Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ABC de nombres
Ayer a las 17:45 por Guadalupe Zapata

» Juego de Rangos
Ayer a las 17:44 por Guadalupe Zapata

» A B C de Flores
Ayer a las 17:22 por Guadalupe Zapata

» A B C De Colores
Ayer a las 9:39 por alexana

» Propuestas Agosto 2018
Ayer a las 6:51 por martenu1011

» ABC de Cantantes y Bandas
Ayer a las 6:50 por Guadalupe Zapata

» De 2 en 2 hasta 10.000
Jue 16 Ago - 16:48 por alexana

» Números del 1 al infinito !
Jue 16 Ago - 16:45 por alexana

» Ranguitos para todos
Jue 16 Ago - 13:04 por katrinakurt

[/hidecode]Bloquear botón derecho[hidecode]
SELECCION DE TEXTO

Lectura Única Diciembre 2017

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Maga el Sáb 9 Dic - 22:54

Estos fueron unos capis divertidos. La verdad es Justin se pasó y el abuela más todavía jajaja
avatar
Maga

Mensajes : 2895
Fecha de inscripción : 26/01/2016
Edad : 30
Localización : en mi mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Sáb 9 Dic - 23:24

Cap 4
Oh... Les gustan las mismas cosas!!!
William dejame decirte que si esa no esa una señal no se que lo sea!
Awww!!! Tierna Carmella!
Sigo diciendo que Justin deberia bajarle 3 a su mala actitud!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1105
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 20
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Sáb 9 Dic - 23:34

Cap 5
Pues... Eso de que Justin se muestre tan solicito en lo de la pagina web no me huele nada bien!
Deosss...!
Ya puedo imaginar esa escena con todos esos juguetes!
Y esa Bridget con que tuvo algo con Mitch...
Pero tiene razon en que Lucy puede encontrar (ya encontro BTW) algo mejor que el!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1105
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 20
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Isa el Sáb 9 Dic - 23:48

El abuelo y Justin son cosas serias lol! lol!





avatar
Isa

Mensajes : 406
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 36

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Dom 10 Dic - 0:11

Cap 6
No puedo creerlo! Pobre William y Lucy!
Justin...! Deosss esta en graves problemas y Grant no se queda atras!
Emma debe darle un buen sermon o algo asi!
Owww!!! Carmella!!!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1105
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 20
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por yiniva el Dom 10 Dic - 15:09


Me da muchísimo gusto saber que les esta gustando la lectura



avatar
yiniva

Mensajes : 2236
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por yiniva el Dom 10 Dic - 15:14

CAPÍTULO 7


Horas más tarde, Lucy bostezó en el sofá. Habían estado en eso durante todo el día, solo descansado brevemente para comer, lo que Emma tuvo la amabilidad de hacerles. Uno por uno, William había escoltado a cada hombre dentro de la casa y les pidió sus credenciales. Después que había comprobado, le pidió que se quitaran cada sombrero, o casco, o lo que sea y tomara asiento. Todos los Kinkaids participaron en los interrogatorios, incluso Carmella sentada a un lado de Lucy. William estaba en su otro lado, protectoramente cerca.
Hasta ahora Lucy había perdido la cuenta de tantos trabajadores de construcción, agricultores y deportistas, los cuales tenían remolques, que William les pidió muy sabiamente que los dejaran en el porche. Pero fue el enterrador de la funeraria que le dio un susto, con su enfoque pálido, le aseguró que su lugar era agradable, tranquilo, oscuro y fresco. Sus pelos de punta por su columna le dijeron por supuesto, que él no era el único. Tampoco el piloto pidiéndole volar con él, ¡o el caballero proclamando su cinturón de castidad!
Finalmente, aquí antes que ella buscara a una persona razonable, había un oficial naval de treinta y tantos años quien realmente era guapo, sus ojos azules complementaban con su uniforme.
—He pasado seis largos años en el mar —dijo sinceramente—, sin pensar en nada más que tú.
Lucy suspiró, casi tentada a creer. Parecía bastante decente, fino y honrado. Bien construido de los hombros, también. Ella se dio cuenta que William la observaba cuidadosamente.
—¿De nuevo, dónde dijiste que vivíamos? —preguntó, tomando un sorbo de agua que Emma le había dejado en la mesa de café para ella antes. Todo eso de hablar había dejado su garganta seca.
—En la casa más bonita, con una cerca blanca.
—Oh —Ella dijo encantada—. Eso suena encantador.
William se acarició la barbilla y miró al chico. —Las vallas blancas son un dolor, ya sabes —Le dijo a Lucy.
Grant se inclinó hacia delante. —Es verdad. Tengo que pintarlas todos los años.
—No te preocupes porque la pequeña señora mueva un dedo —dijo el oficial—.
Ella me puede dejar todo el trabajo de hombres para mí.
William se movió incomodo mientras Grant miró a su hijo. Emma los contemplo antes de saltar. —¿Qué hay de la identificación?
El oficial se giró hacia ella, confundido. —¿Mis credenciales militares? En realidad ya las mostré.
Grant asintió con la cabeza a su esposa. —No esas. Estamos hablando de algo más personal.
—¿Personal? —pregunto el hombre.
—Ya lo creo —dijo William.
—Algo que demuestres que en verdad eres un McCoy.
—¡Pruebas! ¡Sí queremos pruebas! —Carmella insistió.
Justin se sentó cerca para ver el espectáculo con interés, pero no dijo ni una palabra. Lucy lo miró y después a los demás.
—Las pruebas no son una mala idea —dijo ella, adivinando lo que los Kinkaid tenían en mente. Estudió su anillo de compromiso un momento y miró al oficial de reojo.
—Bueno, yo estaba en el mar —Él vaciló—. No estoy seguro de cuanto crees que yo...
 —¿Cuál es tu apodo?
—¿Apodo?
—Claro, ya sabes —dijo Lucy brillantemente—. Algo que pude haberte dicho —
Se sonrojó un poco en pensar en ella misma—… algo intimo entre nosotros. ¿Un nombre de mascota?
Él la miró fijamente, sin habla, entonces miro a todas las caras. —¿Fido?

♥️ ♥️ ♥️

William cerró la puerta unos segundos más tarde mientras Emma hablaba. —Y pensar que nos acercamos por un minuto.
—Qué fracaso —dijo Grant sacudiendo la cabeza—. Todo un puñado de tuercas flojas.
—Me temo que tienes razón papá —William estuvo de acuerdo.
Lucy suspiró agotada. A ese ritmo, nunca iban a encontrar a su verdadero hogar. William la miró con simpatía. —¿Qué tal si tomamos un descanso? Te ves como si estuvieras cansada y debes descansar por ese golpe en la cabeza.
—Eso sería genial —dijo ella, sintiendo una ligera tensión. ¿Quién sabía que podía ser tan duro tratar de encontrar al hombre del que estás enamorada?—, pero que le decimos a los otros afuera?
—No te preocupes —dijo William—, yo me encargo de eso.
William salió al porche mientras Emma y William tomaron a Carmella a la cocina para comer un aperitivo. Justin se quedó atrás, mirando a Lucy.
—Realmente los tienes haciendo fila alrededor de la cuadra —dijo.
—Gracias a tu página web —dijo ella, tratando de ser agradable.
—Naw. Yo diría que es gracias a lo que papá ha estado mirando.
—¿Qué quieres decir?
—Creo que ya sabes lo que quiero decir. Él ha estado mirándote con sus ojos de cachorrito desde que llegaste.
—Tu papá está tratando de ayudar.
—Sí y tu también. Ayudarte a ti misma a entrar a esta familia —dijo con un toque amargo.
—Justin, eso no es justo. Nadie más que yo quiere saber quién soy o que hago, créeme.
—Mientras tanto, lo tienes muy cómodo, ¿no? entrando al corazón de papá como un gusano en la manzana.
La cara de Lucy se calentó. —Yo… No conoces la verdad. Además, mi estancia aquí es temporal. Muy pronto voy a tener mi antigua vida y estaré fuera de tu camino. Pero Justin, mientras tanto —Ella lo miró atentamente—. Me aseguraré que tú y yo tengamos un poco de paz.
—¿Quieres decir, que yo no tendré noticias de ti, es eso?
Los hombros de ella se hundieron más mientras estaba herida por él. Sabía que el chico estaba teniendo momentos difíciles, pero honestamente no estaba aquí para hacer las cosas duras. —No estoy diciendo que sea obligatorio.
—¿Obliga quién..?
—Nada es obligatorio, Justin. No voy a obligarte hacer nada, porque no puedo. Eres prácticamente un hombre. Uno grande para tomar sus propias decisiones —Él la miró con recelo.
—Bueno, si no me estas obligando, ¿qué estamos haciendo?
—Te estoy preguntando —Ella levantó una ceja—. ¿Bastante, por favor? Es tu elección.
Justo en ese momento, William llegó de nuevo con una pila de correo. Miró a Lucy
después a su hijo y de nuevo. —¿Pasa algo aquí?
Lucy lo miró inocentemente. —Nada de nada. William se giró hacia su hijo. —¿Justin?
—Nada, papá. No es nada, ¿bien? —Se dio la vuelta y se metió en la cocina, mientras que algo en la pila de William llamó la atención de Lucy.
Había la foto de un chico en la parte posterior de bienes raíces. Una cara con el pelo corto y grandes ojos oscuros sobre una escena de cuento de hadas, un castillo con torreones. Qué pasaba con la bandera ondeándose desde una de las torres—Deja que la magia de Mitch encuentre su castillo de ensueño—¿tendría que llamar?
La voz de William zumbaba desde lejos mientras todo su mundo se confundió.
—¿Bridget? ¿Estás bien?
Sintió una punzada de dolor por encima de la sien izquierda. —¡Oh! Oh, mi cabeza. —Lucy parpadeó con fuerza, tropezando hacia él.
William la tomó en sus fuertes brazos y la apoyó contra él. —¿Bridget? ¿Qué pasa?
¿Bridget? ¿Por qué la estaba llamando así? Lucy se sintió en espiral en un túnel oscuro, visiones arremolinándose a su alrededor: Gus sirviendo panqueques... Mitch entregando sus paquetes... Despertar en el sofá aquí...
Y, ¿eh? ¿Sus padres bailando Billie Holiday...?
—Estoy... en realidad no, yo —ella respiraba mientras William la abrazó. Cascabeles sonaban mientras su mundo se volvió negro y algo fuerte la levantó y la llevó.
William dirigió al Dr. Mass, con la voz teñida de preocupación. —Ella va a estar bien, ¿verdad, doctor? ¿Doc? —Junto a ellos, Bridget estaba tendida en el sofá, cubierta por una manta.
—Oh, sí, muy bien —dijo el Dr. Mass—. No es tan malo como parece. Ella acaba de conseguir superar el shock.
—¿Quieres decir, sobre quién es en realidad?
—Podría ser muy bien.
—Pero ¿por qué se desmayaría?
El Dr. Mass se acarició la barba nevada. —A veces, estos casos de amnesia implican algún tipo de conflicto interno. Cuando los recuerdos empiezan a reaparecer, no siempre son un alivio.
—¿Estás diciendo que ella tiene miedo de enfrentar la verdad acerca de quién es
en realidad?
—Todo depende de lo que tiene que ganar y perder al convertirse a sí misma de nuevo.
William echó su mirada en Bridget, dormida como una hermosa princesa. Tal vez había estado leyendo demasiados cuentos de hadas para Carmella, pero no podía dejar de pensar que parecía que había salido de una de esas páginas de cuentos. Pero en los cuentos que había leído a su niña, siempre era un apuesto príncipe que llegó. No un banquero díscolo con una hipoteca de clase media y un par de niños.
—Dr. Mass —dijo, mirando a los ojos del anciano—. ¿Le puedo preguntar algo?
—Ve directo al grano.
—Bueno, yo sé que esto suena loco. Descabellado, seguro. Preguntarte por todas las personas... Pero algo ha sucedido en esta casa, algo que desafía todo... Lo que quiero decir es… —Él respiró—. ¿Usted cree en Papá Noel?
—¿Creer en Papá Noel? ¿Quién yo? —El Dr. Mass rio y pulsó el pecho—. ¿Por qué? ¡Por supuesto que sí!
—¿Qué? —William farfulló.
—William, hijo mío, —dijo el Dr. Mass, empacando su maletín—, te conozco de toda tu vida. Te he visto crecer desde pañales hasta ahora, y te has convertido en un hombre hecho y derecho. Pero en algún momento, has cambiado. No estoy seguro de cuándo. Tal vez fue cuando perdiste a Karen. Parecías perder tu fe.
—¡Pero, Santa! ¡Estoy hablando del hombre en el traje rojo!
—Sí, Sí. El que viene el día de Nochebuena. ¿Es al que te refieres? —Él rompió su bolsa y miró hacia arriba—. Pero a ver, es lo que consigues cando mezclas las cosas.
—¿Mezclar cómo? —preguntó William, perplejo.
—Yo no sé quién en la tierra empezó ese mito, porque eso es lo que es, una falsedad.
—¡Ajá! Así que no hay Santa.
El Dr. Mass, que se había dirigido hacia la puerta, se detuvo. —No hay un Santa Claus, de hecho, —él dijo, encontrando la mirada de William—. Pero ¿no lo ves? Él no sólo existe en la víspera de Navidad. ¡Él está aquí todo el año!
—Junio, septiembre, sí, incluso en enero. No se trata tanto de el hombre en el traje
rojo, ya que es sobre lo que está en tu corazón. Todo lo que tienes que hacer es abrirte a
la magia y creer.
Emma entró en la sala de estar para encontrar a William sentado en un sillón junto al sofá.
—¿Se ha ido el médico?
—Sí.
Ella silenciosamente cerró la puerta de la cocina detrás de ella. —Estás muy preocupado por esta chica, ¿verdad, hijo?
—Estoy preocupado por ella y Carmella, también. Acerca de lo que la verdad va a hacer para todos nosotros.
—Tal vez no deberías haberle mentido a Carmella.
—¡Madre! Yo nunca le mentí!
—Eludiste la verdad.
—No, no lo sabía —dijo con firmeza —. De hecho, todavía no estoy seguro de lo que hago.
Se sentó en la silla enfrente de él y habló con una sonrisa amable.
—Vamos, William. Estás un poco viejo para creer en Santa.
Estudió con nostalgia a Bridget, durmiendo en el sofá, y luego miró a los ojos de su madre.
—¿Lo soy?
—¿Qué estás diciendo? ¿Qué te has enamorado de una desconocida?
—Nunca dije eso, precisamente. Sólo...
—¿Qué?
—Ya sabes cómo ha sido desde que Karen murió. Emma estudió su hijo. —Solitario.
—Sí.
—¿Pero seguramente no puedes creer…?
—¿En los milagros, madre? ¿Por qué no?
Justo en ese momento, Carmella entró y corrió al lado de Bridget. —¿Va a estar bien, papá? Por favor, dime que sí.
—Sí, cariño —le aseguró —, ella va a estar bien.
El rostro de la niña se iluminó cuando se giró hacia su abuelita. —¿Sabías que ella canta muy bonito? Cantó para mí, y era como mamá.
Una lágrima brillaba en los ojos de Emma mientras miraba de Carmella a su hijo.
—Por qué no, de hecho —dijo en voz baja.


avatar
yiniva

Mensajes : 2236
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por adricrisuruta el Dom 10 Dic - 15:24

Que cantidad de locos con los que tuvieron que lidiar!!!
Por fin recordó y sabe que no es linda la vida que tiene...
Me asusta como se tome Carmella la ida de Lucy ahora que ha recordado.
Esperemos que la magia influya en todos y este felices para siempre sea posible.

Gracias @Yiniva


Traté de impedir que cruzaras mi mente. Traté de sacudirte de mis pensamientos. Pero me quedé pensando en ti y mi corazón dio un salto. Y entonces...  Y entonces, accidentalmente caí enamorado de ti."


   
avatar
adricrisuruta

Mensajes : 2996
Fecha de inscripción : 14/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por mariateresa el Dom 10 Dic - 15:38

Hohoho ahora Lucy va a recordar, que ternura me da Carmella toda esa inocencia haciendo que los mayores crean en los milagros de navidad.
Gracias por el capi


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1836
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Maga el Dom 10 Dic - 20:32

Bueno fue toda una locura. Y Lucy como dicen las chicas ya sabe que su vida no es como quiere, quiere  la familia de Will y a Will. La que va sufrir es Carmella.
avatar
Maga

Mensajes : 2895
Fecha de inscripción : 26/01/2016
Edad : 30
Localización : en mi mundo

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Dom 10 Dic - 20:39

Uh!!!
Lucy recupero la memoria! Y se desmayo!
Ese doctor es muy sabio!
Ow!!!
Cuando Lucy se vaya me va a doler el corazon por Carmella! Tan hermosa la nena!
William ya abre los ojos!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1105
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 20
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Dom 10 Dic - 21:34

Ay ya quiero saber que sigue!


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1902
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por IsCris el Dom 10 Dic - 22:39

Capítulo 6
Vaya circo que se formó jajajaja la princesa en busca de su sapo xD
Que momento tan dulce con Carmella


avatar
IsCris

Mensajes : 423
Fecha de inscripción : 25/10/2017
Edad : 20

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por yiniva el Lun 11 Dic - 14:13

Hola a todas, feliz inicio de semana, que pasará ahora que Lucy  empezó a recordar, será que por fin vamos a saber como fue que llegó ahí.



avatar
yiniva

Mensajes : 2236
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por yiniva el Lun 11 Dic - 14:26

CAPÍTULO 8


Mitch se movió deprisa hacia el escritorio, donde una asistente estaba desorbitada sentada en su escritorio.
—¿Si no te importa?  —dijo, espantando  a la subalterno fuera. La chica se levantó y se escabulló, echándole una mirada extraña.
Buena ayuda era realmente difícil de encontrar. Probablemente las compraban en Q-Bay.
Mitch se dejó caer en la silla con un suspiro. Segundos más tarde, su mirada fija en la pantalla del ordenador.
—¡Feliz dulce Navidad! —exclamó en voz alta—. ¡Esa es mi Luce! —y fue, también, solo que más temerario. Nunca había sabido que Lucy llevase atuendos como esos. Oye, espera un minuto. ¿Qué decía? Ella no era ninguna madre, por el amor de Dios. ¿Y cómo ella podría pensar que su nombre era Bridget? ¿Sería posible que ella realmente no lo supiera?
Mitch entró en pánico brevemente, preguntándose si se trataba de algún tipo de truco que ella estaba jugando. Tal vez un intento de hacerle reconsiderar toda la cosa de los niños. O tal vez, solo tal vez, ella estaba volviendo a él.
Sí. Esa podría ser. Se suponía que íbamos a estar juntos para las fiestas, y Mitch de repente se dio cuenta de que ¡no la había visto desde hacía cinco días! No, pensó sacudiendo la cabeza. No se parece a mí Luce. Ella no jugaría ningún feo truco. Ella es una buena chica. Realmente simple.
Él se comía con los ojos las borlas de cascabel, los ojos le explotaban. Y ahora  ella simplemente estaba sobresaliendo fuera de todo el lugar. Jesús. ¿Era este algún tipo de manera de comportarse en las fiestas? Mitch rápidamente se molestó consigo mismo, con la esperanza de que sus padres no lo hubiesen visto. Luego le dio a la oficina una lenta y elaborada lectura. Otros agentes estaban sentados en sus escritorios, sonriendo a sus pantallas de ordenador. ¿Todos ellos estaban sintonizado esto?
—¡Hey, Magic Maker Mitch! —Amanda llamó desde el frente. Nunca le había gustado Amanda. Ella siempre estaba en el negocio de todos—. ¿Vas a ir allá?
Mitch se quedó mirando abajo hacia la imagen de Lucy con una dirección en la lista. Luego, ignorando a Amanda y a los otros mirones, tomó su abrigo y se dirigió a la puerta.
Grant, Emma, y los niños estaban en el vestíbulo, poniéndose sus abrigos.
—Mamá, papá —dijo William—. Muchas gracias. Es muy amable de su parte hacer esto.
—¡Tonterías!   —dijo Emma—. A los niños les encanta el patinaje sobre hielo.
Además, necesitan un descanso de la locura.
—¡Todos lo necesitamos! —Grant proclamó.
—Yo no veo por qué tengo que ir también —dijo Justin con el ceño fruncido—. Al cerebro de pelusa es a la que le gusta patinar, no a mí.
—Solo coopera, Justin —dijo su padre—, el aire fresco te hará bien.
—Yo ya tuve algo de aire fresco.
—Tu probablemente no lo recuerdas —susurró Grant con voz ronca al oído de Justin.
 William los vio salir por el porche, agradecido de que la nieve había cesado y el césped se había despejado.
Incluso las camionetas de televisión habían seguido adelante. Gracias a Dios. ¡Qué circo!
Regresó a la casa y se sorprendió al ver a Bridget sentada insegura en el sofá.
—Estas despierta.
Se frotó los ojos y miró alrededor por la habitación.
—Oh sí. Conozco este lugar.
Él se acercó y se sentó junto a ella, tomando su mano suavemente.
—Claro, estamos en la sala de estar.
—¿Nuestra sala de estar? —preguntó, entrecerrando los ojos.
—No, me temo que es el mío.
—No, no lo es —ella le apretó la mano con firmeza y lo miró a los ojos—. William, es el mío.
Amablemente le dio unas palmaditas en el dorso de la mano con su mano libre.
—Me temo que estas confundiendo las cosas. Ella se soltó de su agarre y estudió la decoración.
—Por supuesto, el papel de la pared es diferente.
William se pasó una mano por el pelo. El Dr. Mass se había equivocado con Bridget. Ella no estaba mejorando. ¡De hecho parecía aun peor!
—Bridget, escúchame…
Ojos azules brillaban mientras centraba su mirada en la de él.
—¿Por qué me llamas Bridget?
—Ese es tu nombre, ¿o no?
—No, no lo creo. Quiero decir, me es familiar.
—¿Te acuerdas de cómo has llegado aquí?
Ella agarró el brazo del sofá y se puso de pie, mirando a su alrededor.
—Todo eso está muy borroso. Pero este lugar, sí. Lo recuerdo. Lo recuerdo bastante bien. —Sus ojos viajaron a la repisa llena de decoraciones de Navidad, luego se instaló en un lugar a la derecha de la chimenea—. Especialmente el pasadizo oculto detrás del librero.
William sintió un poco de pánico. Ella no solo estaba confundida, ahora ella estaba delirando.
—Espera justo ahí. No te muevas por un segundo —dijo él, tomando su móvil de la mesa de café—. Creo que sería mejor llamar al Dr. Mass.
—¡Pero Chris Mass ya ha ido y venido!
—¿Tu recuerdas eso?
—Me pareció haberte oído hablar.
William sintió rubor, preguntándose qué parte de las conversaciones había escuchado. El primero con el Dr. Mass y luego la de su madre.
—Pensábamos que estabas durmiendo. Ella negó con la cabeza ligeramente.
—Tal vez fue un sueño que tuve. ¿Algunos hablaron de Santa Claus? El cuello de William se puso caliente.
—Esto solo tomará un segundo —dijo empezando a marcar—. ¿Por qué no te sientas hasta que vuelvas? ¿Solo para estar seguro?
Lucy se sentó en una sección del sillón cuando William salió de la habitación.
Estaba tratando de susurrar, pero su voz se elevó en aparente pánico.
—¿Qué quiere decir con que no puede venir? ¡Le acabo de decir que está actuando de una forma delirante! ¿Un bebé? Bien, ¡dile a la mujer que espere! No lo sé. ¡Que cruce las piernas!
Lucy no sabía mucho acerca de lo que estaba sucediendo, pero ella no se creía a si misma como delirante.
La verdad era, que todo estaba volviéndose claro. Tan claro, de hecho, que ahora estaba segura de que había estado en lo cierto acerca de la estantería. Se puso de pie con determinación y se estabilizó. Mientras la madera de la parte posterior de la plataforma incorporada había sido pintada de blanco, ella estaba apostando que todavía podía encontrar el panel que lo soltaba. Lucy movió con cuidado algunos libros fuera de su camino, poniéndolos en estante inferior. Tap-tap, tap-tap…. estaba justo alrededor de…. aquí…. Ella puso una uña por debajo del borde del panel y tiró ligeramente. Para su asombro, se movió. Con cautela, se deslizó hacia un lado. Un pequeño hueco oscuro se había abierto. Dentro de él se encontraba un solo interruptor. Lo levantó y un ruido fuerte sonó zumbando. Poco a poco la estantería de antes comenzó a moverse.
Lucy dio un paso atrás con deleite. Lo sabía. ¡Yo solo lo sabía! De repente, todo volvió en un instante, como la ceguera y el brillo de la más blanca ventisca de nieve. Ésta
era su casa. ¡Había vivido aquí!
William apareció a su lado, con la boca abierta.
—No estabas bromeando sobre eso del pasaje —dijo, mirando al frente en el espacio cavernoso.
Ella se volvió a él, con las mejillas ardientes.
—William —dijo—. Ya sé cómo me metí en tu casa. Él la miró con incredulidad.
—¿No me digas que has venido por allí?
—Yo solía jugar allí todo el tiempo. Al igual que Nancy Drew.
—Espera un minuto. ¿Qué estás diciendo? ¿Tú solías vivir en esta casa?
—Cuando era apenas una niña.
Miró de nuevo en el profundo y oscuro túnel.
—¿A dónde va esto?
—Vamos —dijo ella—, te voy a mostrar.
Ella dio un paso adelante y él le puso una mano en su hombro.
—Tal vez debería ir primero.
—Muy bien —dijo ella, sonriendo. Por supuesto, ¡esta es tu casa! Algo sobre chocar de golpe con su cabeza, y sin saber quién era, y no sabiendo quien era ella, debía haberla enviado de vuelta a ello. Volviendo al refugio seguro que recordaba, incluso si ella no podía recordar nada más.
William intentó deslizarse junto  a  ella  en  el  estrecho  espacio,  llevándolos  casi pecho con pecho. Hizo una pausa, mirándola a los ojos.
—¿Quién diseño este lugar?
—Alguien que solía trabajar para el gobierno. Paranoicamente esquizofrénico, dicen algunos.
—Agradable.
Estaban tan cerca, casi tocándose, que por un segundo Lucy no podía respirar. Era el hombre más guapo, sin embargo, en muchos aspectos, mucho más atractivo que Mitch. Tenía todas las cualidades que Lucy quería, todo lo que ella había esperado en un hombre. Ella se había convencido que no existía. Pero lo hacía, y aquí estaba, en carne.
Lo curioso era, que nunca habían sido presentados correctamente.
—Mi nombre es Lucy —dijo ella, su voz saliendo como un chillido. Una lenta sonrisa se abrió camino a través de su hermoso rostro.
—¿Ah sí?
—Lucy West. Soy una camarera en el centro y vivo en la calle Nueve. Ojos marrones brillaban con deleite.
—Nunca creí que tú fueras una Bridget.
—No.
Él la estudió durante un latido prolongado y por un momento loco, Lucy esperaba que pudiera besarla. Ella había albergado el mismo deseo bajo el muérdago. Aunque entonces, no había recordado que tenía novio.
No había más dudas ahora.
—¿No deberíamos… ya sabes? —dijo inclinando la barbilla en la dirección del túnel.
 —Sí, claro. —dijo, dando un paso atrás para poder avanzar.
En la pista de patinaje al aire libre, Justin a regañadientes se arrastró sobre el hielo al lado de su hermana. En una pandilla de chicas cercanas, una señora joven en particular, tenía su mirada en el niño. Emma le dio un codazo a Grant.
—Mira hacia allá.
—¿Dónde? —Él estiró el cuello para espiar la bonita morena riendo tontamente en su mano—. Bueno, voy a estar…
—¿Crees que Justin tiene alguna idea? —preguntó Emma. Grant rió.
—Parece que lo hará ahora.
Emma observó divertida cuando la chica patinó hacia Justin, orejeras hinchadas enmarcando el pelo largo y castaño que fluye detrás suyo mientras ella iba. Golpeó a Justin en el hombro justo cuando estaba a punto de entrar en una zancada. Se volvió para mirar a la chica con sorpresa, el cuello y la punta de los oídos enrojeciéndose.
—Igual que su padre —dijo Emma con una cálida sonrisa.
—Hmm —contestó Grant—. Parece que ella le está pidiendo ir a patinar. Carmella se interponía entre su hermano y la chica, mirando felizmente de uno al otro.
—¡Vamos! —Emma oyó su grito—. Voy a tener el chocolate con el abuelito y la
abuelita.
—Voy a ir, también —dijo Justin, corriendo tras ella.
El rostro de la chica cayó. Pero entonces la pequeña Carmella se hizo cargo. —
¡Oh, no no —dijo ella, empujando a Justin de vuelta en el hielo—. No hay chocolate suficiente para ti.
Justin se volvió para enfrentarse a la chica, toda su cara de color rojo remolacha. Grant rió y luego le susurró Emma, mientras Carmella se acercaba.
—Es bueno ver que su hermana no lo deja acobardarse.
Segundos después, la muchacha le tendió la mano y Justin la tomó, dejando que lo arrastrara sobre el hielo.
—Parece que Justin tiene novia —cantó Carmella, caminando hacia adelante. Emma y Grant se miraron y sonrieron.

♥️ ♥️ ♥️

Mitch bajó de su camioneta y salió hasta el pie de la puerta principal de la casa Kinkaid. Algo divertido estaba pasando aquí, y lo que fuera, iba a llegar al fondo del mismo. Tocó el timbre y esperó. Luego lo intentó de nuevo. Logrando nada. Hmm. Todavía había un coche en la entrada. Tal vez ellos no lo habían escuchado, pensó, decidiendo utilizar la aldaba. Mitch miró su celular para la hora, adivinando que ya había estado de pie aquí diez minutos.
Bueno, seguro que no vino evidentemente a través de la ciudad para nada. Él puso su mano en el picaporte, volteándolo fácilmente. La gente realmente debería tomar más precauciones. Dejando la puerta abierta en estos días sólo podría invitar problemas.
Él tentativamente abrió la puerta y llamó en el interior, pero no obtuvo respuesta. Tal vez estaban en la parte trasera o estaban viendo la televisión. Caminó unos pasos en
el interior y gritó más fuerte. Fue entonces cuando lo vio, el enorme agujero grande en
la pared.
—¡Dulce Feliz Navidad! ¿Qué es eso? Parece que alguien bombardeó este lugar.
—O tal vez eso es lo que era, una especie de refugio antiaéreo. Sí, estoy apostando a que es correcto. Toda esta instalación sólo se pone más y más rara.
Él respiró hondo y entró en la oscuridad


♥ ♥ ♥



 
William puso sus manos en la parte posterior de la antigua lámina de cartón, una vez con la intención de mantener las herramientas de jardín, y empujó con suavidad. Para su sorpresa, el tablero se desprendió en sus manos. Él forcejeó para atraparlo antes de que se derramara hacia adelante, luego la dejó a un lado, apoyándola contra una pared cercana.
—Esto es increíble —dijo, mirando a su alrededor el espacio lleno de gente. Telarañas estaban por todas partes dentro de la antigua caseta de jardín, una extensa capa de la cortadora de césped.
—No haces mucho trabajo de jardín, ¿verdad? —preguntó Lucy. Se encogió de hombros como disculpándose.
—Puedo contratar un servicio de césped.
—Habría recordado este lugar —le dijo ella con creciente confianza—. Aun cuando nada más tuvo sentido para mí. William, así es como me metí en tu casa.
—¿Cuánto tiempo hace que vives aquí? —preguntó con asombro.
—Sólo hasta que mis padres murieron. Yo tenía doce años y medio.
—Oh Lucy —dijo, con el corazón dolorido por ella—. Lo siento mucho. Sus ojos se empañaron ligeramente.
—Después de eso, me fui a vivir a una casa hogar. Todo el mundo allí era muy agradable, pero no era lo mismo.
Por supuesto, no podría haberlo sido. Qué horrible para ella haber sufrido esa tragedia, y con tan corta edad.
—¿No tiene hermanos o hermanas? —preguntó.
—No, era sólo yo.

No es de extrañar que ella hubiera preguntado acerca de tener hijos. Tal vez ella quería para ella misma el tipo de familia que el destino no le había permitido cuando era una niña. William habló pasando el nudo en la garganta, deseando poder encontrar una manera de hacer todas las cosas mejor. Daría cualquier cosa para quitar el dolor en sus ojos ante el recuerdo de su pérdida.
—¿Por lo tanto, eres sólo tú? ¿Estás sola? Ella tomó aire y forzó una mirada brillante.
—No, yo tengo a Mitch.
—¿Quién es Mitch?
—Ese sería yo —dijo una voz contenciosa—. Yo soy el deseado.
William giro con sorpresa cuando un hombre robusto, de pelo negro salió del pasillo y entro en el espacio lleno de gente con ellos.
—Mitch —gritó Lucy con alarma.

—¡Luce! —respondió, abriendo ampliamente sus brazos—. ¡Pensé que te había perdido! —Él le dio un gran y ajustado abrazo contra él. Ella le disparó a William una mirada impotente y su cuello se sonrojó. ¿Qué podía hacer? Él no podía romper el feliz reencuentro.
—¿Acaso este hombre te hizo daño? —preguntó Mitch, cuando Lucy se echó hacia atrás—. Porque si lo hizo, juro…
—No, Mitch. De verdad. No es así en absoluto.
—¿Cómo es, entonces? —preguntó, mirando sospechosamente a William. En todos sus treinta y ocho años, William nunca se había sentido tan completamente evaluado.
William le tendió la mano, sin saber qué más hacer.
—Soy William Kinkaid.
Mitch levantó una ceja, y luego se volvió hacia Lucy.
—¿Es eso cierto? ¿Este tipo es buena gente?
—Sí, Mitch. —Lucy suspiró pesadamente—. Es una historia muy larga, pero William no tenía nada que ver conmigo viniendo aquí. Él ha sido nada más que un perfecto caballero, lo juro.
—Esperemos que así sea —dijo Mitch, dando vuelta para tomar la mano de William. Antes de que pudiera hacerlo, se detuvo—. Espera un minuto… ¿Qué pasa con aquellos que… ya sabes? —Él hizo bocina con las manos delante de su pecho—. ¡Las cosas de cascabel.
—Eso no fue William —se apresuró Lucy a explicar—. Eso fue Justin.
—¿Justin? ¿Ha estado pasando una especie de trío?
—Mitch —gritó Lucy en estado de shock.
—Espera un segundo —dijo William, ofendido—. Justin es mi hijo.
—¡Aún peor! —Las sienes de Mitch se hincharon y Lucy llegó para calmarlos.
—Bebé, han pasado muchas cosas en esta casa, pero nada de eso. Los Kinkaids son una familia muy agradable. Ellos no fueron más que buenos conmigo.
Mitch frunció el ceño y sacudió la cabeza.
—Bueno, está bien. Si tú lo dices. —Él comenzó a tomar la mano de William de nuevo, pero se detuvo—. Sin monerías, ¿eh? —le preguntó a Lucy—. ¿Ni siquiera con este guapo mono, aquí?
Ella se sonrojó carmesí brillante. —No, Mitch.
—¡Bueno, está bien! —Él le dio un rápido beso en los labios que hizo a William sentirse un poco mal del estómago. Él había conocido naturalmente todo el tiempo que Brid… uh, Lucy tenía un novio y otra vida esperándola en alguna parte. Sólo que no se había dado cuenta cuan inquietante sería verlo.
Finalmente, Mitch extendió su agarre.
—Encantado de conocerte, compañero —dijo Mitch—. No puedo esperar a escuchar esta historia.

♥ ♥ ♥

Emma y Grant entraron en la casa con sus bolsas de comida rápida y enviaron a los niños arriba a cambiarse. Al acercarse a la cocina, Emma se detuvo, levantando una mano en advertencia a su marido. Grant miró más allá de ella a William, sentado tristemente en la mesa de la cocina. Emma miró a Grant con el ceño fruncido de preocupación. Algo no se sentía bien aquí. Además, estaba muy silencioso.
Puso su cara más alegre y cargó las bolsas de hamburguesas al centro de la isla de la cocina.
—Nos detuvimos y recogimos la cena camino a casa.
—Los niños ya comieron en el coche —añadió Grant—. Justin comió como un caballo.
William se encontró con los ojos de sus padres con una mirada triste.
—Gracias, chicos.
—¿Dónde está Bridget? —preguntó Emma.
William suspiró y puso sus manos sobre la mesa.
—Mamá. Papá. Tengo algo que decirles.
Grant se acercó y se sentó mientras Emma se sentaba en otra silla.
—¿Qué pasa, hijo? —preguntó Grant.
—Su nombre no es Bridget —respondió William, con los ojos enrojecidos—. Es  Lucy.
 —Bueno, Lucy es muy agradable… —comenzó Emma.
—Ella se ha ido.
—¿Se ha ido? —Grant estaba visiblemente sorprendido.
—¿Quién se ha ido? —preguntó Carmella, entrando en la cocina. William miró a su pequeña hija, odiando darle la noticia.
—Bridget, cariño. Me enteré de donde vive y…
—¡No! —exclamó Carmella, lanzándose hacia él.
—Espera, cerebro de pelusa. —Justin había aparecido y envolvió sus brazos alrededor de ella.
Ella miró a su padre, las lágrimas corriendo por su rostro.
—¡Pero no puede ser verdad!
—¿Lo es, papá? —le preguntó Justin, con la frente arrugada con preocupación.
William frunció los labios por un latido de remordimiento antes de hablar. —Lo siento, chicos. Deseo…
—¡Pero lo prometiste! —gritó Carmella—. ¡Lo prometiste, papá!
Se puso de pie, dando un paso hacia ella, pero ella retrocedió contra Justin, quien la abrazó con fuerza. El corazón de Emma se rompió con la escena. Aquí todo el mundo se caía a pedazos, no menos importante uno de ellos parecía ser su hijo.
—Calabaza —dijo William, con la voz quebrada.
—¡No me digas calabaza! —dijo, saliendo de los brazos de Justin.
Antes de que se dieran cuenta se fue a través de la puerta, sus pequeñas pisadas corriendo escaleras arriba.
—Voy a ir tras ella —le dijo William a los otros.

♥️ ♥️ ♥️

—Carmella, por favor, cariño, háblame —dijo William mientras ella se inclinó hacia delante, enterrando su cara en una almohada. Él tragó la quemadura en su garganta—. Lo siento, Carmella. Realmente, lo estoy.
—¡Pero dijiste que era mi mamá! —Su voz apagada regresó.
William retiró pacientemente la almohada y le acarició la mejilla húmeda con el pulgar.
—Nunca dije eso, cariño. Tú lo hiciste. Yo sólo dije que creía en Santa.
—Pero no lo entiendo. —El dolor surcaba sus ojos, amenazando con partir a William en dos—. Si su verdadero nombre no es Bridget y Santa no la trajo… Entonces…
—Su voz se quebró de nuevo—. No existe Santa realmente.
—Ahora, espera un segundo —dijo William—. No sabemos si es así.
—Pero no puedes creer. Simplemente no puedes. Especialmente no ahora.
—¿Por qué no?
—Debido a que no te trajo lo que querías, tampoco.
—¿Cómo sabes lo que papá quería? Ella lo miró con los ojos humedecidos.
—Porque te he escuchado… llorando por la noche. —William parpadeó, dándose la vuelta—. Querías a alguien, también. ¿No es así?
—Sí —dijo en un susurro.
Ella extendió la mano y le tocó el brazo.
—Entonces, no hay Santa Claus —dijo en voz baja—. Y si existe, nos falló a ambos.
Si esa era la verdad, entonces ¿por qué sonó la declaración de Carmella tan falsa en su corazón? Tal vez las cosas no habían salido como podrían haberlo hecho, pero él nunca lo llamaría un error haber tenido Lucy aquí. De hecho, tener su presencia en esta casa —aunque fuera por un rato, había sido el mayor de los regalos.
—Oh, yo no diría eso —dijo William, tirando de su hija en un abrazo.


avatar
yiniva

Mensajes : 2236
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por adricrisuruta el Lun 11 Dic - 17:53

Ese imbécil de Mich pensó de todo menos en que Lucy estaba perdida. Idiota!!
Parece que la novia pudo "endulzar" un poco el carácter de Justin.
Se me rompió el corazón por Carmella y William...
Espero que Lucy se de cuenta de su error pronto.

Gracias @Yiniva


Traté de impedir que cruzaras mi mente. Traté de sacudirte de mis pensamientos. Pero me quedé pensando en ti y mi corazón dio un salto. Y entonces...  Y entonces, accidentalmente caí enamorado de ti."


   
avatar
adricrisuruta

Mensajes : 2996
Fecha de inscripción : 14/10/2015

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por citlalic_mm el Lun 11 Dic - 19:16

6:
Que Question Question Question En  de verdad pensé que era solo un sueño, con hijo como Justin, ya tendría canas de colores; eso si del tal abuelo tal nieto jaja. Desde el inicio no pare de reir…
 
7:
Jaja que elección de hombres digna de un casting de película, eso si el oficial naval fido llevaba las de ganar ah!! Y Justin ese pobre niño necesita amorrrr y mucho…
 
Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Todo lo que tienes que hacer es abrirte a la magia y creer. Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven Like a Star @ heaven
 
8:
Uff! pero que hombre es ese mitch cinco malditos días y no se había dado cuenta de donde estaba Lucy, si que le importa.
Y de nuevo la confusión? , esta historia da muchas vueltas y todas ellas entretenidas y ahora con el poco interesado mitch queriendo saber que ha pasado
Todos en la familia tendrán su pequeño milagro de navidad, que bien!!!! TIERNO11
avatar
citlalic_mm

Mensajes : 898
Fecha de inscripción : 04/10/2016
Edad : 35

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Lun 11 Dic - 23:27

No me gusto mucho este capitulo, como se va asi Lucy? Mitch ni siquiera se dio cuenta hasta despues de 5 dias.


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1902
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por IsCris el Lun 11 Dic - 23:44

Que idiota es Mitch, luego de cinco días es que se acuerda de Lucy. Y para llegar y actuar como el mejor del mundo, imbécil
Me parte el corazón Carmella, pobre y estoy segura que Justin también echara de menos a Lucy.
Esperemos que Will pueda convencerla de llegar de vuelta


avatar
IsCris

Mensajes : 423
Fecha de inscripción : 25/10/2017
Edad : 20

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Lun 11 Dic - 23:51

OWWW!!! Pobre Carmella!!!
Me parte el corazon!!!
Tmrrr!!!
Aunque odio las mentiras ojala Mitch no hubiera aparecido!
Quiero que Lucy lo deje!
William es muuuuuuuuuuuuuuuuuuuucho mejor que el en todos los sentidos!
Ya quiero leer el siguiente!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1105
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 20
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por yiniva el Mar 12 Dic - 13:46

Hola, feliz martes.  A mí tampoco me gusto que se fuera Lucy. 





avatar
yiniva

Mensajes : 2236
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por yiniva el Mar 12 Dic - 13:53

CAPÍTULO 9


Para Lucy pasó el tiempo dolorosamente. Nada parecía ir bien. Cuando regresó a su pequeño apartamento, parecía oscuro, estrecho y ausente de la alegría de las fiestas. Todas las decoraciones navideñas, incluyendo su pequeño árbol de navidad eran artificiales. Y cada una de sus plantas en macetas se había marchitado. Aunque ella nunca fue mucho de jardinería. Alguien como William, supuso, señalando la comparación.
No se dio cuenta de lo unida que estuvo a él hasta que llegó el tiempo en que ella se fuera. Él era justo el tipo con el que había soñado, casi como alguien de esos programas de televisión nocturnos.
Era un excelente padre, también. Era bueno con sus hijos, cariñoso pero firme. Estaba ahí para ellos y ellos lo sabían, al igual que sus padres lo estaban para él y viceversa. Lucy suspiró reviviendo los momentos en ese hogar feliz. Lo que los Kinkaid tenían era una verdadera familia y familia es lo que Lucy había olvidado.
Ordenó el correo del mostrador en la cocina, con la esperanza de encontrar algo de interés entre las solicitaciones y las facturas. Hizo una pausa, agarrando un sobre color rojo brillante sin remitente. Podría ser una tarjeta de navidad. O tal vez… sólo tal vez… ¿algo de los Kinkaids? El corazón le latía con fuerza al recordar las motas doradas en los ojos de William. Sosteniéndola bajo el muérdago… casi besándose.
Deslizó una uña bajo el sello y entonces lo abrió, después sacó una tarjeta cubierta de rojo brillante. Espero que Santa sea bueno contigo en navidad decía en el frente. La abrió para leer el mensaje dentro. Y te traiga un saco lleno de alegría. Después había un encantador garabato, Gus.
El corazón de Lucy se calentó a pesar de su ceño fruncido. Claro que era Gus. Siempre se retrasaba. Pero era el mejor jefe que una chica podía esperar. Lucy miró por la ventana la nieve a la deriva, dándose cuenta de lo estúpida que había sido. Pensando que podía ser alguno de los Kinkaids. William en particular. Naturalmente ahora ella se había ido, todos regresaron a sus vidas con normalidad.
Ese pensamiento no la detuvo de ir corriendo a la puerta horas más tarde cuando sonó el timbre. Abrió la puerta para encontrar un florista de pie con una gran caja blanca.
—Dos docenas de nuestras mejores —dijo alegremente. Ella le dio las gracias con un rubor y rápidamente agarró la caja, arrancando la tarjeta. Está vez, prometo, no decepcionarte. Con amor, Mitch.
Lucy dio una gran sonrisa melancólica, pensando que Mitch no era un mal tipo. De hecho era un gran hombre y uno adecuado para ella. Sí era cierto que se distraía por momentos, pero básicamente era un hombre con buen corazón. Alguien que se preocupaba por ella y probablemente con exceso de trabajo para hacer lo correcto con ella. Además había estado saliendo por siempre. No era un mal tipo y trataba a Lucy bien, no huiría de ella o sería cruel. Con el tiempo, ellos trabajarían en el tema del bebé.
Una vez que el negocio se estableciera y no estuviera tan estresado, estaría más dispuesto hablar de ello.
Los ojos de Lucy se empañaron por el recuerdo de leerle a Carmella en el fuego y cantando canciones de cuna. Incluso Justin parecía acercarse. Tal vez lentamente, ella tendría algo que pudiera romper con él si lo seguía intentando. Pero estas cosas eran tontas cuando había una boda que planear. Ella y Mitch se iban a casar —a casar—en tan sólo unos días. Había tantas cosas que ver y tantos cabos que atar.
Lucy se sintió un poco culpable por no abrumarse de la alegría en pensar en sus próximas nupcias, pero sabía que lo haría con el tiempo. Estaba segura que cuando llegará el gran momento, miraría a Mitch a los ojos y diría algo con la expectativa de una novia. Cuando más empujara la ilusión de William con la de Mitch, mejor. William era ese príncipe vaquero y aquí estaba ella, esta camarera cenicienta.


♥️ ♥️ ♥️

William se sentó junto al fuego con sus padres, bebiendo ponche de huevo.
—Quiero darle las gracias a los dos por todo lo que hicieron por ayudar a Brid… quiero decir, Lucy.
—¿Toma algún tiempo acostumbrarse, no? —preguntó Grant.
Emma sonrío.
—Lucy es un bonito nombre. Viene de Lucille, portador de la luz.
—Y así es como era ella, también —dijo William pensativo—. Igual que una vela cuando se había puesto oscuro por demasiado tiempo.
—¿Por qué hijo, por qué eso tan poético? —dijo Grant con sorpresa. William les disparó a sus padres una sonrisa triste.
—Y lo curioso es que no he pensado mucho en poesía, o cualquier otra cosa romántica, en un tiempo muy largo.
—Lo sabemos hijo —dijo Emma amablemente—. Y hemos estado esperando el día en que las cosas cambien.
—Lo que quiere decir tú madre, es que nos hemos estado preguntando cuando llegaría el día en que alguien especial girará tu cabeza.
—¡Sólo que nunca soñamos que la obtendríamos debajo de la chimenea! —dijo Emma.
William dejó la bebida y la miró con sorpresa.
—¿Por qué mamá, no eres un poco grande para creer en Santa Claus?
—Oh no, cariño. Nunca es demasiado tarde para… —Bebió de su vaso—….
Renovar la fe. ¿Lo es, Grant? —preguntó, mirando a su marido.
Grant vació su vaso y le guiñó un ojo a William.
—De hecho, nunca es tarde

♥️ ♥️ ♥️

¿Más allá de la vista de ellos y en un alto escalón, Justin había estado sentado y espiando la conversación de adultos. Nunca había visto a su papá así, todo abatido como si hubiera perdido a su mejor amigo. Cuando su mamá murió, su papá se había endurecido. Fue súper fuerte para todos. Justin ahora miraba que era porque él sentía que lo tenía que hacer. En el interior, debía estar herido. Al igual que Justin y Carmella, en muchas maneras. Tal vez más.
Justin sacó de su bolsillo la pequeña foto tamaño cartera de Mary, la niña bonita de la pista de patinaje y la contempló. Tenía la cara más dulce que había visto en todo el séptimo grado y apostaba que era la chica más guapa del octavo, también. Si él no la conseguía ahora, aquello acabaría por la secundaria. Todos los chicos más atléticos y más inteligentes harían su movida, dejando a Justin en el frío.
Se quedó en el escalón, imaginando la cara larga de su papá. Ya que precisamente no podía ver su perfil desde su lugar escondido en las escaleras, podía imaginar cómo podría ser, con la frente arrugada por la preocupación, sus labios tomando un giro hacia abajo. Justin volvió a mirar la foto de Mary y su hermosa sonrisa. Ya que esa sonrisa era para él, hizo que sus entrañas se revolvieran, pero en el buen sentido. Supuso que cuando Lucy le sonrió a su papá, le hizo sentir algo similar a él. Tal vez algo que no había sentido en mucho tiempo. Por toda la vida de Justin, su papá hizo cosas por él y por el cerebro de pelusa. Era un buen padre que los amaba muchísimo. Tal vez era hora que supiera que ellos lo amaban de la misma manera.
Sigilosamente, Justin se puso de pie y se arrastró por las escaleras, con una idea apareciendo. Se acercó de puntitas a la habitación de su hermana y se coló por la puerta.
—¿Qué estás haciendo —preguntó ella levantando la mirada de sus muñecas
Barbies.
Silenciosamente cerró la puerta y dijo con voz áspera y baja.
—Carmella, tengo una idea.
—Oh, no, no la tienes —dijo ella, sacudiendo la cabeza firmemente—. Tus ideas te meten en problemas y no quiero nada de eso.
—¿Ni siquiera… —preguntó, con una sonrisa tentadora—, si es sobre Lucy?
Cuarenta y cinco minutos más tarde, Carmella miró la pantalla de la computadora de Justin.
—Se ve bien. ¿Crees que va a funcionar?
—¿En conseguir su atención? Puedes apostarlo —Había puesto mucho empeño, modificando el programa y todo. Ciertamente en el mensaje.
—Todavía no sé nada acerca de esa palabra —Ella frunció el ceño—. ¿El conservador? ¿Estás seguro que ella sabe lo que significa?
Justin le lanzó una mirada conocedora.
—¿Los renos vuelan?
Carmella estudió a su hermano.
—¿Eres un tipo de chico blando, verdad?
—Vamos a decir que tenía que madurar.
—¿Esto tiene que ver algo con Mary? —preguntó astutamente.
—No lo sé. Tal vez.
—No estaría mal tener a otra niña alrededor. Quiero decir, un adulto como Lucy, para preguntar esas cosas de amor.
¿Amor…? —Justin contempló a su hermana, preguntándose cómo sabía tanto—
. Vuelve a la cama —dijo, aplastando el lado de su cabeza.

♥️ ♥️ ♥️

William casi chocó con Carmella saliendo de la habitación de Justin.
—Bueno hola, calabaza —hizo una toma doble—. Espera un minuto. ¿No te arropé hace más de una hora?
—Hu-huh —dijo, fingiendo un bostezo—. Y estoy muy cansada.
—¿Y….?
—¡Ah! Tuve un poco de mal sueño, así que fui a ver a Justin.
—¿Y Justin te ayudó? —preguntó con incertidumbre. El chico parecía estar pasando la página.
—¡Oh sí! —Dijo alegremente—. ¡Ahora todo es mejor!
—Hmmm.
—Bueno, buenas noches, papi —dijo, dándole un rápido abrazo alrededor de sus piernas y lanzándose a la cama—. ¡Duerme profundamente!
—Tú también, calabaza —dijo, pensando que algo no sumaba. William golpeó suavemente la puerta de Justin, luego entró.
Justin se sentó tranquilamente en la cama, escribiendo algo en un blog de notas.
William no podía creer lo que veía. ¿Era poesía de Justin?
—¿Qué onda papá?
—Uh, sólo quería… ¿sobre Carmella…?
—Ah sí el cerebro de pelusa tenía un mal sueño. Está bien, sin embargo. Le dije que los monstruos no eran reales y podía dejar las luces encendidas.
—Fue muy amable de tu parte, Justin, gracias —dijo William, impresionado.
¿Quién había secuestrado a su preadolescente y lo remplazó con alguien mayor y sabio? Por no decir, ¿un poco más amable con su pequeña hermana?
—¿Algo más? —preguntó Justin, al perecer listo para volver a su escritura.
William tenía la sospecha que Justin estaba tramando algo. Por alguna razón sospechaba que tenía que ver con niñas.
—¿Todo está bien?
—Oh sí, papá. Excelente.
¿Excelente?
—¿No hay algo que me quieras contar? ¿Nada de lo que quieras hablar? —Algo como tus hormonas en ebullición o un posible interés por las niñas, William quería preguntar.
Justin sólo le sonrió, callado.
—Nop.


avatar
yiniva

Mensajes : 2236
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Mar 12 Dic - 16:40

UH!!!!
Al fin Justin!
Ya vio que Lucy significa algo para William!
Y ya se lleva mejor con Carmella!
Ya quiero ver cual es el plan que se traen!
Pobre William y Lucy!!!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 1105
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 20
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por berny_girl el Mar 12 Dic - 18:48

Justin es todo un adolecente... me gusta como fue mdificando toda sus actitud.
Lucy ya deveria volver a donde pertece... con Mitch nada sera un cuento de hada como quiere.


avatar
berny_girl

Mensajes : 2089
Fecha de inscripción : 10/06/2014
Edad : 30

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Veritoj.vacio el Mar 12 Dic - 22:27

ojala ya se resuelva, ya los quiero ver juntos


]
avatar
Veritoj.vacio

Mensajes : 1902
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 46

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura Única Diciembre 2017

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 6. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.