de la plaza donde ella estaba esperando.  Me sonreí a mí misma, notando que estaba más vestida que de costumbre. Landon no era el único que pensaba dar  una buena impresión, aparentemente.
Cuando nos acercamos a ella, la expresión en la cara de Landon se convirtió en una maravilla. Sabía exactamente lo que debía haber estado pensando. Ella se veía exactamente como yo... bueno, el viejo yo. La diferencia principal era que su pelo era más claro y más largo que el mío en ese  entonces. Pero su cara era idéntica a la joven Rana.
Lilith golpeó el pie contra la madera. —Bueno, bueno, bueno, el muchacho de California finalmente subió a un avión para vernos.
Landon estaba recibiendo su primera probadita  de la personalidad de Lilith.
—Bueno, bueno, bueno, no me di cuenta de que tenía un poco de Pantalones descarados esperándome. Lo habría hecho mucho antes. —Le tendió la mano—. Soy Landon.
—¿De Verdad? Ya sé tu nombre. —Ella choco los cinco en lugar de estrecharle la mano—. Rana  habla de ti todo el tiempo. Se ríe mucho cuando piensa en ti también. Supongo que ella piensa que eres gracioso o algo así.
—¿Es eso así? —Hizo una pausa y sonreía mientras la miraba a la cara.
Lilith interrumpió su mirada. —Tierra a Landon.
—Lo siento. Me recuerdas a alguien.
—¿Es  a Miss Piggy? Porque alguien en la escuela dijo eso una vez.
—No. Definitivamente no. Eres mucho más bonita que la señorita Piggy. Quien lo dijo es que no lo sabe, diddly squat(1).
—¿Dudley quién?
—Diddly Squat. —Él rio entre dientes—. Eso significa que no saben nada —Landon me susurró—, y aparentemente, sabe una mierda sobre hablar con niños.
—Escuché eso —Lilith regañó.
—Es mejor que vigile mi lenguaje. Lo siento.
—Está bien. Rana dijo la palabra  con F una vez.
Sus ojos se abrieron de par en par. —¿Ella hizo?
—Sí. Cerró la puerta con una mano. No quería jurar. Sólo salió. No sé repetirlo. Pero fue gracioso.
—Ella lo oye todo —le dije antes de dirigirme a ella—. ¿Adivina qué, Lilith? Landon está aquí para quedarse. Él movió sus cosas. Vive aquí en Michigan ahora.
—¿Te vas a mudar con Rana?
Me miró, inseguro de cómo responder. Asentí con la cabeza para decirle que debía decirle la verdad.
—Si.
—Espero que sepas  cocinar. Rana como mucho solo  puede hervir agua.
Con un aire divertido, Landon me miró. —Lo tengo cubierto.  Él está  aprendiendo el pequeño terremoto que  es ella.
—Así que, Lil, estaba pensando en mostrarle a Landon nuestro lugar favorito de yogur.
Los ojos de Landon se iluminaron. —¿Ahora, qué es eso? Suena a que me he estado perdiendo algo importante
—A Rana le gusta tirar un montón de chocolate en el  yogur sin azúcar y sin grasa. —Ella soltó una risita—. Sus dietas son realmente divertidas.
Él rio. —Eso  me suena a hacer trampa.
Cuando llegamos a FroyoLand, Lilith estaba muy entretenida por el intento de Landon de conseguir el valor de su dinero apilando casi todas las coberturas sobre una montaña de tres diferentes tipos de yogur. Dado que es un precio neto, usted podría llenar la taza tanto como usted desee. Landon definitivamente se había pasado por la borda.
Lilith lo desafió. —No hay manera que comas todo eso.
Él alzó la frente. —¿Quieres apostar?
—Me encantan las apuestas. ¿Cuánto apuesta?
—¿Cuánto tienes?
—Dos dólares.
—Estás dentro.
—¿Qué te parece, Lilith? Si ganas, te lo pondré a  cinco.
—Estoy bien con eso.
Él le guiñó el ojo. —Apuesto que lo estás.
Estaba histérica viendo a Landon hartarse del yogur. Estaba fingiendo amarlo, pero después de un rato me di cuenta de que estaba muy enfermo. Lilith se quedó mirándolo con la barbilla apoyada en las manos. Ella estaba completamente entretenida. Habíamos terminado nuestros propios yogures mucho antes de que Landon hiciera una mella.
Se sujetó a sus abdominales, exagerando un malestar estomacal. —De acuerdo, Pantalones descarados. Tú ganas.
Lilith aplaudió y saltó arriba y abajo en su asiento cuando Landon le entregó un billete crujiente de cinco dólares de su cartera.
Me di cuenta de que llevaba consigo una bolsa pequeña, lo cual era inusual. —¿Qué hay en la bolsa?
—Es un regalo para Landon y en el papel escribí sobre ti, Rana. Saqué una A+. Pensaba leerlo para ti.
—No tenías que conseguirme nada —replicó Landon—. Y me encantaría saber lo que escribiste.
—Está bien. —Ella pareció inusitadamente tímida cuando preguntó: —¿Qué quieres primero? ¿El regalo o la cosa de Rana?
—Escuchar lo que escribiste. —Landon le guiñó un ojo.
Lilith ajustó sus gafas y abrió el cuaderno. Se aclaró la garganta y comenzó a leer.
—Rana de Lilith Anastasia Allen. —Ella me miró una vez. Le di una sonrisa tranquilizadora antes de continuar—. Se nos pidió que escribiéramos sobre alguien que admiramos. Estoy escribiendo sobre Rana en su lugar. Porque ella es más divertida que Amelia Earhart o Michelle Obama. Y nadie más va a escribir sobre Rana. ¿Quién es Rana? Bueno, ella viene a visitarme una vez por semana y pasa tiempo conmigo sin ninguna razón. Ni siquiera sé de dónde vino. Marte, tal vez. Pero eso no importa. Hay muchos lugares en el mundo que Rana podría elegir estar, pero ella elige estar conmigo. A veces ella probablemente no tiene el tiempo o tal vez no se siente bien. Pero ella aparece de todos modos. Excepto esta semana, pero la perdono porque está en California con un chico por el cual está loca. Su nombre es Landon, y él posee un camión de almuerzo con sándwiches realmente frescos. Como no mortadela. Realmente guay. Pero volvamos a Rana. Su cabello es muy largo, y si quieres saber cómo se ve, busca a la Princesa Jasmine de Aladdin. Es ella. Una vez ella vino a verme con dos diferentes pares de zapatos. No le dije nada  porque pensé que era gracioso que ella no se diera cuenta. Y en otra ocasión, la etiqueta todavía colgaba de su camisa. Yo tampoco le dije eso. También llega tarde y huele a humo de autobús. A pesar que a veces ella es un desastre, todavía encuentra el tiempo para verme, para preguntarme cómo estoy y para jugar conmigo. Ella no es perfecta, pero ella me enseñó que está bien no serlo. ¿Tienes un Rana? Si no, me siento muy mal por ti. Por lo tanto, no quiero ser Rana cuando crezca. Porque sólo hay un Rana. Y ella es mi amiga.
Sabía que no quería hacerme llorar, pero no pude dejar de llorar. Landon agarró mi mano y la apretó. Sabía cuánto significaban sus palabras. Me hizo tan feliz que me considerara una amiga y  que reconociera  mi devoción a ella, incluso si ella no tiene idea de su origen.
—Eso fue increíble. —Me limpié la nariz con la manga—. Gracias por escoger escribir sobre mí.
Landon me frotó la espalda. —En serio, Lilith, creo que si yo no supiera lo impresionante que es Rana, totalmente querría conocerla después de eso.
—¿Quieres tu regalo ahora?
—Por supuesto.
Lilith le tendió la bolsa.
Landon  la alcanzó y sacó lo que parecía un moño de pelo artificial que era casi del mismo tono de color marrón que sus propias hebras.
¿Qué?
Su boca se abrió. —Esto es... guao. ¿Qué es?
—Es un moño de hombre.
—¿De dónde sacaste eso? —pregunté.
—En línea. Tuve una tarjeta de regalo de Navidad. No usé la cosa entera, sólo parte de ella. He estado guardando este regalo por un tiempo.
Landon intentaba no reírse. —¿Cómo sabes lo de los moños?
—Esta chica en la escuela... su papá tiene uno. Algunos muchachos se burlaban de él. Ava les dijo que fuera y explicara que en realidad era algo bueno. Antes de eso, pensaba que sólo las chicas llevaban moños.
—¿Tu mamá no te ha cuestionado lo que  compraste?—pregunté.
—No.
—Póntelo —insistí.
Landon se esforzó en abrir el broche. Incapaz de contener mi risa, se lo quité  y procedí a sujetarlo en su cabeza.
Él lanzó una sonrisa torcida. —¿Cómo me veo?
A decir verdad, se veía muy caliente con él.
—Fantástico. —Ella se rio.
—Bueno, voy a llevar esto con orgullo y pensar en ti, Pantalones descarados. —Volvió la cabeza hacia mí con rapidez, haciendo que el moño cayera.
Los tres estábamos partidos de la risa.
En el viaje a casa, Lilith y Landon se compartieron la música. Él la dejó controlar su teléfono mientras se deslizaba a través de canciones. Ella tomó el asiento delantero mientras yo estaba sentada en la parte de atrás.
Landon se acercó a su casa y puso el coche en el estacionamiento.
Se metió la mano en el bolsillo y sacó el billete de cinco dólares que le había dado.
—Sé que gané, pero quiero que lo guardes y lo use para comprarle algo bonito a Rana.
—No. Tú ganaste limpiamente.
—Me dejaste ganar. Podrías habértelo  comido todo. Mírate. Eres enorme. —Salió del coche antes de que pudiera discutir con ella y corrió hacia los escalones de su casa.
Después de que ella estaba fuera de la vista, Landon se volvió hacia mí después de trasladarme  al asiento delantero.
—Bueno, creo que encontramos  tu olfato desaparecido. Ella se parece a ti.
—Lo sé.
—Era como mirarte. —Sus ojos estaban llenos de emoción—. Es una niña increíble, tan inteligente y compasiva.
—Bueno, no puedo darme crédito por nada de eso.
—Seguro que puede. Ella te admira y claramente aprecia el tiempo que pasas con ella. Y honestamente, algunas cosas son innatas. Ella tiene un espíritu muy similar a ti, incluso si no la criaste. —Él miró hacia abajo y preguntó:— Tú me dijiste que sabes quién es su padre, ¿verdad?
—Sí. La sincronización del embarazo afortunadamente lo redujo a un muchacho. Su nombre era Ethan. Él no quería tener nada que ver conmigo en ese momento. Ni siquiera quería contarle a Ethan, pero mi abuela me obligó. Ambas fuimos a la casa de sus padres una noche, y prácticamente nos echaron cuando les dijimos. No sé si no nos creyeron o  simplemente no querían.
—Al menos lo intentaste.
—Fue un momento muy complicado.
Todavía estábamos estacionados. Landon miraba contemplativamente  la casa de Lilith. —Me pregunto si alguna vez pensará sobre  ello ahora, si alguna vez se pregunta si su bebé está por ahí en alguna parte.
—Honestamente, yo diría que probablemente merece sentir ese arrepentimiento, pero yo no era mucha mejor persona o mucha más responsable en ese entonces.
—Definitivamente no eras responsable, pero eso no te convierte en una mala persona. —Miró su teléfono a una foto que  había sacado de  ella. Sin embargo, me preocupo por su reacción si se entera.
Soplando un largo suspiro, dije: —No eres el único.
—Creo que podría pasar cualquier cosa, Rana. Podría ser muy bueno o muy malo.
—La única razón por la que no le he dicho es porque no me lo permiten. Sus padres tienen que estar de acuerdo en que lo mejor para ella es saberlo.
—Sólo recuerdo haber pensado que deseaba que mis padres me hubieran contado la verdad antes. Sentí como si hubiera estado viviendo una mentira. En su caso, ¿sabes si le han dicho que ella es adoptada?
—Sí. Su madre le dijo que técnicamente no es su madre biológica. Por lo tanto, al menos esa parte no será un shock.
—¿Qué trabaja su padre adoptivo?
—En realidad, es psiquiatra. Ambos Allens están muy bien educados. Son buenas personas.
—¿Qué le dijo su madre acerca de su madre biológica... tú?
—Honestamente, nunca le pregunté a Beth cómo ella lo explicó, y Lilith no habla de eso. De alguna manera, eso es un alivio porque no sé cómo lo manejaría si lo hiciera... ya sabes... si me hablara de .
—Puedo imaginar que cuando sea un poco mayor, ella va a empezar a cavar — dijo—. Una vez que lo descubrí, era como si no pudiera descansar hasta que supiera exactamente de dónde venía.


 










(1) Diddly squat: No sabe nada.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por IsCris el Sáb 11 Nov - 22:42

Que lindo que ya estén viviendo juntos 

Y que bello momento con Lilith, de momento mientras leía me imaginaba que tal si H. y L. tienen un bebe que lindo serian como padres

Que bajeza de la familia del padre, no aceptar a una persona que es de su familia, que feo que malas personas la verdad


avatar
IsCris

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/10/2017
Edad : 19

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por berny_girl el Dom 12 Nov - 2:23

Todo es color de Rosa entre esta pareja... Landon es un amor, no cuestiona nada del pasado de Rana, cosa que ella hizo... 
Según mi punto de vista no se que es peor, quedar embarazada a los 15 y dar tu hija en adopción o ser un gigolo por un tiempo... Voy por la de tener un hijo.


avatar
berny_girl

Mensajes : 1939
Fecha de inscripción : 10/06/2014
Edad : 29

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Dom 12 Nov - 22:25

Pues no se que es peor, pero lo que veo es que eran dos personas muy perdidas que estan logrando recomponerse.
Espero que les este gustando.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Dom 12 Nov - 22:29

CAPÍTULO VEINTITRÉS
 
TAPÓN DE VINO

 

 
La mañana siguiente, estaba revisando la correspondencia en la encimera de la cocina cuando Landon vino detrás de mí.
La sensación de su pecho desnudo calentando mi espalda no se parecía en nada a cualquier otro sentimiento. 
—Mmm. —Dándome la vuelta, sonreí cuando noté que estaba usando el rodete de hombre—. Creo que me gusta.
—Pensé que lo haría. No dañará a nadie probarme una vez con ello, ¿verdad? Si funciona para ti, volveré a usarlo.
Bajando la mirada a sus abdominales, noté un tatuaje que no había visto antes. Era tan pequeño, ubicado junto al final de su esculpida V.
Sonreí, recorriéndolo con mi dedo. —¿Es nuevo?
—He estado esperando que lo notaras. 
—¿Se supone que soy yo?
—¿Qué crees?
—Pienso que sí. —Sonreí como una tonta—. ¿Cuándo lo hiciste?
—Antes de irme a Venice Beach. Hay una historia graciosa detrás.
—¿En verdad?
—Entonces, estaba en el camión, sacando algunas de las cosas que no dejaría y oí a alguien gritar: “¡Rana!... ¡Rana!” Por supuesto, salí corriendo del camión. Mi corazón latía como loco, pensando que tenía algo que ver contigo, porque eres todo en lo que pienso. Entonces, si alguien dice “Rana”…pienso…en ti, ¿verdad?
Cubrí mi boca con diversión. —Eso es jodidamente gracioso.
—Ubiqué la fuente y eran estos dos niños mexicanos. Estaban cazando una maldita rana. La cosa daba brincos por todo el lugar. Me había olvidado que tu nombre significa rana es español. —Negó con la cabeza—. Cuando me di cuenta de mi error, me senté sobre el césped y reí histéricamente. La gente que pasaba seguramente pensó que era un lunático. Esa tarde, no pude evitarlo. Fui a ver a mi tatuador favorito en Venice. Creí que mataría dos pájaros de un tiro y me despediría de él, también. Le dije que tatuara esta pequeña rana en mis abdominales bajos. Creí que era más original que tu nombre sobre mi polla. 
Acariciando la piel con mi dedo, le dije—: Me encanta.
La “R” rodó de su lengua. —Ranita. —Él sonrió—. Ranita.
—Dios, eres sexy cuando hablas en español.
—¿De verdad? Tengo más de donde esa vino.
—¿Sí? Di algo más.
—Veamos. —Cerrando sus ojos, reflexionó sobre qué decir antes de expresar —: Quiero metértelo por el culo, mi amor.
—¿Qué significa?
—Significa que quiero metértelo por el culo, mi amor.
—Eso es tan romántico.
—Será tan romántico.
—¿Lo será?
—Mi tipo de romanticismo, sí. Estarás rogando por ello cuando haya terminado de excitarte. ¿Quieres un adelanto?
Sintiéndome extremadamente caliente, mordí mi labio inferior. —Sí, me gustaría.
Landon se marchó de la cocina y regresó un minuto después. Sostenía lo que parecía un pequeño vibrador puntiagudo con una base ensanchada de silicona.
—¿Qué es eso?
—¿Qué crees que es?
—Un tapón de vino.
—Es un dilatador anal.
—¿Dónde lo conseguiste?
—Lo compré… para nosotros. Para que juguemos.
—¿Para tu trasero?
—Bueno, no había pensando en ello, pero no; lo compré pensando en tu trasero.
Envolví los brazos alrededor de su cuello. —¿Cuántos otros juguetes estás ocultando?
Él me besó y luego dijo—: Algunos.
—Realmente…
Enfrenté la encimera para que mi espalda quedara hacia él y luego me giré brevemente para ver cómo lamía la punta del juguete para humedecerlo un poco; era tan erótico. Cerré los ojos, aflojando los músculos. Separando las piernas, me preparé para lo que venía.
Pude escuchar cómo la puerta se abría repentinamente.
Su cuerpo se tambaleó detrás de mí. —¿Quién demonios está aquí?
La voz de mi padre hizo eco a través del departamento desde la sala —. Holaaaaaa.
—¡Mierda! —Landon peleó para acomodarse y lanzó el dilatador anal al otro lado de la habitación. 
Papá entró a la cocina cargando una piña gigante.
Intentando verme casual, dije—: Papá, deberías haber llamado antes.
—Yo no llamo. ¿Por qué querrías que llamara antes? Vine a verlo a él. —Mi padre entrecerró sus ojos hacia Landon—. ¿Por qué usas el cabello como una pequeña bailarina?
—No es real. —Landon estaba sin aliento mientras se quitaba el rodete—. Eddie… es bueno verte. —Le tendió su mano.
Mientras se estrechaban las manos, mi padre lucía confundido y preguntó—: ¿En dónde vives?
Él sabía que Landon se había mudado a Michigan, pero no habíamos anunciado que estábamos viviendo juntos.
Inseguro de admitir que estábamos conviviendo, Landon me miró. Me encogí de hombros. No tenía sentido ocultarlo.
—En realidad, estoy viviendo aquí.
Mi padre miró entre Landon y yo. No lucía contento. Por más que sabía que quería que saliera con alguien, era muy conservador y no creía en la convivencia antes del matrimonio. Landon lo sabía. 
Me sorprendió cuando miró a mi padre a los ojos y dijo—: Sé que no aceptas lo que estamos haciendo. Pero no quiero que ella viva sola. Quiero poder ayudarla financieramente y, siendo honesto, incluso si ese no fuera un problema, no quiero vivir lejos de tu hija. Ya pasé demasiado tiempo lejos de ella. Sé que te sientes protector con ella. Has sido quien la ha cuidado durante prácticamente toda su vida. Pero quiero que sepas que, ahora, tienes otro par de ojos. Solo quiero lo mejor para ella. Porque la amo. Y es muy importante para mí que entiendas que estaré aquí te guste o no, pero espero ganarme tu confianza. 
Mi padre asintió en silencio. Sabía que había escuchado a Landon fuerte y claro. Pero el hecho de que no hubiese discutido sobre ello significaba que, en esencia, lo había aceptado. 
Papá caminó hasta el otro lado de la cocina y colocó la piña sobre la encimera.
Landon y yo nos miramos con miedo mientras mi padre se inclinaba para recoger algo del suelo. Era el dilatador anal que Landon había lanzado apresuradamente.
—¿Qué es esto?
—Es un tapón de vinos —respondí.
Papá lucía escéptico. —Mmm.
Se lo arrebaté y lo arrojé al cajón para utensilios. —Entonces, ¿dónde conseguiste la piña?
—Me encanta la piña. —Landon sonrió, intentando alejar la conversación del dilatador anal. 
Mi papá respondió la pregunta—: En el mercado agrícola. —Cargándola hasta la mesa junto con un cuchillo y algunos platos y tenedores, hizo una seña con la cabeza para que lo siguiéramos. 
Papá y yo solíamos sentarnos en la mesa solos, comiendo fruta rebanada. Por primera vez, alguien se había unido a nosotros y, de alguna manera, sabía que éste sería el comienzo de una nueva tradición familiar.
Landon y yo usamos nuestros tenedores en una carrera por coger las rebanadas que mi padre cortaba.
Comimos en silencio hasta que papá nos sorprendió diciendo—: La próxima vez, llamaré antes de venir.
 
***
 
Landon parecía emocionado cuando ingresó al departamento. —Debo mostrarte algo.
—La última vez que dijiste eso tuve un buen vistazo.
—No es eso, bebé.
—¿Qué es?
—Está afuera. —Colocó su mano en mi cintura, haciendo que lo siguiera hasta la puerta.
Estacionada en la calle había una furgoneta color beige que se parecía mucho a la forma de la Lonchera de Landon.
—Oh, Dios mío. ¿Qué hiciste?
—Decidí hacer de tripas corazón. La convertiré en otro camión de comidas. Tengo una cita con la universidad la próxima semana para hablar sobre tener un lugar permanente para ella en el campus.
—No puedo creer que nunca pensé en ello. Es un lugar increíble para ella. 
—Espero que funcione. Llevará algo de tiempo repararla y tener el interior tal cual lo necesito, pero no lo sabré si no lo intento, ¿verdad? Debo pensar cómo nombrarla. Vendí el nombre de la Lonchera de Landon y la aplicación. Así que será como comenzar desde cero, pero espero que sea algo igual de bueno, sino mejor, que la anterior. 
Landon pasó un tiempo mostrándome los alrededores de la nueva furgoneta y luego subimos al departamento.
—Una vez que esté en condiciones —dije—, puedo ayudarte durante el día, dado que solo tengo que trabajar por las tardes.
—Estaba contando con que serías mi secuaz algunos días a la semana. Eso sería fantástico.
Pensar en trabajar junto a él en verdad me estaba cautivando. Recordé cuánta diversión teníamos en California. 
—Alguien tendrá que ayudar a ahuyentar a todas esas universitarias de mi caliente y tatuado novio. Estaré escupiendo veneno.
—Con un solo vistazo a mi novia con la serpiente alrededor de sus hombros… estoy seguro que saldrán espantadas. —Envolvió su brazo alrededor de mi cuello y besó mi frente—. En realidad, estaba pensando que mi princesa bailarina de árabe probablemente sea una atracción para los universitarios. Tendré que dejar bien en claro que me perteneces. Me vuelvo loco con solo pensar en algún chico coqueteando contigo frente a mí. Es posible que pierda la cabeza y mi negocio en ese preciso momento. 
Sonreí a mi novio caliente y loco. A veces, no podía creer que él en verdad era mío ahora. Creo que una parte de mí siempre se sentiría celosa, insegura y especialmente protectora cuando se tratara de él. 
Sintiendo como si necesitara relajarme, cogí una botella de vino. —Celebremos. —Cuando abrí el cajón, noté el dilatador anal que había guardado allí cuando mi padre nos había visitado—. ¿Recuerdas esto?
—Lo hago. —Bajó la voz—. En realidad, no me importaría jugar con eso en este momento.
—Creo que necesitaré más que una copa de vino, entonces.
Él estudió mi rostro. —¿Crees que necesitas estar ebria para hacerlo?
—Honestamente, me asusta un poco… lo anal.
—¿De verdad?... ¿qué es lo que te asusta?
—Nunca he tenido nada… ya sabes… ahí adentro antes.
—Sé que he hablado de cuánto me gustaría hacerlo contigo y, en parte, me emociona porque sé que sería tu primero. Egoístamente, quiero reclamar cada pulgada de ti. Pero tenemos mucho tiempo. No quiero que te sientas presionada. No me había dado cuenta que te asustaba. Tienes que hablarme de cosas como ésta. Ahora me siento como la mierda —va con doble sentido. 
—Quiero intentarlo. Solo temo que duela. No eres pequeño.
—¿Crees que voy a meterlo así sin más? El anal es un arte. Y si no se siente tan fantástico que estás gritando de placer, no se está haciendo bien. No debería ser doloroso. 
Estuve a punto de preguntarle cómo llegó a ser tan experimentado, pero me tragué mis palabras. No quería pensar en él intimando con alguien más. Me había vuelto buena en no permitir que mi mente fuese allí nunca más, y no quería retroceder.
El rostro de Landon estaba sobre el mío. —Sabrás cuando estés lista. Y seguro como el infierno que no necesitarás estar ebria conmigo. Si una persona necesita emborracharse para eso, entonces su pareja no lo está haciendo bien. Hay una gran diferencia entre presión y dolor. Nunca debería doler. Pero la presión debería ser placentera. Pero antes de que lleguemos a esa parte, te provocaré hasta que no puedas resistirlo más. De ninguna manera mi pene entrará en tu culo a menos que me ruegues por ello.
Escuchar esas palabras salir de su boca encendió un interruptor dentro de mí. No recuerdo haberme sentido más caliente en mi vida. Los músculos entre mis piernas se contrajeron. —Bueno, estoy intrigada.
Él apretó los dientes. —Estoy duro como una roca.
—Quiero probarlo.
Sus ojos se encendieron. —Si no te gusta, nos detendremos.
Me quitó el dilatador y lo seguí mientras me conducía a nuestra habitación.
Landon me desvistió despacio hasta que estuve completamente desnuda.
Con la piel de gallina, me recosté en la cama y cerré los ojos mientras él depositaba suaves besos por la longitud de mi cuerpo. Siguió haciéndolo hasta que sintió que estaba completamente relajada.
Arrodillándose sobre mí, desabotonó y bajó sus pantalones, dejándolos colgando a mitad de camino de sus piernas. Pude ver la humedad que se filtraba a través de su ropa interior.
—Estoy un poquito, demasiado, excitado —habló con voz ronca.
Utilicé mi pie para acariciar su erección, que estaba cubierta por la tela de sus bóxers. 
Landon se inclinó para agarrar el dilatador de la mesa de noche. Además, tomó un tubo con algo y echó un chorro sobre la punta. Aparentemente, lo había estado guardando para este momento.
Mientras abría mis piernas, él me miró y dijo—: Relaja tus músculos. Se sentirá un poco frío al principio.
Landon comenzó a introducir el juguete en mi trasero lentamente. Se sintió extraño al principio, pero él lo hacía lo más suave posible, empujando un poco una vez y luego volviendo a sacarlo. La sensación cuando él lo sacó fue rara, pero no incómodo. Cuando mis músculos se expandieron lentamente, la sensación del dilatador entrando y saliendo se volvió más placentera. 
—Desearía que pudieras verlo, Rana, lo maravilloso que es tu trasero abriéndose y cerrándose. Es jodidamente increíble. Nunca te había visto de esta manera.
—Se siente muy bien.
—Lo mantendré dentro de ti por un tiempo. Te ayudará a estirarte para mí. 
La polla de Landon tenía que ser el cuádruple del grosor del dilatador. Intenté no asustarme por el pensamiento, pero me sentía mucho mejor sobre ello ahora que antes.
Mientras el dilatador estaba dentro de mí por completo, él bajó su boca a mi clítoris, dándole lengüetazos. La sensación de su boca en mi coño junto a la presión del juguete en mi ano fue extremadamente excitante.
Estuvo a punto de hacerme venir muchas veces, pero parecía que siempre sabía cuándo detenerse antes de que alcanzara el orgasmo. 
Lo sentí estirarse y sacar lentamente el dilatador de mi trasero. A pesar de la extraña sensación, esperaba ser llenada de nuevo. Lo ansiaba a él. Tenía razón. Habría un punto en que estaría rogando porque me entrara en mí. Estaba tan desesperada que no me importaba el posible dolor. Lo quería adentro mío.  
—¿Cómo te sientes? ¿Quieres que vuelva a meterlo?
—Te quiero a ti allí.
—¿A dónde me quieres?
—¿Harás que lo diga?
—Demonios, sí.
—Te quiero en mi culo. 
Con una sonrisa engreída, él se bajó los bóxers. La visión de su polla abultada dando un salto hacia adelante me dio que pensar. 
¿Acababa de decirle que pusiera esa cosa dentro de mi trasero?
Él volvió a bajar su boca pero, esta vez, sentí el calor de su lengua bordeando mi culo lentamente. Cerrando los ojos, disfruté de los lentos círculos de calor, la sensación de su respiración caliente soplando dentro de mi agujero. Él metió toda su lengua dentro y gimió. Se sentía jodidamente fenomenal. 
Luego se detuvo y dijo—: Respira, no te pongas tensa. Primero usaré mis dedos por un momento.
Instintivamente, hice exactamente lo que me dijo que no hiciera. Me tensé.
Dándome cuenta, dije—: Lo siento.
—¿Por qué? Está bien.
Él se detuvo para besarme antes de echar un poco de lubricante en sus dedos. Luego, los metió fácilmente dentro de mí, moviéndolos adentro y afuera lentamente, tal y como lo había hecho con el dilatador.
Cuando me había relajado por completo, él sacó sus dedos y me dio una advertencia.
—Necesito follar tu culo ahora.
Miré hacia arriba para encontrarlo bajando su mirada a mí, mientras jalaba su polla.
—Lo haré incluso más lento que antes —dijo—. Si en algún momento te hago daño, dime que me detenga.
Asentí con impaciencia. Me sorprendió lo desesperada que estaba por ello, lo poco que me importaba si me hacía daño.
Echando una gran cantidad de lubricante en su pene, lo desparramó por toda su longitud antes de inclinarse hacia mí. 
Sus labios se movieron sobre los míos lentamente cuando sentí su cabeza en mi entrada. Entró una pulgada muy lento y salió de mí, tal y como lo había hecho con el juguete sexual. 
Sin embargo, no había comparación. La sensación de su carne cálida ingresando en mí era infinitamente más excitante, no solo porque tenerlo en mi culo se sentía completamente diferente, sino también por su propia estimulación.
Los ojos de Landon estaban cerrados apretadamente mientras continuaba follando mi culo tan lentamente, la punta moviéndose suavemente adentro y afuera. Cada vez que él volvía a entrar, iba un poco más profundo hasta que, eventualmente, estaba completamente adentro mío. Todas mis terminaciones nerviosas se activaron. Ahora que estaba todo en mi interior, la presión parecía haberse aliviado un poco.
—Esto es irreal, Rana. Tan apretado. —Él aflojó su movimiento por un momento—. ¿Aún te sientes bien?
—Sí.
No sabía si era el aspecto tabú de lo que estábamos haciendo o qué, pero se sintió mucho más intenso que nada de lo que habíamos hecho Landon y yo antes. A pesar de su tamaño, había usado tanto lubricante que no me hacía daño. Como había prometido, había presión pero no dolor. Me di cuenta que probablemente era el único hombre con el que podría haberlo hecho, porque era la única persona en la que confiaba implícitamente. Era una situación muy vulnerable pero, como estaba descubriendo, era fantástica si estabas con la persona correcta.
—Te sientes tan increíble. Por favor, dime que se siente bien para ti.
—Jodidamente bien. Puedes ir más rápido.
—¿Estás segura?
—Sí.
Landon folló mi culo más duro pero, rápidamente, perdió el control. —Oh, diablos… mierda.
Ahora sabía por qué había ido tan lento. Aparentemente, no podía soportarlo. Su cuerpo tembló en concesión. Sentirlo palpitar en mi interior me llevó al extremo. Tan pronto sentí que su descarga caliente llenó mi trasero, froté mi clítoris hasta el orgasmo. Se había corrido tan duro que podía sentir su semen goteando por mis muslos.
Todavía estaba jadeando cuando preguntó —: ¿Te sorprende que te haya gustado tanto?
—No. No contigo. —Sonreí—. ¿Cómo se sintió para ti?
—Es más ajustado, es difícil de describir. Amo el sexo de ambas maneras, para ser honesto. Esta fue tu primera vez y, dado que estabas tan apretada, se sintió demasiado bien-obviamente, notaste lo rápido que me corrí. —Él me besó—. Gracias por confiar en mí. 

—Gracias por hacerlo fácil.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Dom 12 Nov - 22:32

CAPÍTULO VEINTICUATRO
 
TERAPIA DE BAÑO

 

 
Landon me hizo poner las manos sobre mi rostro.
—Cierra los ojos. Mantenlos cerrados.
—¿Qué está pasando?
Dirigiéndome a ciegas hacia afuera, repitió él:
—No los abras aún.
—Esto es una locura —dije, intentando no tropezar.
Cuando finalmente paramos, le escuché decir:
—Está bien, ábrelos.
Abrí los ojos y jadeé.
El camión de Landon estaba aparcado a fuera. Lo había tomado para detallarla, así que había estado desaparecido por un par de semanas. No quiso decirme que le estaba haciendo. Ahora, sabía por qué.
Mi boca se abrió.
—Es… —Ni siquiera pude reunir mis pensamientos lo suficiente para hablar.
—Asombroso, ¿verdad?
Incliné la cabeza para mirarla desde un ángulo diferente. Dije la porque cubriendo la parte delantera de la camioneta estaba una calcomanía gigante de… mí junto con el nombre de Rana’s Banana. No era una foto de mí, sino más bien una caricatura de dibujo animado. Ella tenía mis grandes ojos, largo, cabello negro, y estaba vestida con un atuendo de bailarina del vientre. Ella era exuberante e incluso tenía una serpiente alrededor del cuello con sus manos agarrándola en ambos extremos. La lengua de la serpiente estaba levantándose como si estuviese reptando. Y yo estaba sentándome sobre un plátano gigante.
—No puedo creer que hayas hecho esto.
—¿Por qué no? Eres mi musa. Desde el momento en que entraste en mi vida, así es como me he sentido.
—Eso es muy dulce, amor. Yo solo… esto es… —No tenía palabras.
Su entusiasmo era realmente adorable.
—No puedo imaginar pasar por al lado de esta camioneta y no parar. Y cuando la gente venga por comida, pueden conocer a la Rana real si resulta que estás trabajando conmigo ese día. Eso será toda una atracción.
No tenía el corazón para decirle que la idea de ser una exhibición pública no me atraía del todo. Pero esto era claramente un trato cerrado. Debe de haber pagado una fortuna para tener esto diseñado. Y era dulce que él quisiera dedicarme su negocio.
Había solo una respuesta.
—Te amo. Gracias por este gesto.
El entusiasmo en sus ojos era palpable.
—Gracias a ti por inspirarme, hermosa.
 
***
 
Era la gran inauguración del camión, y el tiempo estaba inusualmente cálido para una primavera en Michigan.
Landon había aparcado el Rana’s Banana justo afuera del campus verde. Le habían dado un permiso para operar en ese lugar por un año.
Los estudiantes acudieron en manada hacia el inusual camión de comida, curiosos sobre su contenido basado en la sensual caricatura de mí. Tengo que admitir, que la provocadora idea de marketing de Landon fue bastante ingeniosa. La desbordante multitud de estudiantes hambrientos probó que él había despertado su curiosidad con la sexy imagen. Y parecía que además había sacado ventaja de algo que estaba ausente, porque no había otros camiones de comida en los alrededores.
Probablemente, incluso más especial de lo que fue su otra idea la calcomanía mía. En el lado opuesto del camión, había pegado una pizarra. En la parte superior estaba escrito: Cuéntame Algo Divertido. Era un tributo a la pregunta que él me hacía siempre cuando se estaba sintiendo deprimido.
Los estudiantes quedaron realmente fascinados con ella y tomaron turnos pidiendo prestado el rotulador.
En menos de una hora, la pizarra estaba llena de frases divertidas. Había una gran variedad de chistes, algunas graciosas, algunas estúpidas, y algunas raras. Cosas como:
Me tiré un pedo de los que manchan la ropa interior hoy en clase.
O.
Mi compañero de habitación terminó con implantes de pecho después de emborracharse y perder una apuesta en Tailandia. En este momento él está recaudando dinero para conseguir quitárselos.
La idea fue ingeniosa por que los estudiantes se detendrían a escribir algo y entonces olerían la increíble comida y decidirían ordenar.
Landon tenía cinco especialidades de sándwiches en el menú, y trabajé duro para memorizar los ingredientes de cada uno.
La mejor parte del primer día fue cuando la multitud del almuerzo disminuyó, y Lilith se pasó al final de la tarde. Su niñera la había recogido después de la escuela y la trajo para mirar el camión.
Landon se asomó por la ventana.
—¿Qué puedo hacer por ti, pantalones atrevidos?
—Esta es de verdad la más escalofriante imagen de Rana que he visto.
—¿No te gusta? —rio.
—No, quiero decir es escalofriante parecida a cómo ella se ve.
—Oh, bueno. Estoy de acuerdo.
—¿Puedo ver el interior?
—Desde luego que puedes —dije.
La niñera se quedó en la parte trasera leyendo un libro sobre el césped mientras nosotros entreteníamos a Lilith dentro del camión por un rato.
El humor de Landon siempre parecía iluminarse cuando Lilith estaba alrededor. Creo que le recordaba ser un niño, una época inocente en nuestras vidas, especialmente dado que ella se veía como una versión más joven de mí.
—¿Que puedo hacer por ti, señorita?
—Tomaré un Fickle Pickle, pero quiero ayudar a hacerlo.
—Está bien. Rana va a traernos los ingredientes, y te dejaré prepararlo a ti sola.
Me mantuve alejada con los brazos cruzados, observando como Landon la guiaba a través del proceso.
—No sé yo, Landon. Creo que Lilith puede que rivalice conmigo por mi puesto como tu ayudante.
Landon me echó un vistazo y me guiñó el ojo. Observando a Landon con ella me produjo una severa calidez y una sensación confusa. Sabía que él se convertiría en un padre increíble algún día, es decir, si quiere niños; nunca habíamos hablado de eso. Hasta hace muy poco, estaba bastante segura de que nunca tendría otro hijo.
Una cosa que sabía con seguridad era que Landon siempre cuidaría de Lilith. Ella no lo sabía, pero el hermoso tonto ayudándola a hacer ese sándwich era alguien quién siempre la defendería, igual que lo hacía conmigo.
 
***
 
Durante la visita con Lilith unas semanas más tarde, estaba totalmente atónita.
Probablemente nunca me di cuenta cuanto necesitaba a Landon hasta que esa tarde cuando literalmente corrí desde la casa de Landon hacia la universidad.
Landon estaba cerrando el camión por la tarde cuando llegué al campus.
Inmediatamente reconocí que algo estaba mal.
—¿Qué está mal, Rana? —Dejando caer todo, salió corriendo del vehículo y me agarró.
—No, estoy bien.
—¿Que sucedió?
—Estaba con Lilith y… —Inhalé algo de aire.
—¿Qué?
—Empezó a hablarme sobre cuantas veces se pregunta de dónde vino.
Él me tomó en sus brazos.
—Oh, nena. Lo siento.
—Sabía que este día llegaría, pero aún no estaba preparada para ello.
—Sé que no lo estabas.
—Ahora me estoy dando cuenta de que no puedo hacer esto. No puedo fingir no saber nada y mentirle a la cara. He tenido mucha suerte hasta ahora, pero solo no sé cómo fingirlo. Solo parece cruel.
—¿Cómo lo manejaste?
—Apenas lo hice. Siento como si ella pudiese decir que algo estaba mal conmigo. La escuché, asentí un montón. Fue horrible. Me enorgullezco de ser abierta y sincera con ella. Pero esto es la única cosa sobre la que no puedo hablar, no hasta que ellos me den permiso.
Mi respiración se estaba volviendo agitada muy rápido. Landon sabía que era propensa a los ataques de pánico. Él continuó abrazándome firmemente hasta que me calmé.
—Sube al camión. Vamos a casa. Necesitamos hablar acerca de algunas cosas, y no pueden esperar.
—No puedo manejar nada más hoy, Landon.
—No es algo malo, del todo. Lo prometo. Solo es una conversación atrasada, y se relaciona con lo que ha sucedido hoy.
Él terminó lo último de su limpieza mientras me senté ahí aturdida.
Sentada en el suelo del camión, cerré los ojos mientras Landon nos llevó de vuelta a nuestro apartamento.
Una vez en casa, desapareció en el baño. Cuando escuché el agua corriendo, me di cuenta que estaba preparando un baño para nosotros.
Landon se desvistió antes de quitarme la ropa. Por muchas veces que le haya visto desnudo, la belleza de su tatuado físico nunca paraba de hacer caer mi mandíbula. Después de que me guiase dentro del agua caliente, Landon se metió detrás de mí y tiró de mi cuerpo contra el suyo. Inclinando la cabeza contra su pecho, nunca había estado más agradecida de tener una noche libre de mi actuación de baile. No estaba de humor esta noche.
—Tengo miedo —susurré.
—Lo sé. Pero espero que lo que estoy a punto de decirte puede que te haga sentir mejor.
—¿Qué es, Landon?
Envolvió sus brazos a mi alrededor más fuerte bajo el agua. Su voz baja era reconfortante mientras hablaba contra mi piel.
—Te lo dije antes de irme de California, empecé a ver un psicólogo, pero nunca entré en detalles sobre cualquiera de las epifanías que tuve antes de mudarme aquí. Nunca pareció como que era el momento correcto de sacar el tema… hasta hoy.
—Lo sé. No quise presionarte para hablar acerca de ello.
—Sabes que he gastado varios años confundido y lleno de resentimiento por mi madre biológica. No creo que en verdad haya visto las cosas desde su punto de vista, hasta ti. No entendía cómo pudo deshacerse de mí hasta que vi la misma situación a través de los ojos de alguien a quien amo más que a la vida. Sé cuánto amas a Lilith y que tus acciones de adolescente no son un reflejo de tu amor por ella. Me he dado cuenta que mi madre seguramente me amó muchísimo. Tú me has enseñado eso. Así que, gracias.
¿Él me estaba agradeciendo?
—Ella te amaba, Landon. Sé que lo hizo.
—Todo lo que haces es por Lilith. Ella te tiene. Solo que no lo sabe. No sabe cuán afortunada es, pero lo hará algún día. Mi psicólogo también me ayudó para ver mi situación de manera diferente cuando se trata de mis padres. Los he subestimado. Me amaban más de lo que alguna vez podrían haber amado a un hijo propio. Mi madre no podía tener hijos, sabes. Es por eso que recurrieron a la adopción.
—Tampoco podía Beth.
—Les diste a los padres de Lilith un regalo, así como mi madre les dio a Marjorie y a Joe uno. Es como si hubiera estado ciego acerca del hecho de que algo realmente maravilloso salió del abandono de Beverly. Solo me estaba centrando en las razones por las que ella no debería haberme abandonado, pero no me estaba enfocando en todas las cosas buenas que sucedieron como consecuencia. Por una, te conocí. Mi vida no sería lo que es hoy si hubiera crecido con Beverly. Mi crianza hubiese sido severa sin importar si me amara o no. A veces el amor es suficiente, pero a veces las cosas malas pueden realmente eclipsarlo. No puedo garantizarte que habría sido más feliz si ella se hubiese quedado conmigo. Pero puedo decir con un cien por ciento de seguridad que tuve una buena crianza con padres cariñosos. ¿Qué obtuvo la pobre Marjorie en agradecimiento por ello? Un hijo que la abandonó para ir a encontrar a su —entre comillas— verdadera madre. Yo tenía una madre. Realmente le debo una disculpa por la manera en que manejé las cosas, la manera en que desaparecí.
Mi corazón se rompió por la madre de Landon. Sé que pasó muchos años sintiendo que la había perdido.
—Marjorie es una madre maravillosa.
—Aquí está la conclusión, Rana. Todo terminó de la manera en que se suponía. Te diste un infierno por dejar a tu hija, ¿pero alguien te ha recordado cuán valiente fuiste? Pudiste haber decidido abortar el bebé tan pronto como lo descubriste. Mi madre podría haber decidido lo mismo. En lugar de eso, llevaste a Lilith a término. Eso tuvo que ser terrorífico a esa edad. Después tomaste la decisión que sentiste era la mejor para ella. Y cuando pusiste tu vida en orden, admitiste tu error y lo manejaste de la manera que probablemente muy pocas personas habrían tenido las agallas de hacer. Afrontaste ese remordimiento de frente y has intentado recuperar algo de lo que perdiste.
Mi corazón se sintió pesado.
—¿Y si esto me explota en la cara? ¿Y si la pierdo?
—Ella va a descubrirlo. Es inevitable. Pero quiero que sepas que voy a estar ahí contigo cuando lo haga. Y después de que le cuentes, estaré ahí para ella. No va a tener que tratar con esto sola, Rana. Lilith y yo… compartimos algo que nadie más puede entender a no ser que ellos hayan estado en ese extremo de la situación. Si hay una razón para todo lo que pasa en la vida, entonces quizás soporté todo esto por ella, y así podría estar ahí para ella.
El hecho de que él se sentía de esa manera realmente me tocó muy profundamente. Fue como si él hubiera desenrollado todo nuestro dolor y lo cosió juntos de nuevo en algo hermoso. Las palabras no podrían expresar gratitud hacia él por abrirse a mi hoy.
—No puedo decirte cuánto significa saber que no tendré que atravesar esto sola y que quieras apoyar a Lilith de esa manera.
—No la perderás, Rana. Finalmente he aprendido a perdonar a Beverly, a pesar de que ella ni siquiera puede hablarme. Si Lilith está enfadada al principio, aprenderá a perdonarte, especialmente desde que tú has hecho el intento de ser parte de su vida de la única manera que te han permitido. El hecho es, que a lo mejor no podría realmente solo estar agradecido de que Beverly me diera la vida hasta que empecé a vivir una vida que amo. Estoy viviendo esta hermosa vida ahora mismo porque ella tomó la decisión de llevarme a término, a pesar de que ella estaba sufriendo mucho. No cambiaría nada sobre el pasado ahora. Así que, necesito dejar ir mi resentimiento. Solo necesito mirar hacia arriba y decir “gracias, Beverly” y estar agradecido por el hecho de que Lilith va a llegar a conocer a su madre biológica cuando yo no pude. Ella va a ser lo suficientemente afortunada para darse cuenta de que tiene dos madres y un padre que la aman. Y ella siempre me tendrá, también. Quizás estará furiosa contigo durante un tiempo, sip, pero va a ser amada. Llegará a entenderlo con el tiempo. Y eso será lo que más importa.
Realmente esperaba que estuviera en lo cierto.
Mirando atrás para enfrentarle, tomé un minuto para empaparme en la belleza de este hombre, ambas las cuales estaban en el exterior y especialmente la belleza interior que estaba demostrando en la manera en la que se preocupó por mi esta tarde.
—Gracias por esta terapia de baño. En verdad la necesitaba hoy.
—Sé que lo hacías. Esos pensamientos han estado en la punta de mi lengua por un tiempo, esperando por el momento correcto.
Nos tendimos en el agua caliente por casi una hora. A pesar de mi susto con Lilith antes, me sentía increíblemente relajada ahora.
Desde que estábamos siendo tan abiertos, había una agobiante pregunta que quería hacerle durante un tiempo. Era algo que nunca habíamos hablado.
Dándome la vuelta para encararle, envolví mis piernas alrededor de su cintura y froté mi pulgar a lo largo de su hermoso labio inferior.
—¿Quieres un hijo propio algún día?
—Solo contigo —dijo sin tan siquiera pensarlo—. Solo si tú quieres uno, también. Definitivamente no creo que es una decisión que tengamos que hacer en un futuro próximo, sin embargo.
—Solía decirme que no merecía tener otro bebé, que tuve mi oportunidad y que perdí el derecho, pero honestamente, no lo había deseado de verdad… hasta ti.
Landon me tiró contra él y me besó tiernamente. Pude sentir su erección creciendo debajo de mí.
—Mi instinto es que quiero dejarte embarazada por razones primitivas. Me estoy poniendo duro solo pensando en ti. Pero realmente… es una responsabilidad de por vida. Y sinceramente… —Dudó. En verdad no estaba segura de lo que iba a decir hasta que sus siguientes palabras salieron—. Realmente lo quiero. La verdad es, quiero eso contigo tan jodidamente tanto que duele.
Mi corazón estaba latiendo con fuerza por su confesión.
—Cuando te detuviste, me asusté por un segundo.
—Eso debe significar que, en el fondo, en verdad también lo quieres.
—No creo que me haya dado cuenta cuánto lo quería hasta este momento, hasta que mi corazón casi se desplomó cuando pensé que quizá tú no lo querías.
 
***
 
Mi hombre cuidó de mí esa noche entera. Después de nuestro baño, Landon nos cocinó la cena, y la comimos en el sofá juntos mientras veíamos Netflix.
Cuando la película terminó, sacó su cartera.
—Lo olvidé. Tengo algo que enseñarte. Mi madre encontró esto. —Me dio una foto.
Mi sonrisa se amplió. Era una imagen mía y de Landon tomada durante los primeros meses después de que mis padres se mudaron al apartamento del garaje. Recordé el día en que fue tomada vívidamente. Nuestra calle entera estaba teniendo un mercadillo, y ambos, Landon y yo, estábamos a cargo de recaudar dinero por las cosas que Marjorie puso en su mesa. Ella nos dio un diez por ciento de los beneficios como pago por nuestro trabajo, y nosotros usamos el dinero para comprar nuestro primer cubo de Rubik de una de las otras mesas.
Aun sonriendo ante la foto, dije:
—Es el día en el que compramos el cubo de Rubik.
—Recuerdo eso, pero no estaba seguro de si tú lo harías.
—No, me acuerdo de todo sobre ese día. Fue uno de los primeros momentos en que me di cuenta cuanto me gustaba el chico de la puerta de al lado.
El golpeó su rodilla contra la mía.
—Sip. Pensé que tú también estabas bien.
En el reverso de la foto, su madre había escrito nuestro nombre y la fecha.
Solo me quedé mirándola fijamente. Era la primera vez en años que había visto una foto mía de ese periodo de tiempo. En verdad me golpeó más que nunca lo mucho que Lilith se parecía a mí.
—Me veo justo como Lilith en esta imagen ¿no lo hago?
—Si. Cuando Lilith está alrededor, me lleva atrás en el tiempo. Me siento como un niño de nuevo a su alrededor. Es bueno para mi alma.
Después de que Landon metió la foto de regreso a su cartera, envolvió sus brazos a mi alrededor, besándome repetidamente en la frente. Había vivido por tantos años sintiéndome sola y asustada. Por primera vez en mi vida, me sentía verdaderamente segura. Puede que sus manos estuvieran callosas; sus brazos pueden haber estado tatuados; puede que pareciera peligroso, pero Landon era tan dulce como protector.
—Nunca hubiese previsto esto sucediendo entre nosotros, Landon. Estoy tan agradecida de tenerte conmigo ahora.
—Nunca creí que te vería otra vez ni en un millón de años después de tu partida. La vida puede ser muy dura, pero a veces… a veces me sorprende de la mejor manera.
 
***
 
Esa noche antes de dirigirnos a dormir, Landon estaba cepillándose los dientes mientras yo reajustaba las sábanas de nuestra cama. Se me ocurrió mirar hacia arriba y vi algo extraño. Mis animales de peluche de la infancia siempre habían estado alineados sobre una estantería que estaba ubicada a gran altura en la pared enfrente de mi cama. Había muchos apiñados juntos, todos de distintos colores y tipos. Un oso de peluche atrapó mi vista —porque no lo reconocí.
No era mío.
Cuando Landon entró, pregunté:
—¿Me has comprado un animal de peluche?
—No. ¿Por qué? ¿Quieres que lo haga?
Acercándome a la estantería, alcé el oso marrón.
—Acabo de darme cuenta de este. No es mío. —Se lo pasé.
La expresión de Landon se convirtió en una de preocupación mientras lo examinaba.
—Sabes hay una cremallera aquí atrás. —Abrió el oso para encontrar una cámara en el interior—. ¡Esto es una maldita cámara espía!
Mi corazón empezó a correr.
—¿Qué?
—Mira… la nariz es la lente. —La mano de Landon estaba temblando. Nunca le había visto tan alterado—. Ese maldito enfermo debe de haber estado grabándote.
Lo cierto es que, probablemente no había echado un buen vistazo a la estantería desde que Lenny se mudó, así que no tenía una forma de saber cuánto tiempo ha estado ahí el oso. Desde que cambiamos las cerraduras, era improbable que hubiera estado de vuelta desde que salió. Aun así, definitivamente me afectó.
Él lanzo el oso sobre la cama.
—Está vacío… no hay cinta o alguna cosa dentro. ¿Me dejarás ir a la maldita policía ahora?
—No. No quiero ningún problema. Se que suena loco… pero solo quiero olvidarme de esto.
Landon dejó salir una frustrada exhalación.
—Tengo que trabajar más duro en encontrarnos un nuevo lugar.
Buscar un nuevo apartamento había caído de alguna manera en el camino. Con cada día que había pasado después de la partida de Lenny, había parecido menos necesario el mudarse.

Pero este perturbador descubrimiento definitivamente abrió viejas heridas, haciendo la necesidad de mudarse nuevamente una prioridad.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por IsCris el Dom 12 Nov - 23:37

UNos capítulos melosos y de reflexión 

Creo que no será la última vez que escuchemos del compañero de cuarto de Rana


avatar
IsCris

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/10/2017
Edad : 19

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por yiniva el Lun 13 Nov - 1:53

Pues me di todo un maratón, Rana tuvo una beba muy joven y decidió darla en adopción y oh sorpresa es Lilith, Landon se porto súper bien no la juzgó, la apoyó mucho y están viviendo juntos, y les esta yendo bien y que onda con la cámara en él oso


avatar
yiniva

Mensajes : 1752
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por berny_girl el Lun 13 Nov - 1:53

Estos chicos nunca tiene una diferencia, un enfrentamiento donde saquen lo malo de ellos, nada es siempre color de rosas.


avatar
berny_girl

Mensajes : 1939
Fecha de inscripción : 10/06/2014
Edad : 29

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Mar 14 Nov - 0:17

Si son bien melosos, jaja


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Mar 14 Nov - 0:20

CAPÍTULO VEINTICINCO
 
RUEDA DE LA FORTUNA

 

 
Lilith cumplió once esta semana.
Solo estuve un par de cumpleaños con ella, pero siempre fueron agridulces.
Este año iba a ser diferente porque Landon estaba aquí para ayudarme a celebrar. Espero que eso me distraiga de los momentos inevitables cuando mi mente vaga hasta el día en que nació o de pensar en los años que me perdí.
A pesar de que su cumpleaños técnicamente ya había pasado, estaríamos marcando la ocasión esta noche. Sucedió que el carnaval estaba en la ciudad, así que planeamos llevarla allí en la tarde después de que el camión se cerrara.
Alrededor de las cuatro de la tarde, Landon tomó una ducha rápida después de un largo día de trabajo. Yo ya me había vestido y lo estaba esperando, sintiéndome realmente ansiosa por alguna razón.
Landon salió del cuarto de baño con una pequeña toalla envuelta alrededor de su cintura. Unas cuantas gotas de agua goteaban por las venas de su torso marcado. Se veía lo suficientemente bueno para lamer.
Se acercó a mí en medio de la sala, y su toalla cayó al suelo. Su pene totalmente erecto estaba completamente a la vista.
—Ten cuidado —dije—. La cortina está abierta y Dios no lo quiera, mi padre entra.
—Eso le serviría porque prometió no entrar más sin avisar. Ya es bastante malo que deje estatuas religiosas alrededor de mí, que me juzgan cuando te estoy follando por detrás en la cocina.
—Ella no te juzga. Ella nos unió.
—¿Que qué?
—Le rezaba antes de que me llamara para decirme que te estabas mudando aquí.
—Oh, bien. —Él tiró de mi camiseta—. ¿Entonces no le importará si pongo mi polla entre esas hermosas tetas ahora mismo? Todo el tiempo que estuve en la ducha me quedé pensando en lo bien que se ven en esta camisa. Me estaba poniendo muy excitado, pero intencionalmente no me masturbé con la esperanza de que pudiéramos tener un rapidito.
Por mucho que me doliera, dije:
—No podemos. Ya llegamos tarde.
Me incliné, tomando su polla en mi boca y dándole una chupada rápido antes de detenerme abruptamente y levantarme.
—Tienes que vestirte.
Él sostuvo sus brazos, su erección balanceándose hacia arriba en el aire.
—De acuerdo, eso fue cruel. Te vas a ir al infierno por eso.
 
***
 
Realmente tuvimos suerte con el tiempo. Estaba seco y cómodo, con solo una ligera brisa en el aire.
El sol estaba empezando a caer cuando hicimos nuestro camino a la taquilla por segunda vez. Ya habíamos jugado un montón de juegos y necesitábamos más entradas para los paseos.
Avanzando lentamente en la larga fila, esperamos pacientemente. Mis ojos aterrizaron en una niña que parecía tener unos tres años. Su cucharada de helado se había caído del cono. Cuando empezó a llorar, su madre se inclinó para consolarla.
Miré a Lilith. Me entristeció que hubiera perdido esos años con ella, todos esos pequeños momentos en que ella podría haber estado triste y yo no estaba allí para hacerla sentir mejor. Quise dejar esos pensamientos, recordándome que se suponía que era una ocasión feliz.
Landon le entregó a Lilith una larga tira de entradas.
—¿Estos son todos para mí?
—Bueno, también son para mí, cumpleañera. ¿Crees que voy a dejarte ir sola a todas estas atracciones? Eso no es divertido. ¿Sabes lo que quieres hacer primero?
Ella le sonrió.
—Los carritos chocones.
—Está bien, vamos a hacerlo.
No era una fan de paseos, así que opté en su lugar por celebrar el enorme animal de peluche que había ganado para ella. Con una vaca gigante en una mano y algodón rosa en la otra, me quedé al margen mientras se aventuraban juntos.
Imaginé que Landon era como el hermano mayor que Lilith nunca tuvo. Me derritió ver cómo se llevaban bien. El padre de Lilith, Jack, trabajaba mucho y no era del tipo que se ensuciara las manos o se soltara en un carnaval. No podía imaginar a mi propio padre corriendo por un carnaval conmigo, tampoco. Nunca habíamos hecho cosas así juntos. Lo llamaría "tonto" o una "pérdida de dinero".
Cuando regresaron después de hacer varios paseos, Lilith buscó su algodón de azúcar.
Puso una pieza grande y esponjosa en su boca antes de decir:
—Rana, tienes que subirte al Sizzler.
—Oh no. La única vez que fui era una niña, me dieron náuseas y vomité. No puedo soportar los giros.
Tienes que subir a algo. El carnaval solo llega una vez al año.
No podía decepcionarla.
—De acuerdo, ¿Quizás los carritos chocones? Puedo manejar cualquier cosa en el suelo o que no se mueva demasiado rápido.
Landon le dirigió una mirada traviesa.
—Creo que deberíamos encontrar a alguien que sostenga a ese animal de peluche para que podamos unirnos a Rana y estrellarnos contra ella. ¿Qué piensas?
—Me gusta esa idea.
—Bueno, muchas gracias, chicos.
Moviendo la mano hacia la cabina, dijo—: Vamos a buscar más entradas.
De vuelta en la larga fila, Landon abrió su cartera justo cuando un viento fuerte nos golpeó, soplando algunos de sus recibos y billetes sueltos en el suelo. Una de las otras cosas que cayó: la vieja foto de nosotros que su madre le había dado.
Mi corazón casi se detuvo cuando Lilith se agachó para recogerla. Ella la volteó para mirarla. Ya que aterrizó con la parte de atrás hacia arriba, sabía que probablemente vio nuestros nombres escritos en él.
Ella nunca había visto una foto mía de cuando era niña antes. Eso fue muy intencional debido a nuestra semejanza.
Mi cuerpo se calmó.
Cuando Landon se dio cuenta de que estaba sosteniendo la foto, me miró con pánico. Entonces, nuestros ojos estaban pegados a ella, esperando algún tipo de respuesta.
Ella devolvió la foto a Landon, pero no dijo nada.
—Gracias —dijo. Me miró y luego la miró a ella—. ¿Lista para ir?
Asintió.
¿Había esquivado una bala?
Sinceramente, no lo sabía. No era como si Lilith no pregunte por algo, especialmente una foto de dos niños de su edad. ¿No había notado los nombres en la parte de atrás? ¿Acaso no había captado mi semejanza con ella?
Mi respiración se frenó un poco mientras trataba de convencerme de que todo estaba bien mientras nos dirigíamos a los carritos chocones. Una dulce abuela aceptó sostener el animal de peluche para que los tres pudiéramos ir juntos.
Landon y Lilith hicieron lo debido por su promesa de atacarme. Siendo la terrible conductora que era, seguí chocando contra la pared cuando los dos no se estrellaban contra mí.
Después de que salimos de los carritos chocones, Lilith me entregó la última de sus entradas.
—Quiero ir a la rueda de la fortuna una vez más antes de partir. ¿Quieres ir conmigo, Rana?
Por mucho que odiara las alturas, no podía decirle que no.
Mientras esperábamos nuestro turno para seguir adelante, miré hacia atrás a Landon y sonreí a mi tatuado chico malo sosteniendo la vaca gigante y rellena. Él me sopló un beso.
¿Ves? Todo está bien, Rana. Es una noche hermosa. Puedes calmarte.
Lilith estaba tranquila mientras entramos en nuestro carro y cerramos la barra frente a nosotras. Con una sacudida, la rueda de la fortuna comenzó a ascender.
Me volví hacia ella, esperando ver una sonrisa emocionada. Mi propia sonrisa se desvaneció al darme cuenta de que su expresión no era como la que había visto antes. Me miraba como si fuera la primera vez que me había visto, como si estuviera examinando mi rostro. Sus ojos se movían hacia adelante y hacia atrás. Lo supe antes de que las palabras salieran de su boca.
—Eres tú.
Sus palabras habían enviado lo que parecía una bala a través de mí.
Tragué.
—¿Quién?
—Tú eres quién me entregó.
Mi corazón estaba golpeando mi pecho. Las lágrimas comenzaron a llenar mis ojos mientras el paseo alcanzaba su pico más alto. Habría pensado que estaría entrando en pánico para mi propio beneficio en este momento, pero ninguna parte de mí estaba realmente asustada por mí misma —solo por ella.
Asintiendo, terminé forzando las palabras.
—Sí.
Cerró los ojos con fuerza, pero no lloró. Cuando los abrió, apartó la mirada de mí.
—Mírame, Lilith.
Rechazando mirarme a los ojos, continuó mirando a las multitudes. La rueda de la fortuna subió y bajó durante tres vueltas completas antes de que de repente girara su cabeza hacia mí.
—Creí que eras mi amiga. Me mentiste.
Dolía mucho escucharla decir eso.
—No quería mentirte. No podría decírtelo todavía. No estábamos seguros si estabas lista para saberlo.
Finalmente, una lágrima cayó de su ojo.
—No entiendo. No entiendo nada de esto.
Mi voz se hizo más fuerte.
—Sé que no lo haces. Tengo que explicártelo, Lilith. Tienes que dejarme hacerlo.
Era un momento inoportuno para que el viaje se detuviera. Necesitaba más tiempo a solas allí arriba con ella. Se sentía como si necesitara una eternidad.
Lilith no podía salir del asiento lo suficientemente rápido. Lo siguiente que supe fue que estaba corriendo hacia Landon.
Corrí tras ella.
Landon me echó un vistazo al rostro y lo supo.
—Llévame a casa —le dijo—. Necesito a mi madre.
El miedo llenó sus ojos.
Le dije.
—Ella lo sabe.
Landon se arrodilló sobre la hierba y puso la mano sobre sus hombros.
—Lilith, ¿Podemos hablar de esto?
Podía verme sacudir la cabeza detrás de ella. Solo sabía que no era el momento adecuado, que no estaba lista para escucharlo. Esto era demasiado para ella.
—Por favor no. Ahora no. Por favor. No me hables. Solo necesito a mi madre. Solo llévame donde mi madre.
—Está bien, dulzura. Te llevaremos a casa —dijo.
El viaje de regreso fue extremadamente tenso. Desde el asiento delantero, le envié un mensaje frenético a Beth para que supiera lo que había sucedido. Me envió un mensaje de inmediato y dijo que estaría esperando en la puerta. Pensó que era mejor que yo no entrara y que no tratara de empujar el asunto con Lilith esta noche. Ambas conocíamos a Lilith lo suficiente como para saber que era la decisión correcta. Lo último que quería era molestarla aún más.
Al segundo en que Landon se detuvo al borde de la acera, Lilith salió corriendo del auto y cerró la puerta. No podía salir lo suficientemente rápido. Beth estaba esperando en el porche y la llevó adentro.
Tan pronto como ella estuvo fuera de la vista, rompí a llorar, dejando libre todo el dolor que había sido forzado a retener delante de ella.
Los brazos de Landon estaban alrededor de mí tan rápido que supe que había estado esperando por el momento en que pudiera consolarme. Me abrazó con tanta fuerza.
—Prometo que todo va a estar bien. —Respiró en mi cabello—. No puedo creer que dejé caer esa foto. Lo siento mucho.
—No lo dejaste caer. Salió volando y honestamente, todo esto fue inevitable. Estaba empezando a pensar que no podía seguir ocultándolo por mucho tiempo.
—¿Crees que fue la foto lo que lo hizo, o crees que sospechó algo antes?
—Estaba actuando de manera extraña conmigo esta noche incluso antes de que viera la foto. ¿No lo crees? —Sorbí—. Solo más tranquila que de costumbre, solo hacia mí, no contigo. Algo ha estado apagado por un tiempo. Desde el día que trajo a colación lo de su adopción, he notado un cambio en ella. Así que, honestamente no sé. Tal vez la foto acaba de confirmar una sospecha que ya estaba allí. Pero no lo sabré hasta que me permita preguntarle.
—¿Cómo lo mencionó?
—En algún tiempo después de que la rueda de la fortuna comenzó a levantarse, solo me golpeó con eso. Ella dijo: Eres tú.
Landon cerró los ojos como si le hubiese destrozado escuchar eso.
—Siempre te dije que estaría allí cuando se lo dijeras. Me mata que no lo estuviera. Pero es evidente que quería que estuvieras sola.
—La cosa es... yo quería que el viaje durara para siempre. Desearía que realmente me dejara hablar con ella. Este sentimiento de desesperadamente necesitar explicárselo y no ser capaz de hacer es mucho peor.
—No está lista. Lo entiendo. Es demasiado. Y probablemente necesita escuchar cosas de Beth primero. Una vez que descubrí su identidad, no estaba preparado para pensar en Beverly por mucho tiempo. Por supuesto, esto es diferente porque Lilith ya te conoce.
—Ni siquiera puedo imaginar lo que está pasando por su cabeza acerca de mí ahora mismo. Hay tanto que incluso Beth no puede explicarle. No sé qué haré si piensa que me propuse engañarla de alguna manera. Si nunca quiere volver a verme, moriré, Landon.
Me abrazó más fuerte.
—Vamos a superar esto. Serán unos días largos, pero tengo la sensación de que te va a escuchar.
—No sé qué haría si no estuvieras aquí.
—Bueno, esa foto no habría salido de mi cartera, por ejemplo. Me siento en parte responsable de esto.
—Si no hubiera sido la foto estoy segura de que hubiera sido otra cosa la que me alejara. Mantener la verdad de ella estaba empezando a romperme.
—Bueno, me alegro de que salió a la luz, Rana. Si hay algo que he aprendido de mis propias experiencias en la vida, es que nada bueno viene de ocultar la verdad. Siempre saldrá, ya sea que esté lista o no.




]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Mar 14 Nov - 0:22

CAPÍTULO VEINTISÉIS
NO QUEDA NADA SIN DECIR
 
 
La carta fue idea de Landon.
Beth había estado en contacto conmigo en los días que siguieron al carnaval para hacerme saber cómo estaba su hija. Lilith aparentemente estaba todavía un poco sorprendida, pero hablaba más de eso con sus padres.
Beth dijo que le explicó todo en cuanto a cómo llegué a ser su “hermana mayor”. Indicó que Lilith todavía no estaba lista para verme, pero me aseguró que Lilith no me odiaba.
Aparentemente, según Beth, Lilith había escuchado a sus padres hablando una noche. Ellos habían mencionado mi nombre, y eso la llevó a plantear el tema de su adopción conmigo una vez que —cuando dentro de mi había enloquecido y actuado extraña. Eso la hizo sospechar algo. Entonces, en el carnaval, cuando había visto la foto, eso fue lo que lo confirmó para ella.
Landon sabía lo duro que era la espera para mí. Me sugirió que pusiera mis pensamientos en una carta. De esa manera, Lilith podría leerlo a su propio ritmo, y me permitiría conseguir realmente todas las cosas que quería decir sin estropearlo o excluir algo.
Desesperada por darle mi versión de la historia, pasé varios días sin hacer otra cosa que escribirle. Escribí sobre mi infancia, sobre mi relación —o la falta de ella— con mi madre. Escribí sobre los pensamientos y sentimientos que me atravesaron cuando descubrí que estaba embarazada. Le di todos los detalles sobre su nacimiento y recordé los meses que me escapé. Y traté especialmente de expresar todo el arrepentimiento que sentía. En su mayor parte traté de expresar cuánto la amaba a pesar de lo que mis acciones pudieron haber implicado. También intenté explicar lo mejor posible, aunque nunca le dije mi verdadera identidad, el vínculo que habíamos estado experimentando estos dos últimos años era real. Quería que supiera que ella realmente estaba conociendo a la verdadera yo todo este tiempo.
Probablemente la cosa más complicada de explicarle fue mi cirugía plástica. Contradijo todo lo que le había dicho acerca de la auto-aceptación y el amor a sí misma tal como ella es. A menudo le había dicho lo hermosa que es. ¿Alguna vez me creería, sabiendo que había cambiado mi rostro —nuestro rostro? Hice mi mejor esfuerzo para explicar que era mucho más que una necesidad de cambiar para propósitos físicos solamente. Sin embargo, honestamente temía que mi explicación siempre fuera difícil de vender para ella, sobre todo a medida que avanzaba en su adolescencia. Sin una idea de dónde estaba su cabeza en el tema, solo tuve que rezar para que mis acciones no perjudicarán su autoestima a largo plazo.
Cada noche, Landon y yo nos acostábamos en la cama, y él revisaría lo que había escrito ese día. Una de las mejores partes de eso fue el descubrimiento de que Landon tenía gafas de lectura. Se veía tan sexy en ellas cuando se centró en mis palabras bajo la luz de la lámpara.
Al final, mi carta se convirtió en la longitud de un libro. Era demasiado largo para ser una carta y era esencialmente la historia de mi vida y la historia de cómo llegó a ser. Quería que ella supiera todo porque se lo merecía.
Había muchas palabras tachadas y otras garabateadas en las esquinas. Debido a que había cambiado tantas cosas alrededor, decidí escribir el producto terminado. Landon me dijo que imprimiera dos copias completas cuando estuviera listo y se las diera junto con algunas fotos de mi niñez y adolescencia. No tenía demasiadas, pero le di todas las que tenía en mi poder.
Él cuidadosamente encuadernó los papeles en un libro rosado que había comprado en una tienda de Artes y artesanías e incorporó copias de las fotos en secciones que correspondían a la línea de tiempo. Lo había convertido en una mini-novela real y había hecho una copia idéntica del libro para mí, de modo que yo siempre lo tuviera como un recuerdo. Escribirlo había sido realmente bastante terapéutico.
Hacia el final, expliqué el misterio que rodeaba los sobres de dinero que encontraría dirigidos a ella. Me reí cuando noté que Landon había pegado una foto actual de mi padre. Papá sostenía un melón, y parecía que estaba gritando a Landon por sacar su foto. Se debe haber tomado recientemente. Landon la subtitulo Dios.
Las fotos realmente añadieron humor y vida a lo que había escrito. Al final, tan doloroso como lo fue poner todo en papel, era hermoso.
Pero nada me había tocado más de lo que había añadido hasta el final. Landon había pedido mi permiso para escribir algo para ella también.  No tenía ni idea de qué esperar.
Lilith.
Con el permiso de Rana, he estado esperando el momento adecuado para compartir esto contigo. Yo diría que no hay mejor momento que el presente.
Me conoces como el novio de Rana, el chico feliz y afortunado de California. Pero lo que no sabes es cuanto tú y yo tenemos en común.
Yo también fui adoptado.
Entiendo la confusión y el vacío ocasional que va junto con saber que la persona que te trajo a este mundo eligió una vida separada de ti. Lo entiendo totalmente, Lilith. Lo entiendo mucho.
Mis padres decidieron decirme que fui adoptado cuando tenía dieciséis años, así que yo era mucho mayor que tú cuando descubrí por primera vez que no estaba emparentado con mis padres por sangre. Cuando cumplí dieciocho años, me sentí muy perdido en mi propia piel. Fue entonces cuando me mudé a California en busca de mi madre biológica. Su nombre era Beverly. Cuando la encontré, era demasiado tarde. Ella había fallecido. Nunca sabré si pretendía encontrarme algún día. Elijo creer en mi corazón que nos hubiéramos reunidos y que habríamos tenido una relación.
Espero que compartir esto te ayude a darte cuenta de lo afortunada que eres de que tu madre biológica viniera a buscarte. Ella no esperó a que fueras a buscarla. Necesitaba asegurarse de que estabas bien y quería ser parte de tu vida.
Mi madre no estaba en el estado mental adecuado para hacerlo porque, por desgracia, ella era adicta a las drogas. Ahora me doy cuenta de que sus acciones no significaban necesariamente que no me amara. Ella no pudo salvarse a sí misma. No podría haberme cuidado incluso si hubiera querido. Tomó la decisión que creía que era mejor para mí. De todos modos, estaré feliz de compartir más acerca de la historia de mi madre biológica contigo algún día si quieres escucharla. Pero sinceramente, esa historia terminó antes de que tuviera la oportunidad de comenzar.
Al igual que Beverly, Rana sintió que estaba haciendo lo que era mejor para ti cuando te dio a tus padres. A pesar de que siempre te amo, no se permitió sentir el amor cuando naciste, porque era demasiado doloroso. Sé que ella te explicó todo esto, pero quería decirte un poco sobre lo que he observado.
Cuando me uní por primera vez con Rana en persona, sabía que ella estaba manteniendo algo importante de mí. Cada vez que la miraba, podía ver el peso de algo tan enorme en sus ojos. Simplemente no sabía en ese momento que el peso eras tú. Ahora, todo tiene sentido. Te lleva en su alma, Lilith. Todavía eres parte de ella. Todo lo que hace es para ti —para convertirse en una mejor persona para que pueda hacerte sentir orgullosa algún día. Sé que la forma en que se acercó a ti era inusual, pero quería tener la oportunidad de conocerte y de tú conocerla también. Estar contigo la hace tan feliz. Siempre habla de lo orgullosa que está de ti.
Puedes elegir no hablar con ella debido a una decisión que tomó cuando era joven (solo unos pocos años más que tú), o puedes elegir perdonarla. De cualquier manera, te va a amar. Como alguien que perdió la oportunidad de conocer a su madre biológica, daría cualquier cosa para estar en sus zapatos y tener esa opción.
Experimentar el amor de Rana por ti ayudó a curar algunos de los sentimientos no resueltos que tenía hacia Beverly y me ayudó a perdonar. Incluso más que eso, me ayudó a apreciar a mis padres adoptivos, o como me gusta llamarlos —mamá y papá. Nunca debes tener que sentir como que dejar entrar a Rana en tu vida disminuiría todo lo que sus padres han hecho por ti. Siempre serán tus padres. Créeme, ambos somos muy afortunados de tener gente que eligió criarnos. Pregúntate si alguna vez cambiarías de tenerlos como tus padres. Mi respuesta a la misma pregunta sería no.
También tenemos la suerte de tener a Rana en nuestras vidas. No tienes ni idea de cuánto me recuerdas a ella cuando tenía alrededor de tu edad, no solo tu aspecto, sino tu curiosa naturaleza y tu buen corazón. Su espíritu vive dentro de ti.
Debes utilizar tanto tiempo que sea necesario para absorber todo lo que contiene este libro. Es mucho para aceptar. Pero estaremos aquí cuando estés lista. Yo digo “nosotros” porque no voy a ninguna parte. Siempre tendrás un amigo en mí. Y espero que haya muchos carnavales en nuestro futuro.
Rana te amará hasta el día que muera, Lilith. Ella puede ser imperfecta, pero su amor por ti no lo es. Es irrompible. Nunca te dejará mientras viva; Me lo dejó muy claro. Probablemente estaríamos en California si ella no quisiera estar cerca de ti. No estoy diciendo eso para hacerte sentir culpable. Solo quiero que sepas que, incluso con lo mucho que quería estar conmigo, y cuánto podría haber amado la luz del sol y el océano, nada —y quiero decir nada— le importa más que tú. Su amor por ti es más grande que cualquier océano en el mundo.
Si todo lo demás falla, espero que te vayas a dormir esta noche sabiendo verdaderamente eso.
Landon.
P.D. Te dije que debías tomar todo el tiempo que necesitaras, pero trata de no tomar tiempo por sentado. El mañana nunca está garantizado. Nada debe dejarse sin decir. Aprendí eso de la manera más difícil.

P.P.D. Creo que tú y yo estábamos destinados a estar en la vida del otro.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1754
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por berny_girl el Mar 14 Nov - 2:45

Landon es quien al final se lleva la nota mas linda y tierna en todo lo que hace... chicos dedicados como el, creo que solo existen en la ficción, por que hasta ahora yo jamas e visto uno. 


avatar
berny_girl

Mensajes : 1939
Fecha de inscripción : 10/06/2014
Edad : 29

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por IsCris el Mar 14 Nov - 10:28

Y explotó la bomba, solo habra que darle tiempo a Lilith para que pueda darse cuenta como Landon la parte positiva de su adopción.

Como dice Berny, estos chicos asi de buenos nada mas que los ve una entre libros :/


avatar
IsCris

Mensajes : 310
Fecha de inscripción : 25/10/2017
Edad : 19

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por yiniva el Mar 14 Nov - 10:52

Lilith descubrió la verdad, no lo tomó muy bien. Me encantó la carta de Landon


avatar
yiniva

Mensajes : 1752
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Noviembre 2017

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.