Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Lectura de Trilogía: Prodigy-Marie Lu #2
Hoy a las 16:57 por yiniva

» ABC de palabras
Hoy a las 16:41 por johanaalove

» ABC de países y ciudades
Hoy a las 16:39 por johanaalove

» De 10 en 10 hasta el 1.000
Hoy a las 16:36 por johanaalove

» A B C de Animales.
Hoy a las 16:13 por johanaalove

» ABC de Países y Ciudades
Hoy a las 12:05 por CosmicMoon

» ABC de nombres
Hoy a las 12:05 por CosmicMoon

» Cuenta hasta 100.
Hoy a las 12:04 por CosmicMoon

» CUENTA HACIA ATRAS DESDE EL 500
Hoy a las 12:03 por CosmicMoon

Staff del Mes
Traductora del Mes
astrea75
Correctora del Mes
Daliam
Bibliotecaria del Mes
Mave
Diseñadora del Mes
Roxx

Lectura #1 Septiembre 2017

Página 4 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Isa el Mar 5 Sep - 18:32

Que lindo Balen que siempre sera suyo, estoy enamorada
Pobrecita Delara que no la quieren, ya dijo Ross que Waleron tenia corazón aunque no parezca por eso no lo quiero juzgar…mucho
Pobre Anstice quiere a su amiga, pero no le puede contar la verdad.
Anstice es hermana de Balen? También es una Scar? No me lo esperaba. Genieve me parecio un tanto sospechosa. Ya se hizo el juicio ahora a esperar cumplir los años





avatar
Isa

Mensajes : 406
Fecha de inscripción : 24/02/2017
Edad : 36

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por yiniva el Mar 5 Sep - 21:47

Orale esto cada vez se pone más interesante Danni y Baleron ya estuvieron juntos, creó que alguien tiene que decirle a Danni lo que esta pasando por que está en peligro y si Baleron se va, quien la cuidará si cuando estaba con Jedrik la atacaron, sí llegó pero no a tiempo, espero que no eche en saco roto lo que le dijo Baleron y cargue con el cuchillo que le dio.
Y que sorpresa Anstice hermana de Baleron    y la traicionó por Danni, para rescatarla y Waleron a Dalera, pero creó todo fue por un bien mayor no? Ahora si que cómo dice el dicho, no hagas cosas buenas que parecen malas, por que no lo entienden los otros, caray, Waleron no me parece que sea malo, él solo quiere proteger a los suyos, al que si de plano quiero darle matarile  es a Edan que tipo tal mala onda.
Gracias por los capítulos Ross Razz


Última edición por jymm el Miér 6 Sep - 0:33, editado 1 vez


avatar
yiniva

Mensajes : 1995
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por mariateresa el Mar 5 Sep - 23:26

Esto esta que arde!!!!!
Creo que Dalera esta con Edan y Waleron perdio...
Pobre Danni ahora entiendo por que su amiga no le explica nada y es hermana de Balen!!!!
Chicas esto esta genial 
Gracias


[scroll]
avatar
mariateresa

Mensajes : 1730
Fecha de inscripción : 10/01/2017
Edad : 41
Localización : CHILE

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Mar 5 Sep - 23:29

Gracias por la super maraton Ross!!!
NO PUEDE SER!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
No sabia de la existencia de este libro y ahora soy una adicta!!!
Balen y Danni estuvieron juntos!
Danni tiene el tigre del Ink de Balen!
Eso tiene que significar algo no??? Como para que Balen haya reaccionado asi...!
El juicio del Deaconry paso y sentenciaron a Balen con 50 años de exilio y 10 años de descanso!
Al parecer a Waleron si le importa Delara!
y por ultimo...
ROSS NO NOS PUEDES DEJAR ASI!!!

Edit:
Me habia olvidado de Anstice!
Supongo que es hermana de Balen porque tambien es una Scar o no???? Porque se ven como humanos pero tienen dones especiales asi que no creo... son parecidos a los humanos en todo o no???
Y Genevieve sabe algo!!!
Presiento que me caera muuuyyy bien!!!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 963
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 20
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por carolbarr el Miér 6 Sep - 12:43

Gracias!!! Supongo que no le impondran esa pena, porque para un humano serian muchos años de espera

Tenemos dos historias paralelas de amor, me gusta..

Esa escena en el habitación estuvo muy muy hot

Gracias!
avatar
carolbarr

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 28/08/2015
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Miér 6 Sep - 19:04

Me alegra que les este gustando la lectura, no me pregunten el porqué pero adoro que los libros que elijo sean asi de buenos.


Lo se mucha modestia pero Soy una Crack para elegir libros !!



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Miér 6 Sep - 19:12

12

  
Balen
 

Los chicos no se veían sorprendidos de verme cuando llegué a la casa Talde. Keir, Damien, Jedrik y Hack estaban de pie en el vestíbulo y cada uno asintió con la cabeza en saludo. De cualquier forma, nadie dijo nada. Bueno, Damien no asintió, me fulminó con la mirada. Pero yo ya esperaba una fría recepción. Mierda, los había traicionado luego la jodí.

Waleron apareció a solo unos segundos de yo haber entrado en la casa, sin decir nada, fue directo a la biblioteca. Todos lo seguimos. Luego Waleron cerró de un portazo la puerta.

En su modo usual, los Taldeburu eran directos y si emociones.
—En descanso por diez años y exilio por quince años en las montañas Pirineas. Una frialdad se asentó en mí. Sabía que esto estaba por venir, pero aun así,
siendo enviado a Descanso apestaba seriamente.

—Nuestra ley debe cambiar. —Miraba a cada Scars—. He probado que consumir sangre de vampiro no significa que te convertirás en uno de ellos.

Keir alzó sus cejas.

—¿Desafiaste a la ley?
 
—Maldición, sí. Y desde que estaré en Descanso, pido que esa ley sea eliminada del Deaconry por uno de ustedes.

—Yo apoyo eso —dijo Jedrik, mientras se recargaba en el sofá, con las piernas estiradas, y los tobillos cruzados—. Siempre quise ir al Deaconry y conocer esa caliente Wraith, Genevieve.

Waleron le disparó una mirada con el ceño fruncido a Jedrik.

—Ningún Scar debe entrar al Deaconry, como bien lo sabes. La ley fue puesta en el lugar por una buena razón. La sangre de vampiro es poderosa y sus efectos son mortales. Tú debes haber sido capaz de sobreponerte al veneno, pero nadie más lo ha hecho en cientos de años.

—Entonces conténganlo —sugirió Jedrik—. Hasta que peleen o no. Al menos, así ellos tienen una oportunidad.

—A la mierda eso. Ningún guerrero debería tomar ese jodido veneno en primer lugar. —Damien frunció el entrecejo hacia mí, su postura cambió inflexible. Sí, a nadie le caes bien, pendejo. El apodo de Jedrik era misógino y lo era. Damien era un volátil, frío bastardo quien no daba una mierda salvo por sí mismo—. Nos traicionaste. Deberías estar muerto.

Jedrik saltó del sillón y fue hacia Damien. Keir agarró a Jedrik, lo aventó al suelo, y torció sus brazos en su espalda.

—Déjalo.

Damien estaba entre los guerreros más letales, con poca paciencia y aún menos misericordia. Ya había sido mandado a Descanso hace unos años por golpear a otro Scar y casi matarlo. Inestable, peligroso, y ahora estaba en contra de Jedrik.

—Lo abordaré en la próxima reunión del Deaconry, pero sospecho que nada va a cambiar —dijo Waleron—. Es tiempo.

El Descanso apestaba pero era mejor que la muerte. Asentí con la cabeza. Jedrik suspiró.
—Lo siento, hombre. Estos putos soplan a lo grande. Me encogí de hombros. Merecía lo peor por mi traición.
Regresé a Toronto sabiendo lo que enfrentaba. Pero dejando a Danni… Dios, todo en mi estaba gritando por permanecer cerca de ella, pero ya había hecho
 
suficiente daño a aquellos por los que me preocupaba. Imágenes de Danni giraban en mi mente, de anoche, de ella en mis brazos gimiendo mi nombre. Mi polla profunda, introduciéndose dentro de ella sintiéndola apretarse a mi alrededor.

La puerta se abrió de golpe.

Todos los ojos se giraron. Delara estaba de pie como un guerrero listo para la batalla. Estaba completamente vestida de negro, botas de piel alzándose sobre sus chamorros hasta las rodillas con pantalón negro de mezclilla. Los destellantes ojos color miel entrecerrándose cada vez que se encontraba con la mirada de cada hombre.

—Balen salvó la vida de Danni. Vi lo que ella sufrió cuando la rescatamos. Todos lo vimos. —Se giró hacia mí—. Te sacrificaste sabiendo que serías asesinado por beber de la sangre de Ryszard. Pero eso es porque estamos aquí, para proteger a los humanos.

—Estas son pendejadas. La decisión no es tuya, Delara —gruñó Damien—.
Ha sido decidido.

Delara se encontraba de frente con Damien.

—Estás siendo un pendejo. Solo porque tu lamentable culo ha sido mandado a Descanso no quiere decir que alguien más merezca el mismo destino. Y  obviamente mandarte a Descanso no hizo nada por tu jodida personalidad.

Waleron se mantuvo de pie a un metro de distancia de Delara y sus ojos no la habían dejado desde el momento en que apareció. Frío y calculador. Su expresión parecía como si estuviera peleando una rabia que había envuelto cada molécula.

—Pero Damien está en lo cierto. El Deaconry ha tomado su decisión, Delara.

—Obviamente, no lucharon lo suficientemente fuerte. Apelen. —Delara alzó  su cadera y puso su mano en ella.

Jedrik estaba viendo a Delara, con la boca abierta. Supuse que no sabía que había regresado.

—¿Delara? ¿qué demonios? ¿dónde has estado?

Delara ignoró a Jedrik y se mantuvo observando a Waleron. Una descarga de luz no podría romper el magnetismo que existía.

—Delara. En privado —dijo Waleron.
 
Mierda, Delara debía estar bloqueándolo de su mente, de otra forma ellos tendrían toda la privacidad que necesitaran usando telepatía. Eso debe de estar molestando incluso más a Waleron.

Sus cejas se alzaron.

—No gracias. Y nada de lo que tenga que decir puede ser dicho enfrente de Talde.

Noté que las manos de Waleron se crisparon, haciendo juego con su mandíbula. Sus labios se apretaron y los libros en las repisas detrás de Keir comenzaron a zangolotearse. La barra al otro lado se sacudió y el aire comenzó a calentarse, como si la ira de Waleron estuviera calentando el oxígeno.

—Delara —dijo Waleron.

—Demando una apelación. Y si tú no la pides, entonces lo haré yo. Silencio.
Me sorprendió que su mente estuviera abierta para mí mientras le hablaba

—¿Por qué estás haciendo esto? él está furioso, retrocede antes de que te ponga en Descanso, Delara.

—Danni fue torturada, y tú la protegiste a pesar de conocer las consecuencias. Tú no mereces el Descanso. Pero hay algo más. Sí tú eres enviado a Descanso, algo malo le va a pasar a Danni.

—¿De qué demonios estás hablando? —Mi pecho se apretó y mi corazón comenzó a latir salvajemente.

La mirada de Delara cambió a Waleron, y su expresión se endureció.

—Es por eso que estoy aquí, Balen. No habría regresado de otra forma. Sí Waleron te pone en Descanso, Danni morirá.

—¿Qué mierda? —grité y todos los ojos voltearon hacia mí.

Delara gruñó y puso los ojos en blanco. Obviamente, ella no planeaba que los demás supieran que habíamos estado hablando entre nosotros.

Mierda, Waleron se veía muy furioso. Enfrentar su ira no era una de las cosas que alguien tuviera en la lista de cosas por hacer en la vida inmortal.
 
—¡Ahora! Delara —Sin ninguna palabra, Waleron caminó fuera de la habitación. Delara me miró y luego lo siguió.

Delara

—Nunca vuelvas a desobedecerme. —La voz de Waleron era forzada, contenida… mortífera.

De acuerdo, estaba enojado. Me había sobrepasado. Pero demonios, quería herir a Waleron igual que yo estaba herida.

Joder, nunca debí haber regresado. Pero esta vez no era mi elección, y desafiar la orden no era en mi beneficio, ni en el de Balen y Danni.

—Si lo envías a Descanso, Danni morirá. —Intenté mantener estable la voz, pero estando cerca de Waleron cuando estaba tan enojado infundió un temblor. Tenía que marcharme de aquí antes que mi corazón, que había pasado años reparando, se rompiera de nuevo. No podía hacerlo. No podía vivir así, con él alrededor, todo el tiempo.

—¿Quieres decir que ella se suicidará?

—No. Quiero decir que sufrirá y luego morirá.

—Deja de jugar juegos, Delara. Y baja tu bloqueo.

Nunca volvería a permitirle leer mis pensamientos. Sería como permitirle desvestirme, follarme, y luego que se marchara. Al diablo con eso.

—Si Balen es enviado a Descanso, ella morirá. Si es exiliado, dependiendo de la distancia, ella sufrirá cada minuto que esté lejos.

—¿De qué estás hablando? —La postura de Waleron cambió y cruzó los brazos sobre el pecho.

Tan pronto como se había aprobado el castigo de Balen, había tenido un visitante y descubierto lo que había pasado. Era malo. Mierda, era peor que malo.

—Ella es humana. No puede sobrevivir si él está lejos. No puedo decirte cómo lo sé, pero vas a tener que confiar en mí. —Sí, jurando mantener encubierto al culpable apestaba, pero el chantaje revelaba mucho. No tenía intención de dejar saber a nadie dónde demonios había estado pasando mis noches recientemente.
 
—Esa confianza se marchó el día que te alejaste de nosotros, Delara. —Los ojos de Waleron se pasearon sobre mi cuerpo y mi respiración se aceleró. ¿Por qué tenía que mirarme como si deseara follarme y destruirme al mismo tiempo?

—No lo hagas, Tac. —Lo llamaba así porque era táctico sobre todo lo que hacía desde que regresó del infierno donde había estado. Mierda, era táctico incluso sobre respirar.

—¿Quién es responsable? —Waleron empezó a pasearse y me removí incómoda. Él raramente se paseaba. Siempre estaba estable como una montaña. Bueno, la montaña estaba teniendo una avalancha ahora mismo y yo estaba sentada en el fondo.

De acuerdo, miente cuando tengas que hacerlo.

—No lo sé. —Intenté mantener los ojos dirigidos hacia él, pero en segundos aparté la mirada de su intensidad.

—¿Quién? —repitió Waleron.

Él estaba golpeando en la puerta de mi mente. Si derribaba la barrera, descubriría quién me dijo y yo estaría en serios problemas.

—Yo… yo… —Maldito Waleron me estaba forzando a decir la verdad.
Combatía su poder, una lucha de mentes que él ganaría pronto.

Un repentino agudo dolor atravesó mi cuerpo y me tambaleé, caí de rodillas y rompí el agarre mental de Waleron.

—¿Qué demonios? —dijo él.

Estiró la mano e iba a ayudarme, pero rápidamente me puse de pie de un salto. El toque de Waleron aumentaría su habilidad para entrar en mi mente y no podía permitir que eso sucediera.

De acuerdo, termina con esto y márchate.

—Si te importa algo Balen y Danni, entonces tendrás que confiar en mí. —Me puse la mano en la cabeza y sentí el empujón en mi mente y no era Waleron el que lo hacía. El empuje era debilitante, e hice una mueca cuando bajé el bloqueo. El calor se filtró en mi cuerpo, y entonces él me habló.

—No me gusta que ese imbécil esté cerca de ti.
 
—¿Qué demonios te pasa? —Waleron me sujetó el brazo, sus dedos dejarían moretones.

—Yo… tengo que irme. —Sus ojos centellaron rojos, y entonces mis ojos se desviaron a su cuello, donde estaba su tatuaje de serpiente. Se estaba desenrollando… mierda—. Déjame ir, Waleron. Has estado ansioso por hacerlo antes. Es el mismo proceso.

Sus ojos se entrecerraron y su mano cayó de mi brazo.

—¿Estás en problemas?

Un montón.

—No lo pongas en Descanso.

Me giré y caminé hacia la puerta principal.

—Puedo forzarte a quedarte.

—Sí. —Mi mano tembló cuando me estiré por el pomo de la puerta—. Pero Tarek ya hizo eso y mira lo que sucedió. —Sabía que eso le calaría y por el bajo silbido del tatuaje de su serpiente; su Ink, así fue. Waleron estaba sintiendo… vaya concepto.

—Quédate —dijo Waleron—, porque te lo pido.

Oh, Dios. Cerré los ojos, enterré las uñas en la pierna de mis pantalones.

Abrí la puerta principal y una brisa fría sopló contra mí, empujándome un paso hacia su cálido y duro pecho. Él se plantó tieso, inmóvil.

—Delara —susurró mi nombre como un dedo acariciando mi piel.

Ámame como sé que puedes. Si me amas, puedo sobrevivir a lo que he hecho. Solo dímelo, mi amor.

Pero él nunca hizo un movimiento para tocarme y me alejé. De nuevo, él me dejó marchar.
 
Balen


Waleron entró a zancadas de nuevo en la estancia, luciendo endemoniadamente enojado, pero también había un titilar de incertidumbre que nunca había atestiguado en mi Taldeburu. Me miró directamente, con firmes ojos, aunque vaciló como si estuviera meditando qué hacer. Delara se había marchado.

—Exilio, en los Montañas Pirineos, hasta que se escuche una apelación — anunció Waleron.

Mis cejas se elevaron en sorpresa. ¿Qué demonios? Obviamente los argumentos de Delara habían hecho algún bien. El exilio ciertamente era mejor que el Descanso. Si lo que sea que Delara decía era cierto, entonces Danni estaría a salvo. Afortunadamente, porque sabía que, si hubiera perdido el control y luchado físicamente contra ser puesto en Descanso, entonces Waleron me habría matado fácilmente, y entonces no podría hacer ni una mierda por ayudar a Danni.

—Pero los… —empezó Jedrik.

—Lidiaré con los Wraith —dijo Waleron—. Vamos.

Siempre supe que Danni y yo éramos una pareja imposible, incluso si no hubiera roto nuestra ley. Ella era humana y yo era un inmortal Scar. Mierda como esa no sucedía.

Keir se aproximó a mí y estiró la mano. Vacilé, sorprendido por el gesto.

—Mi chica desea conocer a su hermano. Cuando esto termine, espero que hagas que eso suceda.

Asentí con la cabeza, pero era una mentira porque sabía que nunca regresaría aquí.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Miér 6 Sep - 19:20

13


Danni
 

El dolor al despertar y encontrarlo chupando, pero después de unas horas era como si mis emociones estuvieran en una licuadora con cuchillas triturando a toda velocidad. El vacío era una desolada emoción, y segura como la mierda, lo sentía. Dios, ¿era posible tener dolor físico cuando estabas sufriendo emocionalmente? Mi estómago estaba matándome, y la cabeza latía como si estuviera con resaca tras  una noche de mezcla de whisky con coca, tequila y cerveza.

Gimo y me recuesto en la cama, sintiendo como que me iba a desmayar. Sensaciones bombearon a través de mi cuerpo. Mi corazón acelerado. Estaba sudando, y la ansiedad construyéndose con cada respiración que tomaba. Me queje mientras mi estómago se apretaba, y entonces… Oh mierda. Salte de la cama, nadando al baño justo a tiempo para vomitar el contenido de mi desayuno en el inodoro.

Tenía que ser gripe estomacal o algo así. Probablemente, el estrés de todo lo que había pasado los últimos días lo había provocado.

Lavo mi rostro luego miro al espejo. Mi piel estaba de un color pálido y había círculos negros bajo mis ojos. La última vez que tuve gripe estomacal fue en la escuela primaria, cuando Brody Franklin contagio el virus a la mitad de la clase.

Trague tres ibuprofenos, cepille los dientes, y luego tengo que arrodillarme de nuevo en el inodoro para vomitar. Demasiado para que las drogas hagan efecto. El maquillaje será mi mejor amigo hoy.
 
Estaba sudando profusamente en el momento que puse delineador de ojos, y debido al trabajo de mierda que hice, lucía peor que antes.

Me mire fijamente en el espejo.

—Dios, Balen, porque me siento como… como que te necesito aquí. —Estaba jodiendo con mi cabeza, las emociones, las sensaciones como si estuviese cayendo del borde de un acantilado, esperando aterrizar en el duro pavimento.

—Maldita sea. —Lentamente me hundí en el suelo, trayendo mis rodillas hasta el pecho, y envolviendo los brazos alrededor.

¿Qué demonios estaba mal conmigo? Apenas conocía a este tipo y sin embargo… Dios, estaba loca. Me sentía como si estaba muriendo y era porque él no estaba conmigo.

Sobrevivía por mi cuenta sin una madre, con un padre quien se esforzó para mantenernos con su constate estado de depresión. Él había muerto el día que mi madre lo hizo. No era más que una cascara de existencia hasta que se voló los sesos.

Había luchado contra los pronósticos y lo hice como un artista sin ayuda, sin nadie. Así que ¿por qué necesitaba a este hombre, tanto que dolía? ¿por qué me estaba cayendo a pedazos?

Splat maulló y pateo mi pierna.

—Dios, Splat, no puedo, ni siquiera soporto la idea de comer, y quieres que abra una lata con repugnantes, nauseabundos trozos y salsa.

Cama. Tenía que descansar por unas horas. La galería tendría que permanecer cerrada hoy. Cualquier cosa que me tiro no estaría desapareciendo pronto.

Hice la mitad del camino a la habitación, entonces me detuve. Mire fijamente hacia la cama donde Balen había estado anoche. Escalofríos se apoderaron de mi cuerpo y frote mis brazos de arriba abajo. Nunca había creído en premoniciones, pero… la frialdad atravesó mis venas mientras el pánico ensombreció mi mente.

Dolor. Muerte.
Me tambaleé hacia atrás, lagrimas corriendo por mis mejillas. Me quede sin aliento mientras un afilado dolor domino en mi interior tan intenso como si alguien me desgarraba con un cuchillo.
 
Me derrumbé en el suelo. Luego la oscuridad.


Balen
—Algo está mal con ella. —Desabrocho el cinturón de seguridad y me levanto—. Tenemos que regresar.

Waleron permanecía recostado en su asiento, ojos cerrados.

—Estamos demasiado lejos. Es imposible para ti captarla

Me paseo por la longitud del avión privado, rastrillando mi cabello. Mierda,  era Danni. Tenía dolor. Enferma. Jesús, podía sentir su dolor con cada respiración.

—No, es ella, por el amor de Cristo. —Sabía que mis habilidades eran incapaces de atrapar un aroma desde esta distancia. No tenía sentido, pero, al carajo la lógica… era ella.

Waleron abrió los ojos y podía sentirlo empujando en mi mente.

—Es imposible.

Me detuve de caminar.

—Vete al diablo. Está en problemas.

Mis palabras no tuvieron efecto sobre Waleron; de hecho, el tipo se sentaba en su asiento, inexpresivo con ojos árticos mirándome. Deseaba como el demonio que pudiera leer la mente del hombre, porque en este momento a Waleron parecía como si no diera una mierda si Danni moría.

Alguien, maldita sea, estaba yendo a recuperar su culo de allí. Nosotros estamos demasiado lejos para telepatía, así que alcanzo el teléfono en la parte posterior de uno de los asientos. Tan pronto como mi mano tocaba la superficie, sentí una descarga de electricidad perforando mi cuerpo. Abruptamente me giro hacia Waleron.

—Maldición. No seas un bastardo insensible por una vez en tu puta vida.
 
—Necesitas calmarte antes de que te ponga en un SP —Waleron cogió el teléfono.

Maldije en voz baja, pero cerré la boca. Sueño profundo (SP) era un estado de inconsciencia, y solo Taldeburu y un par de otros raros Scar eran capaces de ello.

De repente, todas las emociones que estaba recibiendo de Danni se evaporaron. Mi pecho se hundió en un olvido oscuro mientras el pánico se apoderaba de mi cuerpo.

—No —grite. Apreté la mandíbula mientras mi interior se enroscaba como si estuviera listo para explotar en millones de pedazos. Danni.

—Keir dice que Anstice está durmiendo, recuperándose de la curación de Jedrik. Tuvo un encuentro con un Long Neck hace una hora. Damien irá a la galería.

—¿Damien? El chico es un idiota. Y odia a las mujeres. —De todas las personas, tenía que ser el más grande imbécil en la historia de lo Scar. De acuerdo, supuestamente Kilter era el peor, pero nunca lo había conocido y odiaba formarme una opinión sin conocerlo por mí mismo—. Tenemos que regresar —dije.

Waleron busco en el bolsillo delantero de la chaqueta y saco el familiar dispensador de golosinas cabeza de pato. Sonó un chasquido y una píldora blanca sale hacia su mano. Metiéndola a su boca.

—Haz sido considerado culpable de tus crímenes por el Deaconry. Estarán molestos por mi incumplimiento de no ponerte en descanso. Si ignoramos el exilio, tomaran represalias con la muerte.

—Tomaré el riesgo.

La mandíbula de Waleron se tensó y estrecho lo ojos.

Mi respiración se hizo profunda y entrecortada. Sentí la inquietud filtrando a través de mi cuerpo como uñas empujando contra mi piel. Waleron lucia demasiado tranquilo y aceptando lo que estaba sucediendo. Como si sabía….

—¿Qué te dijo Delara? ¿por qué no me pones en descanso? ¿es verdad? ¿debería Danni haber muerto? ¿qué diablos está pasando?

—Mis decisiones no son alguna de tus preocupaciones.

—Si tienes algo que hacer con Danni, hazlo. —Trate de calmar el miedo mezclado con rabia. Necesita a Waleron para conseguir que los pilotos giraran el
 
avión, y molestarme no iba a ayudar—. Lo que sea que Delara dijo no cambia tu opinión y arriesgase a la ira del Deaconry tiene que ser condenadamente importante, de lo contrario nunca irías contra de ellos. Pero en este momento, todo lo que me importa es Danni, y si esta lastimada, seré el más cabreado Scar alguna vez

La voz de Waleron bajo y el tatuaje se serpiente al lado de su cuello se torció.

—¿Me estas amenazando?

Hice un gruñido bajo en mi garganta.

—No es una puta amenaza. Es lo que pasará.

Era la peor cosa por decir, y sin embargo, sentía como si todo se estaba desvaneciendo… incluso Danni

—Su olor se ha ido. Es como… ella esta… —No podía decir la palabra—. No puedo perderla. —Me dejo caer en uno de los asientos de piel y pongo mi cabeza entre mis manos.

—La perderás de todos modos. Es humana y mortal. Me puse rígido, odiando escuchar la verdad.
El teléfono sonó y Waleron contesto. Un par de palabras fueron dichas de parte de Waleron, y luego colgó.

Encorno mis ojos, fríos e indiferentes.

—Damien esta con ella —dijo Waleron—, está enferma. Cree que es gripa de algún tipo

¿Gripa? Mierda. Eso era diferente que la gripe. Tenía que regresar a ella.

—Damien permanecerá con ella hasta que Anstice se recupere lo suficiente para ir allá —dijo Waleron.

Mierda Mierda. Mierda.
 
Danni
—¿Qué demonios está mal contigo?

No tuve tiempo de reaccionar o responder al chico con el ceño fruncido con los rasgos severos, de pie al lado de mi cama mientras un ola de nauseas me golpeaba. Él maldijo entre dientes, luego tendió el bote de basura del baño. Me incline y vomite y luego escupí.

Note el tatuaje que marcaba el dorso de su mano, subía por su brazo y luego desaparecía debajo de la camiseta blanca. Tenía el cabello negro azabache, mandíbula cuadrada, y ojos que no celebraban simpatía en sus oscuras profundidades. Una cicatriz corría por su mejilla izquierda, que se torcía y hacia su ceño fruncido más aterrador. ¿Qué demonios estaba haciendo el musculoso, cabreado neandertal en mi habitación, sosteniendo un bote de basura para mí para vomitar dentro?

—¿Quién diablos eres? y ¿cómo conseguiste entrar? —Por su aspecto, lo último que esperaba, no ser un problema para él. Me sentía bastante impotente sin armas, a excepción de un estúpido bote de basura y estoy segura que se reiría si trato de golpearlo con ello.

—Me llamo Damien. Anstice me envió.

Debería haber sabido. Lucia como uno de los amigos de Keir. En realidad, ahora que pienso en ello, también lo hacía Balen. Un dolor golpeteando mi cabeza y coloque mis manos alrededor de los oídos y gemí.

—Mierda. —Señalo con el dedo hacia la puerta — ¡Lárgate! Buscó en su bolsillo, saco su celular y marcó.
Podía escucharlo sonar y sonar hasta que finalmente escuche una suave y atontada voz.

—Háblale a tu amiga —dijo, y empujo bruscamente el teléfono en mi dirección. Tire de él y continuo mirándome.

—No quiero hablar contigo. ¿Y cómo demonios sabias que no estaba sintiéndome bien? ¿más secretos?
 
—Trate de llamar y enviarte mensajes de texto una y mil veces pero no contestaste —respondió Anstice—. Damien estaba en tu camino, así que le pedí pasar por la galería. Le dije dónde estaba oculta la llave porque estaba preocupada.

—Bueno, no me agrada. —Escuche un resoplido y mire a Damien quien murmuró ídem—. Tengo la gripe, así que no abrí la galería hoy. Puedes decirle al Neandertal que se vaya.

—Voy para allá a ver como estas.

—No. No quiero verte.

—Es una pena —respondió Anstice—, hasta pronto. —Antes que pudiera responder la línea estaba muerta.

Presione el botón finalizar y le pase el celular de regreso a Damien.

—Puedes marcharte ahora.

—Sí, eso no está sucediendo —dijo y embolso su celular.

Estaba a punto de discutir cuando una calambre golpeo mi estómago. Me recosté contra la cabecera, cerrando mis ojos mientras sentía que una gota de sudor corría por mi frente hacia mi mejilla

—Luces como la mierda

—No jodas, Sherlock —dije mientras apretaba mis dientes—. Eres un verdadero genio

—Escucha, muñeca, no quiero estar aquí más de lo que tú me quieres aquí, así que termina el sarcasmo y seamos capaces de tolerar uno al otro hasta que Anstice llegue. Tengo mierda más importante por hacer.

—Entonces vete. No te detengo. Y llámame una vez más muñeca y yo… —Un espasmo de dolor rebano en mi abdomen y curve mis piernas hacia arriba a mi pecho y envolví mis brazos alrededor. Jesús. Tenía que ser una intoxicación alimentaria.

Pensé que se estaba yendo cuando comenzó a alejarse. En cambio, desapareció en mi cuarto de baño y podía escucharlo revolviendo a través de mis armarios. El sonido de cosas cayendo dentro del lavamanos perforando mis oídos, y los cubrí con mis manos.

—Toma esto —dijo Damien, ahora de pie junto a mi cama.
 
No podía hablar por mucho tiempo, así que él colocó tres pequeñas pastillas blancas en mi boca y derramó agua en mi garganta. Tosí y escupí, agua goteando por mi barbilla, y entonces comencé tosiendo de nuevo, agarrando mi estómago mientras el dolor se hizo continuo.

Tal vez estaba muriendo. Me pareció escuchar el timbre del teléfono, pero descifrando el sonido era demasiado para soportar. Cerré mis ojos y me deslice en la oscuridad de mi mente.

—¡Déjame salir! —Agarre las barra de la jaula de acero—. Jesucristo, sácame de aquí.

Tire de la puerta. Se sacudió pero se negó a ceder. La jaula levantada a tres pisos en el aire, colgando de una cadena que estaba unida al techo de algún tipo de cuerva.

Mierda, estaba bajo tierra. En una maldita jaula como un animal.

Eche un vistazo hacia abajo a dos hombres de pie junto a una mesa de acero. La habitación estaba oscura, excepto por una enorme chimenea de piedra que desprendía un resplandor naranja.

Escuche un gruñido y mi ojos regresaron a la mesa. Oh dios… un hombre estaba encadenado allí.

—¿Quién demonios son ustedes? —Grite—, ¿qué quieren? —Ningún hombre me prestó atención.

La última cosa que recuerdo fue un grupo de hombres agarrándome en el callejón.
¿Anstice? ¿Qué paso con Anstice? ¿Y Keir? Él estaba siendo atacado y luego… nada.

Me pasee por la jaula de cinco por cinco pies, mi miedo aumentando. ¿Quién diablos eran estos psicópatas? Mierda, ¿Qué querían de mí? Algún fetiche que querían vivir. Dios, yo no rezaba.

Un fuerte crujido sonó.

Gatee a un lado de la jaula y agarre las barras, mirando hacia abajo. Mis ojos se abrieron y luego grité, horror rasgando a través de mí. Oh Dios. No. Jesús. No. Un martillo golpeando la pierna del hombre una y otra vez.

Estaban torturando a un hombre. Quería mirar a otro lado, pero estaba congelada, mirándolo. Sus ojos estaban abiertos y ni siquiera se inmuto mientras el martillo se estrellaba en él. ¿Ya estaba muerto? ¿Cómo podía solo tumbarse allí?

¿Era yo la siguiente?
 
Me tambalee hacia atrás, golpeando mi columna con las barras. Tengo que salir de aquí. Pero no había escapatoria, incluso si lograba, la imposibilidad de atravesar las barras. Estaba a veinte pies en el aire, con nada que interrumpiera mi caída si saltaba. Cubrí mis oídos cuando el golpe se repitió.

Golpe

El hombre gruñó Golpe
Un gemido Carcajadas
—¡Detente!, Bata —grite.

Me deslice por las barras hacia mi trasero y curve mis piernas hasta el pecho y coloque mis manos en mis oídos, y me balanceo hacia atrás y hacia adelante. Las lágrimas derramándose de mis ojos mientras la realidad de lo que me enfrentaba precipitándose hacia mí.

Quienquiera que estos hombres eran, disfrutaban del sufrimiento. Estaban riendo, oh, Dios. ¿Qué harían conmigo? ¿qué es lo que querían? ¿por qué le están haciendo eso a él?

Mi cabeza elevó. Las cadenas sonaron mientras otra jaula se elevaba hacia arriba. Me puse de pie y mire hacia bajo de nuevo.

Un hombre vestido todo de negro maniobraba una palanca y otro hombre cruzo la habitación y luego desapareció detrás de una columna. Escuche el crujido de una puerta abriéndose y cerrándose.

La jaula balanceándose se detuvo a un pie de distancia de la mía. Aspire aire mientras mire al hombre que habían torturado tendido en el suelo de metal, su pierna en una extraña posición. Sus pantalones rasgados; su camiseta negra desgarrada a través de su pecho donde sangre se filtraba de dos profundos cortes. El grito dentro de mi garganta latía, tratado de emerger por la horrible vista. Trague saliva varias veces, tratando de mantener el vómito de elevarse.

—Señor. Hey señor

Sus anchos hombros se sacudieron y su cabeza se movió a un lado, sus ojos aún cerrados, su rostro pálido y demacrado. Dios ¿cuánto tiempo había estado allí? Escuche el sonido de agua escurriendo sobre él, y luego se detenía. Un par de minutos después se atomizo de nuevo.
 
El hombre se quejaba mientras se empujaba a sí mismo a apoyarse contra las barras de la celda. Utilizo sus manos para jalar su machacada pierna a una posición más normal.

—Oh, Dios, ¿qué te han hecho?

Sus ojos se abrieron. Temblé mientras el iris verde afilado se encontraba con los míos. Estaban oscuros y torturados, feroces como un animal salvaje listo para atacar. Sus labios fruncidos y su afilada mandíbula angular apretada. Parecía como que estaba listo mentalmente para la batalla, pero su cuerpo estaba tan devastado por el dolor, que sus músculos se negaban a cooperar. Tenía tatuajes recorriendo la longitud de sus musculosos brazos. En realidad, era musculoso en todas partes. Si no estuviéramos en un escenario tan jodido en este momento, diría que este chico era caliente. Como fantásticamente caliente, pero por el aspecto de él ahora, los chicos allí abajo estaban tratando de romper cualquier apariencia de tipo duro que tenía.

—¿Qué quieren de nosotros?

Su ojos se clavaron en los míos, observando, estables y en calma. El hombre torturándolo no lo habían roto todavía.

—Dolor —dijo.

Mi corazón latió más rápido, más fuerte y la náusea se arremolinó en el interior como un tornado amenazando con arrasar a través de mí y tomar cualquier cordura que había dejado.

—¿Por qué? Ni siquiera sé quiénes son estos psicópatas.

Su cabeza inclinada a un lado y me quede sin aliento cuando vi la deteriorada área en su cuello. Mi mano fue a la contusión debajo de mi oreja derecha. Su sonrisa era cruel, arqueando las cejas mientras observaba mi reacción.

—Sí, sangre también —dijo.

Corrí hacia la esquina de la jaula, caí de rodillas, y vomite. Tenía una voluntad de hierro, pero eso había quemado justo a través de ello.

Su voz era profunda y entrecortada mientras él continuaba.

—No tienen sentimientos, sin remordimiento, y… Limpie mi boca con mi brazo y gire mi cabeza.
— ¿Qué? —Tenía que saber, necesitaba saber lo que me harían.

—Nunca renunciará hasta que consiga lo que quiere —dijo.
 
—Y ¿qué es lo que quiere? Nunca he visto a estos bastardos en mi vida.

—Una mujer. Una poderosa mujer que lo hará más fuerte. —Paso una mano por su rostro, limpiando el agua—. ¿Tú? —Se encogió de hombros y luego gruño ante el ligero movimiento—. No sé lo que quiere contigo.

Me quede de rodillas y me deslice por el suelo de metal hasta que estuve más cerca de él.

—¿Cuánto tiempo llevas aquí? ¿quiénes son?

Permaneció en silencio, ojos escarbando en los míos, escaneando mi cuerpo y luego de regreso a mi rostro. Un palpitar aumentando en mi cabeza como si sus magníficos ojos estuvieran perforando. Entonces de repente se detuvo.

—Una semana tal vez, no estoy seguro. El tiempo tiende a escaparse aquí. —Pasó su mano por su húmedo cabello oscuro—. No pelees con él

—¿Estás loco? Tomaré la primera oportunidad, me iré de aquí. —Frunció el ceño y asentí hacia el dispositivo que lo rociaba—. ¿Por qué el agua?

Se quedó en silencio.

Vi el dolor en sus rasgos, sus cejas bajando, cerrando los ojos, y las líneas de su rostro acentuándose.

—¿Estas bien? Quiero decir, sé que no con lo que te hicieron. ¿Cómo puedes todavía estar consciente?

—No lucho contra él —repitió—. Si lo haces, será peor.

—A la mierda eso. Tu posiblemente solo te sientas y tomas lo que te está repartiendo, pero estoy segura como el demonio que no lo haré. Una oportunidad, eso es todo lo que necesito para salir de aquí.

—Una oportunidad que nunca llegará. —Apoyo su cabeza contra las barras y cerró sus
ojos.

Me senté y envolví mis brazos alrededor de mis piernas. Odiaba el silencio, las chispas de fuego debajo, el único sonido en el infierno subterráneo.

—¿Cuál es tu nombre?

—Balen

—Soy Danielle… Danni. Estos bastardos me agarraron caminando de regreso de cenar con un amigo. Creo que fueron los mismos chicos que estaban atacando al chico de mi amiga
 
en una cita. —Le escuche maldecir por lo bajo, creo que dijo “Estoy tan jodido”, pero era demasiado murmullo para estar segura—. ¿Estoy chicos son buscados por la policía? ¿al menos nos están buscando?

Resoplo.

—¿Qué se supone significa eso?

—La policía nunca vendrá a rescatarte, pequeña —dijo.

—No me llames así.

Abrió sus ojos, rodando su cabeza a un lado para que pudiera mirarme.

—Eres pequeña en comparación conmigo. —Bueno, sí, se veía de más de seis pies—. Y delicada.

¿Delicada? No había sido nombrada así desde que mi padre había muerto. A pesar de que era una chica rebelde, listilla, que decía lo que pensaba, mi padre se negaba a admitir que su hija era cualquier cosa que su delicada rosa. Mi boca me había mantenido metida en todo tipo de problemas en la escuela.

—Hey, Balen, cuando escape, llamare a la policía para que vengan por ti. No pienses que solo te dejare aquí.

—No escaparas. —Suspiro—. Joder, tal vez si tenemos suerte, otros nos encontraran, pero sin ayuda, no escaparemos de este lugar.

—Dios, eres negativo. —Negué con la cabeza. Estaba comenzando a sentirse mejor simplemente hablar con este chipo. Por lo menos mi estómago se había asentado. Normalidad. Eso era todo lo que necesitaba, algún tipo de normalidad—. ¿No puedes tener algo de esperanza? Es decir, las personas salen de malas situaciones todo el tiempo. Todo lo que necesitamos es un error y…

—No lo conseguirás. No son normales. —Golpeo el puño contra el suelo de su jaula y el metal vibró.

Pasos.

Me puse de pie y agarre las barras mientras miraba hacia abajo. Era ese hombre, el que sostenía el mazo. Cruzando el suelo de piedra como si estuviera flotando. Tranquilo, confiado, alto, con el cabello largo negro que le llega más allá de sus hombros. Dio un solo guiño al hombre en el dispositivo de arranque y luego inclino su cabeza hacia arriba y nuestros ojos se encontraron. Rojos. Sus ojos eran rojos. Dios, ¿qué tipo de drogas tomaba? Perdí el equilibrio cuando la jaula comenzó a bajar.
 
El miedo golpeando a través de mí. Mire a Balen y estaba agarrando las barras, ojos intensos y oscuros, casi negros.

—Haz lo que digo. No peles. ¿Entiendes? A él le gusta la pelea. Disfruta viéndola. Solo lo hace peor.

—No puedo

—Maldita sea, Danni. No trate de escapar.

—Tengo que intentarlo. —Él podría ser incapaz de caminar, pero estaba segura como el demonio que podía y pelearía con mi muerte si era necesario. De ninguna manera estos pendejos me conseguirían sin luchar.

La jaula se sacudió paralizándose al instalarse en el suelo. Mantuve mis ojos clavados en el tipo que parecía el que hacia todas las llamadas. Se puso de pie con las manos detrás de su espalda en una pose casual junto a la mesa de metal. Me estremecí ante la vista de sus ojos rojos brillantes con la luz del fuego. Mierda, lucia fuerte.

Mis ojos se clavaron en el hombre quien abrió el candado de la jaula y la puerta se abrió.
El olor a regaliz negro me atravesó de lleno. Lo había olido antes cuando me tomaron.

Extendió su mano para agarrar mi brazo.

—Mantén tus manos sucias lejos de mí. —Me retire, y mire alrededor por algo, cualquier cosa para usar como un arma. Si podía pasarlo y…

Sus ojos se estrecharon y se lanzó hacia adelante, agarrando mi antebrazo, y arrastrándome fuera de la jaula. Al diablo esto. Reaccioné, golpeándolo en la espinilla. Entonces balanceo mi brazo y estrello mi puño en su pecho.

Sus dedos apretaron y me estremecí mientras sus uñas se clavaban en mi carne.

—Déjame ir, maldita sea.

No tuvo ninguna reacción mientras me empujaba hacia la mesa. Mierda, eso no estaba funcionando como lo planee. Renové mi esfuerzo mientras me empujaba contra la mesa de metal. Grite mientras mis caderas embistieron contra la superficie dura. Puse las palmas de mis manos sobre la mesa y pataleé con ambas piernas. Él gruño mientras mis piernas lo golpearon en el estómago, pero no me dejo ir.

De repente, sentí algo frio envolviéndose alrededor de mi muñeca izquierda desde atrás, una risita emergió del otro chico.
 
—Es inútil luchar, Danielle. Si lo deseara, podría tenerte a mi merced con solo mi voz.
—Se encogió de hombros—. Sin embargo, me gusta verte luchando, es bastante divertido.

En cuestión de segundos, estaba recostada sobre mi espalda, encadenada a la mesa con una mano sobre mi cabeza y las piernas separadas.

—Déjame ir, hijo de puta.

—Una luchadora. Será un placer domarte.

Golpee al lacayo en el rostro mientras conseguía encadenar mi otra muñeca. Finalmente, logró agarrar mi brazo y tiro de el por encima de mi cabeza y echó el pestillo. Respire con fuerza mientras continuaba luchando contra las ataduras, ajena a los cortes apareciendo en mis muñecas y tobillos.

—Soy Ryszard —dijo el imbécil, empuñando el marro—. Y tú… eres magnifica cuando luchas. —Bajo su mano hacia mi cuello y tire mi cabeza de una lado a otro, tratando de evitar su toque. Tenía largas y afiladas uñas, que atravesaron mi piel.

Apretó mi tráquea.

Mis extremidades se tensaron contra las cadenas, el cuerpo sacudiéndose mientras luchaba por respirar. Tan pronto como aflojo la presión, aspire aire en mis pulmones lo más fuerte y rápido que podía.

Sus cejas se levantaron.

—La respiración es vida, Danielle. Puedo tomarla en un segundo.

—Jodete. —Le escupí, solamente omitiendo su mejilla. Descendió su mano, abofeteándome en el rostro. Apreté los dientes, negándome a permitirle ninguna satisfacción al ver mi dolor. Luego sonrió y el terror fue como una bala golpeando mi pecho.

Colmillos. El bastardo tenía colmillos.

Grité, mi lucha salvaje, mi mente y cuerpo se apoderaron con locura. Sangre corría por mis muñecas y tobillos, metal cortando mi piel. Lo vi lamer sus labios, ensanchado la sonrisa. Oh, Dios, este tipo tenía más que unos pocos tornillos sueltos. Las palabras de Balen poseyeron mi mente. No luches. ¿Cómo podría hacer esto si todo lo que quería era escapar?

—No hagas esto. —Sabía lo que iba a hacer. Sabía su intención con esos colmillos—.
Dios, no.

—Pero debo, azúcar. Eres demasiado tentadora para resistir



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Miér 6 Sep - 19:21

14


Danni

—Danielle… Danni, despierta.

Mis ojos se abrieron y mi mano fue a la nuca. Él tenía colmillos. Él iba a morderme. Temblé incontrolablemente, devanándome mi mente con las imágenes de jaulas, la tortura —lo inimaginable.

Balen.

Anstice se sentó en la orilla de la cama, lágrimas en sus ojos mientras acariciaba mi cabello.

—Estás teniendo una pesadilla, cariño. ¿Estás bien? No. Mierda, no.
Una gran sombra se mantuvo sobre la esquina de la habitación, con los brazos cruzados mientras se recarga contra la pared.

—¿Balen? —Su cabeza volteó, Keir. Mi corazón cayó y cerré mis ojos, subiendo la cobija alrededor de mí para tratar dejar de temblar.

Él estaba ahí. Balen había estado atrapado en una jaula, torturado por ese hombre… Ryszard. La agonía que debe haber sufrido. ¿Cómo podría él haberse recobrado de algo como eso? Su pierna. Su pierna había sido mutilada, aun así ni siquiera tenía una cojera ahora.
 
—¿Cómo te estás sintiendo? —Anstice mantuvo su tono en un susurro como si ella supiera que mi cabeza estaba todavía palpitando. Pero no era de dolor, era de tratar de descifrar recuerdos que estaban todos jodidos. Se sentía como que la explosión de mi cerebro era inminente. Agradecidamente, ya no tenía los calambres en mi estómago.

—¿Por cuánto tiempo he dormido?

—Seis horas —contestó Anstice.

—¿Seis horas? —Santa mierda—. ¿Dónde está el otro tipo?

—¿Damien?

—Sí, el pendejo.

Keir se ríe y luego cubre su risa aclarándose la garganta.

—Sé fue. Él es un amigo de Keir y estaba aquí únicamente visitando. Necesitaba tomar su vuelo de vuelta a Florida. ¿Cómo está tu estómago? — preguntó Anstice.

—Bien. Un poco de ibuprofeno y estaré bien. —Una mentira por supuesto.
Sabía que nada sería lo mismo nuevamente.

—Creo que debes quedarte con nosotros durante un tiempo. —Anstice sintió mi frente con el dorso de su mano.

Ella miró por encima a Keir y él negó con su cabeza, con el ceño fruncido.
Ellos todavía estaban ocultando mierda de mí. Mucho para la amistad.

Anstice suspiró.

—Keir piensa que debemos llevarte al hospital. Ellos harán algunos exámenes
y…

Como el infierno estaba yo yendo al hospital.

—Balen. El chico de mis pinturas. —Me senté apretando la cobija debajo de mi pecho—. Él estaba conmigo. Estaba ahí, Anstice. Estábamos en jaulas y fue torturado. Ryszard… Él fue quien me secuestró. Debemos ir a la policía.

Anstice se alejó bruscamente como si había sido quemada.

—Oh, Dios.
 
Mis ojos se entrecerraron, mirándola. ¿Qué demonios? ¿por qué está tan enloquecida acerca de finalmente obtener algunas respuestas?

—Te llevaré al auto. —Se aproximó Keir a la cama y Anstice se levantó, evadiendo mis ojos.

—No. No necesito un hospital. Necesito a Balen. Él vino a verme y…

—No —interrumpió Keir.

—Necesito que lo encuentres.

—No, cariño —dijo Anstice—. Balen está en España. Vayamos a ver a los doctores para que te revisen…

¿Qué mierda?

—¿Lo conoces? ¿conoces a Balen? ¿el hombre de mis pinturas? —Todo tuvo sentido. Anstice odiando las pinturas. Nunca queriendo hablar sobre el ‘episodio’. Balen encontrándome donde Anstice la otra noche. ¿Cómo lo conoce Anstice?
¿Sabía que él había sido secuestrado conmigo?

Anstice se apartó de la cama, cubriéndose la boca con la mano.

—¿Abby y ahora Balen? ¿cómo lo conoces? —le pregunté entré dientes apretados—. Anstice, te juro que si no me dices, ya no eres mi amiga.

Silencio.

Agarré mi lámpara, lista para lanzársela, cuando Anstice dijo:

—Balen es mi hermano.

—Mierda. —Keir se alejó y acechando sobre la ventana y de vuelta. Anstice lo ignoró y continuó:
—No podía decirte, yo… Danni, pensé que nunca más lo vería. Te lo juro, quería decirte, pero Waleron…

—¿Tú maldito hermano? me dejaste revolcarme en el infierno por dos malditos años, buscando en mis pinturas, y ¿él es tu jodido hermano? —Lancé la lámpara a través de la habitación. El foco roto y destrozado en el piso de madera dura—. Váyanse. ¿Me escuchaste, Anstice? vete. Ya no sé quién demonios eres.
 
Anstice cerró sus ojos, tambaleándose hacia atrás. Keir enganchando su brazo alrededor de la cintura de ella. Me sentí tan traicionada que el dolor en mi cabeza era nada comparado con la villanía. ¿Su hermano? No es de extrañar que Anstice siempre se alejara de las pinturas. El por qué siempre me presionaba para que lo olvidara. Él era su jodido hermano. ¿Por qué demonios nunca dijo nada? ¿dónde él ha estado todos estos años? nos hemos conocido desde el colegio y no tenía conocimiento de que Anstice tuviera un hermano. ¿Por qué lo mantuvo en secreto?

Quería respuestas, estaba tan furiosa que ni siquiera podía hablar con ella. Mi amiga no podía decir algo que pudiera incluso reparar algo del daño que había hecho.

La voz de Keir era baja y tranquila.

—Estás enojada y con dolor. Pero ella lo hizo para protegerte. Ella quería que lo olvidaras.

—Púdrete, Keir. Mi suposición, todo esto es tu culpa. Así, nuestra amistad fracasada… sí, es tu culpa. —Miré a Anstice—. Tu misterioso hermano estaba ahí. En las jaulas. Él fue torturado. Mierda, el enfermo bastardo golpeó con un mazo su pierna en numerosas ocasiones. ¿Sabías eso, Anstice? ¿sabías que no gritó ni una sola vez de agonía?

La complexión de Anstice palideció mientras se inclinó hacia atrás en Keir por apoyo.

Sí, bien, espero estés horrorizada.

—¿Por qué está en España? ¿por qué se fue? Anstice dijo:
—Él fue ahí por… trabajo. Eso fue decidido…

—Amor, no.

Ella levantó la vista hacia Keir y lo miró.

—No, Keir, ella necesita saber.

Los ojos de Keir se entrecerraron y su cuerpo se puso rígido, pero asintió. Mis manos se enroscaron en el edredón.
 
—¿Fue decidido? ¿quién decidió? ¿él trabaja contigo, Keir? —¿Estaba Keir envuelto en drogas? ¿con armas? mierda, él y sus amigos, todos se veían como que están en algún tipo de pandilla de motociclistas ¿tal vez lo están? Keir tenía una motocicleta, la había visto el verano pasado y Anstice mencionó montar en ella. Mierda. Esto no es bueno.

—Balen infringió la ley —dijo Keir—. Sí, él tuvo que irse. Ahora…

—¿Qué ley? ¿tu propia ley? ¿cómo una ley de un club o algo así? ¿qué tipo de trabajo hacen? —Agarré la cosa mas cercana a mí, mi almohada, y la arrojé a través de la habitación. Estaba tan molesta con ellos. Conmigo misma por no haberlo visto antes. Dios, ¿cuándo terminan las mentiras?— Él quería quedarse. Balen no quería irse. ¿Estaba huyendo de ti? ¿lo ibas a matar por arruinar algo? ¿no ha pasado a través de suficiente? él fue torturado por Dios santo. Torturado.

—No tienes idea de lo que estás hablando —dijo Keir.

—No mierda. Adivina de quien es la culpa. Pero vi la parte donde la pierna de Balen fue mutilada con un mazo. Sí, esa parte la vi de primera mano.

Anstice se alejó del abrazo de Keir y vino hacia la cama.

—Danni, por favor. Esas son sus formas. Él rompió su confianza. Jodidamente increíble. Miré a otro lado.
—Él vivió en una jaula con agua goteando sobre él. Hecho añicos por alguien psicótico. ¿Lo entiendes? Cualquier cosa que haya hecho puede ser perdonada. Él no debería haberse tenido que ir.

Noté el cambio en la postura de Keir. Sus hombros se tensaron  mientras miraba hacia la puerta.

Un hombre con la cabeza rapada y rastros de barba se paró en la entrada. Él era alto y musculoso, con anchos hombros y, santa mierda, con porte caliente. Como el caliente Jason Statham. Pero eran sus ojos que lo hacían dar más miedo que Keir, Damien y Balen juntos… azul hielo y más fríos que el Ártico. Él se veía como que podía matar con una mano y ni siquiera pensarlo dos veces.

Un tatuaje de una serpiente estaba en uno de los lados de su cuello, que se enroscaba detrás de su oído izquierdo. No había duda, este tipo era otro amigo de Keir.

Él asintió hacia Keir y Anstice, y ellos comenzaron a salir de la habitación.
 
—Guau. Espera un segundo. ¿Anstice? —Pero ya se habían ido.

El tipo del tatuaje de serpiente se quedó en la puerta, mirándome, sus piernas ligeramente separadas en una postura intimidante. Cuando habló, su profundo acento inglés envió un escalofrío por toda mi espina dorsal.

—Soy Waleron —dijo. Sus ojos pasando sobre todo mi cuerpo como si pudiera ver debajo de mi edredón. Luego sus penetrantes ojos se encontraron con los míos y, por una vez en mi vida, supe ser un poco más cuidadosa con lo que decía.

—El doctor de cabecera. —Segura como el demonio que él no se veía como un doctor de cabecera—. Bien, te ahorraré el problema de hacer toda la mierda de las preguntas de doble sentido. He estado ahí. Lo que necesito que todos dejen mi lugar.

—Dormiste con él —dijo Waleron.

Mi boca cayó abierta. ¿Era él algún psicótico pervertido quien nos miraba a Balen y a mí desde el callejón?

Los ojos de Waleron se entrecerraron y su mandíbula se endureció.

—Lo sé porque huelo su olor todo sobre ti y esta habitación.

—Pero eso es imposi…

—Silencio.

Me senté, disponiéndome a enfrentar a este bruto hombre de pie. Atrás quedó mi sentido común para mantener mi actitud encubierta. Me encontré con su mirada y lo miré fijamente, después arrojé mis sabanas a un lado y deslicé las piernas a un lado de la cama.

—Dejas esa cama, y caerás —dijo como si fuera un hecho, como sabiendo exactamente cuan débiles eran mis piernas. Bien, no lo hacía. Él no sabía nada de mí.

—Bien, entonces, no tendrías una agradable risa. Te ves como que necesitas una. Ahora, si no te importa, lárgate de mi lugar.

—Regresé con Balen —dijo Waleron.

Me congelé justo cuando estaba tratando de pararme. Me dejé caer nuevamente.
 
—Es él ¿lo es? Es por eso que ya me siento bien nuevamente. Él está aquí. Él asintió.
—Lo sabía. Solo lo sabía. Bien, entonces hay algún dispositivo implantado en mí o algo que me hace enfermar cuando sea que él se va. ¿Por qué? ¿quién haría eso? Dios, esto solo está mal.

—No sé lo que está sucediendo. —Él alcanzó su bolsillo trasero y sacó un pequeño recipiente estrecho que parecía tenía la cabeza de un pato en la parte superior. El pico se abrió y sea lo que tenía dentro salió y lo puso en su boca.

¿Caramelo? ¿Estaba comiendo un maldito dulce?

Se aproximó a mí y yo me estaba preguntando si tal vez debería haber sido más agradable porque ese tatuaje en su cuello con su ancha estatura musculosa era intimidante.

—¿El dolor disminuyó?

—Umm, sí. Bastante se ha ido. —No sé porque este hombre sabría la  respuesta, pero yo tenía que preguntar—. ¿Moriré? Quiero decir, ¿este dispositivo va a explotar o algo?

—No es un dispositivo —dijo—. Pero sin él, sufrirás.

—Bueno, tal vez estoy un poco mareada en este momento, pero lo que estás diciendo suena loco. Sin dispositivo. Sin implante. De acuerdo, entonces la cosa de vudú en casa. Vamos doctor, ¿está tratando deliberadamente que me comprometa?

—No sé qué está causando esto.

—¿Dónde está él? si tiene que irse de nuevo, entonces me iré con él.

Por primera vez, vi su expresión titubear con sorpresa. En un momento, la mirada desapareció y la fría conducta regresó.

—Eres humana. Eso es imposible.

—Claro que soy humana. —Luego mi respiración golpeo mientras los recuerdos del hombre que nos había secuestrado a mí y Balen vinieron rápidamente a mi mente. Los colmillos. La sangre. Su risa.

—Sí —dijo Waleron—. Tu memoria regresando es inesperado. Eso no ha sucedió antes.
 
¿Qué demonios está pasando? ¿por qué todos saben sobre lo que me sucedió excepto yo? ¿quién era este tipo? ¿otro hermano de Anstice?

—¿Cómo sabes tanto de lo que me sucedió?

—Nosotros los rescatamos a ti y a Balen.

Hice una mueca. Supongo que tengo que bajarle el tono.

—¿Tú nos rescataste? —Es por eso que Anstice y Keir querían que conociera a Waleron. Santa mierda, él debe ser un policía. No, eso no tiene sentido y él no se  ve como uno—. ¿Está Ryszard todavía con vida?

—No. Él está muerto.

Bueno, hay una cosa buena de este desastre.

—¿Por qué estaba Balen ahí conmigo? ¿por qué Anstice lo mantuvo en secreto? nada de mentiras.

Waleron no dijo nada.

—Ryszard. Tenía colmillos como un perro y olía a regaliz negro. Mordía mi cuello… bebía de mi sangre.

Waleron se paró cerca de mi cama.

—Vampiro. Ryszard era el líder de un grupo aquí en Toronto. Vampiros. ¿Vampiros?
—¿Estás loco? En serio… piensa acerca de lo que acabas de decir.

—Ellos sienten una sed constante y la única manera de aliviarla es beber sangre. Si una mujer bebe la sangre de un vampiro, se convierte en su esclava. Y una esclava para uno de ellos es peor que la muerte. Los vampiros no tienen ningún remordimiento y matan por el simple placer de hacerlo.

Lo que él me decía tenía ser mentira, pero el tipo se veía muy serio, y sabía por pedazos de mi memoria recobrada que este Ryszard no sintió remordimiento por el sufrimiento de Balen. Sus colmillos habían sido reales, y yo había tenido contusiones en mi cuello. No había sido un anillo. Habían sido marcas de dientes en mi cuello.

Pero eso era imposible.
 
—¿Por qué lastimó a Balen? lo torturo tan mal. No entiendo. ¿Quién haría eso? Las cejas de Waleron se alzaron.
—Ryszard te lastimó.

—Sí, pero Balen… no sé, fue mucho peor. —No conocí la totalidad de lo que pasó, pero lo vi en los ojos de Balen. Era más dolor que cualquier persona normal pudiera soportar—. ¿Sin mentiras? ¿hay realmente… vampiros? —Una dura píldora por tragar, pero por alguna razón, las cosas comenzaban a tomar sentido.

—Sí. —Bajó su mano a mi frente y sentí un remolino caliente envolver mi cuerpo. Iba a decir algo, pero no estaba segura porque mi mente estaba confusa. Intenté alejarme, pero él continúo enviando un latido pulsante en mi cabeza hasta que llegué a estar tan cansada que caí de nuevo en cama y estaba dormida en cuestión de segundos.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Miér 6 Sep - 19:26

CRONOGRAMA


Viernes 1:Antes y capítulo 1
Sábado 2: Capítulos del 2 al 4
Domingo 3: Libre nos pondremos al dia 
Lunes 4: Capítulos del 5 al 8
Martes 5: Capítulos del 9 al 11
Miércoles 6: Capítulos del 12 al 14
Jueves 7: Capítulos del 15 al 18
Viernes 8: Capítulos del 19 a 21
Sábado 9: Capítulos del 15 al 28 
Domingo 10: Libre nos pondremos al dia
Lunes 11: Capítulos del 22 al 24
Martes 12: Capítulos del 29 al 31
Miércoles 13: Capítulos del 32 al 34
Jueves 14: Capítulos del 35 al 38
Vienes 15: Capítulos del 39 y Epilogo
Sábado 16: Nueva Lectura



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por carolbarr el Jue 7 Sep - 13:49

Gracias!!!
Sera que esta embarazada? puede embarazarse de un Scar???

Tuvo que volver! Menos mal que Waldeorn le hizo caso..
avatar
carolbarr

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 28/08/2015
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por yiniva el Jue 7 Sep - 16:16

hay Ross no puedes dejarme así   eres mala, quiero más

con quien estuvo Delara todo el tiempo que se fue, y por que no quiere que nadie sepa, creó que es alguien que quiere ayudar a Balen y Danni, porque gracias a lo que le dijo Delara a Waleron volvieron y Danni ya está empezando a recordar todo por que paso, pero aún le tienen que explicar muchas cosas.


avatar
yiniva

Mensajes : 1995
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por jesikap el Jue 7 Sep - 16:56

WoW por fin me puse al día con la lectura... Esto cada vez se pone más interesante.... Con quién anda Delara y porque Danni se enferma cuando Balen se aleja... Ya quiero seguir leyendo más 
La historia está entretenida pero hay ciertos personajes y algunos matices de la historia que me recuerdan a la Hermandad de la Daga negra.... En fin gracias por los capítulos


"No vivas la vida escondiéndote detrás de tu pasado, vive para el ahora, cuando encuentres a alguien con quien quieras pasar el resto de tú vida, no la dejes ir, ya sea si ese para siempre resulta ser un día o un año o cien años. No dejes que el miedo de perderlos te contenga de amarlos"

avatar
jesikap

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 09/10/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Emotica G. W el Jue 7 Sep - 19:15

NO ROSS!!! La espera es eterna!
Como que Danni recuerda lo de su secuestro??? Se supone que le borraron la memoria o algo asi para proteger la existencia de los Scar y demas criaturas sobrenaturales
Y que Danni se sienta a morir cuando se separa de Balen??? Eso esta muy raro!!! Tiene que ver con que tengan el mismo tatuaje???
Y quien sera el informante de Delara??? Tan malo o vergonzoso es para que no quiera que alguien se entere???
YA QUIERO LEER LOS DEMAS CAPS!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!



avatar
Emotica G. W

Mensajes : 963
Fecha de inscripción : 15/11/2016
Edad : 20
Localización : Mi casa :D

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 7 Sep - 23:16

15
Balen
 

Me pasee por la longitud de la habitación en el sótano de Keir, también denominado el mausoleo. Inquieto no estaba ni siquiera cerca de  describir cómo me sentía. Un completo y jodido lío de emociones era más preciso. Mierda, había estado jodido antes, ahora estaba totalmente fregado, también.

Waleron había dado vuelta al avión, pero eso no quería decir que yo iba a vivir jodidamente feliz para siempre. Los Wraiths iban a estar molestos con Waleron por desafiar el juicio. Mi muerte era más probable ahora en su agenda.

Pero no antes de verla. No antes de saber qué diablos estaba pasando. Tenía que saber que ella estaba bien. Jesús, lo que sentí en el avión me había asustado. Claro, yo era un Tracker11, pero ser capaz de oler las emociones de Danni desde esa distancia… imposible. Y Waleron lo sabía malditamente bien. Algo más estaba pasando aquí y yo estaría condenado si hubiera dejado a Danni enfrentar esto sin mí.

El dulce aroma de ella se desplazó hacia mí y dejé de caminar. Joder, la trajeron aquí. Me acerqué a la puerta, la abrí, luego subí las escaleras de dos en dos a la planta superior y me dirigí por el pasillo hacia donde su olor me llevaba.




11 Tracker: poseen la habilidad de rastrear células al cambiar de piel.
 
Abrí la puerta, y luego me detuve bruscamente. Anstice estaba sentada en la cama con la mano de Danni aferrada a la suya. Mierda. No había estado preparado para ver a mi hermana. Ella me miró con una tentativa sonrisa. La culpa me golpeó fuerte. Me había comido durante dos años y ahora estaba en mi cara y apestaba.

—No te has perdonado a ti mismo —dijo Anstice.

No dije nada. No, por supuesto que no. Cómo podría. Yo merecía su amargura y odio.

Anstice bajó la mano de Danni y se levantó. Dios, ella se parecía a nuestra madre, regia con profundos ojos de color marrón llenos de bondad.

—Ryszard iba a convertirla en su esclava, ¿verdad? —Su voz era suave, como la de una sanadora. Recordaba la voz de nuestra madre siendo así.

Asentí con la cabeza, mis ojos parpadeando por un segundo hacia Danni acostada tan inmóvil y pálida en la cama matrimonial.

—El perdón no es necesario, Balen. Te debo mi agradecimiento por salvarla.

—No —dije—. Traicioné a mi propia sangre y familia, por una extraña.
Arriesgué tu vida y aquellas del Talde. Rompí nuestra ley.

—¿Has pensado en las consecuencias si no lo hubieras hecho?

Sí, mil jodidas veces y llegaba a la misma maldita conclusión. Lo haría de nuevo. Y eso era lo que me destruía. Si se da la oportunidad, lo haría de nuevo de la misma exacta manera.

Anstice se acercó.

Me puse rígido cuando sus suaves pasos se detuvieron a centímetros. Ella levantó la mano y entonces tomó mi mejilla. Jesús, era como si mi madre estuviera aquí, todo lo bueno ahora en Anstice.

—Hemos perdido tantos años. Por favor, no me apartes ahora que estás de vuelta. Quiero conocer a mi hermano.

—Sí, eso no parece como que va a pasar. —Volví mi cabeza y su mano cayó. Anstice suspiró.
 
—Waleron la despertó de un sueño profundo hace unos minutos. —Ella puso su mano en mi antebrazo y apretó—. Balen, hiciste lo correcto. —Entonces salió de la habitación, cerrando la puerta suavemente detrás de ella.

La teoría de Waleron de por qué Danni había estado tan enferma… mierda, era mi culpa. ¿Alguna vez terminaba? ¿el dolor que yo les causaba a los demás?

Pasé mi mano por mi cabello, adelante y atrás, y gemí. Jesús, esto era una total jodida. Y sin embargo, no podía negar que estaba feliz como la mierda de estar de vuelta, para volver a verla.

Ella era mía, maldición.

—¿Balen?

Mi corazón dio un vuelco ante el sonido de su voz. Mis rodillas se debilitaron en realidad. Esto nunca había ocurrido antes y tomó varios segundos antes de que pudiera poner un pie delante del otro. Mierda, estaba en problemas con esta mujer.

Ella extendió su mano y yo la miré, recordando sus largos y delgados dedos desabrochando mis pantalones vaqueros, acariciando mi pecho, agarrando mi polla.

Cuando me quedé inmóvil, ella se movió más cerca sobre la cama y tomó mi mano.

—Estás aquí. —Se levantó sobre sus rodillas y puso las manos a cada lado de mi cabeza, jalándome hacia ella—. Te tomo bastante tiempo.

Antes de que pudiera responder, sus labios se encontraron con los míos, suaves y vacilantes, y era tan jodidamente dulce. Pero nada en mí era dulce cuando se trataba de ella. El impulso de lanzarla de espaldas en la cama, y saborearla de nuevo tomó el control y profundicé el beso. Mi lengua se condujo dentro de su boca, saboreándola, tocando la superficie de terciopelo que enviaba estremecimientos a través de todos los músculos de mi cuerpo, entonces, directamente a mi polla erecta. Jesucristo, amaba la sensación de sus labios sobre los míos.

Enganché mi brazo alrededor de su cintura y tiré de ella hacia mí, gimiendo ante la sensación de sus suaves curvas. Ella era una parte de mí, la bondad que me faltaba. ¿Podría siquiera negarme a esta mujer? Mierda no. Era demasiado egoísta como para dejarla ir. La única palabra que rugía a través de mi cabeza era mía.

Ella inclinó la cabeza hacia atrás y besé la curva de su cuello.
 
—Dios, Balen, te quiero tanto que duele.

— Danni. —La empujé hacia atrás en la cama luego me puse encima de ella, mi mano empujando su camisa hacia arriba para que así pudiera sentir el calor de su piel. Su olor me estaba volviendo loco. Ella me estaba volviendo loco. El alivio de estar de vuelta con ella…

Tenía que tenerla.

Gemí bajo en mi garganta antes de que reclamara su boca de nuevo. Sentí sus manos en mi pecho, tan cálidas y… estaban empujando.

Empujando.

—Mierda. —Me aparté y toda la urgencia sexual murió en el acto. Los ojos de Danni estaban muy abiertos y con pánico. Dios, ¿qué demonios estaba haciendo?
—Jesús. —Volé hacia atrás hasta que mi espalda golpeó contra la pared en el otro lado de la habitación.

Danni se incorporó.

—Balen, lo siento, yo solo…

—¿Tu lo sientes? Jesús, Danni.

Se levantó de la cama, sus cortos boxers de color rosa y camiseta de tirantes blanca revelando mucho más de su cuerpo de lo que yo necesitaba ver en este momento. Sus pezones estaban erectos a través de la escasa camiseta como si me rogaran tocarlos.

El deseo se levantó otra vez mientras ella caminaba por la habitación hacia mí. Mi aliento aspirado de mis pulmones, nuestros ojos encontrándose mientras se detenía a centímetros de distancia. Colocó las manos en mi pecho, descansándolas allí como si tuvieran un lugar cerca de mi corazón.

—El dolor se ha ido. No sé lo que está pasando, pero regresaste y esto… es como si simplemente se desvaneció. Cómo… Dios, ni siquiera sé lo que estoy diciendo ya. Pero tiene algo que ver contigo. Con nosotros. Lo siento. —Sus dedos se curvaron en mi camisa y ella medio reía—. ¿Estoy loca? ¿Es eso locura, Balen? Por favor, dime que también lo sentiste.

Busqué en sus ojos el odio por lo que yo había causado, pero no estaba allí.
 
—No estás loca. —Pero yo estaba regresando aquí. Debería haber permanecido lejos. Nunca regresando a Toronto en primer lugar. Ahora, pondría a Danni en peligro con los Wraiths y lo que sea que estuviera conectándonos.

Ella se puso de puntillas y besó mis labios.

—Lo qué te pasó… lo que te hizo Ryszard…

Tomé su barbilla, mi pulgar moviéndose atrás y adelante mientras la miraba.

—¿Recuerdas?

— Algo de ello. Nos recuerdo hablando, las jaulas y… ellos te torturaron.

Joder, si ella se acordaba de mi boca en su garganta, la perdería. Y me lo merecía. Estaría disgustada. Se preguntaría qué demonios había hecho al dormir con un maldito animal. Yo estaba indignado. Los Scars no beben sangre, pero yo lo había hecho. Había tomado la de Ryszard… y la de Danni. ¿Podría ser por qué estábamos conectados? Yo nunca había oído hablar de eso antes, pero un Scar nunca había bebido sangre de vampiro tampoco y vivido para contarlo.

Pasé mi brazo alrededor de su cintura y la atraje muy cerca mientras la puerta se abría. Keir nos miró por un segundo, sin duda, tomando nota de que tenía mi brazo alrededor de ella. Scars y humanos, sí, eso era tan contrario a la ley. Bueno, ya estaba jodido, que era una ley más rota.

—Sala de estar. Ahora. Y baja tus bloqueos para nosotros. —Keir se dio la vuelta y se fue.

Danni se tensó mientras miraba alrededor, probablemente dándose cuenta de dónde estaba.

—¿Qué estoy haciendo en la casa de Keir? ¿no me acuerdo de venir aquí? ¿y qué quiso decir con bloqueos?

Mierda, odiaba mentirle. No quería hacerlo más. Y Keir debería saberlo bien en lugar de mencionar nuestros poderes frente a ella. Había protegido mi mente de todos los Scars, y era difícil permitirles comunicarse conmigo de nuevo.

—Tengo que hablar con Keir y Waleron, en este momento. Averiguar lo que está pasando. Entonces te lo haré saber. Descansa un poco.

—¿Al igual que ibas a dejarme saber acerca de ser el hermano de Anstice?
 
Realmente no podía decir nada. Literalmente nada. Porque yo era el hermano de Anstice y lo escondí de Danni. Había pensado que estaría muerto o en Descanso, que nunca la vería de nuevo.

—No me voy a quedar aquí. —Danni trató de salir de mis brazos, pero apreté mi agarre.

Era obvio que todavía estaba enojada y herida por las mentiras y no podía culparla. Pero la verdad era demasiado para aceptarla en este momento.

—Anstice te ama. Sé que es duro no tener respuestas, pero lo juro, voy a decirte todo pronto. Cuando comprendas, perdonarás a tu amiga por lo que ella ha tenido que hacer. —Me incliné hacia delante y la besé de nuevo y tomó unos segundos antes de que me las arreglara para conseguir que se rindiera—. Tengo que ir. Descansa un poco. Vuelvo en un rato y hablaremos.

—Voy contigo. Voy a ponerme algo de ropa. —Danni salió de mis brazos y corrió hasta el pie de la cama en donde alguien había dejado su ropa.

— No. —Me acerqué a ella y agarré su camisa antes de que tuviera la oportunidad de ponérsela. —Esto no es algo de lo que puedas ser una parte. Quédate aquí.

Danni se puso las manos en las caderas.

—Merezco saber qué demonios está pasando.

—Danni. —Traté de mantener mi voz suave, pero salió como una advertencia en su lugar. Hábito. Era un Scar y era difícil ser todo lo contrario. Tomaba decisiones y esperaba que otros me escucharan, sin preguntas.

Mierda, ella se veía molesta.

Recogió sus pantalones vaqueros, lanzándomelos, golpeándome en la cara.

—Está bien, no voy a vestirme.

Con una mirada determinada en su rostro, se dirigió a la puerta vestida con la provocativa camiseta sin mangas y boxers cortos.

—Danni —le advertí—. Tú no… mierda. Me ignoró y salió por la puerta.
Fui tras ella.
 
—Danni. Detente. —La alcancé y agarré su brazo—. ¿Qué demonios estás haciendo?

Ella me miró.

—Esto no puede seguir de esta manera. Necesitas confiar en mí. —Entonces mis ojos se arrastraron por el frente de ella y mi polla se endureció—. Si otro maldito tipo te mira así, me volveré loco. Ten un poco de piedad aquí. Esta mierda es complicada. Dame algo de tiempo.

—Tuviste dos años. Suspiré.
—Necesito que hagas esto por mí. Por favor.

Sentí el momento en que cedió a mí, cuando la rigidez dejo su cuerpo.

—Bien. Pero quiero saber todos los detalles. Y si estás fuera más de una hora, estoy bajando desnuda. —Se soltó de mi agarre y se volvió para regresar a su habitación, las caderas balanceándose provocativamente. Miró por encima de su hombro—. Ah, y fue tu polla luchando contra tus pantalones vaqueros lo que me convenció de dejarte ganar… esta vez.

Gruñí. Maldición, estaba en problemas con esta chica.



—¿Dónde has estado durante dos años? —Exigió Keir tan pronto como entré en la sala de estar.

Me acerqué al bar y me serví un Bombay y tónica.

—En ningún lugar especial. —Revivir el infierno por el que había pasado y tratando de librarme de la sangre de vampiro no era algo en lo que quería entrar. Nunca.

Waleron, quien rara vez se sentaba en la presencia de cualquier persona, se sentó en la silla de cuero de respaldo alto, con una pierna apoyada sobre la otra. Casual. Demasiado informal.

—¿Le mencionaste a Danielle a alguien?
 
—Estaba tratando de olvidarla, no de torturarme. —Y había fracasado estrepitosamente teniendo en cuenta que ella había perseguido mi mente veinticuatro/siete.

—No lo entiendo —dijo Keir—. ¿Quién puede hacer esto? ¿y por qué? ¿cuál es el punto de vincular a dos personas? No tiene ningún propósito. Incluso Trinity no puede unir a dos personas así.

Mierda. ¿Podría ser posible que alguna maldita bruja pusiera un hechizo sobre nosotros?

—¿Vincular? eso no se ha hecho. Al menos nunca he oído hablar de que se haga. —Me apoyé contra el armario que contenía una serie de artefactos antiguos y tomé un sorbo de mi bebida—. Por lo que sé, solamente una malditamente poderosa bruja puede conseguir llevar a cabo esa mierda.

—Y una bruja no tendría nada que ganar. —Negó con la cabeza Keir. — No, alguien más poderoso. Danni habría muerto si tú hubieras sido puesto en  Descanso.

—Más poderoso —repite Waleron—. ¿Sentiste algo mientras estabas lejos? ¿un hechizo siendo lanzado?

Dudé. Había pasado la mayor parte de mi tiempo luchando contra la sangre contaminada dentro de mí. Tomó cada pedazo de control evitar que buscara a los vampiros y unírmeles. La sed constante me rogaba que bebiera de cualquiera que se me acercara.

—¿Balen? —preguntó Waleron.

—No. No que yo estuviera consciente —contesté. No podía decirles que había bebido la sangre de Ryszard y la de Danni. Esta no podía ser la razón de nuestra conexión; había sacado toda la sangre contaminada de mi sistema.

—¿Qué tan lejos estabas de aquí? —preguntó Waleron.

—Fui a Inglaterra durante el primer año luego regresé a Canadá. Sin embargo, nunca vine a verla hasta hace poco.

—¿Y cuándo volviste? —preguntó Waleron.

Todo lo que sabía era que había tenido esta urgencia para estar con Danni en el momento en que puse los ojos en ella de nuevo.
 
—Fue extraño. Nunca pensé en esto antes de ahora, pero cuando volví y la vi de nuevo, fue como… mierda, no sé, como si estuviera obligado a estar con ella. Dios, incluso me quedé fuera de su casa como un acosador. —Tenía que ser un hechizo.

—Mierda. —Keir presionó sus dedos en la sien—. Suena como un hechizo.
¿Por qué?, sin embargo

—Delara sabe algo —dijo Waleron. Me quedé helado, con la bebida a medio camino de mi boca—. Me advirtió que Danielle moriría si te ponía en Descanso. Se negó a decirme nada más.

—¿Se te negó? —preguntó Keir, las cejas levantadas. Waleron lo ignoró.
—La vinculación es un antiguo hechizo utilizado por los antiguos. Fue originalmente para fines de reproducción. Los más poderosos machos Scars eran vinculados a las mujeres más poderosas así la reproducción estaba garantizada que produjera un niño con las habilidades más fuertes. Era una manera para que nosotros ganáramos fuerza. Damien es de una línea de Vinculados. Es por eso que es un Tracker y un Visionary.

—Pero no hay nada que ganar al vincularnos. Ella es humana. —Joder, esto era malo. Sería cazado por los Wraiths y ahora estaba vinculado a Dani… una humana.

—¿Quiénes son capaces de Vincular? —preguntó Keir.

—Pocos —respondió Waleron. Colocó su brandy sin tocar en la mesa de café y se levantó— .Alístate. Los Wraiths, vendrán por ti. Volveré en breve.

—Prometí hablarle acerca de nosotros —dije antes de que Waleron tuviera la oportunidad de tele transportarse.

Keir maldijo entre dientes, pero permaneció en silencio. Waleron asintió.
—Sí. Es la hora. Ella debe unirse a nosotros.

—¿Qué diablos significa eso? —Mis ojos se entrecerraron y mi cuerpo se tensó. Waleron dijo
 
—Debe convertirse en una Scar. Si no lo hace, morirá. Porque, Balen, los Wraiths te capturarán y te pondrán en Descanso. Es solo una cuestión de cuándo.

Antes de que pudiera preguntarle cómo diablos era posible que un ser humano se convirtiera en un Scar, Waleron se tele transportó desde la habitación.

Waleron se había convertido en un frío bastardo, sin corazón, que no tenía compasión por nadie. Algunos pensaban que su falta de emoción era un efecto posterior de cuando Waleron fue capturado por un Lilac hace más de cien años. Las Lilac eran CWO, hembras, desagradables. Atraían a los hombres en su red y chupaban la vida de ellos. A veces, las Lilac colocaban a sus presas en capullos y los dejaban mantenerse con vida durante semanas, atrapados en el infierno.

Waleron había estado cautivo de una Lilac por sesenta y un años. Tragué el resto de mi bebida y dejé el vaso en la barra de vidrio.
—¿Alguna vez oíste de un ser humano convirtiéndose en uno de nosotros?

—No —dijo Keir.

—¿Crees que me está jodiendo?

—Nop.

—Sí, eso pensé.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 7 Sep - 23:26

16
Danni
 

Un golpe sonó y sonreí, anticipando a Balen después de su conferencia de “sólo testosterona”.

Abrí la puerta y mi sonrisa se desvaneció a la vista de Anstice. Medio cerré la puerta en su rostro pero luego me detuve, recordando las palabras de Balen. Ser grosera era simplemente inmaduro.

—¿Vienes a decir más mentiras? —Todavía podía ser una perra. Me giré y caminé de regreso para terminar de hacer la cama. Mi dolor porque Anstice no me dijera que Balen era su hermano todavía estaba fresco. Dios, ¿cómo pudo? Habíamos sido amigas desde, bueno, siempre.

—Sólo quería ver… Danní, por favor mírame. Quiero explicarlo. —Anstice se acercó a mí, pero se detuvo a varios pies de distancia—. Cada vez que pintabas su retrato, me destruía el no decírtelo, pero no podía. Juré guardar el secreto y pensé…
—Retorció sus manos juntas—. Pensé que lo superarías. No sé… que tal vez dejarías de pintarlo. Pero luego… luego él regresó y todo cambió.

Tiré el edredón sobre las almohadas y lo alisé.

—Cambió antes de eso, Anstice. Cambió cuando conociste a Keir y tú malditamente bien lo sabes. Dejaste tu trabajo. Dios, amabas ser una veterinaria. Pero te apoyé. Quisiste estar a la entera disposición de Keir. Yo nunca dije una mierda. Confié en ti para decirme las cosas. Pensé que confiábamos una en la otra.
 
Anstice se acercó y agarró mi mano. Dejé de juguetear con el edredón.

—Danni, siento no decirte sobre Balen. —Vaciló, como si estuviera teniendo dificultades para lograr que las palabras pasaran por un gran nudo en su garganta—
. Ryszard estaba detrás de mí. Él te usó a ti y a Balen para llegar a mí.

Tiré mis ojos hacia Anstice.

—¿Qué carajo? Anstice continuó:
—Somos diferentes. Keir, Balen, Damien, Jedrik y yo, todos… y, bueno hay más de nosotros.

Oh, Dios, esto no sanaba bien.

Anstice deslizó su mano de la mía luego se sentó en la cama.

—No sabía nada de esto hasta que conocí a Keir. No sabía que tenía un hermano o que yo era diferente. ¿Recuerdas cuando Keir fue atacado en el callejón y fui a ayudar? —Asentí—. Bueno, allí fue cuando lo descubrí. Si no hubiera visto eso de primera mano, no lo habría creído tampoco. Tenía que confiar en él.

—Por lo tanto, ¿la diferencia es que tienen sus propias leyes? Como una banda de motoristas. —Resoplé porque la idea tenía maldito sentido. Keir incluso tenía una motocicleta, aunque nunca vi a Jedrik en una. Keir estaba tatuado, no tomaba la mierda de nadie y, sí, este lugar era como una casa club. Y las leyes… Balen dijo que las rompió. Los traicionó. Esa mierda no estaba permitida en un club de motociclistas. No me sorprende que ellos estuvieran tras él—. ¿Eso es por qué no podías decírmelo?

—Bueno, sí y no. Ellos tienen sus propias leyes, sí, y juré discreción, así que supongo tu podías hacer la comparación. Pero es… —Suspiró—. ¿Recuerdas cuándo éramos niñas y mis manos quemaban?

—Cuando tocabas a las personas heridas. Anstice asintió.
—Soy llamada una Healer. Una Scar Healer.

—¿Una qué? —Tenía la sensación de que no iba a gustarme lo que Anstice estaba diciendo, y sin embargo, todavía necesitaba saber.
 
—Somos llamados Scars.

—¿Keir es parte de una banda de motociclistas llamada Scars? ¿y tú eres qué, su doctor para cuando consiguen un disparo o acuchilladas? maldita sea, habría esperado un mejor nombre que eso. Tal vez Endiablados Scars Negros o algo así.
—Mierda, ¿significaba que Balen era parte de una banda? No me gustaba esa idea. En realidad, odiaba la idea de que Anstice fuera parte de eso. No me sorprende que ella actuara diferente después de conocer a Keir. Y cuando Keir fue atacado en el callejón… mierda, ese fue probablemente otro motociclista. Uno con colmillos. Me estremecí, frotando mis manos.

Anstice sonrió.

—Ah, no. Somos más como un grupo que tiene habilidades únicas. —Mordió su labio y dudó—. Umm… cuando toco a alguien que está enfermo o herido,  puedo curarlo.

Sentí ganas de reír y llorar al mismo tiempo. No hice ninguno. Anstice parecía seria, y después de todo, los vampiros eran… reales. Sí, eso todavía no se asentaba del todo.

—Está bien, digamos que esto es cierto. Entonces ¿por qué no me sanaste cuando caí de mi bicicleta y me rompí el brazo en ese momento cuando tenía ocho años? O ¿puedes curar solamente ciertas lesiones? O tal vez existe la posibilidad de que los Scars de Keir estén involucrados con drogas y él estuviera deslizándote algunas para hacerte creer que tienes esa… habilidad. —Dios, y pensaba que yo estaba loca. Ahora Anstice iba a terminar en una celda acolchada conmigo.

—No me crees. —Anstice levantó la mirada hacia mí. Suspiré.
—Anst, ¿curar con el toque de tus manos? Es un poco difícil de tragar. No tienes que inventar cosas para tratar de reparar el daño, ¿de acuerdo? Hemos sido amigas desde hace mucho tiempo. Odio que guardaras mierda de mí, pero no voy a tirar nuestra amistad lejos porque juraste guardar algún secreto sobre las actividades criminales de tu esposo. Sólo necesito estar molesta por un rato. ¿Balen y Keir jodieron a este chico Ryszard? ¿él es parte de otra banda?

—Él es… era un vampiro, Danni.

—Un vampiro. —Repetí. El chico medico espeluznante con la cabeza rapada me lo dijo también.

Anstice suspiró, sus dedos cerrándose juntos.
 
—Si te hubiera dicho hace dos años que el chico que te raptó era un vampiro,
¿crees que me hubieras creído? Estuviste hablando con la policía, ¿qué si les dijeras lo que yo te había dicho? Nosotros, los Scars no podemos permitir eso, Danni. Está prohibido para los humanos saber sobre nosotros. ¿Puedes imaginar si el mundo supiera que existimos? —Anstice dudó y dejé de pasearme para mirarla—. Ryszard me quería, así podía curarlo. Soy de las pocas raras que tienen la habilidad de sanar vampiros. Él estaba usándote para llegar a mí, bueno, hasta que Balen hizo el trato con él. A cambio de tu vida, Balen le dio a Ryszard la ubicación donde los Scars estaban escondiéndome.

Estaba sin palabras. Todo giraba en mi cabeza y no podía agarrarme en una cosa sólida.

—Tú de todas las personas sabes que no mentiría sobre algo tan… descabellado.

—Si estuvieras en drogas deberías. —Dios, había sido tan estúpida. Todo encajaba ahora. Jedrik y Hack viviendo aquí, ese otro tipo que había visto la noche que me escondí en el árbol. El chico aterrador con la cabeza rapada, Waleron. Y era invierno, así que ellos no estaban montando sus motos. Criminales. Una banda. Y habían estado detrás de Balen por romper un código o algo.

—Los Vampiros existen, Danni. Tenías las marcas en tu cuello para probarlo.
—La voz de Anstice era baja y calmada.

Así que un vampiro chupó mi sangre. Habitación acolchada, aquí vengo. Pero sabía que el chico Ryszard había mordido mi cuello. Así que tal vez era cierto.
¿Podría ser verdad? Segura como el demonio que no quería que lo fuera.

—Ryszard te liberó, y Balen lo llevó a mí —dijo Anstice.

Oh, mierda. Sentí mis rodillas debilitarse y me senté al lado de Anstice.

—Eso es a lo que él se refería.

—¿Qué?

—Balen dijo que traicionó a alguien. Te traicionó. Arriesgó tu vida para salvar la mía. —¿Cómo pudo tomar esa decisión? ¿por qué me eligió? Anstice era su hermana. Dios, esto estaba empeorando a cada segundo. Si todo esto era cierto y no estaba teniendo algún tipo de alucinación, tal vez ellos me habían drogado.

—Balen fue torturado por semanas y necesitaba la curación. Ryszard sabia eso, así que él… —Se detuvo—, él hizo un trato, Balen tuvo que consumir la sangre de Ryszard, lo cual lo convertiría en un vampiro y luego lo condujo hacia mí. Si Balen
 
hacia esto, Ryszard te permitiría ir. Balen hizo el trato y cuando fuiste liberada, Jedrik te llevó al hospital. Por supuesto, Waleron, es nuestro Taldeburu, nuestro líder, borró tu memoria.

—Balen regresó a nosotros así podía curarlo y luego dirigió a Ryszard hacia mí. Balen tenía la sangre contaminada. Pero aún tenía que tomar efecto, y ninguno de nosotros supo que Balen estaba infectado hasta que fue demasiado tarde. Lo curé y luego me llevaron con Trinity.

¿Eso podría explicar la curación de la pierna mutilada de Balen? Dios, ¿podría Anstice realmente curar? Estaba empezando a darme cuenta que todo lo inventado no era posible.

—¿Trinity? —pregunté.

—Umm, sí, Trinity es una… bueno, una bruja.

—Oh Dios. —Vampiros, brujas y su mejor amiga era una Healer para un grupo conocido como los Scars. Que no era una banda, pero tenían sus propias leyes.
¿Qué seguía? ¿eran lobos?

—Trinity tiene una casa de seguridad. Está protegida, así que nadie puede entrar sin una invitación. Cuando Balen vino a la casa, Trinity pensó que había venido a protegerme y lo invitó a entrar. A su vez, Balen invitó a Ryszard.

Esto era tan surreal. Las palabras de Anstice eran como una historia mítica de demonios. ¿Podía ponerse peor? Probablemente. Anstice todavía tenía que decirme lo que eran los Scars. Qué era Balen.

—Trinity le envió a Waleron una alerta. Pero Ryszard sabía que yo no iría con él de buena manera, así que estaba preparado. Tenía a uno de sus subordinados tomándote del hospital.

El recuerdo se precipita hacia mí.

—Él puso un cuchillo en mi garganta. Tú estabas allí y todavía estaba Balen. Balen atacó al chico con el cuchillo y… —Oh, mierda, yo había estado aterrorizada. Balen había apuñalado al chico en el cuello y me llevó al sótano. Miré a Anstice—. Peleé con él. Luché contra tu hermano. Traté de escapar. Te vi luchando para escapar de Ryszard. Entonces, hubo todo este ruido y… no recuerdo nada más. —Froté mis sienes, mientras los recuerdos persistentes me asaltaban.

—Abby es una bruja del aquelarre. Te llevó de regreso al hospital. —Anstice bajó su cabeza y su voz se suavizó—. Balen desapareció. La sangre del vampiro que bebió tuvo que haberse apoderado de él. Tenía que huir o podría haberte atacado a
 
ti… y a nosotros. Sabía los efectos, las consecuencias del veneno en sus venas. — Anstice cerró sus ojos por algunos segundos—. Dios, él debió haber estado en tanta agonía, tratando de pelear contra ello. Irse era la única cosa que podía hacer. Los Scars lo habrían matado si se hubiera quedado.

La idea de Balen siendo asesinado envió una ola de pánico a través de mi cuerpo. Me sentía vulnerable cuando venía y odiaba eso. Mi padre había sido de esa manera con mi madre y mira adonde lo llevo. Saqué mi mano de Anstice y me levanté.

—¿Balen te dejó allí? ¿te dejó a Ryszard? —Eso no sonaba bien. Anstice asintió.
—Sí, pero él sabía que Keir y los otros habían venido a ayudarme. Balen nunca me habría dejado a Ryszard de lo contrario.

No, él no podría. Sabía eso a pesar de que apenas conocía a Balen.

—Creo en mi hermano, Danni. Él no pensó en nada más que en ti cuando consumió la sangre de Ryszard. Sabía que se convertiría, sabía que sería cazado y asesinado por los Scars, sin embargo vio una oportunidad de liberarte y la tomó. Él sabía que Keir me protegería.

No había duda de que Balen nos hubiera protegido a mí y Anstice. Lo veía cada vez que miraba su pintura, la agonía de lo que había hecho, la confusión que sobresalía y la culpa asentada como un bloque de cemento en sus hombros.

—Pero, ¿por qué ocultarme esto? ¿por qué no pudiste explicarlo como ahora?

—Los Scars tienen leyes. ¿Puedes imaginar si los humanos supieran que personas con estas habilidades existían?

—¿Tan endemoniadamente espeluznantes como el chico que sacudió mi mente hasta limpiarla? —Whoa, ese chico tenía demasiado poder.

Anstice asintió.

—Waleron. Y hay más.

—Grandioso, justo lo que quiero escuchar. No me digas que Finn es realmente un hombre lobo, porque amo a ese perro.

Anstice se disparó en sus pies, luego se lanzó por mí, tomando mi mano y empujándome hacia la puerta.
 
—Sal de aquí. Ve al sótano.

—¿Por qué? ¿qué…

Balen entró de golpe en la habitación, la puerta golpeando contra la pared por la fuerza y luego inclinándose mientras la bisagra superior cedió.

—Danni —gritó, mientras iba por mí—. Aléjate de la ventana.

Keir estaba justo detrás de él. Agarró a Anstice, tirándola contra su pecho.
Balen me empujó detrás de él.

—¿Qué es eso? ¿bruja? —preguntó Anstice.

—No —dijo Balen—. Diferente. Huele como… cristo. Wraith.

—Balen, toma a Danni y llévala al mausoleo. —Ordeno Keir.

—Demasiado tarde para eso —dijo Balen.

La humedad se filtró en la habitación y el aire comenzó a oler a lluvia y rosas silvestres. Bruma azul apareció y se arremolinó alrededor de ellos.

Entonces, la bruma cayó y bajo el manto se materializó una mujer, usando un vestido azul pálido que no dejaba nada a la imaginación. Sus zarcillos dorados cayeron a lo ancho y debajo de los hombros asentados en sus pechos. La bruma azul de la mujer se desvaneció y se materializó mientras estaba de pie delante a nosotros.

—Santo infierno. —Parpadeé para ver si la mujer desaparecería. No lo hizo. Tal vez los vampiros eran reales y Anstice podía curar con sus manos. O las drogas de Keir eran malditamente potentes y me habían dado una buena dosis de ellas. Sea lo sea, la bella mujer delante de mí estaba mirándome fijamente como si pudiera leer cada ridículo pensamiento que estaba arrollando por mi mente.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 7 Sep - 23:31

18
Balen

Apreté mi agarre en el brazo de Danni.

—¿Genevieve? —le pregunté a Keir sin alejar mis ojos de la mujer.

—Sí —respondió la mujer, moviendo su mirada hacia mí—. Soy Genevieve, Wraith del agua, y estoy aquí para ayudarte. —Hizo un movimiento con su mano hacia la ventana—. Los otros están llegando. Les sugiero irse de aquí. Y lleven a la mujer con ustedes.

Gruñí.

—¿Adónde? porque mis opciones son bastante limitadas ahora mismo. Los ojos de la Wraith comenzaron cambiar de azul a verde.
—A nuestra tierra natal La cueva. Es la única opción si quieres que Danielle viva.

—Tienes que estar bromeando. —Medio me reí con la absurda sugerencia. No había forma en el infierno de que escuchara a un Wraith cuando eran los únicos detrás de mí.
 
La tierra tembló, y las ventanas se sacudieron, fragmentos de vidrios crujieron en el piso a medida que el viento entraba en ráfagas a la casa. Mierda, el Wraith del aire estaba cerca.

Genevieve dijo:

—Morirá si ellos te toman. Solo como una Scar puede sobrevivir al vínculo si tú eres tomado y puesto en Descanso o muerto. Waleron lo sabe. Ve. Haré lo que pueda para retrasarlos. —Levantó ambas manos en el aire y las entrelazó. Una bruma de agua se arremolinó a su alrededor. Corriendo y crujiendo, aumentando su poder, haciendo retroceder todo en la habitación detrás de su figura evanescente—. ¡Ve! —gritó.

Agarré la mano de Danni y la jalé de la habitación. Su piel estaba fría y temblando, y sabía que ella estaba en shock. Ver a la hermosa Wraith y su poder era suficiente para hacer que cualquier humano quedara en shock. Cristo, esto estaba jodido.

Waleron entró en mi mente.

—El mausoleo. Ahora. Los encontraré allí.

Medio arrastré a Danni por las escaleras y hacia el sótano, Keir y Anstice a unos pasos detrás. Jedrik dio un paso fuera de su habitación en sus bóxers negros y sin camisa.

—Oye, ¿qué es todo ese ruido? Trato de dormir aquí —dijo, agitando su cabello y bostezando.

Una nube blanca se materializó junto a la mesa de billar y Waleron apareció. Danni abrió la boca.
Jesús, hablando de arruinar la mente de las personas.

Los ojos de serpiente en el tatuaje de Waleron brillaron de color rojo por varios segundos, luego fueron de vuelta a negro. Su postura era tensa; el poder que emanaba de él estaba lleno de rabia. Éste era el Waleron con el que nadie quería joder.

—No uses tu poder, o ellos lo sentirán y serán capaces de rastrearte Viajarán en auto a Terranova. Por aire, Urtzi puede fácilmente encontrarlos. —Waleron lanzó sus llaves—. Haré los arreglos con el jet para recogerlos cuando sea seguro. Quédense con el Talde en la costa este. Confío en ellos absolutamente. Cuando sea
 
lo suficientemente seguro, el avión los llevará a España. Me encontraré con ustedes en Zugarramurdi para su transición.

—¿En serio? —pregunté. Waleron frunció el ceño.
—¿He alguna vez no sido “serio”?

—Mierda. Sí, muy bien.

—Salgan rápido de aquí —ordenó Waleron.

Un fuerte crujido vino del piso de arriba y Waleron instantáneamente se desvaneció. Por qué mi Taldeburu estaba pegando su culo en la línea de fuego, no podía averiguarlo. ¿Confiaban en mí? ¿O estaban haciendo esto para proteger a Danni ya que era la mejor amiga de Anstice?

Keir y Anstice corrieron de vuelta al primer piso y Jedrik desapareció de nuevo en su habitación.

Jaleé a Danni hacia el garaje.

—Balen, ¿qué está pasando?

Su rostro estaba tan blanca como la del Wraith del agua y podía oler el miedo irradiando de su piel.

—Te explicaré en el camino. Tenemos que salir de aquí.

Se tropezó detrás de mí mientras bajamos por el largo pasillo.

—¿La mujer? El agua. Quiero decir, bien, eso no es posible, ¿cierto? El agua arremolinándose alrededor y…

Otro fuerte crujido vino desde el primer piso y luego algo que pareció un alarido.

Me detuve y la agarre por los hombros, mis dedos magullando. Sus ojos estaban fijos y vidriosos.

—Bebé, esa agua de mierda que acabas de ver es nada comparado con lo que está pasando arriba. Ellos me alejaran de ti. —La sacudí una vez—. Nos separaran.

Sus ojos se ampliaron.
 
—Pero eso sería…

—Sí, bebé. —Inhalé y olí fuego—. Joder. Edan. —Edan iba a ser un infierno de un Wraith molesto.

Enganche el brazo alrededor de la cintura de Danny y huimos.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 7 Sep - 23:31

Espero no dejarlas pidiendo mas 

Feliz Jueves!!



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 7 Sep - 23:34

18
Danni

Balen acelero el auto en el camino hacia las verjas.

—Balen. —Él no estaba bajando la velocidad. Mierda—. ¡Balen!

Su mano descendió a la parte trasera de mi cabeza y la empujo entre mis piernas, justo mientras él se estrelló contra ellas.

Un ruido retumbó y explosiones como metal gimieron y curvaron, luego arañaron a lo largo del pavimento. Giré en mi asiento y miré las verjas destrozadas luego de regreso hacia el capo abollado.

—Santo Cristo. —Tomé profundas inhalaciones y lo miré. Tenía una feroz, determinada mirada en su rostro, ojos tropicales enfocados, mandíbula apretada, y nudillos blancos mientras agarraba el volante. Parecía un hombre diferente a aquel con el que había dormido. Ojos duros y fríos, frunciendo el ceño con un parpadeo de un destello asesino. Todavía era sensual, tenebroso, porque en realidad, no pensé jamás que Balen no podría lucir caliente.

—La mujer en el traje azul es un Wraith, Wraith del agua. Hay cuatro de ellos y uno no se mete con ellos. —Me miró, luego regreso de nuevo a la carretera—. Cuando cualquiera de nosotros rompe la ley, esos son los que votan nuestro castigo, junto con Waleron y un par más. Votaron enviarme a Descanso. —Antes que pudiera preguntar lo que eso significaba, continuó—. Descanso es ser puesto en un… para los humanos, sería comparable a un coma. Sin emociones, sin movimiento, y en el limbo entre morir y vivir. Pero con una anomalía, en el
 
Descanso revives tu pasado, y no las partes buenas. Dado que Waleron no me puso en Descanso, los Wraiths están tomando represalias.

—Pero esa mujer vino a advertirte.

Los neumáticos chirriaron mientras tomaba una curva rápida.

—Genevieve es diferente. Odia el conflicto.

Un destello blanco irrumpió a través del cielo. Balen maldijo por lo bajo y el auto se tambaleaba hacia adelante.

—Estamos en algo de mierda seria aquí, pequeña. —Dio un puñetazo en el volante—. Joder, no debiste estar involucrada en esto.

Me acerqué y coloqué mi mano en su muslo. Sus ojos disparando hacia mí y lo que vi fue tan familiar. Lo había visto diariamente en mis pinturas. Ojos poseídos, torturados, labios apretados, el dolor tan profundo que filtraba en mí. En una extraña manera, me consolaba porque conocía eso tan bien.

—Danni… Interrumpí
—No me trates como una frágil muñeca de porcelana. Dímelo directamente. Sin mierda. Anstice me dijo un poco, pero mucho de ello no tiene mucho sentido en este momento y mi cerebro es como un lío de cables todos conectados en la toma equivocada.

Balen rio entre dientes.

Apreté su muslo y su sonrisa desapareció.

—Nena, me encanta tu mano sobre mí. Pero mi polla te desea demasiado en este momento y no es un buen momento para detenerse y follarte desde atrás contra el capo del auto.

Oh, Jesús. Eso era caliente. Tragué, puse mi mano sobre mi regazo y cruce las piernas mientras mi sexo apretó. Sip, mejor mantener mis manos quietas mientras estamos siendo perseguidos por algunos locas cosas Wraith.

Balen se movió en su asiento y el cuero crujió.

—Soy un Tracker y tengo la capacidad de olfatear como un…nunca había tenido que explicar esta mierda a nadie antes. —Frunció el ceño, luego comenzó
 
de nuevo—. Puedo rastrear a las personas realmente bien. —Dudó, dándome una rápida mirada—. Y hablar telepáticamente… leer pensamientos.

—¿Qué? ¿de verdad? es decir, ¿ustedes están hablando con sus mentes sin abrir sus bocas? —Eso explicaría la extraña conexión que Anstice y Keir tenían. Siempre parecían como si supieran lo que el otro estaba pensando.

—Es limitado, por supuesto. A pocas millas tal vez. Algunos de nosotros somos más fuertes que otros, y somos capaces de bloquear a otros Scars, de leer nuestras mentes cuando queremos.

—Sí, eso es jodido. ¿Así que ustedes chicos solo están rondando Toronto?

—Más como todo el mundo —corrigió Balen.

—Genial. Simplemente genial.

—Los humanos no saben sobre nosotros. Así que no pienses que has sido ignorante todos estos años.

—Debería haber notado algo. Cualquier cosa. Dios, mi mejor amiga es uno de los tuyos. —Había pensado que era una persona muy observadora y ahora  descubro que he estado caminando alrededor en una niebla—. Así que ¿de dónde, vienen todos ustedes?

—La versión corta: surgimos de las brujas en 1620. ¿Has escuchado hablar de la inquisición española? —Asentí—. Bueno, en Zugarramurdi, España, un puñado confesó ser brujas a la Inquisición Española. Ya que confesaron el crimen, fueron exoneradas. Otras no fueran tan suertudas. Con su negativa a admitir cualquier culpa, fueron quemadas en la hoguera.

—Después, la Diosa —Levante las cejas ante eso—. Sip, lo sé, difícil de comprender, pero su nombre es Azzurra. Se acercó a las brujas indultadas y, a cambio juraron lealtad de proteger la civilización, dándoles la inmortalidad y extraordinarias habilidades de los cinco sentidos, nos convertimos en los Scars. — Se detuvo y me miró como para asegurarse que estaba escuchando o no me había desmayado de la impresión—. A las brujas quemadas en la hoguera también se les dio un indulto por la Diosa. Salvó sus espíritus y dio a cada una de ellas un poder de los cuatro elementos, agua, tierra, fuego y aire, los Wraiths. Juntos, los Wraiths y los Scars hablaron el mismo juramento a la Diosa, jurando proteger a la humanidad de cualquier oscuridad que caminara en las sombras.

—Agradable —murmuré—. Trae las serpentinas y los gorritos de cumpleaños.
Estoy viviendo entre brujas quemadas que ahora son Wraiths y Scars.
 
—Sin embargo, tuvimos una maldición con que tratar. En Zugarramurdi, hay un riachuelo en una cueva donde las brujas se reunían fuera de la ciudad. Allí es donde celebraron todas sus reuniones. El agua del riachuelo quita nuestras habilidades. Nos volvemos tan débiles como los humanos —se encogió de hombros—, nunca importo lo mucho que nadie sabía de ello… hasta Ryszard.

Oh, mierda.

—El agua. En tu jaula.

—Sip. Debe haberla trasportado y utilizarla para debilitarme.

—Y aun así nos dirigimos allí. Suena como un fan-jodido-tástico plan

—Nada está tocándote. —Su expresión intensa disminuyo y sus labios se curvaron hacia arriba mientras él miraba entre sus piernas—. Excepto, mi otra…habilidad.

Me reí.

—Tu habilidad con tu polla no nos salvara de Wraith, cosas muy locas. Se volvió hacia mí e hizo un guiño.
—Oh, bebé, ni siquiera has empezó a conocer lo que mi polla es capaz de hacer.

Jesús. Mi interior hizo un pequeño baile y descrucé las piernas y luego cruzarlas de nuevo, tratando de encontrar una posición que aliviara el dolor que estaba construyéndose. Estaba suponiendo por su expresión de suficiencia que sabía exactamente lo que él estaba haciendo.

—Algunos de nosotros podemos mover objetos por telequinesis. Es la especialidad de Keir, y Damien es bastante bueno también, aunque su habilidad es errática. Otros, como Anstice, tienen la habilidad de curar.

—¿Jedrik?

—Visionary. Y antes que preguntes, no, no puede ver el futuro. Puede ver a través de las cosas, como las paredes, madera, y es capaz de ver en completa oscuridad.

—Y ese chico, ¿Hack?
 
—Taster. Ciertos sensores en su boca le emiten advertencias. Si un vampiro está cerca, él conseguirá el sabor de regaliz negro.

—¿Regaliz negro? Ryszard, como Ryszard —Esto era real. Lo que él estaba diciéndome era una bofetada real. ¿Qué demonios dices cuando un chico con el que te has acostado te dice que es un Scar, además de “Santa mierda”? Mi mente estaba luchando contra la posibilidad que todo esto era real, pero demasiado tenía sentido para ser un tipo de, bueno, no sabía qué. ¿Por qué cualquiera de ellos inventaría esa porquería?

—¿Estas bien?

Nuestros ojos se encontraron brevemente y vi la preocupación en sus profundidades. Independientemente lo que había entre nosotros, el vínculo, trajo consigo confianza. Confiaba en este tipo. Menos mal, porque estábamos yendo a España… mierda estábamos yéndonos.

—Mi gato. ¿Qué pasa con mi gato? alguien tiene que alimentarlo. —Sabia que sonaba ridícula, pero Splat era todo lo que tenía.

—¿Tu gato? —preguntó Balen, bajando las cejas.

—Si. Ya sabes, esa gran bola de piel naranja. Vamos a España, ¿verdad? tenemos que conseguir a alguien para cuidar de él. ¿Tal vez si regresamos…? — Splat tendría una coronaria sin sus alimentos.

Balen señalo al cielo.

—¿Vez esa tormenta siguiéndonos? ¿escucha el viento? Wraiths. Waleron está frenándolos, o estaríamos muertos ahora. No voy a parar o regresar por un maldito gato.

—Pero…

—Contactare a Anstice y Keir tan pronto como las cosas se calmen.

—¿A través de la mente? Balen rio entre dientes.
—No. Celular. No puedo usar mi telepatía en este momento. Los Wraiths pueden sentir la energía.
 
—Así que, ¿puedes leer mis pensamientos? —Levante mis cejas y espere, mirándolo por cualquier discreta sonrisa para decirme que lo estaba—. ¿Sabes cuán malditamente sexy creo que eres?

—Prefiero escucharlo de ti —dijo Balen. Me reí.
—Hmm, lo apuesto. —Apoye la cabeza contra el asiento de cuero—. Así que si escapamos de estos Wraiths, ¿qué sigue?

Balen aclaró su garganta.

—Waleron tiene un plan.

—¿Qué es? —Le eche un vistazo. Estaba frunciendo el ceño. Fruncir el ceño no era bueno.

—Él quiere hacerte una de nosotros. —Mi respiración se enganchó—. Permíteme explicar antes que decidas que tu mejor opción es saltar fuera del auto. Si pasas por una transición, el hechizo de vinculación podría ser roto.

—¿Podría? —jadeé—. No es un plan muy prometedor. Y sería bueno saber a qué te refieres con hechizo de vinculación.

Balen explico el antiguo hechizo. Tenía sentido. Perfecto sentido en realidad, pero cuando bombardea con todo un nuevo mundo dentro del mundo que vivía, era difícil saber si cualquier cosa realmente tenía sentido en absoluto.

—Es todo lo que tenemos en este momento —continuó Balen—, nos quedamos aquí, los Wraiths nos encontraran. Me atraparan…mierda. No es bueno.

—A menos que haga esta transición y el vínculo este roto, moriré. ¿Verdad? Vaciló.
—Algo así.

Santas entrañas. Esto no era tan bueno.

—No sé si esto es una gran idea.

—No es realmente una idea. Es hacerlo o morir. Si soy alejado de ti, vas a  morir y no permitiré que eso pase. Incluso si el vínculo no se rompe por la transición, todavía tendrás una oportunidad de sobrevivir si eres un Scar. No puedo tomar el riesgo de no hacer esto.
 
—Pero si huimos o tal vez hablamos con esa mujer agua…

—Maldita sea, Danni. —Su puño golpeo el volante—. Esta es tu única oportunidad. Y no permitiré que mueras debido a mí.

Los músculos en sus hombros se tensaron y sus cejas bajaron hasta los ojos, nudillos blancos. Y sí, yo estaba asustada. Asustada de convertirme en algo que sabía cosas de mierda, huyendo por mi vida de algunas cosas espirituales. Sentía la fuerte conexión entre nosotros, pero ¿era de esa cosa de la vinculación? ¿qué pasaría cuando el vínculo fuera roto? ¿aun sentiría esta necesidad por él? ¿no me preocuparía más por él? no estaba segura de lo que era real y lo que estaba provocado por el hechizo.

Su mano se unió con la mía y la apretó.

—No voy a dejar que nada te pase.

Trate de alejar mi mano, pero él solo aumento el agarre.

—No puedes hacer ese tipo de promesa, Balen.

—No va a cambiar. Lo que hay entre nosotros, siempre estará. Vínculo o no. Renuncié a conseguir mi mano de regreso y miré por la ventana lateral.
—No creo en las relaciones. Balen rio entre dientes.
— Ahora lo haces.



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Atómic_Mellark el Jue 7 Sep - 23:35

Ahora si ya termine!!

Me habia comido un capi XD



avatar
Atómic_Mellark

Mensajes : 1001
Fecha de inscripción : 24/02/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por micafp_2530 el Vie 8 Sep - 0:23

Hola Ross !!
Perdón por no pasarme ayer, pero tuve un día compliado.
Pero, ya, en serio, no tengo mucho que decir. Creo que es porque estoy impactada.
Además, tengo como mil doscientas preguntas aquí !!
Creo que no diré nada, mañana después de analizarlo todo bien, (y tal vez, después de adelantarme un poco), regreso.
Gracias por los capis !!


'Sra. Maddox!

  
avatar
micafp_2530

Mensajes : 2036
Fecha de inscripción : 26/02/2017
Edad : 24
Localización : Entre las páginas de un libro...

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por jesikap el Vie 8 Sep - 11:34

Gracias por los capítulos esto cada vez se pone más emocionante 
Aunque no deja de recordarme a la Hermandad de la Daga Negra... Pero en fin 
Mucha acción ya quiero más capítulos


"No vivas la vida escondiéndote detrás de tu pasado, vive para el ahora, cuando encuentres a alguien con quien quieras pasar el resto de tú vida, no la dejes ir, ya sea si ese para siempre resulta ser un día o un año o cien años. No dejes que el miedo de perderlos te contenga de amarlos"

avatar
jesikap

Mensajes : 111
Fecha de inscripción : 09/10/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por carolbarr el Vie 8 Sep - 13:37

Gracias!
Como la convertiran en Scar?
Genevieve sabe algo, lo sintió cuando se reunieron, por eso los ayuda
Voy a buscar esa zona en España para ver si existe (Zugarramurdi)
avatar
carolbarr

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 28/08/2015
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por carolbarr el Vie 8 Sep - 13:38

Si existe Zugarramurdi en España y tiene una historia muy interesante de brujas...
"Brujas de Zugarramurdi es el nombre con el que se conoce el caso más famoso de la historia de la brujería vasca y posiblemente de la brujería en España. El foco de brujería se encontró en la localidad del Pirineo navarro de Zugarramurdi y el proceso fue llevado por el tribunal de la Inquisición española de Logroño. En el auto de fe celebrado en esa ciudad los días 7 y 8 de noviembre de 1610, dieciocho personas fueron reconciliadas porque confesaron sus culpas y apelaron a la misericordia del tribunal, pero las seis que se resistieron fueron quemadas vivas y cinco en efigie porque ya habían muerto."
avatar
carolbarr

Mensajes : 217
Fecha de inscripción : 28/08/2015
Edad : 40

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por yiniva el Vie 8 Sep - 16:34

Esto cada vez se pone más bueno


avatar
yiniva

Mensajes : 1995
Fecha de inscripción : 26/04/2017
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Lectura #1 Septiembre 2017

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 7. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.